Lluis Bassets

Genealogía de la tortura

Por: | 27 de abril de 2009

A pesar de Bush, el presidente que quiso legalizar la tortura, ésta tiene pocas raíces en la tradición penal norteamericana. De ahí las curiosas argumentaciones que vemos esos días sobre los orígenes de determinadas técnicas para arrancar confesiones, que el grueso de los neocons se empeñan en considerar como meros interrogatorios especiales, diseñados para tratar con los terroristas más peligrosos. Según estas teorías, los tormentos que se aplican para sonsacar la verdad a los sospechosos de terrorismo se inspiraron en los utilizados por los interrogadores comunistas chinos con los prisioneros americanos durante la guerra de Corea. A partir de estas experiencias, el ejército norteamericano incorporó, al parecer, un entrenamiento destinado a preparar a los soldados a superar estas torturas sin proporcionar información al enemigo, los llamados SERE (Survival, Evasion, Resistence, Escape programe).

Es realmente increíble que alguien pueda sostener sin ruborizarse que insultar a los prisioneros, someterlos al waterboarding (ahogamiento a intervalos por agua), obligarles a permanecer desnudos, mantenerles en posiciones forzadas e incómodas durante largo tiempo, el aislamiento prolongado, la privación de sueño, la humillación sexual y los ejercicios exhaustivos, no son formas de tortura. Todo esto es lo que se les hace a los soldados, marines en concreto, que siguen este tipo de entrenamiento SERE. El objetivo es incrementar su resistencia, sobre todo física; pero no es lo mismo aplicar estos tormentos repugnantes a los propios soldados que hacerlo con un enemigo al que se quiere extraer información. Siendo un atentado contra la dignidad y los derechos de las personas en los dos casos, en el segundo es mucho más grave, pues quien los sufre desconoce cuáles son los límites hasta dónde puede llegar el interrogatorio y se halla totalmente a merced de sus interrogadores. A la hora de defender la legalidad de estos tormentos, Donald Rumsfeld, secretario de defensa con Bush, llegó a decir que no se entendería que los terroristas recibieran un trato mejor que el que se les da a los marines norteamericanos en los entrenamientos.

Ésta no es la única teoría acerca de los orígenes de la tortura, ni la única que se inspira en la teoría del mimetismo norteamericano. Respecto al waterboarding, tormento consistente en ahogar al prisionero tirando agua sobre su rostro tapado con una toalla o dentro de la boca con un embudo, se ha documentado que el ejército norteamericano lo aprendió en Filipinas hace cien años, donde era utilizado por los españoles desde los tiempos de la Inquisición. En todas estas especulaciones, que contienen sin lugar a dudas algún fundamento, hay una especie de tópico subyacente: que de la nación excepcional que es Estados Unidos no puede salir algo intrínsecamente perverso, lo que no es el caso del negro imperio español o del siniestro mundo comunista. El mal originado primero en el mayor enemigo del siglo XIX y luego en el del siglo XX se habría colado así en el imperio del bien, por el mimetismo suscitado al entrar en contacto para combatirlo.

Este cuento maniqueo, implícito en algunas explicaciones que se han oído estos días, tiene la ventaja de que también vale para nuestros tiempos: el deslizamiento de los Bush y sus neocons se explicaría así por la contaminación del terrorismo de Al Qaeda. De ahí que sólo hay una forma actualmente para disociar claramente la tradición penal norteamericana de la legalización de las torturas, y ésta es que ahora, después de su tajante prohibición presidencial, quienes intentaron legalizarla, ordenaron su aplicación y la pusieron en práctica sean sometidos a la acción de la justicia.

Obama parece estar dispuesto a dejar el camino expedito para que así suceda, aunque no quiere manifestar entusiasmo alguno y desea excluir de las responsabilidades a los agentes que realizaron los interrogatorios, para centrar la petición de responsabilidades a los políticos que dieron las órdenes y a los juristas que firmaron dictámenes autorizándolas como legales. Su posición, más pragmática que ideológica, se debe a conveniencias políticas: no quiere enemistarse con la CIA ni aparecer como el inquisidor que armó una causa general contra Bush. Pero no lo tiene fácil: incluso los torturadores saben que no pueden acogerse a la obediencia debida, concepto excluido como eximente en la tradición jurídica que empezó en Nuremberg, y que su única defensa sólida se centra precisamente en argumentar, por increíble que parezca, que todos estos tormentos son técnicas perfectamente normales y legales, de forma que a un interrogador no puede pasarle por la cabeza que está realizando una acción execrable y prohibida por la legislación norteamericana e internacional.

El debate perverso sobre los límites de la tortura, que empezó precisamente cuando Bush declaró la Guerra Global contra el Terror, todavía no ha terminado y va a magnetizar de nuevo la vida política de Washington, en este caso para desmontar la construcción heredada y arrancar esas raíces que ya han prendido en la tradición jurídica norteamericana.

Hay 5 Comentarios

Decir que la tortura "tiene pocas raíces en la tradición penal norteamericana" es una afirmación que, sinceramente, no avala ni siquiera wikipedia:

http://en.wikipedia.org/wiki/Torture_and_the_United_States

Lo que es loable, digno, impresionante, es que esta administracion de Obama en menos de tres meses ha dado un cambio radical, ha desclasificado informes, ha abierto la posibilidad de enjuiciar a altos cargos y esta evitando politizar la situacion al maximo. Algo que en nuestro pais no hubiese podido ocurrir ni por asomo.
Eso si que es un ejemplo de democracia y de sus elementos funcionando bien.
Cuando Gonzales, Rice o Rumsfeld se vean en el banquillo no se lo van a creer..
Al tiempo.

Como bien apunta Alez y como también ha dicho en su declaración solicitando un fiscal independiente para la investigación sobre la tortura el Center for Constitutional Rights (http://ccrjustice.org/newsroom/press-releases/ccr-calls-attorney-general-appoint-special-prosecutor-entire-torture-team) : “él [Obama] ya no puede repetir sus pretextos sobre como debemos mirar hacia el futuro y no al pasado. Los escalofriantes detalles en los memos sobre tortura no tienen discusión: tenemos las pruebas, esconderlas bajo la alfombra crearía un sistema en el que cada gobierno puede cometer cualquier crimen que elija con completa seguridad sabiendo que nunca deberá asumir responsabilidades.”

Para quien le pueda interesar, este es el enlace al informe desclasificado emitido ahora, aunque lleva terminado desde noviembre 2008, por el Senate Armed Services Committee sobre el tratamiento de detenidos bajo custodia de los EE.UU.
http://armed-services.senate.gov/Publications/Detainee%20Report%20Final_April%2022%202009.pdf

Tormento suene un poco más suave que "tortura", pero en todo caso el resultado y los procedimientos son los mismos.
Lo que no comparto en absoluto, es la idea, de que , los servicios estadounidenses se inspiraron en los Chinos,Españoles,Filipinos u otros torturadores para implementar sus lineas maestras de tortura, ni tan siquiera el "waterboarding".
Parte de lo que ahora se está publicando en los medios y muchísimo más ya ha quedado bién documentado por grandes historiadores y periodistas que están libres de prejuicios, el problema era que, no tenian cabida en los medios "controlados"......lease Seymour M.Hersh,por ejemplo.
Eso tampoco quiere decir que Obama pueda poner fin a éstas prácticas......hay miles de desaparecidos en las cárceles negras de "rendition" a lo largo y ancho del Planeta y nadie se molesta en investigar y establecer el paradero de esas personas.
Un saludo......Manuel

Significa esto que para Obama es más importante quedar bien "Su posición, más pragmática que ideológica, se debe a conveniencias políticas: no quiere enemistarse con la CIA ni aparecer como el inquisidor que armó una causa general contra Bush." Después, vendrá otro presidente que hará también una investigación a medias sobre lo que Obama haga. Y así, cubriéndose unos a otros en la medida en que eso les permita sacar partido. Y los periodistas aplauden y admiran a tales gobernantes. Como para preguntarse luego por qué estarán en crisis...

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

TrackBack

URL del Trackback para esta entrada:
https://www.typepad.com/services/trackback/6a00d8341bfb1653ef01156f5d00c0970c

Listed below are links to weblogs that reference Genealogía de la tortura:

Sobre el autor

es periodista. Director adjunto y columnista de EL PAÍS. Tiene a su cargo la edición de Cataluña.

Eskup

Archivo

diciembre 2016

Lun. Mar. Mie. Jue. Vie. Sáb. Dom.
      1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31  

Mis libros

Cinc minuts abans de decidir

Cinc minuts abans de decidir

Enmig del vendaval independentista

Un llibre que explica, qüestiona i contextualitza com s’ha esdevingut, setmana a setmana, el canvi radical que els darrers quatre anys ha sotragat Catalunya. Des d’abans de la sentència del Tribunal Constitucional, fins avui, quan l’independentisme és en primer pla del debat polític i social.

L'any de la revolució

L'any de la revolució

Com els àrabs estan enderrocant els seus tirans

Crònica, anàlisi i atlas de les revoltes de la dignitat, que van conmocionar al món àrab durant 2011, amb referències i comentaris a tots els països on els joves van aixecar-se en protesta contra l'autoritarisme i les dictadures. Amb un nou epíleg per l'edició catalana.

El último que apague la luz

El último que apague la luz

Sobre la extinción del periodismo

Una reflexión sobre los últimos años de la industria de la prensa escrita, las dificultades para seguir haciendo periodismo de calidad y la indisoluble relación entre periodismo y democracia.

El año de la Revolución

El año de la Revolución

Cómo los árabes están derrocando a sus tiranos

Balance, atlas político y análisis de las causas de las revueltas de 2011, que han derrocado a cuatro dictadores, encendido enfrentamientos civiles y provocado reformas y convulsiones políticas en la entera geografía árabe.

¿AUN PODEMOS ENTENDERNOS?

¿Aun podemos entendernos?

Conversaciones sobre Cataluña, España y Europa
REIVINDICACION DE LA POLÍTICA

Reivindicación de la política

Veinte años de relaciones internacionales
La oca del señor Bush

La oca del señor Bush

Como la Casa Blanca ha destruido el orden internacional

Nube de tags

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal