Lluis Bassets

Los coletazos del Caimán

Por: | 12 de abril de 2008

Esta vez el regreso del Caimán fue sigiloso, con una media sonrisa de arrepentimiento. Empezó su campaña con buenos propósitos, incluso con algunos contactos con los adversarios, pensando en la gran coalición alemana o en la apertura a la izquierda de Sarkozy. Las encuestas le daban una ventaja de más de veinte puntos respecto a su rival, el ex alcalde de Roma y nuevo secretario general de Partido Democrático, Walter Veltroni. Contaba con lo que siempre ha contado, sus tres cadenas de radio y televisión, sus periódicos, su fortuna, y un sistema electoral inventado para evitar la llegada de la izquierda al gobierno o alternativamente para ponerla contra las cuerdas, como ya ha sucedido. Tan sucio, que lleva el apelativo de la porcata, la cerdada, acuñado por el mismo ministro berlusconiano que lo organizó. Pero la mayor ventaja se la da el estado en que halla Italia después de que el saurio se deslizara desde la orilla de los negocios hasta las aguas de la política, más turbias desde hace 14 años, cuando fundó Forza Italia y venció por primera vez en unas elecciones.

Tres veces presidente del Consejo y jefe de filas electorales de la derecha en cinco ocasiones, el nombre de Berlusconi es indisociable de la destrucción de la política en el mismo país donde se inventó. Nada indigna más a Il Cavaliere que una dichosa manía de su adversario, Walter Veltroni, que ha consistido en atravesar toda la campaña electoral sin pronunciar su nombre ni una sola vez. Si en anteriores ocasiones se presentó para asegurar sus negocios y su monopolio televisivo y eludir los procesos judiciales, ahora su propósito es consolidar su huella sobre Italia, dejando algún tipo de legado precisamente en el momento en que es mayor el nihilismo político de los italianos, el equivalente moral al crecimiento cero que está bordeando su economía, según el último informe del FMI.

El filósofo y director de la revista Micromega, Paolo Flores d'Arcais, ha evocado el nombre de Vladimir Putin para interpretar el horizonte en el que va adentrarse Italia si vence Beslusconi. Su maniobra será la inversa de su amigo del Kremlin, que pasa de presidente a primer ministro, mientras que el proyecto del italiano consiste en pasar de primer ministro a presidente de la República. Pero el propósito final es similar. Si culminara una operación de este tipo dentro de cinco años, tendría la oportunidad, con la ayuda de una buena salud, de seguir dominando la vida italiana durante siete años más, hasta llegar a 2020, ya con 83, una edad provecta pero no especialmente extraña en Italia, pues son los años que cumplirá dentro de pocos meses el actual presidente Giorgio Napolitano.

La única bandera que puede blandir Berlusconi es él mismo. Su nombre, su poder, su biografía. No puede hablar de cambio alguien que ya ha dado pruebas de lo que puede dar de sí como gobernante. Tampoco de renovación, con 71 años. Menos todavía de promesas electorales, malos chistes que ya no hacen gracia a nadie. Si hay algún vientecillo de cambio es el que ha aportado el Partido Democrático, con la designación de su candidato, Walter Veltroni, en unas elecciones primarias y la posterior eliminación de la sopa de letras de la izquierda, que es la que ha arruinado a todos sus gobiernos en el último decenio y medio. La nueva configuración del partido berlusconiano, el Pueblo de la Libertad, es una respuesta a la creación del PD, mimetismo que también se ha producido en algunos contenidos de los programas electorales, hasta el punto de que se ha acuñado el veltrusconismo para designar la idea de una increíble amalgama.

Gane quien gane, Italia va a reducir a la mitad el tamaño de su gobierno. También cambiará la ley electoral y se reducirá el número de parlamentarios, moderadamente si vence Berlusconi, más radicalmente si es Veltroni. Todo esto pertenece a la agenda del centro izquierda, que por primera vez es la que se ha impuesto en una campaña electoral desde 1994. El tercer Berlusconi quiere consolidar ahora su inversión en 14 años de política, pero ya se ha visto obligado a abrir camino al cambio que propugna su adversario. Si vence, contará con una fuerte oposición que le empujará a ello. La calidad de esta oposición es lo que de verdad le diferenciará de su amigo Putin. No tendrá las manos libres. Incluso si vence, empezará a perder. De ahí los coletazos y los nervios de ese final de campaña, y esa sonrisa que se muta en dentellada.

Hay 2 Comentarios

Vaya señores.. ¿se nos está pidiendo que sentemos en el banquillo de los acusados al PUEBLO Italiano?

-Esto sí no es intevencionismo ¿eh?
-El Italiano nos tiene que rendir cuentas..o pedir consejos de como hacerlo en su propio país. Amazing!

Triste bandera la de Berlusconi y sobretodo la de Italia si éste llega a ganar, y pocas esperanzas hay de lo contrario. Pero esa tristeza es mal augurio para toda Europa porque el populismo y los gallitos de pelea se multiplican.

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

TrackBack

URL del Trackback para esta entrada:
https://www.typepad.com/services/trackback/6a00d8341bfb1653ef00e551deb8a48834

Listed below are links to weblogs that reference Los coletazos del Caimán:

Sobre el autor

es periodista. Director adjunto y columnista de EL PAÍS. Tiene a su cargo la edición de Cataluña.

Eskup

Archivo

diciembre 2016

Lun. Mar. Mie. Jue. Vie. Sáb. Dom.
      1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31  

Mis libros

Cinc minuts abans de decidir

Cinc minuts abans de decidir

Enmig del vendaval independentista

Un llibre que explica, qüestiona i contextualitza com s’ha esdevingut, setmana a setmana, el canvi radical que els darrers quatre anys ha sotragat Catalunya. Des d’abans de la sentència del Tribunal Constitucional, fins avui, quan l’independentisme és en primer pla del debat polític i social.

L'any de la revolució

L'any de la revolució

Com els àrabs estan enderrocant els seus tirans

Crònica, anàlisi i atlas de les revoltes de la dignitat, que van conmocionar al món àrab durant 2011, amb referències i comentaris a tots els països on els joves van aixecar-se en protesta contra l'autoritarisme i les dictadures. Amb un nou epíleg per l'edició catalana.

El último que apague la luz

El último que apague la luz

Sobre la extinción del periodismo

Una reflexión sobre los últimos años de la industria de la prensa escrita, las dificultades para seguir haciendo periodismo de calidad y la indisoluble relación entre periodismo y democracia.

El año de la Revolución

El año de la Revolución

Cómo los árabes están derrocando a sus tiranos

Balance, atlas político y análisis de las causas de las revueltas de 2011, que han derrocado a cuatro dictadores, encendido enfrentamientos civiles y provocado reformas y convulsiones políticas en la entera geografía árabe.

¿AUN PODEMOS ENTENDERNOS?

¿Aun podemos entendernos?

Conversaciones sobre Cataluña, España y Europa
REIVINDICACION DE LA POLÍTICA

Reivindicación de la política

Veinte años de relaciones internacionales
La oca del señor Bush

La oca del señor Bush

Como la Casa Blanca ha destruido el orden internacional

Nube de tags

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal