Lluis Bassets

Más preguntas sobre la nueva revolución iraní

Por: | 23 de junio de 2009

Imaginemos que los reformistas toman el poder, que hoy al menos ya es imaginar en el punto en que están las cosas. ¿Alguien puede creer que Musaví y sus amigos, Rafsandjani y Jatamí entre otros, piensan en renunciar al programa nuclear? ¿Puede creer alguien que se esfumen por arte de birlibirloque las actitudes hostiles a Israel y sobre todo a los judíos, con la mera desaparición de Ahmadinejad de la escena política? ¿Cabe la posibilidad de que la teocracia iraní se deshaga como un azucarillo?

La fluidez de la situación política parece, en todo caso, muy notable. Se ha producido un movimiento a la defensiva por parte del régimen, como es el reconocimiento de errores flagrantes en las votaciones en 50 ciudades por parte de un organismo central como es el Consejo de Guardianes (seis teólogos nombrados por el Guía supremo Alí Jamenei y seis juristas nombrados por el jefe del poder judicial, a su vez nombrado por el Guía supremo). El carácter fraudulento de las elecciones y la razón que asiste a quienes piden en las calles por el destino de su voto sólo permiten una respuesta, y es la anulación de los comicios. Si no se anulan, la legitimidad democrática que el régimen ha intentado lucir desde sus inicios queda totalmente cuarteada.

Imaginemos, pues, por un momento, que después de este primer paso atrás (un grave error político que demuestra la debilidad de la dictadura) vienen otros más. Que sigue la dinámica de movilizaciones –y por el momento nada indica que esté perdiendo impulso- y que se llega a conseguir la anulación de los resultados fraudulentos y una nueva convocatoria de elecciones. Si esto sucediera se abriría un período todavía de mayor movilización hasta la celebración de una campaña electoral que podría derivar en una confrontación abierta entre dictadura y democracia. Llegar hasta este punto en un país fuertemente militarizado, en el que el piadoso dictador maneja los hilos de la policía, los servicios secretos y las milicias con gesto compungido y lloroso como si no fueran con él, no es cosa de coser y cantar. El peligro de una enfrentamiento civil serio es bien evidente.

Pero imaginemos, imaginemos. Si sucediera todo esto, entonces, no ahora, las preguntas con que empezaba tendrían una vigencia extrema. Y todavía habría que añadir otra más: ¿Un Irán más democrático y menos teocrático dejaría de representar una amenaza existencial para el Estado de Israel? Hay tres cosas que parecen claras. El nuevo régimen seguiría siendo pro palestino. Apoyaría a Hezbolá en Líbano y a Hamas en la franja de Gaza, aunque es muy probable que también favoreciera la recuperación de la unidad con Fatah y su abandono del extremismo violento. Y exhibiría orgullosamente el derecho de los iraníes a contar con una industria nuclear propia e incluso a recorrer el camino para la obtención del arma nuclear si a ninguno de sus vecinos más próximos, Rusia, China, India, Pakistán e Israel, se le ocurre comprometerse en el reto del desarme nuclear que ha planteado Obama.

(En otras circunstancias hoy hubiera sido un día perfecto para escribir sobre el espectáculo de Versalles, donde Sarkozy ha resuelto un problema gravísimo que conmociona a los franceses en su vida diaria como es el gran número de burkas que se puede ver por sus calles. Pero la revolución iraní luce un poco más que este sol resplandeciente que ayer iluminó a los franceses y a todo el mundo a pocos kilómetros de París, en la excepcional reunión del Congreso, es decir, el Senado y la Asamblea nacional excepcionalmente reunidos para aclamar y vitorear al presidente. Lo dejaremos para otra y mejor ocasión. Si la hay.)

Hay 6 Comentarios

Hombre Bassets, dudo yo que en las mentes de los iranies que protestan sean prioritarios ahora Israel, su propio programa nuclear, o el apoyo a Hizbullah, creo que fundamentalmente están hasta el gorro de sentirse axfisiados por el pensammiento fanatico y la atmosfera militarista continua que respiran.
En cuanto a amenazas, es obvio que en el mundo existen potenciales y reales, por ejemplo:
Potencial es que iran tenga armas nucleares y decida atacar Israel.
Real es que cada vez mas Israelies se asienten en un terrritorio que no es suyo y se dediquen a hacer la vida imposible al vecino porque sienten pánico de las "amenazas potenciales".
Observemos con ironia que mundo nos toca vivir donde la potencialidad nos suele preocupar más que la realidad, deberá ser esto la realidad virtual, supongo

Yo sigo siendo muy excéptico, no con el régimen de Irán, si no con el israelí. A los dirigentes racistas de Israel les importa muy poco a quien tengan enfrente, ya se las ingeniarán para seguir tachándolo de terrorista, antisemita o cualquiera de las lindezas que manejas los sionitas en cuando sienten amenazado su proyecto de refundar el "gran Israel". Para mí un estado como el israelí, que practica el apartheid, asesina civiles en masa y bombardea almacenes de alimentos de la ONU, no puede servir como ejemplo de estado democrático y mucho menos civilizado. Ya está bien de calificar de extremistas a todos aquellos que se atreven a alzar su voz para denunciar las barbaridades que comete Israel. Vergüenza nos debería dar a los europeos que un país de poco más de 7 millones de habitantes como Israel, condicione nuestras propias realciones económicas y diplomáticas con los paises musulmanes. ¿Tanto miedo nos da Israel que somos incapaces, no digo ya sancionar, al menos llamar al orden a un "aliado" que protagoniza matanzas de civiles indiscriminadas y a plena luz del día?. Por favor, un poco más de seriedad; apliquemos el mismo rasero a todos los países por igual.
PD. ¿Y por qué no se acuerdan sanciones económicas contra Israel y se mantienen hasta que se pueda verificar que han destruido su "secreto" arsenal atómico?. Si alguien lo sabe, que por favor me lo explique (digo, no vale el cuento de que es que son un país democrático etc., etc.)

porque,ahora iran? no se acuerdan de la reprecion en beiging,la reprecion salvaje,contra los palestinos?para eso nadie pide opinion a las grandes potencias,todos se hacen los locos,isrrael hace caso omiso al clamor mundial

pues según lo veo yo, el verdadero problema para Israel es Ahmadineyad. Suponiendo que la oposicion ganase, seguramente sería, al menos, un poco menos agresiva en contra de Occidente. Un poco mas democrática.

Saludos.

Esta mal enfocada la problematica con las preguntas iniciales. Y si hay que establecer un orden de importancia o prioridad, me parece que lo más importante con esta revolución verde no es la obtención de cambios en la política internacional de Irán o sus aspiraciones a la indústria nuclear, sino que las mujeres y los hombres iranies habrán conseguido influir directamente en las decisiones políticas que afectan sus vidas, en sus libertades y sus derechos humanos, y ello a pesar de las circumstancias. Después, no ocuparemos de la paz en la región...

?Se me podría tachar de maquiavélico de vía estrecha si intoduzco aquí el "cui bono"? Quiero decir que la absolutamente condenable respuesta del régimen iraní a la reacción popular borra de la actualidad por completo la absolutamente condenable actuación del ejército israelí en la franja de Gaza. Y, teniendo en cuenta que el régimen chiita es la bestia negra del gobieno de Israel...

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

TrackBack

URL del Trackback para esta entrada:
https://www.typepad.com/services/trackback/6a00d8341bfb1653ef01157140c556970b

Listed below are links to weblogs that reference Más preguntas sobre la nueva revolución iraní:

Sobre el autor

es periodista. Director adjunto y columnista de EL PAÍS. Tiene a su cargo la edición de Cataluña.

Eskup

Archivo

diciembre 2016

Lun. Mar. Mie. Jue. Vie. Sáb. Dom.
      1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31  

Mis libros

Cinc minuts abans de decidir

Cinc minuts abans de decidir

Enmig del vendaval independentista

Un llibre que explica, qüestiona i contextualitza com s’ha esdevingut, setmana a setmana, el canvi radical que els darrers quatre anys ha sotragat Catalunya. Des d’abans de la sentència del Tribunal Constitucional, fins avui, quan l’independentisme és en primer pla del debat polític i social.

L'any de la revolució

L'any de la revolució

Com els àrabs estan enderrocant els seus tirans

Crònica, anàlisi i atlas de les revoltes de la dignitat, que van conmocionar al món àrab durant 2011, amb referències i comentaris a tots els països on els joves van aixecar-se en protesta contra l'autoritarisme i les dictadures. Amb un nou epíleg per l'edició catalana.

El último que apague la luz

El último que apague la luz

Sobre la extinción del periodismo

Una reflexión sobre los últimos años de la industria de la prensa escrita, las dificultades para seguir haciendo periodismo de calidad y la indisoluble relación entre periodismo y democracia.

El año de la Revolución

El año de la Revolución

Cómo los árabes están derrocando a sus tiranos

Balance, atlas político y análisis de las causas de las revueltas de 2011, que han derrocado a cuatro dictadores, encendido enfrentamientos civiles y provocado reformas y convulsiones políticas en la entera geografía árabe.

¿AUN PODEMOS ENTENDERNOS?

¿Aun podemos entendernos?

Conversaciones sobre Cataluña, España y Europa
REIVINDICACION DE LA POLÍTICA

Reivindicación de la política

Veinte años de relaciones internacionales
La oca del señor Bush

La oca del señor Bush

Como la Casa Blanca ha destruido el orden internacional

Nube de tags

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal