Lluis Bassets

El presidente y su doble

Por: | 24 de julio de 2008

Presidente de Estados Unidos no hay más que uno, como madre. Al parecer es necesario aclararlo a estas alturas del eclipse presidencial que sufre George W. Bush y de la gira triunfal de Obama desde Kabul hasta Londres, que le está proporcionando la talla imprescindible para vencer en noviembre. Es lo que hacen los asesores de Obama que le acompañan en su periplo entre Asia y Europa, como parte de un cortejo que incluye una docena de consejeros en política exterior, su equipo de campaña, tres presentadores de las televisiones de mayor audiencia y centenares de periodistas. No se confundan, les aclaran constantemente a éstos, todavía no ha sido nominado oficialmente por la Convención demócrata, y ni siquiera sabemos quién le acompañará como candidato a vicepresidente.

Obama vuela con el viento a favor. Asciende en su campaña a ojos vista, incluso en el tamaño de los aviones que le transportan. Atrás quedan los Gulfstream de unas pocas plazas, adecuados para viajes de negocios por Estados Unidos. Ahora ha alquilado un Boeing 757, adaptado al cliente con el logo y el eslogan de su campaña Change we can believe in, el cambio en el que creemos, que parece la réplica del Air Force One, el avión presidencial en el que se subirá si consigue superar esta exhibición de poderío sin autolesionarse. Su caravana en tierra se compone de veinte limusinas, todavía lejos de las que ocupará a partir del 20 de enero si le toca viajar como presidente del país más poderoso del planeta.

El éxito de su viaje, de tonos tan presidenciales, no sirve para ocultar los peligros a los que se expone al realizar en apenas una semana un repaso a las mayores dificultades con que se enfrenta Estados Unidos en el exterior y entrevistarse con un puñado de dirigentes de primerísimo plano. El contacto asiduo con la prensa no siempre da buenos resultados. Los cambios súbitos de países y de atmósferas políticas son propicios a las meteduras de pata y a preguntas inconvenientes de respuesta difícil. El entusiasmo que está levantando en Europa, donde se le da ya por presidente electo, puede actuar como un bumerán en la opinión americana. El ascenso ya va acompañado de severas críticas, a su estilo y a su visión estratégica, que The Washington Post calificaba ayer de excéntrica en su artículo editorial. Lo suyo es la audacia de la vanidad, según el columnista conservador Charles Krauthammer, en una paráfrasis malévola del libro del candidato La audacia de la esperanza. Sobriedad, Herr Obama, le aconsejaba Roger Cohen en The New York Times.

Pero todo el mundo puede percibir que la suerte le acompaña, incluso en el despliegue de la agenda internacional. En pocos días se ha superado el debate sobre la presencia norteamericana en Irak. El candidato republicano ha quedado solo y descolgado clamando por una victoria que nadie, ni los iraquíes, quieren tal como McCain la ha imaginado. La cuestión ahora es reforzar la presencia en Afganistán y frenar el proyecto nuclear iraní. Es lo que más preocupa a los israelíes, que contemplan a un eventual Irán nuclearizado como una amenaza existencial para su país. A pesar de su gesticulación a favor de Israel, a veces demasiado enfática y por tanto dudosa, está claro que con Obama el realismo regresa a la política internacional norteamericana. Lo hace con tal fuerza que la propia Administración actual ha cambiado ya en esta dirección. Y la experiencia demuestra que los gobiernos israelíes se han sentido mucho más cómodos cuando Washington ha estado dominado por los idealistas, especialmente los ahora decadentes neocons.

Obama quiere tratar a Irán como Truman trató a la Unión Soviética en 1947. Palo y zanahoria, disuasión nuclear y diplomacia, Plan Marshall y OTAN. EE UU armó su doctrina de la contención gracias a su conocimiento del régimen soviético y a su capacidad para combinar negociación con amenaza. El candidato demócrata quiere persuadirnos de que será también capaz de armar una nueva doctrina estratégica frente a la proliferación nuclear, para combatir el terrorismo y contener la amenaza iraní, sustituyendo la fracasada Guerra Global contra el Terror de George Bush.

Al emperador divinizado de Roma le acompañaba un esclavo para recordarle que era mortal. Obama necesita ahora que alguien le recuerde en cada momento que todavía no ha vencido. Le acecha el mismo demonio que destruyó a los neocons, la hybris o pecado de la desmesura y del exceso de confianza en sí mismo. Si supera la última tentación, será presidente.

Hay 3 Comentarios

No se preocupe que el candidato republicano seguramente hará el mismo Tour en Agosto, de forma que todos sus conciudadanos los vean pasear por su territorios de Ultramar.
Esperemso que ninguno de los dos, tenga sueños de guerra.

-parece que la talla internacional también la tiene, y como siempre hay que ir con pies de plomo antes de una elección si su viaje es un éxito ¡cuidado! y si hubiera sido un fracaso también.
Curioso a mi me parece más señor obama y más hombre del pueblo Bush, será la inteligencia, ya sé que es de midinette mi comentario pero me divierte.
vivement novembre

Si quiere le presto mi pañuelo para limpiarse la baba...con la descripción de sus medios de transporte en esta gira ¿quiere impresionarnos o hacernos enfadar por el derroche?

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

TrackBack

URL del Trackback para esta entrada:
https://www.typepad.com/services/trackback/6a00d8341bfb1653ef00e553d040dd8834

Listed below are links to weblogs that reference El presidente y su doble:

Sobre el autor

es periodista. Director adjunto y columnista de EL PAÍS. Tiene a su cargo la edición de Cataluña.

Eskup

Archivo

diciembre 2016

Lun. Mar. Mie. Jue. Vie. Sáb. Dom.
      1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31  

Mis libros

Cinc minuts abans de decidir

Cinc minuts abans de decidir

Enmig del vendaval independentista

Un llibre que explica, qüestiona i contextualitza com s’ha esdevingut, setmana a setmana, el canvi radical que els darrers quatre anys ha sotragat Catalunya. Des d’abans de la sentència del Tribunal Constitucional, fins avui, quan l’independentisme és en primer pla del debat polític i social.

L'any de la revolució

L'any de la revolució

Com els àrabs estan enderrocant els seus tirans

Crònica, anàlisi i atlas de les revoltes de la dignitat, que van conmocionar al món àrab durant 2011, amb referències i comentaris a tots els països on els joves van aixecar-se en protesta contra l'autoritarisme i les dictadures. Amb un nou epíleg per l'edició catalana.

El último que apague la luz

El último que apague la luz

Sobre la extinción del periodismo

Una reflexión sobre los últimos años de la industria de la prensa escrita, las dificultades para seguir haciendo periodismo de calidad y la indisoluble relación entre periodismo y democracia.

El año de la Revolución

El año de la Revolución

Cómo los árabes están derrocando a sus tiranos

Balance, atlas político y análisis de las causas de las revueltas de 2011, que han derrocado a cuatro dictadores, encendido enfrentamientos civiles y provocado reformas y convulsiones políticas en la entera geografía árabe.

¿AUN PODEMOS ENTENDERNOS?

¿Aun podemos entendernos?

Conversaciones sobre Cataluña, España y Europa
REIVINDICACION DE LA POLÍTICA

Reivindicación de la política

Veinte años de relaciones internacionales
La oca del señor Bush

La oca del señor Bush

Como la Casa Blanca ha destruido el orden internacional

Nube de tags

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal