Lluis Bassets

Sobre el autor

es periodista. Director adjunto y columnista de EL PAÍS. Tiene a su cargo la edición de Cataluña.

Eskup

Archivo

diciembre 2016

Lun. Mar. Mie. Jue. Vie. Sáb. Dom.
      1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31  

Mis libros

Cinc minuts abans de decidir

Cinc minuts abans de decidir

Enmig del vendaval independentista

Un llibre que explica, qüestiona i contextualitza com s’ha esdevingut, setmana a setmana, el canvi radical que els darrers quatre anys ha sotragat Catalunya. Des d’abans de la sentència del Tribunal Constitucional, fins avui, quan l’independentisme és en primer pla del debat polític i social.

L'any de la revolució

L'any de la revolució

Com els àrabs estan enderrocant els seus tirans

Crònica, anàlisi i atlas de les revoltes de la dignitat, que van conmocionar al món àrab durant 2011, amb referències i comentaris a tots els països on els joves van aixecar-se en protesta contra l'autoritarisme i les dictadures. Amb un nou epíleg per l'edició catalana.

El último que apague la luz

El último que apague la luz

Sobre la extinción del periodismo

Una reflexión sobre los últimos años de la industria de la prensa escrita, las dificultades para seguir haciendo periodismo de calidad y la indisoluble relación entre periodismo y democracia.

El año de la Revolución

El año de la Revolución

Cómo los árabes están derrocando a sus tiranos

Balance, atlas político y análisis de las causas de las revueltas de 2011, que han derrocado a cuatro dictadores, encendido enfrentamientos civiles y provocado reformas y convulsiones políticas en la entera geografía árabe.

¿AUN PODEMOS ENTENDERNOS?

¿Aun podemos entendernos?

Conversaciones sobre Cataluña, España y Europa
REIVINDICACION DE LA POLÍTICA

Reivindicación de la política

Veinte años de relaciones internacionales
La oca del señor Bush

La oca del señor Bush

Como la Casa Blanca ha destruido el orden internacional

Nube de tags

Extraordinaria placidez

Por: | 17 de octubre de 2007

Plácidamente vivieron bajo el nazismo millones de alemanes, que se quisieron ajenos e ignorantes del sufrimiento de sus conciudadanos marcados como judíos. Son tantos quienes lo han contado que no vale la pena recomendar lecturas a quienes prefieren la ceguera de sus viejas convicciones cultivadas durante decenios en familia. Pienso en dos escritores tan opuestos como Grass y Fest, o en el detallista Klemperer, o en Haffner. La vida natural y tranquila de unos, la persecución y la muerte silenciada de los otros. Socialistas y comunistas, claro, como en todas las dictaduras de derecha de aquella época. Pero también evangélicos como el pastor Bonhöfer o los muchachos católicos de la Rosa Blanca. En los propios campos de exterminio se daba esta dualidad, que la literatura y el cine han descrito con cruel precisión: en lo alto, un gran caserón donde alguien teclea una melodía de Mozart en el piano, los niños que juegan en el patio, una mujer hermosa que espera a su marido, el joven oficial que trabaja en las oficinas invisibles desde donde se gobierna las instalaciones, todo natural y tranquilo, de una extraordinaria placidez. Tan plácida era la vida para muchos, que un historiador, Götz Aly, ha podido explicar cómo los beneficios de una política depredadora e inhumana sirvieron para contentar a la amplísima base social del nazismo. Su libro ‘La utopía nazi. Como Hitler compró a los alemanes’ debiera dar qué pensar a muchos. No hubo guerra civil, pero sí hubo dos Alemanias, por fortuna y a pesar de la inmensa popularidad que alcanzó Hitler.

Seguir leyendo »

Album de Familia

Por: | 16 de octubre de 2007

Les llamamos con el mismo nombre (partido) pero pertenecen a especies muy distintas. Uno cuenta con 73 millones de afiliados, gobierna sobre una quinta parte de la humanidad y constituye el mayor y más impenetrable misterio en cuanto a su funcionamiento. El otro no tiene todavía afiliados en propiedad, aunque más de tres millones de personas han participado en la elección de sus representantes a la asamblea constituyente y de los candidatos a las elecciones generales, gobierna en uno de los grandes países europeos que cuenta con menos habitantes que el otro militantes y todo se sabe de su funcionamiento y de sus debilidades. Pero ambos salen de una misma tierra fértil y trágica, empapada en sangre, como fue el comunismo a partir de 1917 y durante casi todo el siglo XX. (No recuerdo muy bien ahora si fue Isaac Deutscher o Ignazio Silone quien dijo una vez que “la lucha final será entre comunistas y ex comunistas”). El partido mayor, que todavía mantiene el viejo nombre de comunista, consiguió el poder en 1949 y nunca se ha apeado, y si ha tirado por la borda todas sus doctrinas políticas, ha conservado como oro en paño el apego a la dictadura, al monopolio del poder, al funcionamiento inescrutable. El más pequeño, en cambio, nunca consiguió en su versión primigenia el poder, ni siquiera cuando mayor poder electoral obtuvo, y sólo cuando dejó de ser él mismo y empezó su mutación hacia la socialdemocracia y hacia el reformismo pudo gobernar en coalición una y otra vez.

Seguir leyendo »

La agenda de la dignidad

Por: | 15 de octubre de 2007

Tengo en mi libreta de notas muchos temas sobre los que quisiera escribir. Los ejércitos privados en Irak, por ejemplo, que mantienen en el país árabe a más de 40.000 guardias fuertemente pertrechados, con armas pesadas incluso, y han venido actuando con total impunidad, sin control alguno fuera del que realiza la propia empresa y sin posibilidad de que los tribunales o las autoridades iraquíes exijan responsabilidades cuando sus actuaciones producen muertes: las últimas acciones suyas preveo que llegarán a convertirse en un escándalo, pues hace una semanas, en pleno centro de Bagdad, dispararon sin motivo contra coches, autocares y peatones produciendo 17 muertos. Poco antes habían matado también a un guardaespaldas de un vicepresidente iraquí. Tampoco voy a escribir sobre las declaraciones del general Ricardo Sánchez, ex jefe de las tropas americanas en Irak, que ha realizado una muy seria crítica contra George Bush y la dirección de la guerra. Pero son temas que no voy a dejar, sólo posponerlos, al igual que tendré que ocuparme en un momento u otro de Putin sacando pecho frente a todos y organizándose la perpetuación en el poder, o del Partido Comunista Chino, el partido más grande del mundo, que tiene bajo su férula a una quinta parte de la humanidad: esta semana celebra su magno congreso, por lo que ya habrá tiempo de ocuparse de él y de la quinta generación posmaoísta que empieza su lenta ascenso hacia el relevo en la cúspide del poder.

Seguir leyendo »

Una izquierda ‘comme il faut’

Por: | 12 de octubre de 2007

Sin santos ni héroes. Sin banderas ni himnos. Sin patrias nacionales ni internacionales. Sin desfile ni fiesta. Ilustrada, laica, ciudadana, demócrata, justa. Libre, igualitaria, fraterna. Pacífica, pragmática, realista, eficaz. Empecinada y radical: respecto al estado de derecho, al equilibrio de poderes, las garantías individuales, la libertad de expresión. Sin velos, ni reyes, sin fatuas, ni unidades sagradas (ni independencias mitificadas). Sin lenines ni cheguevaras. Europea y europeísta, y americana, muy americana de todas las Américas. Partidaria de un mundo sin fronteras, con libre circulación de personas, y por tanto del mestizaje, de identidades y soberanías compartidas. La derecha no puede ser así, no quiere ser así, aunque sería bueno que algún día también llegara a ser algo así. ¿Y por qué no debería quererlo la izquierda? Ya. Ahora.

En busca de un Sarkozy de izquierdas

Por: | 11 de octubre de 2007

El mapa engaña. Entre los países de mayor tamaño de la Unión Europea, la izquierda gobierna en Italia, Reino Unido y España, y participa en el Gobierno de Alemania. También ha colocado, en su menoscabo, a varias de sus personalidades en el Gabinete de apertura de Nicolas Sarkozy. Pero es difícil hallar un momento de mayor confusión respecto a su identidad y a sus estrategias, y de mayor debilidad en sus liderazgos. Las dificultades que atraviesa el mayor partido de la izquierda europea, la socialdemocracia alemana, pueden servir de ejemplo. La participación en el Gobierno de gran coalición y, sobre todo, la continuación de las reformas de la Agenda 2010 que elaboró el canciller Gerhard Schröder están abriendo espacio a la formación nacida a su izquierda, Die Linke, integrada por los ex comunistas de Alemania del Este y por los partidarios del izquierdista Oskar Lafontaine. Y la popularidad de la canciller Angela Merkel está capitalizando para la derecha y para sí misma todos los éxitos del Gobierno, la buena marcha de la economía y la salida del túnel del déficit.

Seguir leyendo »

Guerras privadas, torturas legales

Por: | 10 de octubre de 2007

La privatización de la guerra y la legalización de la tortura son las dos últimas patatas calientes que han aterrizado en las manos requemadas y callosas del presidente Bush. El presidente no tiene ya desde principios de septiembre a su querido Karl Rove, el asesor capaz de encontrar votos republicanos bajo las piedras o conseguir los nombramientos más partidistas en el departamento de Justicia. De toda aquella banda neocon tan guerrera y optimista que tomó el poder después del 11-S, decididos a marginar a Europa, declarar obsoletas a Naciones Unidas y convertir al siglo XXI en la centuria americana, sólo queda el vicepresidente Dick Cheney. El último que se ha ido es Alberto Gonzales, autor de una buena lista de desperfectos, alguno de los cuales se ha conocido después de que haya recogido sus trastos. Los sustitutos, gente de valía en muchos casos, vienen de otras canteras, como la escuela realista de George Bush padre. De ahí que para el joven Bush, ahora aislado y sin mayorías en las dos cámaras, sea todo mucho más difícil y siga cosechando nuevos fracasos, uno detrás de otro. Es difícil imaginar que cambie en el último año de su mandato, una vez se ha acostumbrado a meterse en todos los charcos.

Seguir leyendo »

10, Downing Street: hay partido

Por: | 09 de octubre de 2007

Acabamos de asistir a un espectáculo de volatilidad política extraordinaria. En apenas diez días Gordon Brown ha dilapidado una parte sustancial de su capital político y la diferencia de 11 puntos de ventaja que los sondeos daban al laborismo en relación a los torys. David Cameron, marcado estrechamente por la derecha más radical de su partido, parecía que hubiera perdido todo el encanto juvenil y centrista con el que arrancó como líder conservador, y Gordon Brown, el gris y aburrido canciller de Exchequer de Tony Blair, lucía un insólito carisma, proporcionado al parecer por el cansancio de su antecesor y su imagen de político sincero y alejado del spin, la manipulación de los medios de comunicación en la que tanto destacó el ex premier.

Seguir leyendo »

Lecciones de historia alemana

Por: | 08 de octubre de 2007

Acaba de publicar el primer volumen de sus memorias el ex ministro de Exteriores alemán, Joschka Fischer. Pepe Comas rindió espléndidamente cuentas del contenido del libro e hizo especial referencia a lo que dice sobre José María Aznar. Señaló como especialmente significativa la observación de Fischer de que no se puede exigir un puesto en el G8 entre los países más ricos y a la vez pretender que España siga cobrando de los fondos estructurales para los países más necesitados de la Unión Europea. Es difícil criticar las ideas de Aznar en política exterior de una forma más sintética: el ex presidente del Gobierno considera que puso a España en lo más alto y que consiguió el máximo de los presupuestos europeos, y descalifica a Zapatero tanto por haber salido de Irak haciéndonos regresar “al rincón de la historia” como por haber cedido en la discusión presupuestaria europea.

Seguir leyendo »

El orden reina en Rangún

Por: | 05 de octubre de 2007

Se va el enviado especial de Naciones Unidas. Los militares cortan los cables con el exterior: mandan virus contra los portales de Internet de la oposición y terminan cerrando el acceso desde el interior del país. Ya no llegan más imágenes ni mensajes, por lo que se teme lo peor. Ahí están todavía esos vídeos donde aparecen los manifestantes arremolinados, ese hueco que se ensancha dentro del hormigueo hasta que la calle queda vacía y solitaria con las patrullas de policías y soldados. Camiones que cargan a los detenidos, apaleamientos, calzado a montones: ¿cómo pueden correr esas buenas gentes, en sandalias y con ese pañuelo o falda atado a la cintura? Los detenidos se cuentan a millares y poco se sabe de muertos y heridos. El siniestro dictador, ese Thaw Shwe apenas conocido, anuncia que se entrevistará con la señora Aung San Sunn Kyi, la figura señera de la oposición y de la democracia: huele a maniobra para culminar la farsa. Sí, el orden reina en Rangún.

Seguir leyendo »

Razones para ir a otra guerra

Por: | 04 de octubre de 2007

Todavía ahora se discute sobre las razones que llevaron a invadir Irak. Ya se sabe que el esquema de las guerras de hoy en día requiere ante todo la fabricación del caso. Después viene la acción, y cuando las cosas ya no tienen remedio nos preguntamos para qué diablos nos metimos en este infierno. Ahora estamos en la construcción del caso contra Irán, tal como contaba ayer Antonio Caño desde Washington. La fabricación no es fácil. No basta con la voluntad de quienes mueven los hilos y tienen la convicción de que lo mejor es la guerra, invadir o bombardear. Hay que lanzar campañas de persuasión, convencer a los Gobiernos amigos y aliados, acallar a quienes se oponen y vencer a la propia opinión pública, y si es posible a la opinión pública internacional.

Seguir leyendo »

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal