Lluis Bassets

Terroristas españoles

Por: | 22 de marzo de 2010

El resbalón es mayúsculo, de los que quedan grabados en la memoria. Confundir a cinco bomberos catalanes con un comando de ETA le puede suceder a cualquiera. Pero tenerlos grabados por una cámara fija y difundir sus imágenes sin hacer antes todas las comprobaciones pertinentes va mucho más allá de lo que aconseja la más elemental prudencia. Algo tendrán que ver las prisas del Ministerio del Interior francés y la aguerrida actitud del presidente Sarkozy frente a ETA con la segunda vuelta de las elecciones regionales que se celebraban ayer, y en la que se confirmó la zurra propinada por el electorado al partido presidencial una semana antes.

El ansioso presidente francés y sus servicios de policía no han sido los únicos salpicados por tamaña metedura de pata. También nos hemos lucido periodistas y medios de comunicación, con especial aplicación y sentido del espectáculo los que disponen de menos inhibiciones para frenar su hambre de sensación. Hay primeras páginas de este pasado sábado que no tienen desperdicio. Policías y jueces viven permanentemente asaltados por la tentación del espectáculo, que suele tener excelentes receptores en los periodistas. Era evidente el impacto y la fuerza de un vídeo en el que aparece un tipo con todas las apariencias de ser el jefe de la banda, rodeado de sus guardaespaldas, dos que le abren paso y dos que le cubren la retirada. Aunque fuera una sola y corta secuencia, estas imágenes tenían la virtud de la elipsis: ahí estaban comprando, quizás material para su asalto, poco antes del robo y de la muerte; era la misma elisión, aunque con menos extensión e intriga, que encontramos en el vídeo de Dubai, donde aparecen los supuestos agentes del Mosad en los seguimientos del jefe de Hamas y la preparación de su asesinato.

Pero la hojarasca del anecdotario no debiera desviar nuestra atención respecto al bosque, a los hechos sucedidos esta pasada semana. ETA realizó una acción espectacular en las proximidades de París, de significado todavía no aclarado, que terminó muy mal para todos, sobre todo para la banda y desgraciadamente para el gendarme Jean-Serge Nérin. Fue detenido un etarra; un gendarme francés cayó acribillado y muerto por primera vez de mano de los etarras; y la organización terrorista no consiguió culminar satisfactoriamente el robo de coches tal como se proponía. Da toda la impresión de que la organización terrorista pagará muy cara esta actuación, que representa el momento de mayor identificación entre Madrid y París en el combate antiterrorista.

Las palabras de Nicolas Sarkozy, en su visita a la comisaría de Dammarie-les-Lys el pasado jueves para dar ánimos a los compañeros del gendarme asesinado, no pueden ser más preocupantes para los terroristas. “Francia no se va a dejar intimidar por los terroristas españoles. España es una democracia y nosotros estamos a su lado. Que ETA sepa que la policía francesa se va a movilizar de forma total y sin piedad contra ella”. Si hacemos abstracción de la mensajería electoral que también contienen la visita y las palabras, ni siquiera el presidente francés sabe el profundo alcance del léxico escogido para hablar de los asesinos. Nadie hasta ahora les había dicho con tanta exactitud lo que son, desgajándolo de cualquier significación (en alguna medida justificación, por tanto) política o identitaria a sus viles acciones. Ellos sabrán por qué matan, pero no vamos a reconocer que lo hagan por ser militantes de causa alguna ni por ser vascos.

Fue un gendarme jubilado quien escuchó a los bomberos en el supermercado. Nos han contado que hablaban catalán, pero el buen señor creyó que hablaban español, cuando lo propio de unos militantes (palabra utilizada todavía con frecuencia por la prensa francesa) del Movimiento de Liberación Nacional Vasco (palabras de Aznar) sería que hablaran euskera. Pues no, eran pacíficos bomberos catalanes, confundidos con peligrosos terroristas españoles. Chapeau, monsieur le président!. Quizás no ha acertado en nada esta semana nefasta electoralmente para usted y su partido, pero sí acertó en la elección de las palabras. Que no es poco.

Hay 7 Comentarios

¿Van a tener razón los que dicen que sin ETA muchos periodistas se irían al paro?
¿Qué va a declarar Sarkozy después de lo ocurrido?: que va a ser más duro que Arturo.
Es "comprensible" el calentón mediático. Que se aprendan de los errores. ¿O no? ¿Van a tener razón los que dicen...?

También se difundió la imagen de otra persona, siendo confundida con el detenido en el tiroteo. ¿De dónde salió esa foto?

Felicidades por el blog.

Yo cuando vi a "los cinco" entrando en el carrefour, uno de ellos con un carrito, como si no fueran a comprar mucho, y como si estuvieran comprobando que los carrefour de francia son iguales que los de mi pueblo, entrando como un grupete de amigos que iban a recargar la tarjeta del teléfono... me dí cuenta de que no eran terroristas.
Los terroristas hubieran ido de uno en uno, más sigilosos, pasando más desapercibidos.

Error de las fuerzas de seguridad francesas.

Error, señores...Error.

«Francia no se va a dejar intimidar por los terroristas españoles. [...] Que ETA sepa que la policía francesa se va a movilizar de forma total y sin piedad contra ella»

Me parece que el pobre Sarkozy va mal a todo nivel. Ha insultado a España completa: Ha llamado españoles a los Baskos, terroristas a los bomberos, y españoles a los catalanes. Me imagino que ETA tiembla de pensar que la policía francesa los "perseguirá sin piedad" (¿será al estilo con el que "persiguieron" a los nazis por toda Francia en la WW2?)

¡¡¡Vergüenza, mon ami Sarko, dimisión ya!!! (y ve de llevarte al de la ceja contigo.)

Estimado Lluís:

¡Qué pena! Cuándo vi la foto de los bomberos "terroristas" en El País los vi muy culpables. ¿Habrá usado el Photoshop en la foto el departamento técnico? No es cosa rara hoy día eso de usar la tecnología para "realzar" el punto que se quiere hacer.

Me persigno al recordar a aquellos "periodistas" sovieticos que posaban las fotos de la Segunda Guerra Mundial para el "record" de la Rodina. Lo mismo con los "periodistas" que les pagaban a los terroristas en El Salvador para que atacaran a los retenes del ejercito a determinada hora para hacer el "reportaje". No recuerdo exactamente de qué país eran...

Ah, y aquella bronca que terminó costando el rompimiento de relaciones diplomáticas entre España y Guatemala. Si mal no recuerdo sucedió que estando un ex Vicepresidente de Guatemala de visita con el embajador en la Embajada de España, esta fue "tomada" por unos terroristas. La policía nacional inmediatamente rodeó la embajada para evitar ingreso de más gente y evitar que huyesen. Mientras el embajador español reclamaba a la policía por el "abuso" de rodear la legación, un "muchacho" inexperto lanzó hacia fuera una botella con gasolina desde una ventana del segundo nivel de la embajada, con tan mala puntería que topó contra los barrotes y rebotó hacia dentro donde causó un incendio. En este perecieron 39 personas, incluyendo al ex Vicepresidente Eduardo Cáceres Lenoff. El Gobierno Español instantáneamente culpó al Gobierno Guatemalteco y con gran altanería rompió relaciones diplomáticas con Guatemala. ¿Fue sincronicidad la que puso a Caceres Lenoff y a los terroristas armados con bombas molotov en el mismo lugar y tiempo?

"Cosas veredes, Sancho amigo..." La embajada española no tenía extinguidores de fuego.

España no es el único país de pandereta. Allí ha dimitido alguien?
http://enclaveinternacional.wordpress.com/

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

TrackBack

URL del Trackback para esta entrada:
https://www.typepad.com/services/trackback/6a00d8341bfb1653ef0120a95f3648970b

Listed below are links to weblogs that reference Terroristas españoles:

Sobre el autor

es periodista. Director adjunto y columnista de EL PAÍS. Tiene a su cargo la edición de Cataluña.

Eskup

Archivo

diciembre 2016

Lun. Mar. Mie. Jue. Vie. Sáb. Dom.
      1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31  

Mis libros

Cinc minuts abans de decidir

Cinc minuts abans de decidir

Enmig del vendaval independentista

Un llibre que explica, qüestiona i contextualitza com s’ha esdevingut, setmana a setmana, el canvi radical que els darrers quatre anys ha sotragat Catalunya. Des d’abans de la sentència del Tribunal Constitucional, fins avui, quan l’independentisme és en primer pla del debat polític i social.

L'any de la revolució

L'any de la revolució

Com els àrabs estan enderrocant els seus tirans

Crònica, anàlisi i atlas de les revoltes de la dignitat, que van conmocionar al món àrab durant 2011, amb referències i comentaris a tots els països on els joves van aixecar-se en protesta contra l'autoritarisme i les dictadures. Amb un nou epíleg per l'edició catalana.

El último que apague la luz

El último que apague la luz

Sobre la extinción del periodismo

Una reflexión sobre los últimos años de la industria de la prensa escrita, las dificultades para seguir haciendo periodismo de calidad y la indisoluble relación entre periodismo y democracia.

El año de la Revolución

El año de la Revolución

Cómo los árabes están derrocando a sus tiranos

Balance, atlas político y análisis de las causas de las revueltas de 2011, que han derrocado a cuatro dictadores, encendido enfrentamientos civiles y provocado reformas y convulsiones políticas en la entera geografía árabe.

¿AUN PODEMOS ENTENDERNOS?

¿Aun podemos entendernos?

Conversaciones sobre Cataluña, España y Europa
REIVINDICACION DE LA POLÍTICA

Reivindicación de la política

Veinte años de relaciones internacionales
La oca del señor Bush

La oca del señor Bush

Como la Casa Blanca ha destruido el orden internacional

Nube de tags

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal