Lluis Bassets

La oscura muerte de Auden

Por: | 12 de agosto de 2007

Del alfiler al elefante

Por MANUEL VÁZQUEZ MONTALBÁN

Tanta muerte, tanto estupor ante tanta muerte, sin duda ha impedido que el mundo se fijara en un muerto concreto. En la ciudad de Viena, 28 de septiembre, ha muerto el ciudadano norteamericano W. H. Auden, un hombre considerado por algunos como el heredero de Elliot en la jefatura de poesía anglosajona y por otros como un ciudadano norteamericano que ni siquiera mereció los honores de una gacetilla necrológica. Auden vivía en la región de Wienerwald, y alguien habría explicado a sus vecinos la importancia del poeta porque habían rebautizado la calle en que vivía con el nombre de Audenstrasse.

Curiosa vida la de este apátrida que, nacido inglés, hizo el viaje inverso al de Elliot y se nacionalizó norteamericano. Mucho de número debió haber en aquella medida que desdecía la pasión europeísta de la primera “generación perdida” norteamericana: Henry James, T. S. Elliot, Ezra Pound. Auden pertenecía a una espléndida promoción de poetas ingleses cuajados en los años treinta en la que, de alguna manera, cabría integrar a Stephen Spender, Day-Lewis, MacNeice, Campbell y al más joven Dylan Thomas. Auden, con Spender, Day-Lewis y MacNeice inventaron algo parecido a la “poesía social”, precisamente para encontrar posición moral y lenguaje adecuados a la guerra española, experiencia que les traumatizó e hizo escribir buena parte de sus mejores versos. Experiencia que hundió a Auden en un pesimismo histórico personal e intransferible, hasta el punto de que metiera la cola heterodoxa entre las piernas y volviera al seno de la religión anglocatólica.

Delalfileralelefante_12 En los años cuarenta, el poeta vive momentos estelares. La orla de combatiente en la guerra española, de cáustico crítico antiestalinista, de inglés converso al “norteamericanismo” le convierte en un delicado plato para los norteamericanos cultivados. Monta giras por universidades, gana el Pulitzer en 1948 y el National Book Adward en 1956, en un momento en que, en opinión de la crítica, Auden ha llegado a un cierto agotamiento de sus propias posibilidades. Su escepticismo histórico había repercutido en su posición estética y su regreso al yoísmo, a una poesía a veces escrita para dos o tres personas que estaban en la clave, destruía la imagen de un poeta que se había inventado la fórmula del compromiso civil de la poesía y de la poesía como “experiencia propuesta para compartirse”. Para dar un ejemplo, el tránsito de Auden sorprendía como hubiera sorprendido el de un Neruda de pronto católico, apostólico y romano y escritor de tankas.

Pero el tránsito no se detuvo en estas contenciones. Con el tiempo, Auden se adentró en los pasillos de la fortaleza reaccionaria y llegó a aprobar el papel norteamericano en la guerra de Vietnam. Desde alturas situadas por encima del bien y del mal, Auden ya era esclavo de su representatividad e hizo un uso amplio del crédito mundial que había ganado con poemas cargados de generosidad y esperanza. Sólo le conservaron en el pedestal de su memoria los que comprendían que estaban en presencia del mejor poeta anglosajón vivo, de un hombre cuya presencia cultural había nutrido y modificado la cultura literaria anglosajona durante estos últimos cuarenta años.

Por lo que respecta a España, Auden no sólo fue uno más de los combatientes extranjeros en nuestra Guerra Civil o uno más de los poetas que dedicaron palabras y síntesis a la tragedia. La influencia poética de Auden ya alcanzó a algunos poetas de la generación del 27, especialmente a Cernuda, y en la reconstrucción poética de los años cincuenta Auden y toda la “generación inglesa de los años treinta” influyó sobre todo en poetas del área cultural catalana, tan definitivos y talludos como Gabriel Ferrater o Jaime Gil de Biedma.

Lo curioso es que la muerte de Auden haya sido desplazada de la página de nuestros diarios por la muerte de un ex recordman mundial de fondo.

10 de octubre de 1973. Tele/eXpres

A Manuel Vázquez Montalbán, primera entrada del blog (21 de abril)

Página oficial de MVM

Página oficiosa de MVM

Hay 0 Comentarios

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

TrackBack

URL del Trackback para esta entrada:
https://www.typepad.com/services/trackback/6a00d8341bfb1653ef00e3982224178833

Listed below are links to weblogs that reference La oscura muerte de Auden:

Sobre el autor

es periodista. Director adjunto y columnista de EL PAÍS. Tiene a su cargo la edición de Cataluña.

Eskup

Archivo

diciembre 2016

Lun. Mar. Mie. Jue. Vie. Sáb. Dom.
      1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31  

Mis libros

Cinc minuts abans de decidir

Cinc minuts abans de decidir

Enmig del vendaval independentista

Un llibre que explica, qüestiona i contextualitza com s’ha esdevingut, setmana a setmana, el canvi radical que els darrers quatre anys ha sotragat Catalunya. Des d’abans de la sentència del Tribunal Constitucional, fins avui, quan l’independentisme és en primer pla del debat polític i social.

L'any de la revolució

L'any de la revolució

Com els àrabs estan enderrocant els seus tirans

Crònica, anàlisi i atlas de les revoltes de la dignitat, que van conmocionar al món àrab durant 2011, amb referències i comentaris a tots els països on els joves van aixecar-se en protesta contra l'autoritarisme i les dictadures. Amb un nou epíleg per l'edició catalana.

El último que apague la luz

El último que apague la luz

Sobre la extinción del periodismo

Una reflexión sobre los últimos años de la industria de la prensa escrita, las dificultades para seguir haciendo periodismo de calidad y la indisoluble relación entre periodismo y democracia.

El año de la Revolución

El año de la Revolución

Cómo los árabes están derrocando a sus tiranos

Balance, atlas político y análisis de las causas de las revueltas de 2011, que han derrocado a cuatro dictadores, encendido enfrentamientos civiles y provocado reformas y convulsiones políticas en la entera geografía árabe.

¿AUN PODEMOS ENTENDERNOS?

¿Aun podemos entendernos?

Conversaciones sobre Cataluña, España y Europa
REIVINDICACION DE LA POLÍTICA

Reivindicación de la política

Veinte años de relaciones internacionales
La oca del señor Bush

La oca del señor Bush

Como la Casa Blanca ha destruido el orden internacional

Nube de tags

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal