Asco, literatura, Lispector

Por: | 27 de septiembre de 2013

LispectorPeticionImagenCARPZV9G

“Mi náusea es diferente de la náusea de Sartre. Mi náusea es verdaderamente sentida porque cuando era pequeña no soportaba la leche y casi vomitaba cuando tenía que beberla. Me echaban gotas de limón en la boca. Es decir, yo sé qué es la náusea en todo el cuerpo, en toda el alma. No es sartreana”. Así explicaba Clarice Lispector (1920-1977) en una entrevista su relación con el existencialismo que algunos críticos habían creído detectar en sus libros.

Forcola_visd_00BBJPG00VU9Carolina Hernández Terrazas (México D. F., 1978) recoge esas declaraciones en Clarice Lispector. La náusea literaria (Fórcola), un ensayo nacido de su tesis doctoral pero depurado de toda rigidez académica y prologado por Elena Losada, una de las grandes traductoras y divulgadoras de la obra de la autora brasileña. Tras recordar sucintamente la biografía de la escritora –nacida en Ucrania en el seno de una familia que huía de la persecución antijudía, criada en Brasil desde los dos meses, periodista, narradora, casada con un diplomático con el que vivió en Europa y Estados Unidos, madre de dos hijos, divorciada, herida dramáticamente en el lado derecho durante un incendio provocado por ella misma al quedarse dormida mientras fumaba...-, Hernández Terrazas repasa la modernidad urbana y su relación con el aburrimiento, el tedio y la náusea según, básicamente, Baudelaire, Pessoa, Sartre y Merleau-Ponty.

Sentadas las bases conceptuales del estudio llega el turno de Lispector a través de libros como La pasión según G. H., La manzana en la oscuridad o algunos cuentos de Lazos de familia que lejos de ilustrar una idea, la encarnan. "No soy un intelectual, escribo con el cuerpo", dice –en frase ya famosa- el narrador de La hora de la estrella, el libro publicado el mismo año de la muerte de su autora. Esa frase sintetiza bien la carnalidad de un estilo que consigue transmitir la impresión de que el asco del que habla no viene de la rive gauche sino de la boca de su estómago. Y el estómago es importante porque, siendo niña, Clarice preguntó una vez a su hermana mayor si pasaban hambre. La respuesta fue “casi”. (Hay, por cierto, un maravilloso volumen de cartas entre ella y sus hermanas).

SiruelauntitledLa náusea literaria –que describe bien cómo ese estilo encierra toda una teoría del lenguaje- funciona mejor como epílogo que como prólogo a la obra de Clarice Lispector. Eso sí, es una contribución mayor en castellano al estudio de la literatura de una escritora a la que la revista Anthropos consagró un número ya histórico en 1997 –cuatro años más tarde haría su aportación Turia- y a la que la editorial Siruela –con 15 títulos de Lispector en su catálogo, cartas familiares incluidas- acaba de dedicar toda una biblioteca.

La reedición de Cuentos completos y el rescate de la citada La pasión según G. H. –para muchos, su obra maestra- en la traducción que Alberto Villalba hizo para Península, demuestran que Clarice Lispector sigue ahí, inagotable, y que cada una de sus líneas es un cable de alta tensión. Ya hable de una cucaracha, de una misérrima mecanógrafa emigrada a Río o de la clandestina felicidad que se alimenta de admiración y envidia, sus libros producen, es cierto, la sensación de estar escritos con el cuerpo. A ese efecto algunos lo llaman autenticidad.

Hay 4 Comentarios

Yo he leído "La pasión según G.H.," poruqe la léi recomendada en un blog y que quieres que te diga... tien reflexiones interesantes y no deja de ser un tour de force literario, pero en mi opinión, más bien fallido... le daba demasiadas vueltas a lo que parecía una expèriencia con el ácido lisérgico o con el embebimiento de fumarse un buen petardo de maría...

Muchas gracias Javier Rodríguez por la reseña... un abrazo afectuoso.

http://nelygarcia.wordpress.com La nausea pueden provocarla las injusticias, el hambre, o la impotencia, entre otras cosas, pero el hecho de poder plasmarla, suavizan los efectos devastadores.

Me encanta Lispector. Es una de las mejores escritoras sudamericanas (aunque haya nacido en Rusia) del siglo XX, junto con María Luisa Bombal. Me alegro de que su obra se reedite. Sus líneas resuenan en cualquier época, creo yo.

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Letra Pequeña

Sobre el blog

Como dios y el diablo viven en los detalles, en la letra pequeña de los contratos están los matices. Este blog habla de literatura desde esa perspectiva. A pie de página. Sin gritar demasiado.

Sobre el autor

Javier Rodríguez Marcos

estudió filología, trabaja como periodista y es miope. Pero sigue leyendo. Forma parte del área de cultura del diario EL PAÍS y ha publicado media docena de libros, alguno incluso de poesía. De tener una teoría, podría resumirse en este viejo tuit de don Quijote: "Más vale un diente que un diamante".

Eskup

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal