Un canon, por caridad

Por: | 26 de junio de 2012

Cartelgeneracion-27-cartel-exposicion-sa

Pongamos que se llama T. Pongamos que es extranjero aunque habla con acento sevillano. Pongamos que es un compañero de trabajo. Pongamos que lleva un tiempo, bastante tiempo viviendo en España y un día se acerca y dice: “¿Por qué no me haces una lista con 10 libros fundamentales de la literatura española?”. Pongamos que uno dice: “Bien, me encantan las listas”. Y un segundo después: “Oh, no: la lista”. Y dos segundos más tarde: “¿Qué significa fundamentales? ¿Con fundamento? ¿De los que se estudian en el bachillerato? ¿Que entren en el examen? ¿De esos cuyo título suena aunque no se hayan leído?”. Como hay que cortar por algún sitio, cortemos por aquí: que, siendo buenos libros, formen parte del imaginario español, signifiquen esas dos cosas lo que signifiquen.

Esto fue hace semanas, tal vez meses. Desde entonces he escrito títulos en cualquier sitio: libretas, cuadernos, puntos de lectura, post-its, márgenes del periódico, folios usados, octavillas de esas que anuncian a un brujo que cura, billetes de tren, páginas de cortesía del libro que estuviera leyendo…

La primera lista fue, sin mirar las fechas, algo así como:

El Lazarillo de Tormes

La Celestina

El Quijote

Una buena antología del Siglo de Oro (la de Blecua, por ejemplo)  para garantizar la entrada de una sola vez (no sé si es trampa) a Manrique, Garcilaso, Fray Luis, San Juan de la Cruz, Santa Teresa, Góngora, Quevedo, Lope, Sor Juana...

El burlador de Sevilla

Fortunata y Jacinta (o Miau para que no todo pese mil páginas)

La Regenta

El árbol de la ciencia

Otra antología (moderna) para Machado, Juan Ramón, Cernuda y Lorca.

Nada

El camino

Hecho. O eso creía. ¿Latinoamericanos? Debería. El español no se entiende sin esa “orilla”. Sin orden y sin ir muy atrás: Cantos de vida y esperanza, La vorágine, Poemas humanos, Veinte poemas de amor y una canción desesperada, Pedro Páramo, Los ríos profundos, Cien años de soledad, La ciudad y los perros, Aura, una antología de Borges (con poemas), Las armas secretas, El beso de la mujer araña, El entenado, 2666… Misión imposible la pesca de altura. Faltan cronistas (Ibargüengoitia, Walsh), faltan Octavio Paz y Arlt y Felisberto Hernández y Elena Garro y Clarice Lispector (alto ahí, dijimos en español) y Onetti y Armonía Somers y Olga Orozco, ¿sobran argentinos?, ¿Pizarnik?

Otra opción, volviendo a España: pensar sociológicamente: una época, un libro. Algo así:

El romancero

Manrique / San Juan de la Cruz

Lazarillo

La Celestina

El Quijote

Bartolomé de las Casas

La vida es sueño

Larra

Miau

El árbol de la ciencia

Campos de Castilla

Poeta en Nueva York

La realidad y el deseo

¿Y el siglo XVIII?

¿Qué tal solo modernidades?

El árbol de la ciencia

Luces de Bohemia

Campos de Castilla

Poeta en Nueva York

La realidad y el deseo

A sangre y fuego

Nada

Si te dicen que caí

Tiempo de silencio

El camino

Las personas del verbo (¿Y Claudio Rodríguez? Mejor, la antología que hizo Prieto de Paula sobre la generación del 50; es la más completa: están los habituales pero también María Victoria Atencia y Antonio Gamoneda)

Vendrán más años malos y nos harán más ciegos

La buena letra

Total, que no sé qué pensar (ni siento las piernas). Los libros son buenos, pero faltan ensayistas, faltan poetas, faltan dramaturgos, faltan cuentistas, falta Benet, faltan las otras lenguas de España –léase: el Estado-, faltan mujeres, falta gente de Cuenca.

Hubiera preferido hacer la lista de películas. ¿Hay alguien ahí? Se admiten sugerencias. Y se agradecen.

.............

Ilustración: cartel literario de Ernesto Giménez Caballero.

 

 

 

 

 

Hay 11 Comentarios

Gracias.

Me he dejado Corazón de Edmundo de Amicis y Pinocho de Carlo Collodi (sin nombre del traductor por la misma razón).
Lo siento, no podía dejar de ponerlos.
Ya lo dejo, prometido.

¿De lengua castellana?
A ver... entre los cuatro y los catorce años (quizá interese el dato biográfico de que transcurren esos años entre mediados de la década de los cuarenta y la década de los cincuenta del siglo XX):

El Romancero
Platero y yo, de Juan Ramón Jiménez
La luna nueva, que es de Rabindranath Tagore, pero también es de Juan Ramón, vía la traducción de Zenobia.
Los libros de Celia y Cuchifritín de Elena Fortún
El romancero gitano de Federico García Lorca (y buena parte de su teatro)
Campos de Castilla de Antonio Machado
Rubén Darío en pleno
Las novelas de Juan Valera en bloque
Nada de Carmen Laforet
La tía Tula de Miguel de Unamuno

Si puedo añadir literatura de escritores en otras lenguas:

Alicia en el País de las Maravillas de Lewis Carroll (y A través del espejo) (En traducción, respectivamente de Juan Gutiérrez Gili y de Marià Manent)
Peter Pan y Wendy de James M. Barrie. (En traducción de María Luz Morales)
El libro de las tierras vírgenes de Rudyard Kipling
Mujercitas de Luisa M. Alcott
(Siento, en ambos casos, no tener a mano ahora mismo las ediciones que leí para poder poner el nombre del traductor. Ahora están en posesión de mis nietos.)
L'oiseau bleu de Maurice Maeterlinck
Les Contes de Charles Perrault
Cuentos de los hermanos Grimm (mismo comentario en lo referido al traductor).
Los libros de Guillermo Bronw (en traducciones míticas de Guillermo López Hipkiss y Carmen Peraire del Molino)
Le Cid de Pierre Corneille
Le livre de mon ami de Anatole France.

Hay más de diez, sí, ya sé... pero algunos es que funcionan como uno solo.

María Teresa, no sé si estos libros tienen la culpa, los pobres, de que me haya convertido en lo que soy, pero, siendo poco lector entonces, me marcaron:
Los tebeos de piratas de El Cachorro.
Un libro sobre los Juegos Olímpicos de Moscú 80 que regalaban con el Cola Cao.
La soledad del corredor de fondo.
El retrato de Dorian gray.
El túnel.
El árbol de la ciencia.
La antología de Cernuda en Alianza Bolsillo.
El diccionario enciclopédico verde de Plaza & Janés (y antes una enciclopedia temática llamada "Maravillas del saber", especialmente el tomo titulado "Grandes empresas, mitos y leyendas.
Ceclavín, su vida y su folclore (un libro sobre el pueblo de mi padre).
Si te dicen que caí

¿Y tu lista?

Los diez primeros que leíste entre la infancia y la adolescencia y te convirtieron en ti, Javier.

¿Alguien se atreve a hacer la lista de los 10 libros más sobrevalorados de la literatura española?

Todo es subjetivo, naturalmente; pero que, en una lista de diez, estén “Nada” y “Tiempo de silencio” (con sus innegables méritos) y falten, por ejemplo, el “Cantar de Mio Cid” y el “Libro de buen amor”...

Acá ve el listado de cine español, empujado por T., el sevillano, y sin ningún orden
Surcos (J. A. Nieves Conde)
Plácido (L. García Berlanga)
El verdugo (L. García Berlanga)
Amanece que no es poco (J. L. Cuerda)
El espíritu de la colmena (V. Erice)
El pisito (M. Ferreri)
El extraño viaje (F. Fernán Gómez)
Viridiana (L. Buñuel)
Atraco a las tres (J. M. Forqué)
Loa amantes del Círculo Polar (J. Medem)

Lo notable de esa lista española, de esas listas, no es lo que hay sino las carencias. Comparemos con una lista de la literatura inglesa. Vaya pobreza y mediocridad la literatura española, como el país. Hay siglos como el siglo 19 que la escritura desaparece de España, recién reaparece hacia el final del siglo con Galdós. En el momento actual la literatura española es la peor europea, con mucha diferencia la peor y la más carente, a años luz de Inglaterra que tiene la mejor literatura de Europa. Las razones son muy sabidas y la principal que en estos años de prepotencia y dinero prestado al español le engordó el que te dije sentado frente a la TV y en el coche y cebando la pandorga, pero no aumentaron los libros de su biblioteca, sólo el 20% lee algo -los que contestan que compraron libros quieren decir, que le compraron libros escolares a los hijos, que tampoco los abren o compraron una enciclopedia, que nunca abrirán.

Creo que el error es querer abarcar todo en una misma lista, cuando la lista es justo lo contrario: seleccionar algo y dejar fuera todo lo demás.

mi lista del 26 de junio a las 14.14 horas es:

1 - Historia verdadera de la conquista de la Nueva España, Bernal Díaz del Castillo
2 - La Celestina
3 - Antología de la poesía española, de José Manuel Blecua y Dámaso Alonso
4 - Teatro crítico universal, padre Feijóo
5 - Horacio en España, Marcelino Menéndez Pelayo
6 - Historia de la cultura en la América hispana, Pedró Henríquez Ureña
7 - Leyendas, Gustavo Adolfo Bécquer
8 - Doña Inés, Azorín
9 - Recuerdos y olvidos, Francisco Ayala
10 - Diario de poeta y mar, Juan Ramón Jiménez

Es parcial, por supuesto. Un saludo!

Software profesional para ganar a la ruleta en casinos online
¡Ganar a la Ruleta por sistema es posible con BetterBet y unos minutos al día!
Más información en el siguiente enlace:

http://jlgc79.btbet.hop.clickbank.net

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Letra Pequeña

Sobre el blog

Como dios y el diablo viven en los detalles, en la letra pequeña de los contratos están los matices. Este blog habla de literatura desde esa perspectiva. A pie de página. Sin gritar demasiado.

Sobre el autor

Javier Rodríguez Marcos

estudió filología, trabaja como periodista y es miope. Pero sigue leyendo. Forma parte del área de cultura del diario EL PAÍS y ha publicado media docena de libros, alguno incluso de poesía. De tener una teoría, podría resumirse en este viejo tuit de don Quijote: "Más vale un diente que un diamante".

Eskup

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal