Lluis Bassets

Flor de estercolero

Por: | 26 de agosto de 2008

Entre las numerosas virtudes de George W. Bush se encuentra su sentido del humor. Nadie se lo discute, ni siquiera sus contrincantes. Practica además la ironía decente, que es la que se ensaña consigo mismo o con los suyos tanto o más que con los otros. Su consejero áulico Karl Rove, responsable de todas sus victorias en Tejas y en Washington y también de su enorme derrota en las elecciones intermediarias de 2006, la ha sufrido en propia piel. El presidente suele hablar de Rove como del Niño Prodigio, pero le tiene reservado otro apodo algo más cruel, Flor de Estercolero (Turd Blossom), que no deja en buen lugar a nadie, ni a Rove ni al Partido Republicano, donde florecen tales pimpollos.

Este personaje fue el gran derrotado del supermartes (1). Más que el presidente, que tenía en aquel momento dos años por delante para intentar terminar el segundo mandato de buenas maneras y hacerlo ejercitándose en el arte de la política bipartidaria, un tipo de práctica muy bien vista en Estados Unidos y en cualquier sitio cuando no se goza de mayoría suficiente. Ciertamente fueron muchos los descalabrados en aquella jornada gloriosa para los demócratas: el Partido Republicano, el presidente, Donald Rumsfeld y sobre todo los neocons, que fueron los reyezuelos de la Casa Blanca en los últimos seis años. Muchas de las ideas y de las teorías políticas aplicadas en el tsunami conservador de los últimos años llegaron tocadas a las elecciones e hicieron aguas en los siguientes meses. La teoría de la acción bélica preventiva, el unilateralismo, las definiciones laxas de la tortura, la eliminación de los derechos de los detenidos, las escuchas telefónicas sin control judicial, la supremacía del poder presidencial sobre el judicial y el legislativo, el Gran Oriente Próximo, la democratización a cañonazos o la propia concepción de una guerra global contra el terror, que se libra en todo el mundo frente a un enemigo difuso y por tiempo indefinido, y tantos otros trastos que el supermartes recogió y tiró al carro de la basura, para que su transporte en los siguientes meses por un Congreso demócrata, y quién sabe si también por el Senado, al lugar donde surgen esas flores excepcionales.

Pero el artefacto que aquel día se quebró de forma más ruidosa fue la varita mágica de Karl Rove, la teoría electoral con la que Flor de Estercolero consiguió la mayor época de éxito del Partido Republicano, que hizo soñar a algunos con enmendar la historia de Estados Unidos y de sus logros sociales desde los tiempos del New Deal del presidente Roosevelt. A la sabiduría convencional que atribuye la victoria a quien ocupa el centro político, Rove opuso la idea osada de que se vence ocupando el propio territorio mediante el endurecimiento de las propias ideas, y si hace falta incluso mediante actitudes extremistas. Hasta ayer la realidad había confirmado a Rove. Ahora su teoría ha sido falsada, según el concepto de Karl Popper sobre la comprobación de las hipótesis científicas mediante su contrastación sucesiva con los hechos. La falsación de una teoría significa que la damos por cierta mientras no se demuestre lo contrario, que es lo que ocurrió en este supermartes del que muchos, y no sólo en el Partido Republicano, deberían tomar nota.

Ha terminado la revolución conservadora que empezó en 1994 con la mayoría republicana en el Congreso. Ha terminado también el momento neocon, que empezó con la oportunidad que abrió el 11-S a este grupo de aventureros intelectuales para que pusieran en práctica sus extravagantes teorías, con los resultados que se ha visto. Ya han dicho algunos neocons que deberán pasar muchos años antes de que alguien intente aplicar de nuevo ideas tan descabelladas, incluyendo la renuncia al centro político. Pero tienen razón los republicanos cuando señalan que los demócratas tampoco tienen una política alternativa para Irak. Es Estados Unidos quien no sabe qué hacer con Irak ni tiene ideas sólidas sobre su papel en el mundo. Europa debiera tenerlo en cuenta, pues se abre una oportunidad durante los próximos años para estrechar las relaciones transatlánticas sobre unas bases realistas y a la vez más acordes con la visión que tienen los liberales americanos y casi todos los europeos de los derechos humanos y de las libertades.

1.- Las elecciones intermediarias de 2006 se celebraron el día 7 de noviembre, el primer martes después del primer lunes de noviembre, al igual que la elección presidencial, y en ellas se renovaron todos los escaños de la Cámara de Representantes, un tercio del Senado y 36 gobernadores. El Partido Demócrata obtuvo la mayoría en las dos cámaras y la mayoría de los gobiernos estatales.

Hay 9 Comentarios

No hay por qué acabar con los matices: las embarcaciones "hacen agua" y las personas "hacemos aguas" o "hacemos agua" en sentido figurado. Que son expresiones ya lo sé, pero hay que saber distinguir una de otra, y, eso, en periodismo, es lo raro. Lo normal es el qué más da.

"(...) llegaron tocadas a las elecciones e hicieron aguas en los siguientes meses." ¿Hicieron aguas? ¿De verdad? ¿Orinaron?

Publicado por: Pablo Aparicio Durán | 26/08/2008 19:52:06

... m?, no Aparicio, hacer aguas... significa que naufragaron...
es una expresión española,,, me costó entenderla, en mí país significa otra cosa, pero como Nancy,,,, llego a entender lo que significa en España... ener la mosca detras, de la oreja ( Ramón Sender>)

m

significa naufragar... y eso es Bush

te eentiendo es difícil si empiezas ahora con el español

es como preguntarse que beben en el Norte de Inglaterra, especialmente cuando lo pregunta el Sur...ok!

"(...) llegaron tocadas a las elecciones e hicieron aguas en los siguientes meses." ¿Hicieron aguas? ¿De verdad? ¿Orinaron?

Pienso que agrandar, profundizar en la democracia, es la mejor forma de alcanzar el sistema al que aspiro. Debo ser un socialdemócrata. Desde luego un socialdemócrata radical (suponiendo que no sea una contradicción en sí mismo). El sistema soviético, cubano o chino donde, es sabido por todos, no gobernada – ni gobierna – la clase trabajadora sino una Nomenklatura que usurpa el poder en su nombre, no puede ser el modelo. Dudo mucho que lo sea esta democracia burguesa que nos hemos dado. Nos limitamos a votar cada cierto número de años, normalmente por sólo dos opciones que no difieren tanto entre sí. Aquí y en E.U. ¿qué cambia en el fondo?: poco.

No sé en que jardín, en ningún estercolero, ha encontrado Obama esta flor de Vicepresidente: partidario de la guerra de Irak, Afganistán…, deseoso de aplicar la pena de muerte a más delitos. Si pudiésemos votar los súbditos periféricos en el centro donde se deciden nuestras vidas, votaría a Obama, claro, aunque me preocupe que Biden haya sido elegido como contrapeso (blanco, católico, muy conservador). Mc. Cain podría ahora elegir a una mujer, para llevarse el voto de la Sra. Clinton, yo propondría a Sharon Stone (mujer-mujer, independiente y guapa). En estos términos superficiales se juegan las elecciones, el espectáculo de las convenciones se convierte en el sustituto de las ideas. Una frase, un desliz, una infidelidad puede dar al traste con toda una carrera política.

Ya sé que tenemos prensa libre (en manos de grupos de presión que nos manipulan, sobre-informan,o desinforman que viene siendo lo mismo)y no un periódico único como en Cuba, ni nos censuran Internet como en China, pero somos controlados por métodos más sutiles, nuestros “lavados de cerebro” han conseguido, además, que estemos satisfechos,solo pendientes de distraernos consumiendo. “Jodidos pero contentos” si se me permite la expresión. La manera más estúpida e inocua de ser ciudadanos, la que menos daño hace al poder.


m, perdón ("son"), en el texto anterior,a en dos idiomas, cstellano e inglés, es por economizar palabras.. son

alguien me dijo (son) los neocons, los nuevos consrvadores del fscismo que no dudan en decir: la guerra se equivocó, no Hitler.
( y es cierto, eso me lo dijeron)

El doble rasero es una técnica perfeccionada con gran maestría por muchos. “No sé qué tiene que ver con nosotros”, le tranquilizaba uno a un amigo, a pesar de sostener al agente que perpetraba aquello que nada tenía que ver con ellos y, en cambio, llamar fascistas a sus opositores. En el frío invierno de 2003 salieron millones de europeos a protestar sabiamente contra la guerra de Irak. Ninguno de ellos ha salido para defender a Georgia en pleno verano, con agradable temperatura en la calle. ¿Por qué? ¿Les preocupaba la suerte del pueblo iraquí? No mucho más que los motivos o la suerte de Putin, convertido en el Rove ruso, y la marioneta del Kremlin. Era el Eje de las Azores lo que los conmovió. Ahora que pierden a Rove, el que movía los labios de Bush desde las alturas (la dificultad de la maniobra explica las digresiones presidenciales conocidas como bushismos), con quien vivían tan bien, se acaba el chollo. El cinismo del que hacía ayer gala entrevistado en Fox News sólo se encuentra en el extremo contrario de los “no sé qué tiene que ver con nosotros”.

Hubo una vez un De Gaulle dijo que “la URSS es, más que nunca, una potencia necesaria”. Uno de los puentes más bellos, no muy lejos de la antigua residencia oficial del general, lleva el nombre, en honor de la futura Entente Cordial, del Alejandro III que puso fin a la oleada reformadora de su padre, quien había terminado con la servidumbre cultivada por la Catalina la Grande reverenciada por Voltaire. Francia ha tenido siempre una extraña querencia por la Rusia autocrática, dijo acertadamente Glucksmann en un documental sobre Anna Politkóvskaya. Chirac recibió, junto a Schroeder y ZP, a Putin bajo las arañas del Elíseo. “Cuestiones internas”, dijeron los del Eje de la Paz acerca de Chechenia. Doble rasero, aplaudido por los manifestantes que tanto quisieron y amaron a Chirac desde 2003. Ahora Sarko y Kouchner son los culpables. No todos tienen una Prostituta de la República para dar brillo, aunque no abandonan del todo la cobardía del Hombre de Estado que se oponía a la reunificación alemana para no molestar a Rusia, cuando en realidad quería que su país fuera el principal cliente de la Rusia post-soviética en Europa Occidental. Se le olvidó el motivo de su posición, al igual que la familia secreta. Brzezinski y Hoolbroke, en su respuesta como proches de Obama a la invasión rusa, despejan dudas.

P.S.: Alejandro, otra de las verdades de la verdad es que no importa quién la diga. El problema no la tiene la verdad, sino quienes no quieren aceptarla. Pero lo más interesante lo dice Keating al referirse al Eje de las Azores.

"Pero tienen razón los republicanos cuando señalan que los demócratas tampoco tienen una política alternativa para Irak. Es Estados Unidos quien no sabe qué hacer con Irak ni tiene ideas sólidas sobre su papel en el mundo. Europa debiera tenerlo en cuenta,..."
¿de qué Europa se habla aquí? ¿la presidida por Sarkozy? Con un ministro de Exteriores tan flamante como Kourchner, y ni el uno ni el otro pensaron que EEUU no tendría ideas y Putin sí.
Berlusconi?, Brwon ayudados por Polonia, Georgia, Eslovaquia, R. Checa, Bulgaria, Rumania, etc hasta Ukrania que se prepara a entrar en la OTAN.
Me temo que la decisión ya no pertenece a EEUU y aun menos a Europa.
Con cerrar la llave del gas.

George W. Bush es un dechado de virtudes que practica la ironía decente. Uno de los últimos ejemplos de esa práctica son sus declaraciones a raíz del conflicto en Georgia: “Parece que existe un intento de deponer al gobierno electo de Georgia. Rusia ha invadido un estado vecino soberano y amenaza al gobierno elegido por su pueblo. Dichas acciones son inaceptables en el siglo XXI”. Ah! Y de la misma manera que sus oponentes no discuten su sentido del humor, tampoco han discutido estas últimas declaraciones.

"La teoría de la acción bélica preventiva, el unilateralismo, las definiciones laxas de la tortura, la eliminación de los derechos de los detenidos, las escuchas telefónicas sin control judicial, la supremacía del poder presidencial sobre el judicial y el legislativo, el Gran Oriente Próximo, la democratización a cañonazos o la propia concepción de una guerra global contra el terror, que se libra en todo el mundo" son simples trastos, trastos sin importancia que se tiran a la basura.

Doublethink en estado puro.

A Rove también se le conocía como Bush´s brains así que totalmente de acuerdo con su otro apodo Turd Blossom.

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

TrackBack

URL del Trackback para esta entrada:
https://www.typepad.com/services/trackback/6a00d8341bfb1653ef00e553ef9d428834

Listed below are links to weblogs that reference Flor de estercolero:

Sobre el autor

es periodista. Director adjunto y columnista de EL PAÍS. Tiene a su cargo la edición de Cataluña.

Eskup

Archivo

diciembre 2016

Lun. Mar. Mie. Jue. Vie. Sáb. Dom.
      1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31  

Mis libros

Cinc minuts abans de decidir

Cinc minuts abans de decidir

Enmig del vendaval independentista

Un llibre que explica, qüestiona i contextualitza com s’ha esdevingut, setmana a setmana, el canvi radical que els darrers quatre anys ha sotragat Catalunya. Des d’abans de la sentència del Tribunal Constitucional, fins avui, quan l’independentisme és en primer pla del debat polític i social.

L'any de la revolució

L'any de la revolució

Com els àrabs estan enderrocant els seus tirans

Crònica, anàlisi i atlas de les revoltes de la dignitat, que van conmocionar al món àrab durant 2011, amb referències i comentaris a tots els països on els joves van aixecar-se en protesta contra l'autoritarisme i les dictadures. Amb un nou epíleg per l'edició catalana.

El último que apague la luz

El último que apague la luz

Sobre la extinción del periodismo

Una reflexión sobre los últimos años de la industria de la prensa escrita, las dificultades para seguir haciendo periodismo de calidad y la indisoluble relación entre periodismo y democracia.

El año de la Revolución

El año de la Revolución

Cómo los árabes están derrocando a sus tiranos

Balance, atlas político y análisis de las causas de las revueltas de 2011, que han derrocado a cuatro dictadores, encendido enfrentamientos civiles y provocado reformas y convulsiones políticas en la entera geografía árabe.

¿AUN PODEMOS ENTENDERNOS?

¿Aun podemos entendernos?

Conversaciones sobre Cataluña, España y Europa
REIVINDICACION DE LA POLÍTICA

Reivindicación de la política

Veinte años de relaciones internacionales
La oca del señor Bush

La oca del señor Bush

Como la Casa Blanca ha destruido el orden internacional

Nube de tags

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal