Lluis Bassets

Reivindicación de la política

Por: | 30 de abril de 2009

Acción y acción ahora. Eso son los cien días. Todo lo contrario de la ceguera voluntaria, del negacionismo y del quietismo que han caracterizado a muchos Gobiernos en el momento en que estalla la crisis. Exigirse un balance en apenas tres meses y medio es impugnar a esos pobres gobernantes que no quieren ver lo que se les viene encima, lo rechazan cuando ya es una evidencia y se quedan hipnotizados como el ratón ante la serpiente pitón cuando debieran revolverse y combatir sin respiro. Herbert Hoover, presidente de los Estados Unidos desde 1929 hasta 1933 ha quedado castigado en un rincón de la historia porque no supo cómo hincarle el diente al crash del 29, al igual que Franklin Delano Roosevelt, su sucesor, ha pasado a los anales porque recogió la economía de su país cuando yacía desfalleciente y en cien días, desde su toma de posesión el 4 de marzo de 1933 hasta el 16 de junio de 1933, arrancó del Congreso una quincena de leyes que cambiaron la faz de su país y luego se fue en su velero de vacaciones. Inventó el New Deal para recuperar la economía americana y estableció a la vez la pauta para medir la acción de los gobernantes.

Obama y su equipo empezaron a estudiar a fondo la transición presidencial de 1933 entre Hoover y Roosevelt mucho antes del hundimiento de la banca financiera de Wall Street, el pasado 15 de septiembre fatídico. Todavía no podían imaginar hasta qué punto Roosevelt iba a ser una referencia central para la presidencia que querían conquistar. La recesión mundial ha hecho el resto del trabajo. El listón ha quedado muy alto, y no tan sólo por Roosevelt, sino por el desfile de sombras que ya empieza a juzgar a este joven presidente. Abraham Lincoln, para la culminación de la emancipación afroamericana: hecho, lo dicen las mismas encuestas. John F. Kennedy, para la resurrección de Camelot, el mito de una corte política democrática llena de magia y esperanza: también, basta ver el flujo de imágenes y palabras de Obama que circula por la medioesfera mundial. Ronald Reagan, para el presidente como actor con el que se identifican los ciudadanos por encima de los partidos: verde todavía, a pesar del último tránsfuga republicano, el senador Arlen Specter, que deja a la derecha sin guillotina parlamentaria para obstaculizar la legislación de Obama.

Si el listón está alto es porque la ambición desplegada es inmensa. Es también muy intenso el impulso, con la tracción de un electorado entusiasta, joven y multirracial, moderno y emergente. De ahí que las posibilidades de decepción sean también enormes. Dada la precariedad de un balance tan prematuro, se puede decir que lo mejor de estos cien días ha sido que Obama ha sido quien ha marcado la agenda (exhaustiva), el ritmo (vivo, trepidante) y las prioridades (señaladas ya en campaña, pero acentuadas por su visión pragmática de la acción política), a pesar de que no han faltado las iniciativas de enemigos y adversarios, ni los percances y acontecimientos con suficiente cuajo como para torcer su rumbo: el último, esta gripe porcina de evolución tan indeterminada como preocupante. La economía norteamericana ha caído en un 6,1% durante estos cien días, según cifras publicadas ayer mismo. El paro se ha incrementado en dos millones de personas. Siguen las dos guerras abiertas por Bush, con una evolución inquietante en Irak y nefasta en Afganistán y Pakistán. No faltan tampoco los gestos de desafío de enemigos y adversarios, primero aprovechando el cambio de guardia presidencial, y después en respuesta a la mano tendida: China acaba de realizar una exhibición de su poderío naval; el ministro de Exteriores israelí, Liebermann, descalifica el plan de paz norteamericano; Ahmadineyad aprovecha la conferencia de Ginebra sobre racismo para retar de nuevo a Washington; los piratas somalíes incrementan y amplían su actividad contra la navegación marítima en el Pérsico y el Índico.

Pero nada, ni siquiera un gesto desgraciado de reverencia excesiva ante el rey Abdulá de Arabia Saudí ha podido frenar hasta ahora su marcha. Es un presidente que actúa y lo hace a toda velocidad. Escucha y habla. Pero también preside y decide. Suya es, entera, la decisión polémica de publicar los memorandos sobre la tortura. La lista es larga y sustanciosa, desde la intervención en la economía y los paquetes de estímulo hasta la apertura diplomática que arrumba el esquema militarista de la anterior Administración. Un político es un hombre de acción, pero sus palabras son también acciones: desde la prohibición de la tortura y el cierre de Guantánamo hasta su declaración de que EE UU no está en guerra con el islam, todo cuenta en un balance que no debe complacer a todos. Para la derecha americana es un presidente que dilapida el dinero de los contribuyentes y se humilla ante sus enemigos. Pero si los cien días son una reivindicación de la acción política en el momento de su mayor desprestigio, entonces Obama ha saltado el listón, sobradamente. No todos pueden decir lo mismo, ni siquiera mil días después.

Hay 2 Comentarios

Continúa inexorable la "Operación Anaconda", mientras, desde Oriente Próximo, se "advierte" a la Unión Europea de moderarse en las críticas al nuevo Gobierno Zionista!
Un saludo.....Manuel

"Para la derecha americana es un presidente que dilapida el dinero de los contribuyentes..." Claro, eso explica por qué los banqueros, principales receptores de ese dinero, lo aceptan entusiasmados: ¡porque son la izquierda americana, entusiasta, joven, multirracial, moderna y emergente!

PS: A propósito de Roosevelt, ¿Obama también se irá de vacaciones en su barco tras sus agotadores 100 días de "action, and action now"?

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

TrackBack

URL del Trackback para esta entrada:
https://www.typepad.com/services/trackback/6a00d8341bfb1653ef01156f6948f4970c

Listed below are links to weblogs that reference Reivindicación de la política:

Sobre el autor

es periodista. Director adjunto y columnista de EL PAÍS. Tiene a su cargo la edición de Cataluña.

Eskup

Archivo

diciembre 2016

Lun. Mar. Mie. Jue. Vie. Sáb. Dom.
      1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31  

Mis libros

Cinc minuts abans de decidir

Cinc minuts abans de decidir

Enmig del vendaval independentista

Un llibre que explica, qüestiona i contextualitza com s’ha esdevingut, setmana a setmana, el canvi radical que els darrers quatre anys ha sotragat Catalunya. Des d’abans de la sentència del Tribunal Constitucional, fins avui, quan l’independentisme és en primer pla del debat polític i social.

L'any de la revolució

L'any de la revolució

Com els àrabs estan enderrocant els seus tirans

Crònica, anàlisi i atlas de les revoltes de la dignitat, que van conmocionar al món àrab durant 2011, amb referències i comentaris a tots els països on els joves van aixecar-se en protesta contra l'autoritarisme i les dictadures. Amb un nou epíleg per l'edició catalana.

El último que apague la luz

El último que apague la luz

Sobre la extinción del periodismo

Una reflexión sobre los últimos años de la industria de la prensa escrita, las dificultades para seguir haciendo periodismo de calidad y la indisoluble relación entre periodismo y democracia.

El año de la Revolución

El año de la Revolución

Cómo los árabes están derrocando a sus tiranos

Balance, atlas político y análisis de las causas de las revueltas de 2011, que han derrocado a cuatro dictadores, encendido enfrentamientos civiles y provocado reformas y convulsiones políticas en la entera geografía árabe.

¿AUN PODEMOS ENTENDERNOS?

¿Aun podemos entendernos?

Conversaciones sobre Cataluña, España y Europa
REIVINDICACION DE LA POLÍTICA

Reivindicación de la política

Veinte años de relaciones internacionales
La oca del señor Bush

La oca del señor Bush

Como la Casa Blanca ha destruido el orden internacional

Nube de tags

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal