Lluis Bassets

La semana de Barack Obama

Por: | 28 de julio de 2008

La sorpresa al final del viaje no es el excelente resultado cosechado, sino que éste resulte insuficiente. Barack Obama ha cubierto todos los objetivos que se había propuesto en su viaje desde Kabul hasta Londres, pero John McCain puede mantener la esperanza a la vista de unas encuestas en las que no se ha abierto todavía una fosa inalcanzable entre este joven astro ascendente y el viejo héroe de guerra. El único y consolador argumento ante el balance provechoso del viaje es que el senador republicano ha podido resistir el fuerte embate sufrido esta semana sin quedar fuera de la carrera.

La siembra de Obama en territorios lejanos está pensada para fructificar más tarde. Su viaje es como su arranque en las primarias de Iowa, en las que demostró que podía ganar entre los votantes blancos y se puso por delante de Hillary Clinton de forma definitiva. Los europeos no votan, las encuestas mantienen la incertidumbre, la América profunda todavía no sabe muy bien quién es Obama, pero con su periplo se ha presentado como un líder global, que puede ser el comandante en jefe y sabe moverse como el que más en los escenarios internacionales. Ahora, de regreso, tocará sin duda discutir sobre el estado de la economía y de la sociedad estadounidense, pero quedará ya descontado que este candidato también puede con la carga de dirigir la guerra y liderar el mundo.

Obama ha hecho un recorrido sin faltas. Ésta es la primera cuestión a destacar. El nivel de exposición y de riesgo de un viaje de estas características era muy elevado. Ha realizado, además, la mejor campaña de relaciones públicas para la marca Estados Unidos de América de las últimas décadas. Donde antes había manifestantes contra Bush ahora hay fans de Obama. América vuelve a estar de moda en Europa y en el mundo.

Obama ha monopolizado durante siete días los medios de comunicación de su país y del mundo, en una operación de imagen personal que le dará también grandes rendimientos. El repertorio de imágenes que ha fabricado en esta semana compone un álbum notable, que tendrá rendimientos futuros: con la kipá en el Muro de las Lamentaciones y en Yad Vashem, encestando con acierto en una cancha de baloncesto con militares norteamericanos, en el Tiergarten ante 200.000 personas, y luego componiendo imágenes con Karzai, Al Maliki, Abdalá de Jordania, Shimon Peres, Angela Merkel, Nicolas Sarkozy, Tony Blair o David Cameron.

Obama conecta muy bien en Estados Unidos y ahora ha demostrado que conecta en todo el mundo, pero que también lo hace con los líderes mundiales. El entusiasmo del sobreexcitado Sarkozy es la mejor prueba. En una semana ha igualado el curriculum de relaciones internacionales del veterano McCain, que en los mismos días ha aparecido con el Dalai Lama y Bush padre, dos imágenes que no alcanzan a competir ni de lejos.

También ha perfeccionado su imagen como candidato. Ha ganado las primarias de Irak, según ha destacado el periodista neoconservador Charles Krauthammer. El pobre McCain ha quedado totalmente descolocado con sus propuestas, hasta el punto de que ha llegado a derrapar en sus declaraciones y se ha ganado varias reprimendas por atacar con escaso fair play a su rival. “Prefiere perder la guerra para ganar las elecciones”, ha dicho respecto a su propuesta de marcar una fecha para salir de Irak.

En su viaje a Israel, ha cumplido con el requisito establecido por John J. Mearsheimer y Stephen M. Walt (El lobby isarelí y la política exterior de Estados unidos. Taurus) para quien quiera aspirar seriamente a la Casa Blanca: “Cada candidato subrayará que entiende plenamente la multitud de amenazas que acechan a Israel y dejará claro que, si es elegido, Estados Unidos permanecerá firmemente comprometido a defender los intereses de Israel bajo cualquier circunstancia. No es probable que ninguno de los candidatos critique a Israel de manera significativa o sugiera que Estados Unidos debería llevar a cabo una política más imparcial en la región. Cualquiera que lo haga probablemente se quedará pronto en la cuneta”.

Y finalmente, tercera carta ganadora, ha conquistado todavía más el corazón de los europeos con su discurso de Berlín, en el que ha declarado su amistad exigente hacia los europeos. La relación transatlántica, seriamente dañada gracias a Bush, quedará plenamente restaurada si gana Obama; aunque los europeos deberemos pagar un precio en compromisos que va más allá de lo que el antibushismo esperaba. Esto lo ha dejado bien claro. Su discurso de Berlín, por cierto, quedará inscrito en su biografía en un nivel parecido al discurso sobre la raza. Y es muy probable que quienes se interesen por las relaciones entre Europa y Estados Unidos se vean obligados a mantenerlo fresco, subrayado y estudiado, a partir de enero de 2009.

Hay 16 Comentarios

Mister McNamara, no quiero interrupir su dialogo con el Sr. Mora, pero me ha sorprendido su frase final del texto, "Recuerde que hubo una gran oposición USA tanto como en Europa".
Recopilando mi información, su presidente Bush logró siempre en la Camara de Representantes y en el Congreso, todas las ayudas de armamento y de hombres para la invasión, y no recuerdo ninguna votación en donde los gritos de protesta, que usted manifiesta, lograrán torcer ninguna demanda de ayuda economica para el Pentagono, ademas de las leyes aprobadas para silenciar la prensa y las noticias, involucrando a los más importantes periodicos del hermoso Páís de Estados Unidos, lider del imperio de la libertad de empresa y del liberalismo.
Hace años existía un eslogan que decía, "España es diferente" y los nativos pensabamos que era un piropo, y lo tríste es que el doble sentido de la frase la conocimos en los años 80.
Creo que es lo que le pasa a los nativos de los EE.UU, cuando les dicen que són, "unos niños grandes, hermosos y ricos", esperemos que el doble sentido de la frase no tarde mucho en comprenderla.
Un saludo.

En respuesta a su comentario Sr Miguel Mora le dire que me agrada mucho que visite mi pais y que lo aprecie tal y como es, aunque esa apreciacion no la observo en sus comentarios.

Tambien me imagino que le agradara a Ud que yo visite su pais y viaje extensamente por toda su geografia donde, creame, ademas de aprender el castellano, he conseguido verse romper tantos tabues que muchos de mis compatriotas tienen.

Si bien me sorprende que aun queden ciudadanos en Chicago y aun mas en NYC que no sepan donde esta su pais..

Pero veamos lo interesante de este, estupendo si me dejan decir, articulo de Lluis Bassets.

Yo destacaria que efectivamente Obama ya actua como el futuro presidente que sera, y me agrada enormemente que los europeos puedan ver que nuestro presidente cowboy actual es mas la anomalia politica que la norma que rige el poder en America.

Tambien espero que Obama pueda arrancar mas compromiso por parte de los aliados europeos para finalizar y estabilizar el drama en que la guerra de Irak se ha convertido y que, independientemente de las razones que nos llevaron a ella (validas para unos, falsas para otros tantos) es en el mejor interes de ambas sociedades, la americana y la europea, que termine pronto y en paz.

No sera hasta entonces que los factores que tanto afectan y desequilibran las economias, crudo, seguridad nacional y gasto armamentistico, se estabilizen trayendo un periodo de prosperidad.

Recuerde Sr Mora que hubo una gran oposicion a la guerra en Irak desde un principio, en los USA tanto como en Europa. No meta Ud a todos los americanos en el mismo saco..

Yo le prometo firmemente que cada vez que hable con un compatriota mio le repetire hasta la saciedad que no todos Uds son toreros y no todas sus esposas llevan toquilla.

por fin, cambiará el mundo así va a ser, para bien y con baches hombre! dicen ustedes, no?
así va a ser. Nunca hubo unas primarias tan duras. Cuando terminaron hablaban del desencanto de Obama, algunos, claro... no iba a estar siempre en Primarias, es la fuerza de ese momento de ... do... hacer el click con el ok!
despuçes a trabajar...
fueron las Primarias... ahora hay que seguir la democracia.
Oía ... mm no sé bien, pues V. P y no recuerdo más El malestar de la democracia en CNN y persona pausada hablando de la longitud de la historia al valora (aunque es socio´logo.. logo) m sí, 200 años de democracia en USA más o menos dijo, en Espña 30.. se refería al presente, de suponer... interesante entrevista si no fuese por ese enmascaramiento sutil de la lengua común, pero perfecto al decir "es el hombre quien , no es textual quito las comillas... es el hombre quien hace la historia

excto, siempre pareció impusta y no lo es... sólo que como se uede explicar lo que sucede si solo dicen en 1936 se inició la guerra española, en 1939 terminó y venció, en Hiroshima tiraron la bomba y acabó .. qué?

( sí me encantó leer esa barbaridad, no la barbaridad: 27 años cauitov o desaparecido no sçé.. en las FARC...)

por supuesto, McCain debe mantener la esperanza, como lo hizo H. Clinton, debe hacerlo.
Ahora parece que dice que... bueno parece que ahora no dice que Ob no sabe de política exterior, si no que so! que no se ocupa de la economía de Norteamérica...
sí, no debe perder la esperanza.
qué bueno!
somer(pronunciando) set....uf! ese puente.
Toronto qué bello!

Se fue Obama. Se acabó "la semana de Barack Obama". Con esa aliteración asonántica empieza LB la nueva mirando atrás, con el blog inundado de piropos y el teclado de lagrimones de despedida aeroportuaria. Hasta Gaspard se nos ha puesto romántico --a su manera, que es haciendo pinitos filosofocinematográficos-- intentando darle empaque intelectual a la publicidad del detergente Obama: el que lava la imagen de la América bushiana. Pero ya se sabe que si hay algo "no-escalable" es la publicidad de detergente y demás productos de limpieza. Obama es lo que es, el enésimo re-make del "American dream". El cine europeo es otra cosa... gracias a esa historia que no empezó ni acabó en Berlín.

PS: Gaspard, ¿"La imagen, esa fiel compañera tan incomprendida"? ¡Por favor! ¿Estás seguro de que esa cursilería no era para "el blog de al lado"? Y lo de Platón, Aristóteles, etc., un cero y para septiembre. Este verano, a estudiar Filosofía "!"

Sr. Bassets, la pregunta sigue siendo la misma desde que el morenito entró en competencia por la presidencia de los estates:¿será capáz de seducir a los americanos que votaron por Bush? Todos sabemos que pierde por mas diferencia que el blando ambientalista. Cuando Bush jr ganó sus primeras elecciones presidenciales lo hizo después de reconocer que no sabía nada de política exterior y confesar el uso de drogas en su juventud. Bill aguantó el "escándalo" de la secretaria y Mosley sigue siendo el presidente de la FIA... ja ja ja Obama me recuerda a Lewis Hamilton pero ninguno se parece Tiger Woods

Lo decía sin segundas intenciones, Miguel. Es un toque de atención retador, que busca respuesta, y rompe con la querencia por el discurso explícito de Bordieau.

Buñuel no me gusta mucho. No por aquello en lo que creyera (Pinter es una maravilla, Cela lo mismo), si no porque de niño me traumatizó lo del ojo. Aunque “El discreto encanto de la burguesía” me resultó graciosa. Yo creo que algo de ella debió de coger Veber para “Le Dîner de cons”. Aunque tiene un sobrino, Diego, periodista, que suele hacer documentales interesantes para CanalSat. Pero desde el “exilio de París” (me suena cercano) hizo de puente entre ultraístas y gente del 27, como Alexaindre, con su “Espadas como labios”.

Todos los aires azules.
No.
Todos los aguijones dulces que salen de las manos.
Todo ese afán de cerrar párpados de echar obscuridad o sueño
de soplar un olvido sobre las frentes cargadas
de convertirlo todo en un lienzo sin sonido.

Decían los ultraístas de Huidobro (que también anduvo por París) no a los discursos claros que luego Bordieau enarboló, así que se parecen a los disparos al sol de Belmondo que Obama escucharía en Bagdad.

a mi me gusta (o me gustaba) hasta "aller me faire foutre"
Miguel el McNamara de norteamericano no tiene ni el nombre.
A ver si se divierte una porque yo si sigue el serial a lo mejor me da por votar McCain.

Gaspard:quiero dejar claro que para mí(que no soy castrista) no es lo mismo Hitler que Castro.¡ Hasta ahí podíamos llegar!.
Otro día habrá para hablar con calma de Cine - o de cualquier otro arte -,hoy ya que tu lo has citado, dejémoslo en un emocionado recuerdo a Truffaut (director al que nadie podrá tachar de "peligroso izquierdista") que es una de mis debilidades.Otro de mis directores favoritos - bien distinto a Truffaut - es Buñuel. Estoy seguro de que Buñuel te gusta menos. De lo contrario es que no lo has entendido bien, como yo tu comentario de hoy.
Ah!, por si las moscas, me gusta el mar, la montaña, las ciudades y tantas cosas de la vida...

Sr. Mc.Namara: pensé que sería mejor no contestarle nada. Sólo le aclaro que conozco EEUU. Acabo de regresar de New York y Chicago(precisamente). Como casi siempre que voy me encontré gentes agradables y un País ( de Países) interesante por muchos conceptos. No critico a los americanos( norteamericanos)como usted me achaca. Disiento de algunos poderes: americanos y españoles.
Su comentario me ha sorprendido escuchando a Bach. Se lo recomiendo, es mucho mejor que "La carga de la brigada ligera" que debía estar escuchando ( o viendo, es película)usted.Eso aumenta la agresividad.

La imagen, esa fiel compañera tan incomprendida. Desde Platón en adelante, hemos confundido el continente con el contenido, creado utopías nacionales e internacionales. Aristóteles nos dio una pista: todo lo que parece ser no es realmente así. Las construcciones que han aprisionado a la Humanidad en la fantasía de que sabe más de lo que realmente es capaz de descubrir nos ha jugado malas pasadas.

Lo tiránicamente accidental, particular, único, individual, no se deja diluir en Mediocristán (Nassim Nicholas Taleb). Es espectacular, presto para el espectáculo extremo, Extremistán. En el capítulo “La anti-librería de Umberto Eco”, el eco-filósofo libanés distingue entre lo “no-escalable”, la audiencia de un artista de la ópera antes de la irrupción del gramófono, y lo “escalable”, la audiencia actual de un genio del arte o la política.

A diferencia de los gerifaltes modernos (Hitler o Castro), que suponen lo mismo para todos y están sujetos a la constante producción, el espectáculo posmoderno es rabiosamente reproducible a nivel individual y susceptible de espectaculares éxitos inesperados. No poder controlar y dictar a la audiencia lo que tiene que oír pone nervioso al sistema precedente.

La imagen de hoy se escurre entre las manos, se niega a ser captado y convenientemente conceptualizado. La era intelectual súper-individual ha triunfado, pero siguen las resistencias: dado que es negro, debe nacionalizar empresas privadas, desmarcarse de Israel y huir de Irak. Convencionalismo en días de arbitrariedad.

Los jóvenes del Tiergarten son los creyentes de la política concebida como la versión civil de la religión según Paul Veyne: “son como los best-sellers”. Puro espectáculo en el que el conjunto se disuelve en el anonimato individual, pero dinámico, creativo y sorprendente. Las cualidades quedan sinterizadas en la marca, el capital intelectual. Nada que ver con la misa dentro de la iglesia o el mitin cinematográfico del Nodo negro o rojo. Lo denunció en el 41 Waples en “Print, Radio and Film in a Democracy”, y Jean-Paul Belmondo lo despachaba con su gesto en “À bout de souffle”. La Nueva ola de imágenes entrecortada. Las cosas no son lo que parecen o deben parecer para que nos complazcan.

Y todo esto, ¿a cuenta de qué viene? Pues a que la semana fraccionada de la cara de Obama, vista mediante las pantallas de TV o Internet, desde Afganistán hasta Alemania, me recuerda a la imagen cinematográfica de Michel durante los minutos de travesía entre Marsella y París, captada, a través del cristal del coche, por las cámaras del capó.

Rostros que reflejan la opinión pública que Bordieau no alcanzó a ver, porque “lo que no está discursado no existe”. Y los discursos de Berlin o Philadelphia no tienen la categoría permanente y dependiente de lo “no-escalable”: son, simplemente, destellos de una estrella fugaz a lo Godard y Truffaut, que no se puede atrapar. La imagen, tan incomprendida. Aunque dejó un consejo: « Si vous n’aimez pas la mer, si vous n’aimez pas la montagne, si vous n’aimez pas la ville… allez vous faire foutre ! ». Que conste que lo dice él.

Leyendo las respuestas que aqui suscitan pense en rebatir todo el texto, sera el cansancio, las cervezas o el buen programa televisivo que viene que solo me siento motivado a comentar el primer parrafo:


Empezaré confesando que siento cierto empacho de Obama....

( me imagino que nunca te paras a pensar en el empacho que los demas sienten con tus comentarios..)

Parece que no hubiese en el mundo otras cuestiones candentes de política internacional que las relacionadas directamente con él...

( si las hay, y muchas, el problema es que tu vagancia no te anima a buscar mas noticias que comentar, o solo sea tu obsesion con Lluis Bassets que te impide expandir tu capacidad de comentario)

Ya sabemos que las elecciones en EEUU. nos conciernen a todos, aunque no votemos...

( y las de China, India, Francia, UK y Marruecos por nombrar algunos mas, aunque algunos de Uds en sus obcecados comentarios monotematicos solo pretendan centrar la atencion mundial en los USA)

Alguna alteración de la democracia debe significar eso....

( discrepo, no hay alteracion de la democracia, se vota en elecciones libres y abiertas, bastante mas libres y abiertas que las que los partidos mayoritarios de su pais ofrecen, por cierto)

Influyen en nuestra vida el número de abstencionistas o el voto de la América profunda Se abstienen por nosotros, vota por nosotros gente que ni sabe que existe nuestro país ....

( Seria interesante preguntar a a la poblacion "profunda" de su pais acerca de los USA, incluso me atreveria a preguntar a los no tan profundos, como ud, acerca de los USA, pero no se da esa opcion, lo importante es que nadie vota por uds, ningun americano, desgraciadamente, si asi fuese.. Permitame recordarlo, Uds no se habrian retirado de Irak al poco de haber ganado las elecciones el gobierno socialista, sin ningun voto americano creo recordar)


Sr Mora, Ud es tan provinciano como muchos de los americanos que tanto critica, tan encajonado en politica como la casilla izquierdista de la cual no parece salir.

Aproveche del euro fuerte y viaje un poco por los USA, vale la pena y aprendera muchisimo


Empezaré confesando que siento cierto empacho de Obama. Parece que no hubiese en el mundo otras cuestiones candentes de política internacional que las relacionadas directamente con él. Ya sabemos que las elecciones en EEUU. nos conciernen a todos, aunque no votemos. Alguna alteración de la democracia debe significar eso. Influyen en nuestra vida el número de abstencionistas o el voto de la América profunda. Se abstienen por nosotros, vota por nosotros gente que ni sabe que existe nuestro país.

En 1967 Guy Debord publicó “La sociedad del espectáculo”. Constató – y se anticipó – con lucidez a muchos aspectos de nuestra sociedad. Vivimos en esa sociedad de la imagen, de la imagen manipulada, deformada. Vendida por el – los – poderes. La democracia forma parte del espectáculo, el voto se condiciona. Algo es algo, nos dejan votar. Pero el poder político parece lejano, la capacidad de poder influir en él, remota. No es para alegrarse, no es para celebrarlo.

Sorprende – a pesar de todo – que Bassets llame a Obama “joven astro ascendente”, como si fuese una estrella del mundo del mundo del deporte o de la música. Doscientas mil personas acuden a su discurso del Tiegarten, muchas como si asistiesen a un recital de cualquier cantante célebre, mediático. No van a votar, no van a hacer un riguroso análisis de su discurso. Van a recibir impresiones, a asistir a un acto casi religioso. Bien está que ahora la “misa” la celebre Obama. Hace no tantos años, allí cerca, Hitler tenía su cancillería y allí mismo lo alababan cientos de miles de alemanes entusiastas. Obama está en las antípodas de Hitler y este pueblo alemán no se parece en nada a aquel. No pretendo hacer ningún tipo de comparación ¡ Dios me libre!. Al contrario, me preocupan las referencias de Bassets que puedan hacer comparables algunas liturgias: “ joven astro”, “comandante en jefe”, “líder que va a dirigir la guerra y liderar el mundo”.

“Comandante en jefe” siempre lo había oído atribuído a Fidel Castro, también me he acordado del líder cubano en la referencia baloncestística: Obama, encestando con acierto una canasta ante militares norteamericanos ( en algún libro, Semprum – o ¿era Juan Goytisolo? – hablaba de los partidos de baloncesto que jugaba Fidel y como le “ ponían” las canastas. Como a Franco los atunes). Y si Obama no encesta…¿iba a ser peor presidente?,¿menos respetado por los militares?. Siempre la imagen, el triunfo, el éxito. No en vano se insiste en lo de “fans” del candidato demócrata.

Ya sabemos que si se quiere presidir EEUU. no hay que enfadar a los israelíes, pero si se va a defender los intereses de Israel “ bajo cualquier circunstancia”, si, además, “ va a liderar la guerra” ( ¿ por cierto cual de las guerras en las que nos han metido?) y “liderar al mundo”…¿ habrá muchas cosas que separen a Obama de Mc. Cain?. Si las minorías económicas, el lobby israelí, la filosofía de fondo de los neo-cons van a seguir como una sombra vigilando los límites en que dejen maniobrar a Obama, ¿ para que sirve votar?, ¿ a qué queda reducida nuestra democracia?.

En el mismo sentido de perversión de la democracia va la frase de Bassets asegurando que Obama “ ha realizado la mejor campaña de relaciones públicas para la marca EEUU.” O “donde había manifestantes contra Bush, ahora hay fans de Obama. América vuelve a estar de moda”. Países como marcas conocidas, países de moda, incondicionales de estrellas mediáticas – insisto – en lugar de ciudadanos conscientes. Además el Sr. Bassets, en su pasión por Barack, habla ya como un norteamericano y habla de América como si el resto (de América) no existiese.

Empacho de Obama, entusiasmo por la política espectáculo, política del imperio y aceptación de su discurso, olvido de los problemas del resto del mundo, resignación ante el belicismo. Decepción, hoy, ante el comentario del blog.

Se ve que vivimos en mundo diferentes. Lean este op-ed del siempre admirado y liberal NYT

http://www.nytimes.com/2008/07/25/opinion/25brooks.html?_r=1&oref=slogin

Amigo Lluís, creo que yo debo ser uno de los pocos que intuiamos que Obama era más debíl para los republicanos que la Clinton.
Los estado más conservadores, alrededor del 69 %, les costaría más no votar a Clinton que no votar al negro de Obama, y eso las grandes empresas, lobbig que apoyan al candidato republicano lo saben perfectamente, por eso han guardado silencio e incluso la prensa pro-republicana a apoyado a Obama,durante la pelea por la candidatura demócrata.
No nos engañemos, es mas facíl que entre una mujer en la Casa Blanca que un negro con raíces africanas. Los petroleros, los vaqueros y los grandes empresarios del medio oeste,no lo consideran de los suyos ni su representante para el mundo.
La imagen de america que aportan los seriales o telefilmes de la televisión es solo una parte minoritaria de los EE.UU.
Saludos.

Desde luego, menudo amor que ha suscitado entre los periodistas europeos! O será interés? Vaya usted a saber... Lo que me gustaría saber a mí, y mira que con lo buenos que son estos periodistas europeos ya se lo podrían haber preguntado, y puesto en primera, es, por ejemplo, que piensa hacer para remediar la crisis económica. Me parece eso más importante que todas las cosas tan bonitas que están contando. Más, incluso, que lo del artículo de McCain o que la presión que un lobby israelí le haga a los presidenciables/presidentes. Pero será que lo tiene tan claro ya todo que ni le preguntan, ni lo ponen. Nosotros lo que tenemos que hacer es estar tranquilos y seguir aguantando, que lo tienen controlado. Uf, que alivio!

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

TrackBack

URL del Trackback para esta entrada:
https://www.typepad.com/services/trackback/6a00d8341bfb1653ef00e553bcf96b8833

Listed below are links to weblogs that reference La semana de Barack Obama:

Sobre el autor

es periodista. Director adjunto y columnista de EL PAÍS. Tiene a su cargo la edición de Cataluña.

Eskup

Archivo

diciembre 2016

Lun. Mar. Mie. Jue. Vie. Sáb. Dom.
      1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31  

Mis libros

Cinc minuts abans de decidir

Cinc minuts abans de decidir

Enmig del vendaval independentista

Un llibre que explica, qüestiona i contextualitza com s’ha esdevingut, setmana a setmana, el canvi radical que els darrers quatre anys ha sotragat Catalunya. Des d’abans de la sentència del Tribunal Constitucional, fins avui, quan l’independentisme és en primer pla del debat polític i social.

L'any de la revolució

L'any de la revolució

Com els àrabs estan enderrocant els seus tirans

Crònica, anàlisi i atlas de les revoltes de la dignitat, que van conmocionar al món àrab durant 2011, amb referències i comentaris a tots els països on els joves van aixecar-se en protesta contra l'autoritarisme i les dictadures. Amb un nou epíleg per l'edició catalana.

El último que apague la luz

El último que apague la luz

Sobre la extinción del periodismo

Una reflexión sobre los últimos años de la industria de la prensa escrita, las dificultades para seguir haciendo periodismo de calidad y la indisoluble relación entre periodismo y democracia.

El año de la Revolución

El año de la Revolución

Cómo los árabes están derrocando a sus tiranos

Balance, atlas político y análisis de las causas de las revueltas de 2011, que han derrocado a cuatro dictadores, encendido enfrentamientos civiles y provocado reformas y convulsiones políticas en la entera geografía árabe.

¿AUN PODEMOS ENTENDERNOS?

¿Aun podemos entendernos?

Conversaciones sobre Cataluña, España y Europa
REIVINDICACION DE LA POLÍTICA

Reivindicación de la política

Veinte años de relaciones internacionales
La oca del señor Bush

La oca del señor Bush

Como la Casa Blanca ha destruido el orden internacional

Nube de tags

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal