Lluis Bassets

El GAL de las Azores

Por: | 28 de agosto de 2008

Habrá que regresar a los escenarios del crimen, repasar una y otra vez las declaraciones, escudriñar cada una de las frases para analizarlas a la luz de los nuevos hechos. En los mismos días en que el Parlamento Europeo aprobaba su investigación sobre los vuelos secretos de la CIA para el transporte ilegal de prisioneros, más conocido como Informe Fava (1), se conoció el intenso trajín de policías, espías y funcionarios españoles en la base militar norteamericana de Guantánamo, desde pocos meses después de la creación de la prisión en enero de 2002. Hasta ahora, se había documentado la utilización de territorio español para el transporte ilegal de prisioneros en manos de los estadounidenses, en un tráfico que incluye a Guantánamo pero conduce también a otros campos de detención en terceros países. Pero la nueva oleada de datos permite ya concluir que Estados Unidos ofreció a sus aliados la posibilidad de interrogar y extraer información de sus detenidos ilegales y que un buen número de ellos lo aceptaron.

Vayamos por un momento a uno de los puntos álgidos de esta historia, la cena de Bruselas en la que Condoleezza Rice propuso a los ministros de Exteriores europeos "enfrentarse con el gorila de 800 libras" (320 kilogramos), es decir, con el asunto maloliente de la lucha ilegal contra el terrorismo. La secretaria de Estado enunció ante sus colegas cuatro reglas o principios, utilizando a la vez una poderosa técnica de restricción mental:

1. EE UU se atiene a la ley y no ordena a sus ciudadanos que actúen fuera de la legislación americana o de las obligaciones internacionales. (No significa que no permita e incluso organice que lo hagan otros fuera de Estados Unidos, en limbos legales como Guantánamo o prisiones de terceros países. Tampoco que la ley americana no tenga una laxa interpretación bajo la óptica de la autorización al presidente para utilizar todos los medios a su alcance en la guerra contra el terror, hasta el punto de permitir el secuestro y la detención ilegal, legalizar la tortura o las escuchas sin control judicial).

2. EE UU tiene "la responsabilidad moral y la obligación de no convalidar la tortura", en la que no va a comprometerse ningún americano, dentro o fuera de EE UU. (Otros, no americanos, serán quienes la practiquen y cuando sean funcionarios americanos lo harán siguiendo unas peculiares y durísimas reglas de interrogatorio que los juristas de la Casa Blanca consideran que no pueden definirse como tortura, en contra del criterio de todas las organizaciones internacionales).

3. La inteligencia es secreta por naturaleza, por lo que no cabe seguir hablando de esta cuestión. (Este argumento extiende un velo argumental, de forma que permite ocultar todo lo que convenga a los aliados que lo convalidan. Condoleezza Rice lo explicó con enorme precisión en una declaración leída antes de viajar a Europa: "Algunos Gobiernos han querido cooperar con EE UU en inteligencia, endurecimiento de la ley y asuntos militares. Es una cooperación de doble vía. Compartimos inteligencia que ha ayudado a proteger a los países europeos de ataques, ayudando a salvar vidas europeas. Es cuestión de estos Gobiernos y sus ciudadanos decidir si desean trabajar con nosotros para prevenir estos ataques terroristas contra sus países u otros y decidir qué información sensible hay que dar al público".

4. Las convenciones de Ginebra sobre prisioneros de guerra, que cubren y protegen a los combatientes regulares, no lo hacen con los combatientes ilegales, que no pertenecen a ningún Estado (stateless les llama), aunque el presidente Bush ha pedido que también se les apliquen.

Antes de la foto de las Azores, en la que se declaró una guerra preventiva, sin autorización de organización internacional alguna, George Bush recabó y obtuvo un amplio consenso en su guerra global contra el terror declarada tras el 11-S, en la que tampoco iban a respetarse las reglas de la guerra utilizadas hasta entonces. Los servicios secretos de los países aliados fueron presumiblemente invitados a participar activamente en ella, cubiertos por el velo de silencio que los caracteriza. Y muchos países, incluso algunos de los que luego no participaron en la guerra, estuvieron ya en esa foto invisible de unas Azores sumergidas en las cloacas del Estado de derecho. Ahora no hay más remedio que arrojar toda la luz sobre tanta infamia.

1.- Carlo Fava es el eurodiputado socialista italiano que actuó como ponente de la comisión de investigación del Parlamento Europeo sobre los vuelos secretos de transporte de sospechosos de terrorismo por parte de la CIA a través de aeropuertos españoles y con destino en algunos casos a instalaciones también europeas.

Hay 5 Comentarios

ECO, ya se que pensará que soy una progre, es una justificación pueril de los fachas, pero su comentario me parece patético. ¿Cuantos países del mundo no han respectado con sus acciones las Convenciones de Ginebra y demás legalidad internacional, y han cometiendo inaceptables, violentos y dramáticos abusos?. Merecen todos ellos ser invadidos, se invadirá EE.UU. a sí mismo? Invadirá también a Israel? a Rusia? Por favor!!!!!!!!

Sr.Bassets.¿Ha leido usted el libro de estilo del Pais?¿Como puede usted ser tan extremadamente demagogo y seguir siendo periodista?.
Probablemente usted aun no se ha enterado,pero los GAL fueron un cimen de estado 28 nada menos.Organisado,inanciado,permitido por su muy querido gobierno "progresista",que no solo se permitio matar,sino que su ministro del interior,su secretario de seguridad,su presidente del banco de España,su directo de la guaardia civil "ROBO EL DINERO DE LOS HUERFANOS",han sidojuzgados y condendos.
Pero seguamente usted ni siquiera lee los periodicos.El expresidente Gonzalez dice que se entero "leyendo los periodicos".
¿Como es posible que no les caiga la cara de verguenza?.
Si usted tuviese dignidad se marcharia a su casa avergonzado.
Ya se que pensara que so un facha,es una justificación pueril de los progres,le dire que simplemente soy un ciudadano avergonzado del comportamiento de un periodico que yo creia objetivo,liberal,progresista.
Muchas gracias por su tiempo

No intentemos manipular a la opinión publica distorsionando y contaminando hechos del pasado, en las Azores no hubo ningún GAL, las decisiones que allí acordaron mandatarios internacionales fueron justas y necesarias reacciones contra enemigos que previamente no habían respectado con sus acciones las Convenciones de Ginebra y demás legalidad internacional, cometiendo inaceptables, violentos y dramáticos abusos.

ay! tierra!, no es Colón, qué fuerte, el Gal de las Azores, como en la segunda Guerra Mundial, m! se aprovecharon de esas islas Inglaterra y USA ara su beneficio... m
no puedo leer todo lo que leyço Einstein,

Zeus, castigó a Apolo, dicen los griegos que era hijo de Palestina,m! y de Gran Bretaña... debe ser eso... Israel... y la ..
no puedoleer todo lo que leyó Einstein.
pero para eso están los griegos... dicen que era hijo del viento del norte

qué fuerte, cuentan los griegos que las pilas fúnebres ( Azores) fueron puestas de tal manera que en la muerte no pudieran mirarse de reojo durante su cremación ( puede haber más belleza que esa , al expresarlo... para que no se miraran de reojo en la pila fúnebre, tierra! qué belleza)

cómo lo hace para decirlo ...en un título...
el barco .. las Azores fueron los GAl, qué bello!es dejusticia decir que se aprovecharon de la guerra sucia pues no consiguieron El estado de excepción
pero qué bello!

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

TrackBack

URL del Trackback para esta entrada:
https://www.typepad.com/services/trackback/6a00d8341bfb1653ef00e553efa0e28834

Listed below are links to weblogs that reference El GAL de las Azores:

Sobre el autor

es periodista. Director adjunto y columnista de EL PAÍS. Tiene a su cargo la edición de Cataluña.

Eskup

Archivo

diciembre 2016

Lun. Mar. Mie. Jue. Vie. Sáb. Dom.
      1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31  

Mis libros

Cinc minuts abans de decidir

Cinc minuts abans de decidir

Enmig del vendaval independentista

Un llibre que explica, qüestiona i contextualitza com s’ha esdevingut, setmana a setmana, el canvi radical que els darrers quatre anys ha sotragat Catalunya. Des d’abans de la sentència del Tribunal Constitucional, fins avui, quan l’independentisme és en primer pla del debat polític i social.

L'any de la revolució

L'any de la revolució

Com els àrabs estan enderrocant els seus tirans

Crònica, anàlisi i atlas de les revoltes de la dignitat, que van conmocionar al món àrab durant 2011, amb referències i comentaris a tots els països on els joves van aixecar-se en protesta contra l'autoritarisme i les dictadures. Amb un nou epíleg per l'edició catalana.

El último que apague la luz

El último que apague la luz

Sobre la extinción del periodismo

Una reflexión sobre los últimos años de la industria de la prensa escrita, las dificultades para seguir haciendo periodismo de calidad y la indisoluble relación entre periodismo y democracia.

El año de la Revolución

El año de la Revolución

Cómo los árabes están derrocando a sus tiranos

Balance, atlas político y análisis de las causas de las revueltas de 2011, que han derrocado a cuatro dictadores, encendido enfrentamientos civiles y provocado reformas y convulsiones políticas en la entera geografía árabe.

¿AUN PODEMOS ENTENDERNOS?

¿Aun podemos entendernos?

Conversaciones sobre Cataluña, España y Europa
REIVINDICACION DE LA POLÍTICA

Reivindicación de la política

Veinte años de relaciones internacionales
La oca del señor Bush

La oca del señor Bush

Como la Casa Blanca ha destruido el orden internacional

Nube de tags

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal