Lluis Bassets

Para qué sirve un presidente

Por: | 16 de enero de 2011

“Cuando la tragedia nos golpea, forma parte de nuestra naturaleza pedir explicaciones, intentar poner algo de orden en el caos y sacar sentido de lo que parece no tener sentido alguno. Ahora hemos visto cómo empezaba de nuevo nuestra conversación nacional, no sólo acerca de las causas que hay detrás de estos crímenes, sino incluso sobre el papel de las leyes sobre seguridad de las armas o la adecuación de nuestro sistema de salud mental. Buena parte de este proceso de debate sobre lo que deberemos hacer para evitar estas tragedias en el futuro es un ingrediente esencial de nuestro ejercicio de autogobierno”.

En pocas ocasiones en la historia un político ha explicado mejor la tarea que incumbe a la política y a los dirigentes políticos como lo ha hecho Barack Obama en su discurso fúnebre en honor de las víctimas de la matanza de Tucson. Más sermón religioso que arenga, sus palabras explican e ilustran lo que es el liderazgo: son una demostración práctica de lo que es un líder.

El presidente no es tan sólo el comandante en jefe que dirige a las tropas en defensa de la nación. Su figura no queda reducida al peso enorme del primer magistrado que encarna la propia soberanía nacional, jefe de un ejecutivo con enormes poderes e influencia. Ni siquiera a la del presidente imperial, máximo dirigente del mundo.

En circunstancias de gran gravedad, cuando la nación es presa de la desorientación y del miedo, el presidente se enfrenta al reto de actuar como guía y orientador de sus conciudadanos. Es la tarea del predicador en jefe, la voz religiosa de la máxima autoridad laica que Barack Obama sabe encarnar con un talento persuasivo y una gracia narrativa inhabituales.

La matanza perpetrada por un perturbado mental, gracias al fácil acceso a las armas semiautomáticas, ha destruido la agenda política del Partido Republicano, que había organizado los primeros compases de la nueva legislatura con el propósito de erosionar al presidente y preparar el terreno para vencerle en las elecciones de 2012. El gesto simbólico de anulación de la reforma sanitaria de Obama, que iba a votarse en el Congreso, se convirtió así en un acto de consenso bipartidista de rechazo unitario a la violencia. Las reacciones más primarias a la matanza han permitido a su vez que Obama demostrara toda su talla de presidente e incluso de padre de la nación que honra a los caídos en el atentado y a los valientes que intentaron salvarles.

El nuevo Obama que se esperaba después de las elecciones de mitad de mandato ya ha llegado, pero de la mano de una tragedia profundamente impregnada de las imágenes, las historias y las palabras que han hecho de EE UU una nación orgullosa, fuerte y segura de sí misma.

Hay 8 Comentarios

?porque no bombardean los paracuribes o badcrim ¿por que no atacan y matan con bombardeos a los paisas, los urabeños, los rastrojos que son ahora los paracuribes? por que???por que el mejor policia del mundo NARANJO Y el mejor militar PADILLA del mundo no realizan una operacion doble jaque contra los paracuribes en monteria y en antioquia???por que???

Gaze relájate que se te ve un poco eufórico. No se entiende muy bien tu última entrada, la de polen-semilla y ejemplo-herramienta. Pudieras elaborar? No mejor no, de hecho guárdatelo para ti.

Por eso los odian y por eso nos odian. Los Estados Unidos de America, nación-civilización de abejas infatigables han esparcido su rico polen-semilla para que el resto del planeta la emule. America, tierra, nación-civilización como ella no hay otra, nada ni nadie podrá igualarla porque américa es pueblo escogido por destino-manifiesto, excepcional en su cultura de guerra y único ejemplo-herramienta, praxis de lucha para batallar al enemigo y devenir del hombre.

Dejemos que la ignorancia y el veneno siga reinando en este miserable blog porque de eso está lleno... de todas maneras, ya poco vengo aquí y cada vez que lo hago me salen perros y lumpen armados de macanas y cuchillos al asalto porque soy un representante defensor más del último eslabón de democracia que nos queda en el planeta. El acuchilleo, el vapuleo gratuito es la orden del día en Espana como los que escriben diatribas llenas de odio y rencor en este blog; así están las cosas de mal en ese país... Asaltos, asaltos, robar y matar todo aquello que no comulga con ideologías facistoides-marxistas, antiamericanas. Matar todo eso que es distinto al sentir de un “nosotros”, todo equello que es diferente al hombre de bien y libre de ataduras ideológicas.

Sigan, perros, sigan ladrando sus vociferantes venenos en su patio trasero, perros, siempre seran lacallos de ideologías perversas, demoniacas.. no tienen paz ni riqueza, la izquierda humanista-socialista es un ejemplo de ello... europa se desgrana... y el resto con ella!!

"ha destruido la agenda política del Partido Republicano"

Sueñas, Lluís, sueñas. Eso es lo que deseaban los izquierdocomunistas, los Republicanos tienen otras ideas. El lunes reanuda labores la Casa de Representantes con EL VOTO DE RECHAZO AL OBAMACARE.

A veces hablas de cosas que solo tú sabes de donde las has sacado. Se nota que no lees inglés, igualito que tu presidente, el Aislado Zapatero.

"gracias al fácil acceso a las armas semiautomáticas" FALSO TAMBIÉN. En España usan ESCOPETAS y matan igual, o ya se te olvidó la matanza organizada por el albañil catalán en OLOT, o los asesinatos de mujeres por sus maridos, etc. Esas son al estilo español, pero matanzas igualmente.

"Obama demostrara toda su talla de presidente"

¿Con un mitin político completo con T-shits con logos de campaña, audiencia preparada, hurras y silbidos, y diciendo vaciedades que no convencen a nadie Y PARA REVENTARLO TODO EN UN MEMORIAL FUNERARIO? ¡¡¡Qué barato eres, Lluís!!!

"las palabras que han hecho de EE UU una nación orgullosa, fuerte y segura de sí misma."

RES NON VERBA... ¿Tú crees que USA fue construida con palabras vacías y baratas? Ahora denotas por qué España es tercer mundo: crees que hablar es suficiente.

Obama ya perdió el Senado en el 2012, ahora se las arregla para perder la Casa Blanca.

Yo opino que se puede estar intentando criminalizar las propuestas ciudadanas y no debemos olvidar que éstas, forman parte de nuestra propia esencia democrática.

Los ataques o gestos de violencia de los ciudadanos hacia las autoridades, que se pueden dar en algún momento, son generalmente fruto de un desequilibrio psicológico, además de económico, que dado los tiempos que corren, puede que no se considere justo.

Puede que las sociedades no sean capaces de comprender que nos enfrentamos a una involución social donde cada vez perdamos más libertades y derechos. Y en parte se encuentra justificado porque las élites políticas han basado, y siguen haciéndolo, el valor de sus discursos precisamente en el efecto social contrario.

Por eso, yo creo que en el fondo existe un problema de "regeneración democrática" que determinados líderes no están queriendo asumir.

Al discurso incendiario que se ha apoderado del debate público en EEUU, se le atribuyó casi por unanimidad la matanza perpetrada contra un mitin político en Arizona en la que resultó herida de gravedad la congresista demócrata Gabrielle Gifford, y fueron asesinadas a sangre fría otras seis personas.

Para los demócratas, la tragedia de Tucson, fue consecuencia de los altos decibeles de la retórica del ala más conservadora del Partido Republicano, nucleada en el Tea Party que lidera la ex gobernadora Sarah Palin. Para los republicanos, se trata del ventajoso aprovechamiento de los demócratas en la búsqueda de rédito político para contrarrestar la pérdida de las elecciones legislativas de noviembre. Según otros, la culpa recae en los medios de comunicación, por su sensacionalismo en la cobertura política y de otros hechos noticiosos.

Las palabras y los insultos han causado siempre grandes conflictos en la historia, pero lo de Tucson está más atado a la perturbación mental de un joven de 22 años, Jared Loughner, quien aparentemente actuó solo, sin estímulo político, y apoyado por una enmienda constitucional que permite a cualquiera comprar armas de fuego sin restricciones, un tema que se discute cada vez que ocurre una masacre, como la de Colombine o Port Hood, pero que se diluye ante opiniones tan diametralmente opuestas como irreconciliables.

El sheriff demócrata que atiende la causa, Clarence Dupnick, fue quien encendió la mecha el día después de la tragedia al culpar a los republicanos por el nivel retórico de confrontación, olvidándose que su papel era investigar, no opinar sin pruebas. Hasta cinco días después todo pareció sosegarse cuando el presidente Barack Obama, en el homenaje a las víctimas, se sirvió también de las palabras, pero usadas esta vez magistralmente, para llamar a la reflexión, bajar el tono de la discusión partidista y terminar con las culpas.

El mensaje de Obama ayudó a calmar los ánimos. Pero la baja de decibeles fue posible al conocerse información más concreta sobre el hecho, lo que sirvió para neutralizar las opiniones especulativas de los primeros días, como las del sheriff, la de políticos que creyeron ver a un agresor motivado por órdenes del Tea Party o la de periodistas que comunicaron inexactitudes y se sumaron a la riña política.

La excandidata a vicepresidente Palin saldrá mal parada de este entuerto, porque es proclive a lanzar dardos por fuera de los períodos electorales. Pero mal haría que se autocensure o la censuren, porque su posición sirve para que muchos encuentren el centro entre los extremos de políticas progresistas del gobierno y conservadoras de la oposición. Además, tiene razón sobre que las culpas de los actos monstruosos deben buscarse en ellos mismos y que el debate en EEUU siempre fue acalorado.

Tan apasionado, que el histórico respeto por la democracia y el debate de las ideas en el país, no está exento de violencia política, de locos y mesiánicos. La prueba son las decenas de dirigentes y congresistas que fueron asesinados, así como cuatro presidentes mientras ejercían la Casa Blanca: Abraham Lincoln (1865), James Garfield (1881), William McKinley (1901) y John Kennedy (1963); y Ronald Reagan, que se salvó milagrosamente tras un atentado en 1981.

Tampoco se puede eliminar por completo la responsabilidad de las palabras. El año pasado, los ánimos caldeados -no solo de los políticos- por la reforma de salud y la ley antiinmigrante de Arizona, derivaron en una polarización absurda y en actos vandálicos contra oficinas públicas y de congresistas.

Es bueno el encargo a recuperar el civismo como pidió Obama, pero la lección de vida que se desprende de la masacre de Tucson, debería servir para canalizar un debate profundo y terminar con la hipocresía de glorificar las armas y demonizar las palabras.

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

TrackBack

URL del Trackback para esta entrada:
https://www.typepad.com/services/trackback/6a00d8341bfb1653ef0148c79c838a970c

Listed below are links to weblogs that reference Para qué sirve un presidente:

Sobre el autor

es periodista. Director adjunto y columnista de EL PAÍS. Tiene a su cargo la edición de Cataluña.

Eskup

Archivo

diciembre 2016

Lun. Mar. Mie. Jue. Vie. Sáb. Dom.
      1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31  

Mis libros

Cinc minuts abans de decidir

Cinc minuts abans de decidir

Enmig del vendaval independentista

Un llibre que explica, qüestiona i contextualitza com s’ha esdevingut, setmana a setmana, el canvi radical que els darrers quatre anys ha sotragat Catalunya. Des d’abans de la sentència del Tribunal Constitucional, fins avui, quan l’independentisme és en primer pla del debat polític i social.

L'any de la revolució

L'any de la revolució

Com els àrabs estan enderrocant els seus tirans

Crònica, anàlisi i atlas de les revoltes de la dignitat, que van conmocionar al món àrab durant 2011, amb referències i comentaris a tots els països on els joves van aixecar-se en protesta contra l'autoritarisme i les dictadures. Amb un nou epíleg per l'edició catalana.

El último que apague la luz

El último que apague la luz

Sobre la extinción del periodismo

Una reflexión sobre los últimos años de la industria de la prensa escrita, las dificultades para seguir haciendo periodismo de calidad y la indisoluble relación entre periodismo y democracia.

El año de la Revolución

El año de la Revolución

Cómo los árabes están derrocando a sus tiranos

Balance, atlas político y análisis de las causas de las revueltas de 2011, que han derrocado a cuatro dictadores, encendido enfrentamientos civiles y provocado reformas y convulsiones políticas en la entera geografía árabe.

¿AUN PODEMOS ENTENDERNOS?

¿Aun podemos entendernos?

Conversaciones sobre Cataluña, España y Europa
REIVINDICACION DE LA POLÍTICA

Reivindicación de la política

Veinte años de relaciones internacionales
La oca del señor Bush

La oca del señor Bush

Como la Casa Blanca ha destruido el orden internacional

Nube de tags

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal