Lluis Bassets

Un Estado para Palestina, ya

Por: | 20 de junio de 2007

El conflicto entre israelíes y palestinos raramente entra en la dinámica del círculo virtuoso, al contrario, lo suyo es el vicioso, el de la dinámica endiablada entre el terrorismo y el antiterrorismo, el atentado y la represalia, la espiral acción-reacción famosa que está en el origen de todos los proyectos violentos. La caída de la entera franja de Gaza en manos de Hamas culmina una dinámica de este tipo y, a pesar del horror, abre una pequeña oportunidad para invertir la marcha negativa de la historia. Israel y la comunidad internacional pueden hacer muchísimas cosas para evitar una catástrofe en Gaza entre la población civil y a la vez facilitar la vida a los palestinos de Cisjordania y ofrecer a los de la franja la contraimagen de cómo pueden vivir si se desembarazan del terrorismo.

No es fácil que esto suceda. En primer lugar porque las oportunidades para proseguir la dinámica del diablo siguen existiendo, también en la propia Cisjordania: allí también está Hamas, aunque tenga menos fuerza y se halle ahora acosada por las fuerzas de la Autoridad Palestina. Allí también hay grupos violentos vinculados a Fatah, que no están muy lejos de Hamas en sus planteamientos. El apoyo de la población a Hamas, incluso en Cisjordania, es evidente, como demostraron las elecciones en las que venció por amplia mayoría del 44 por ciento. El aislamiento de Gaza puede conducir, si no se hacen las políticas adecuadas, a una mayor radicalización en los dos territorios incluso, solidificando las relaciones entre facciones frente al enemigo israelí y frente al presidente Abbas que les ha hurtado el gobierno y ha paralizado el parlamento.

¿Cosas que se puede hacer? El ministro de Justicia palestino, Riad Maliki, lo contaba ayer en El País: “Levantar el embargo, abrir los pasos de manera permanente, devolver el dinero palestino que retiene desde hace tanto tiempo, liberar a los prisioneros políticos palestinos”. Pero habría que tomar estas medidas muy en serio, deprisa y de forma enérgica, con resultados visibles y beneficios rápidos que se noten en la vida de cada día de la gente. Y todavía podría añadirse una segunda oleadas de iniciativas, con mucho más fondo: como primera y urgente medida, congelar la creación de nuevas colonias; lanzar luego una política de desmontaje de las colonias instaladas en Cisjordania con posterioridad a 1967; revisar la valla de seguridad y como mínimo hacerla retroceder hasta la línea de demarcación internacional para no perjudicar a los palestinos en sus propiedades; paralizar la política de ocupación practicada en Jerusalén. Dicho en otras palabras, prepararse para la paz de verdad prefigurando la posibilidad de que Cisjordania sea el núcleo central y sólido del futuro Estado palestino.El espejo de Cisjordania podría reverberar sobre Gaza de tal manera que fuera posible en un tiempo un retorno de la franja al control de la Autoridad.

Pero todo esto es probablemente un sueño. Siempre en Oriente Próximo la realidad es mucho más dura que los proyectos, los acuerdos y los buenos deseos. Desde Israel, una vez divididos los palestinos, lo más probable es que surjan iniciativas radicales destinadas a cortar la alas de una vez y para siemrpe a la idea del Estado palestino. Que se sugiera por ejemplo la confederación de la Cisjordania palestina recortada por el muro y las colonias con la monarquía jordana. Que se propugne el encapsulamiento total de Gaza, convertida en megaprisión al aire libre, en vez de una política de recuperación que debería pasar por volver a meter en el proceso de negociación a Hamas, no a las milicias sino a su brazo político. (A fin de cuentas, si se quiere la paz habrá que hacerla con todos). Todo esto sin contar con que van a seguir funcionando los malos hábitos y la corrupción en la Autoridad Palestina.

Por el otro lado, las cosas no pintan mucho mejor. Ahora mismo parece lógico que exista una gran preocupación en Israel, ante el avance del radicalismo en todo su entorno. Algunos hablan ya de una guerra este mismo verano con Siria. La presencia de Al Qaeda en Líbano y en Gaza no puede suscitar más que la mayor de las alarmas. Es lógico que muchos planteen la cuestión en términos meramente militares, de autodefensa, aunque ya se vio el verano pasado que la doctrina militar israelí se halla también en precario y que la capacidad disuasiva y resolutiva del ejército israelí, tan celebrada ahora hace 40 años con la Guerra de los Seis Días, está ahora mismo entre interrogantes. Todos los argumentos del pesimismo deberían conducir a reforzar la tesis de los dos Estados, separados pero en paz. Y mejor que sea cuanto antes, aunque sea contando por el momento sólo con Cisjordania. Que Bush la haya defendido ayer no la convierte en mala: al contrario, es la base para que se utilice como motivo de presión de la UE y de todos los países que desean la paz en la región.

Hay 4 Comentarios

Estimado Sr. Bassets:
Vd. habla de que no es conveniente aislar a Hamas, por lo menos a su brazo político.
¿Cómo se hace para no aislar a quien tiene una posición cerrado frente al tema de la paz?
¿Cómo se hace para que su tesitura fundamentalista se abra a alternativas más beneficiosas para la paz?
Hoy leo que el periodista de la BBC en Gaza esta encorsetado en explosivos.
Hace tres meses que sufre una situación perversa.
Hamas tiene el control de Gaza, y habla de que quiere liberar al periodista.
Y no puede. Otro grupo fundamentalista no lo permite.
Otra pregunta ¿Con quien se puede hablar de paz en Gaza?

Sr Bassets Vd que sabe mucho de politica internacional y como no de Francia y por tanto de los etarras que alli viven,acabo de formular una pregunta en el foro del Sr.Cruz,basandome en su articulo,aqui de hoy, y por tanto se la hago tambien a Vd.

¿que problema o problemas hay o puede haber para hacer lo mismo que en Palestina,divirlos en etarras-pro paz y etarras pro continuidad del terrorismo?

Que le parece.Gracias

Car29 que ayer preguntabas por la opinion del Sr.Bassets,ahi la tienes.

Esto que yo ayer llamaba "la solucion occidental"al problema,de siempre,de los palestinos,creo va a salir adelante.

Tendra,como todo sus riesgos,pero esta vez,tanto los palestinos de Alfath como sus dirigente se han dado cuenta que" mejor solos que mal acompañados".Si ademas los israelis,les ayudan a fomentar la creacion de puestos de trabajo a "maquila" bienvenidos,hasta los judios.

Confiemos que de esta una parte de los palestinos,salen adelante.Y que despues de algun tiempo,el mimetismo,funcione "atope"

Y ojo "con la corrupcion" que haberla hayla entre la gente de Alfath y sobre todo despues del ejemplo de muerto y su viuda

Yo lo veo difícil, muy complicado, ésto de la paz entre israelíes y palestinos. Esperemos que la radicalización no lleve a un conflicto aún más grande

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

TrackBack

URL del Trackback para esta entrada:
https://www.typepad.com/services/trackback/6a00d8341bfb1653ef00e00982cc5f8833

Listed below are links to weblogs that reference Un Estado para Palestina, ya:

Sobre el autor

es periodista. Director adjunto y columnista de EL PAÍS. Tiene a su cargo la edición de Cataluña.

Eskup

Archivo

diciembre 2016

Lun. Mar. Mie. Jue. Vie. Sáb. Dom.
      1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31  

Mis libros

Cinc minuts abans de decidir

Cinc minuts abans de decidir

Enmig del vendaval independentista

Un llibre que explica, qüestiona i contextualitza com s’ha esdevingut, setmana a setmana, el canvi radical que els darrers quatre anys ha sotragat Catalunya. Des d’abans de la sentència del Tribunal Constitucional, fins avui, quan l’independentisme és en primer pla del debat polític i social.

L'any de la revolució

L'any de la revolució

Com els àrabs estan enderrocant els seus tirans

Crònica, anàlisi i atlas de les revoltes de la dignitat, que van conmocionar al món àrab durant 2011, amb referències i comentaris a tots els països on els joves van aixecar-se en protesta contra l'autoritarisme i les dictadures. Amb un nou epíleg per l'edició catalana.

El último que apague la luz

El último que apague la luz

Sobre la extinción del periodismo

Una reflexión sobre los últimos años de la industria de la prensa escrita, las dificultades para seguir haciendo periodismo de calidad y la indisoluble relación entre periodismo y democracia.

El año de la Revolución

El año de la Revolución

Cómo los árabes están derrocando a sus tiranos

Balance, atlas político y análisis de las causas de las revueltas de 2011, que han derrocado a cuatro dictadores, encendido enfrentamientos civiles y provocado reformas y convulsiones políticas en la entera geografía árabe.

¿AUN PODEMOS ENTENDERNOS?

¿Aun podemos entendernos?

Conversaciones sobre Cataluña, España y Europa
REIVINDICACION DE LA POLÍTICA

Reivindicación de la política

Veinte años de relaciones internacionales
La oca del señor Bush

La oca del señor Bush

Como la Casa Blanca ha destruido el orden internacional

Nube de tags

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal