Lluis Bassets

El zar y el emperador salen de pesca

Por: | 03 de julio de 2007

Después de insinuar una nueva Guerra Fría llega una Cumbre de los dos grandes, uno que lo es a pesar de sus errores, y otro que ya no lo es pero intenta fingir que sigue siéndolo. El presidente norteamericano se halla en el desapacible otoño de su presidencia y todo lo que le proporcione calor y protagonismo le sirve para compensar lo que tiene que aguantar del Congreso y del Senado, de los jueces y de los periodistas. El presidente ruso, en cambio, tiene a su país cada vez más en un puño, con una ley contra el extremismo a punto de aprobación, pero además asoman las elecciones parlamentarias en diciembre y las presidenciales tres meses después, por lo que no va nada mal sacar pecho, hacerse ver y tratar a la única superpotencia de tú a tú. (Aunque la Constitución rusa no le permite presentarse, a menos que la reforme a toda prisa, todo apunta a que querrá convertirse en el poder en la sombra: de ahí que esté terminando su presidencia con la misma velocidad y energía que otros las empiezan).

La Rusia de Putin quiere tener el derecho a ser consultada en todo lo que afecta a su vecindario. En el fondo, quisiera ver reconocido el droit de regard sobre todo lo que se refiere a Europa. El Consejo Rusia-Otan, del que se celebran ahora los cinco años de su creación, es el marco que quisiera utilizar Putin para que el ejercicio de este veto. Verdaderamente siniestro para todos los europeos, sobre todo los que saben por experiencia del imperialismo moscovita, y vergonzoso para los grandes países europeos.

Hay un pulso subterráneo entre Moscú y Washington por ver hasta dónde llega cada uno en su capacidad de decisión sobre los países europeos. Bush ha reconocido ya la independencia de Kosovo, cuando Putin todavía sigue vetando el plan del finlandés Martti Ahtisaari. El tema de Kosovo tiene el inconveniente de que no admite demora: la tensión en la región y entre serbios y kosovares puede aumentar tanto si se aplica el plan europeo de independencia vigilada y controlada como si no se aplica. Es, por tanto, un conflicto ineludible que compromete seriamente a la UE y a la presidencia portuguesa que acaba de empezar.

El pulso se expresa de forma optativa, en cambio, en el caso del escudo antimisiles que Washington quiere instalar en Polonia y República Checa, dos países de la ‘Nueva Europa’ con gobiernos proamericanos, que valoran mejor las relaciones transatlánticas que su propia pertenencia a la UE. Es optativo por los dos lados: ni el sistema sirve para mucho ni crea peligro alguno para Rusia. Pero si se opta por él es también para demostrar quién manda aquí. En ningún caso los propios europeos. Es el fuero y no el huevo. Bush reivindica su derecho a instalar misiles y radares a poca distancia de Rusia y Putin reivindica exactamente lo contrario, y por eso realiza contraofertas.

Ambos envites sólo se explican por las dificultades de la UE para reivindicar unas reglas de juego propias e imponerlas sobre rusos y norteamericanos. No es ajeno todo ello a la larga crisis sobre la Constitución y a las divisiones entre los europeos. Pero ambos envites pueden profundizar todavía más en estas divisiones. Las fotos de la pesca en Kennebunkport, en el barco de para Bush, son la otra cara de la foto de familia de la cumbre de Bruselas. Bush y Putin dicen que están de acuerdo en el mensaje a mandar a Irán para que no siga con su programa de enriquecimiento de uranio. Pero ni siquiera en esto está claro que haya acuerdo alguno, salvo sustraer de nuevo a la UE su protagonismo.

El zar y el emperador se pelean educadamente en su fin de semana ante el océano, pero quienes reciben las bofetadas son los europeos. Por eso los dos están tan felices y contentos.

Hay 4 Comentarios

Hola, mi nombre es Laura Núñez. Soy estudiante de 1º de Periodismo en la Complutense y acabo de descubrir los blogs escritos por periodistas. ¿Podría hacerle unas preguntas?
[email protected]

Viendo las fotografias, entre maleza escondidos y la entrega de un ramo de flores, da la sensación de algo muerto, me recuerda las despedidas, como si Bush necesitara alguien para llenar las horas, mientras su administracion es juzgada por los tribunales. Son dos hombres de Estado en caida libre, solo les queda unos meses para volver a sus negocios. De ahi que el padre, "El Gran Muñidor" aparezca entre los dos.

Además de los tropiezos que vienen del Este, la tradicional entente Londres-Washington obstaculiza la consolidación de Europa.
El zar y el emperador son figuras obsoletas; para gestionar la Tierra globalizada necesitamos, al menos, consejos compuestos por sabios venerables, muy sabios y muy venerables. La ONU cuenta con una lista bien nutrida de ellos.

Mire Sr.Bassets,tanto Busch junior como Putin,el exespia,son dos productos de la ultima hornada de politicos.

Dentro de la mediocridad de Busch y la astucia de Putin,hay un minimo comun denominador que es "¿ y despues del poder supremo....que viene"?.

El Busch,lo tiene claro pues si la falta de ideas y liderazgo en la direccion de su pais,le viene de los genes paternos,tambien asi le viene el utilizar el poder para hacer negocios familiares.

A Putin,su pasado de espia en la R.Democratica alemana,le ha dado otra "aroma" a sus gustos y sus relaciones con la burguesia occidental.

Este minimo denominador de yo puedo darte lo que tu no tienes y tu puedes darme lo que yo necesito,entre gente inteligente debe de transmitirse sus mensajes en frecuencia modulada,sin interferencias y con una audicion perfecta.

Asi debe de ser la nueva prespectiva de los grandes del mundo

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

TrackBack

URL del Trackback para esta entrada:
https://www.typepad.com/services/trackback/6a00d8341bfb1653ef00e0098bb9398833

Listed below are links to weblogs that reference El zar y el emperador salen de pesca:

Sobre el autor

es periodista. Director adjunto y columnista de EL PAÍS. Tiene a su cargo la edición de Cataluña.

Eskup

Archivo

diciembre 2016

Lun. Mar. Mie. Jue. Vie. Sáb. Dom.
      1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31  

Mis libros

Cinc minuts abans de decidir

Cinc minuts abans de decidir

Enmig del vendaval independentista

Un llibre que explica, qüestiona i contextualitza com s’ha esdevingut, setmana a setmana, el canvi radical que els darrers quatre anys ha sotragat Catalunya. Des d’abans de la sentència del Tribunal Constitucional, fins avui, quan l’independentisme és en primer pla del debat polític i social.

L'any de la revolució

L'any de la revolució

Com els àrabs estan enderrocant els seus tirans

Crònica, anàlisi i atlas de les revoltes de la dignitat, que van conmocionar al món àrab durant 2011, amb referències i comentaris a tots els països on els joves van aixecar-se en protesta contra l'autoritarisme i les dictadures. Amb un nou epíleg per l'edició catalana.

El último que apague la luz

El último que apague la luz

Sobre la extinción del periodismo

Una reflexión sobre los últimos años de la industria de la prensa escrita, las dificultades para seguir haciendo periodismo de calidad y la indisoluble relación entre periodismo y democracia.

El año de la Revolución

El año de la Revolución

Cómo los árabes están derrocando a sus tiranos

Balance, atlas político y análisis de las causas de las revueltas de 2011, que han derrocado a cuatro dictadores, encendido enfrentamientos civiles y provocado reformas y convulsiones políticas en la entera geografía árabe.

¿AUN PODEMOS ENTENDERNOS?

¿Aun podemos entendernos?

Conversaciones sobre Cataluña, España y Europa
REIVINDICACION DE LA POLÍTICA

Reivindicación de la política

Veinte años de relaciones internacionales
La oca del señor Bush

La oca del señor Bush

Como la Casa Blanca ha destruido el orden internacional

Nube de tags

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal