Lluis Bassets

Cabezas desmochadas

Por: | 27 de octubre de 2009

La lucha por el poder, en esencia, poco ha cambiado a lo largo de las épocas, como tampoco varía mucho de un país a otro. Quítate tú que me pongo yo significa en el límite un combate en el que se juega el todo por el todo, con todas las armas y sin cuartel para nadie. En épocas primitivas era un mero combate de jefes, un duelo a muerte en el que ya se sabía que habría un vencedor y un vencido. Luego, en épocas por fortuna pretéritas, era un juego de astucia y crueldad que se resolvía por el engaño y la tajante resolución final que proporcionaban el puñal o el veneno. En nuestra época todavía aparecen de vez en cuando reminiscencias: con cadáveres auténticos en países como Rusia, con asesinatos simbólicos a través de los medios en los más civilizados. Pero la esencia del negocio sigue siendo la misma: la liquidación definitiva del adversario.

También son interesantes las diferencias que podemos registrar según latitudes y países. Hay países donde todo se hace con gran elegancia, sin despeinarse ni perder en ningún momento la compostura. Es admirable, por ejemplo, el espectáculo de largueza moral que ha organizado Dominique de Villepin ante los tribunales, pasando de acusado a excusador de todos, incluso de quienes han prestado testimonio en su contra o le han perseguido. Es verdad que hay mucha ironía en su actitud, que juega sobre la eventualidad de una absolución total o parcial que le mantenga a flote y le permita desafiar de nuevo la autoridad de Sarkozy.

En Italia, el berlusconismo ha conducido a la decadencia del civilizado florentinismo sustituido por la sal gruesa y por los modos agrestes de la mafia siciliana. Es la distancia que hay de Andreotti a Berlusconi y de la democracia cristiana al Polo de la Libertad. La venganza política, en todo caso, se halla inscrita como un emblema imborrable en esa forzada sonrisa odontológica del gran patrón, que exhibe al modo como lo hacen los caninos cuando se ve atacado. Si en Francia estábamos entre mosqueteros, aquí son escenas de gran bandidaje.

¿Y España? ¿Qué decir de las amenazas verbales y miradas torvas entre quienes se disputan el poder dentro del Partido Popular? La tradición que viene aquí en mente es la cuartelera, en la que se combinan largas etapas de pronunciamientos con otras de dictadura, siempre con el espadón al mando, dispuesto a cortar varias cabezas de un solo mandoble. Eso sí, lo que se valora siempre y sale triunfante no es el valor ante el combate ni las dotes militares de estos soldados que se disputan entre sí; sino el valor en la sala de banderas, la capacidad de hacerse con el cuartel y la decisión de fusilar sin piedad a quienes se opongan.

Sigamos consolándonos pues y que se sigan consolando las víctimas de estos combates ahora por fortuna incruentos. Nadie desmochará sus cabezas; o sólo sucederá simbólicamente. Todos ellos vivirán para contarlo, y podrán meditar sobre lo que les habría sucedido hace apenas unas décadas cuando el castigo más probable para su ambición hubiera sido el patíbulo o un falso accidente.

Hay 5 Comentarios

Daria Samburova:

Terrible cosa es la Historia, ¿no? Pero más terrible es la Historia mal entendida, la que minimiza las culpas propias, mientras maximiza las ajenas. Lo de siempre: Yo soy inocente, tú dudoso, ellos culpables.

Siempre la palabra con hache que persigue a ciertos grupos de personas de preferencia peninsulares.

en países como Rusia ... en los más civilizados... qué opinión tiene Ustes de Rusia...

Actitud de Vivir la vida

Lo peor que le puede suceder a una persona es vivir la vida de prestado de otro o simplemente no vivir la vida conscientemente. No solo es cuestión de actitud, es cuestión de percepción.

La dimensión del entorno, el escenario, los actores además de la representación en sí, requiere de una predisposición y actitud innata y aprendida que aunada a la excepcionalidad de la percepción posibilita el disfrute a plazos, intermitente o continuadamente de la vida con todo cuanto conlleva de gratificante, doloroso y trágico en ocasiones.

Toda persona cuenta con el suficiente grado de sensibilidad innato, atrofiado durante la infancia y la juventud por la inmadura férrea disciplina social e inconsciente y falta de conocimientos educativos de una civilización ideal deseable.

Es cierto, que hay ciertas familias que logran sobrevivir al tremendo impacto del mundanal ruido ambiente que todo lo distorsiona y más que probable sean las hacedoras causantes del progreso de la civilización que arrastra como un efecto dominó todo cuanto de positivo tenemos. Todavía son una gran minoría silenciosa, aparentemente, pero en verdad son el verdadero motor del progreso.

Muchos tienen nombres y apellidos célebres y reconocidos en la historia y nunca podremos bien agradecer suficientemente su aporte al progreso que disfrutamos, otros muchos son anónimos seres humanos que en sus breves periodos de lucidez dejaron testimonio de su aporte excepcional de su breve existencia.

Esto de las luchas por el poder es un tema muy complicado, para entendernos primero hay que hay que concretar a que poder nos referimos, al de una banda callejera, al poder dentro de algún tipo de organización , por ejemplo dentro de un partido político , a ganar el poder en un país, al poder dentro del grupo Prisa, etc., lógicamente no es lo mismo la lucha por el poder dentro de una misma organización que las luchas por el poder entre organizaciones distintas, o incluso entre países, las guerras civiles o entre países no suelen ser otra cosa que luchas por el poder.

Personalmente la definición que mas me gusta de poder es la de “ Poder es la capacidad de poner algo en movimiento y controlar su evolución hasta que se desee volver a pararlo”, por ejemplo no se quien ha puesto en movimiento todo lo que esta ocurriendo dentro del Partido Popular y menos todavía si se cree capaz de controlarlo.

No comparto su opinión, creo que las luchas por el poder si han variado notablemente a lo largo de la historia, es precisamente la forma de acceder al poder lo que diferencia a unos países de otros , a unas sociedades de otras. Como Vd. conoce perfectamente esta el poder duro, el poder blando , el poder económico, el poder de contar con mas aliados, el poder militar, el poder de la información, etc., no se como resuelven las disputas por el poder dentro del grupo Prisa , mediante un combate de boxeo , se baten a muerte a pistola, seguramente no, sino que se van sumando de diferentes formas apoyos hasta que la balanza se inclina lo suficiente hacia uno de los contendientes.

El gran problema de las luchas por el poder suele ser siempre el mismo que hay gente o grupos que las provocan sin haber valorado adecuadamente la situación, es decir la ponen en movimiento sin considerar sus consecuencias. Por ejemplo los empleados de una empresa deciden desafiar al dueño con excesivas reivindicaciones entre las que muchas veces figura la exigencia de mas cuotas de poder , el empresario que ve que pierde cuota de poder decide cerrar y provoca la caída de la empresa despidiendo a los empleados, de tal forma que resulta que los empleados se quedan sin trabajo al carecer de capacidad para crear otra. Lo mismo es aplicable a otro tipo de organizaciones políticas , sindicales, etc.

En los países con mas tradición democrática las luchas por el poder están perfectamente reguladas , por leyes , por reglas de juego unas escritas otras, tacitas, el que se las salta sabe que tendrá que afrontar las consecuencias, en España parece que no esta claro el asunto, y ello es grave pues algo parecido ocurrió y todavía ocurre en los Balcanes.

Las lucha por el poder dentro de Caja Madrid indudablemente es muy grave, primero porque no se respectan las reglas de juego, democráticas y demás, y en segundo lugar porque a gente con dinero en dicha entidad puede no gustarle el ambiente que se esta generando y decidir de una día para otro irse con su dinero a otro sitio.


Bueno, en el caso español, la derecha democrática tiene pocos espejos en los que mirarse, al margen de las filas franquistas. Alianza Popular tendría apenas 30 años, de no haberse metamorfoseado en el Partido Popular, que es aún más joven. El referente más importante de los conservadores en España es el centenario diario conservador "ABC", y no parece que vaya a durar cien años más. Francamente.

Los símbolos son importantes. Como las formas en democracia. Según dicen.

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

TrackBack

URL del Trackback para esta entrada:
https://www.typepad.com/services/trackback/6a00d8341bfb1653ef0120a6223f12970b

Listed below are links to weblogs that reference Cabezas desmochadas:

Sobre el autor

es periodista. Director adjunto y columnista de EL PAÍS. Tiene a su cargo la edición de Cataluña.

Eskup

Archivo

diciembre 2016

Lun. Mar. Mie. Jue. Vie. Sáb. Dom.
      1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31  

Mis libros

Cinc minuts abans de decidir

Cinc minuts abans de decidir

Enmig del vendaval independentista

Un llibre que explica, qüestiona i contextualitza com s’ha esdevingut, setmana a setmana, el canvi radical que els darrers quatre anys ha sotragat Catalunya. Des d’abans de la sentència del Tribunal Constitucional, fins avui, quan l’independentisme és en primer pla del debat polític i social.

L'any de la revolució

L'any de la revolució

Com els àrabs estan enderrocant els seus tirans

Crònica, anàlisi i atlas de les revoltes de la dignitat, que van conmocionar al món àrab durant 2011, amb referències i comentaris a tots els països on els joves van aixecar-se en protesta contra l'autoritarisme i les dictadures. Amb un nou epíleg per l'edició catalana.

El último que apague la luz

El último que apague la luz

Sobre la extinción del periodismo

Una reflexión sobre los últimos años de la industria de la prensa escrita, las dificultades para seguir haciendo periodismo de calidad y la indisoluble relación entre periodismo y democracia.

El año de la Revolución

El año de la Revolución

Cómo los árabes están derrocando a sus tiranos

Balance, atlas político y análisis de las causas de las revueltas de 2011, que han derrocado a cuatro dictadores, encendido enfrentamientos civiles y provocado reformas y convulsiones políticas en la entera geografía árabe.

¿AUN PODEMOS ENTENDERNOS?

¿Aun podemos entendernos?

Conversaciones sobre Cataluña, España y Europa
REIVINDICACION DE LA POLÍTICA

Reivindicación de la política

Veinte años de relaciones internacionales
La oca del señor Bush

La oca del señor Bush

Como la Casa Blanca ha destruido el orden internacional

Nube de tags

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal