Lluis Bassets

Contra Gadafi, guerra justa

Por: | 09 de marzo de 2011

Egipto no es Túnez. Libia no es Egipto. Muy bien. Ya lo sabemos. Y podemos seguir hasta el infinito el ejercicio ubuesco. Pero entonces digamos también y sobre todo, que Gadafi no es Sadam Husein. Tiranos los dos, el trato que han merecido por parte de la comunidad internacional es bien distinto. Contra Sadam se hizo una guerra ilegal e injusta. Contra Gadafi hay ahora en marcha una guerra justísima, que es la que esta librando el pueblo libio por sus libertades, mientras quienes han sido amigos y socios empresariales del dictador hasta última hora observan horrorizados pero desde la barrera lo que esta haciendo su antiguo aliado. No a la guerra de Bush, claro está. No a la guerra de Gadafi contra su pueblo, por supuesto. Pero un sí rotundo y toda la ayuda a la guerra del pueblo libio contra el dictador que lo oprime.

Sadam era un apestado cuando George Bush desencadenó la guerra preventiva para derrocarle. Dos amplias regiones de su país, por encima del paralelo 36 por el norte y por debajo del 33 por el sur, eran zonas de exclusión de vuelos. Los inspectores de Naciones Unidas se metían en todo tipo de instalaciones en búsqueda de unas armas de destrucción masiva que nunca aparecieron y que muchos en aquel momento consideraban ya una fabricación de los servicios secretos occidentales. Sus vínculos comerciales y económicos con el exterior eran muy débiles y su ejército se hallaba todavía en pésimo estado debido a su derrota en la primera Guerra del Golfo más de diez años antes.

Gadafi es todo lo contrario. Nadie le sometía a marcaje alguno desde que se convirtió en un dictador sumiso y obediente a los designios de Washington. A cambio de su honorable reintegración en el Eje del Bien había renunciado a su programa nuclear: algo que, por cierto, ahora en el momento de bunkerizarse debe echar de menos, y constituye el único mérito de Bush en todo este mal negocio. Mantenía unas estrechas relaciones con mandatarios de todo el mundo y sus intereses económicos se extendían como un pulpo desde Estados Unidos hasta Europa. Su extensa familia y su entorno político se hallan colocados en numerosos consejos de administración y tiene lazos estrechos con medios de negocios de todo el mundo, especialmente italianos y británicos.

Nada tienen que ver las figuras de los dos dictadores, y menos tienen que ver todavía las circunstancias exteriores. A Sadam no le derrocó su pueblo, sino Estados Unidos, en una guerra preventiva que hizo millares de víctimas entre la población civil inocente y que fue concebida y ejecutada como una guerra de conquista por el petróleo y por la superioridad estratégica de EE UU en la zona. La democratización de Irak fue un argumento de uso posterior, ante la inexistencia de las armas de destrucción masiva, la catástrofe de la guerra y la división provocada en la comunidad internacional. Iba dirigido a persuadir a la opinión pública más progresista, que había propugnado la obligación de proteger como principio del derecho internacional, después de los desastres de los Balcanes y de Ruanda.

A Gadafi está intentando derrocarle su pueblo. Con las manos desnudas. Sin más armas que las que pueden apresar al ejército y hasta ahora sin ayuda internacional alguna. Al contrario, hay suficientes datos para sospechar que el déspota tiene todavía canales de auxilio financiero e incluso político en las capitales occidentales. Hay ya numerosas víctimas civiles, fruto de la represión de las manifestaciones primero y ahora de la guerra civil desigual que ha desencadenado. Una intervención internacional, del tipo que fuere, no sería en ningún caso una guerra preventiva, sino un caso evidente de la obligación de proteger consagrada por Naciones Unidas. Formalmente requiere una resolución del Consejo de Seguridad, pero la legitimidad moral de una intervención, al contrario de la guerra de Irak, es absoluta.

Una acción militar o un simple apoyo logístico para ayudar a los insurgentes y terminar con la dictadura respondería plenamente a la casuística del derecho internacional sobre la justicia de un acto de guerra: 1.- serviría a una causa justa; 2.- con una intención recta; 3.- siempre como último recurso; 4.- contaría con posibilidades de éxito; 5.- se podría hacer con proporcionalidad de medios y de violencia para terminar con el mal mayor; 6.- y sólo faltaría un punto, como sería la cobertura de una autoridad legítima para que reuniera todas las condiciones. El ideal de legitimidad sería una resolución del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas, que requiere el voto o la abstención de Rusia y China, dos países normalmente opuestos al derecho de injerencia. Apenas alguna de estas condiciones se cumplían en Irak. Todas, incluida la última, se cumplen o se pueden cumplir en Libia.

Si no fuera posible una resolución de Naciones Unidas, valdría también para legitimar algún tipo de acción de apoyo a los insurgentes que estos se constituyeran en un gobierno provisional, rápidamente reconocido internacionalmente y que éste solicitara la ayuda imprescindible para terminar con Gadafi. La acción internacional podría ser muy ligera y muy eficaz: bastaría con declarar Libia zona de prohibición de sobrevuelos, de forma que la aviación no pudiera bombardearles; garantizar el suministro de armas para hacer frente a Gadafi; y proporcionar algo de instrucción militar. Derrocar al tirano deberá ser al final tarea de los propios libios.

No hay mayor cinismo que pretender legitimar la guerra inmoral de Irak con los argumentos de la que es la guerra más moral de nuestra historia reciente. Es incomprensible que quienes apoyaron entonces a Bush en su guerra preventiva sin atender a argumentos ni a pruebas sobre las armas de destrucción masiva estén ahora reticentes ante cualquier acción que pueda emprenderse para apoyar a quienes combaten al dictador. Como es incomprensible que quienes salían entonces con toda la razón del mundo a manifestarse contra una guerra injusta permanezcan callados e inhibidos ante la guerra injusta que Gadafi ha lanzado contra su pueblo a unos centenares de kilómetros de Europa.

Ni unos ni otros tienen en cuenta que el 'no a la guerra' de entonces dirigido a Bush vale también como un 'no a la guerra' dirigido a Gadafi. El primero conducía a exigir la continuación de las inspecciones de Naciones Unidas en Irak y de las negociaciones con Sadam Husein, mientras que el segundo exige intervenir con urgencia para ayudar a los libios. Contra Gadafi, la guerra justa de los libios exige todo el apoyo de la comunidad internacional.

Hay 74 Comentarios

La ONU tienen que proteger a la población civil, y a evitar más comercio de armas. El régimen de Gadafi está deslegitimado ya por su pueblo, no es el gobernante legítimo, pero tampoco la resistencia. ¿qué esperamos, que ganen los rebeldes con una guerra para instaurar una democracia? Así es como esperamos construir Estados democráticos, por la fuera y por las muertes. Impedir el rearme de los rebeldes, y decirle muy clarito a Gadafi que el mundo no va a consentir que siga de Jefe de Estado, no puede aguantar una autarquía como Cuba o Albania comunista por muchos recursos petrolíferos que tenga el país. Y someter al mismo embargo a cualquier país que se atreva a comerciar con él. Hacerle el vacío, requisar sus riquezas en el extranjero, va a caer solito.

La ONU tiene que ir a pacificar, a evitar más enfrentamientos, esa es su misión, y luego a ayudar a democratizar el país, también tiene ese cometido.
Las estrategias tienen que ir dirigidas a PARAR la guerra civil.

Muy de acuerdo con Lluis. La principal diferencia con Iraq es que aquí no se va a provocar una guerra artificialmente, sino que la guerra ya ha estallado. Estamos más cerca del caso bosnio que del iraquí.

En este punto, para cierta izquierda anti-todo es preciso apuntar la hipocresía de denunciar las consecuencias de la innación internacional durante la guerra civil en favor de la democracia (traducido en miles de republicanos en fosas a loo largo de toda la península), y por otro lado adoptar la postura buenista del no a la guerra genérico para permitir que Libia se llene de fosas en nuestro patio trasero.

A muchos latinoamericanos nos parecen aberrantes algunos gobiernos europeos (Irlanda y, Grecia, Portugal, con sus planes de hambre, Il duce Berlusconi,etc.), ni qué hablar de EEUU (militarismo permanente), pero no nos arrogamos el derecho de llamar a intervenir esos países. En Libia la discusión no es democracia o dictadura. Es si los EEUU van a a dar un paso adelante -del 12%- en el control mundial del petróleo y se le permite hacerlo. Y no estamos de acuerdo, no sólo por la soberanía de los pueblos de Medio Oriente. También por nuestro propio interés, ya que en tanto los yankis se fortalezcan en esta escalada van a venir por nosotros y por el resto de los gobiernos populares de A Latina. Interesante pero remanido esto de preparar la invasión OTAN-EEUU a Libia mediante el argumento "Kadaffi es un dictador sumiso y obediente a los designios de Washington"¿sumiso y lo invaden?, o de pregonar la auotonomía libia pero pedir la intervención "para ayudar a los libios. Contra Gadafi, la guerra justa de los libios exige todo el apoyo de la comunidad internacional." ¿le parece al autor que la "comunidad internacional" se expresa como tal o usan ese eufemismo para sostener los acuerdos OTAN-EEUU.

El pacifismo está muy bien....pero pisando tierra. Con los `pacifistas a ultranza Europa hubiera seguido con Hitler. Y que no continuara nos hizo tragarnos a Franco. Mangoneo con el petróleo va a existir siempre, x lo menos está vez la causa sería salvar a un pueblo machacado.

Entonces Sr. Bassets, ¿la ONU ya no reconoce la Libia de Gadafi?, ¿Desde cuando? ¿Han echado a LIbia de la ONU? Libia tiene ahora un gobierno, ¿ilegal, alegal, amoral...? ¿Podemos ir a pegar tiros donde queramos, cuando queramos? ¿Nos llamará la Karma Chacón a la Yihad? Le recuerdo que tanto Libia (Gadafi), Corea del Norte (Kim), Venezuela (Chavez), Cuba (Castro) etc tienen el plácet de la ONU y como tal son gobiernos legítimos nos gusten o no ¿Cuando un gobiermo pierde la legitimidad? Cuidado con lo que se contesta.

Señor lluís, olvídense de guerras, por el amor de Dios.Olvidense de idealismo y utopias guerreras.¿No es mejor?.Que Occidente buscó la guerra civil en Libia es bien sabido.Quedémonos en casa.Cada movimiento que haga los regímenes cristiano laicos irá en detrimento nuestro y vuestro, detodos.Es la fuerza de los tiempos.No se esfuercen.
salam a todos.No a soflamas guerreras.

A este paso ya no van a quedar civiles que proteger.

1.- pero si desde hace tres semanas hay más chicos'otan en el este de libia que en bruselas ...
2.- quién lidera a las tribus insurgentes ...
3.- porqué china no está por la labor
4.- ¿escribe desde la cubierta del USS Enterprise, USS Ponce, USS Kearsage, desde la del Mistral, desde Creta ...?
5. Por favor, que tanta intox. no cuela.

A ver, contra Sadam hubo una guerra legal para sacarlo de Kuwait (Bush padre) y otra ilegal por unas supuestas armas de destrucción masiva. Pero para empezar ahora un guerra legal sólo tenemos tres inconvenientes, aunque muy grandes: Rusia, China y la porquería de sistema antidemocrático que sigue teniendo la ONU.

EL pontífice de las Guerras Justas ha hablado. La pandilla de bufones no saldrá a gritar contra la guerra. Muerte al Socialista (Gadafí). Que vayan los “yanquis” a dar la sangre por nuestro petróleo.
Yo propongo que el nieto pacifista del Capitán Lozano, héroe represor de la Republica, vuelva a implantar el servicio militar, y mande a nuestras tropas. Los socialistas solo saben mandar a luchar a los de la “mili”. Que le pregunte a Don Felipe González como se hace.

Es decir, guerra justa para derrocar a un “sociata” tirano como Gadafi, pero NO justa para otro “sociata” tirano como Sadam. Pero, ¿donde esta la línea? La ONU te debería preguntar a ti, para todas las Guerra Santas, como a un Oráculo.

Es decir, que Sadam asesinara a los rebeldes no es digno de consideración. Que en Irán asesinen a los que se levantan no vale. ¿Que pasa? ¿SOLO se va a la Guerra Santa cuando el dictador es tan torpe que su represión no es capaz de esconderla?

De ninguna manera creo que se pueda estar de acuerdo con la llamada del comentarista a una "guerra justa" contra Gadafi, o a intercenir en Libia ayudando a uno de los bandos de lo que es evidentemente una guerra civil. Ya es mucho suponer que hay siquiera guerras "justas" ¿Porqué va a ser más justo derrocar a Gadafi, o ayudar a sus opositores, que ayudar al pueblo saharaui en su lucha por la independencia de Marruecos? ¿O más justo que ayudar a los palestino contra la intolerable ocupación israelí? Eso por poner solo dos ejemplo de libro.

"Contra Sadam se hizo una guerra ilegal e injusta"

Eso es lo que dice usted, Lluis Bassets.

Lo de "injusta" debe basarse en sus ALTISIMOS estándares éticos, en los que a su vez debe usted basar la GRAN opinión que tiene usted de sí mismo - pero deje que le recuerde que los Estados Unidos de America pusieron fin a un Genocidio en Bosnia, según usted, ilegalmente.

Injerencia es con j. Para intervenir a Gadafi no hace falta escudarse en Sadam Husseim para tener la conciencia tranquila. No vengamos con milongas. En ambos casos la cuestión es el petróleo, Libia es el tercer o cuarto país con el mayor cantidad de re servas del mundo en petróleo. Salvo raras excepciones todos los países árabes son un nicho de sátrapas y corrupción y de los derechos humanos ni hablemos.

NO A LA GUERRA!
NO A LA GUERRA!
NO A LA GUERRA!

¿Y cuando anunciara que se va a enrolar en la fila de los rebeldes para librar su guerra justa en defensa de la libertad de los libios, o esperara comodamente a que los muchachos de la otan hagan el trabajo sucio? Oh libertad, cuantos crimenes se seguiran cometiendo en tu nombre

¿Cuántos muertos más se van a necesitar para que se decidan?

Totalmente de acuerdo con Lluis Bassets. No podemos aceptar que el tirano/asesino Gaddafi se salga con la suya.
Para eso debemos apoyar a la insurreción libia de la siguiente forma: :
1.Reconociendo al Consejo nacional Interino de Bengasi como gobierno legítimo de Libia; 2. Estudiando urgentemente la viabilidad de una "no-fly zone" ; 3.- Evitando toda intervención militar directa, ya que como bien dice Bassets son los libios quienes deben liberarse a sí mismos, eso sí, con nuestra ayuda diplomática, política, económica y moral. Su causa es la de la justica y los derechos fundamentales, es decir, la causa general de toda la Humanidad.

¡Oh! ¡Ah! ¿Qué es lo que ven mis ojos? ¡Un progre pidiendo que Estados Unidos intervenga militarmente en un país musulmán! No puede ser, tiene que ser una alucinación del desierto...

No es, en absoluto cierto, lo que sostiene este Sr. Gadafi fue un rebelde, un luchador contra la injunticia y el colonialismo, les quitó el petroneo a los occidentales y esto no lo pueden perdonar, quieren matarlo como hicieron con Sadam Huseín. Los americanos lo bombardearon y lo acorralaron, haciendo de él lo que es ahora, un superviviente, si sus ideas no le pudieron llevar a caba fue por culpa del continua hotigamiento de los imperialistas, culpables de que no hayan triunfado sus buenos proósitos. Pero se ha descubierto que los ingleses meten caña y la UE y USA no dejará de ensuciar la zona con el único proposito de apoderarse del petroleo. No hay guerra justa ofensiva, este Sr. está al servicio del vil colonialismo.

Toman la política como si de fútbol se tratara, como un espectáculo, en el que hay que posicionarse incondicionalmente en un bando. Están justo en el punto de torpeza y ceguera en que pretende situarnos el poder. Y además suelen estar muy bien pagados de sí mismos.

Hay gente que descalifica sin argumentar. Acaso porque carece de argumentos.

Estimado Lluís ... jajaja ... y es que parece que de tus entrañas surge la proclama de que ... "Contra Gadafi, guerra santa" ... jajaja. Estás desvariando a un ritmo espantoso y calamitosamente mentiroso. Te asaltan las paranoias "bien pagás" del ver la "paja en ojo ajeno" y obviar la "viga en el propio".

Estás abrazando la "cruz" del fundamentalista chimbo. Y lo más grave es que no puedes dejar de ser "síntoma" preclaro de lo que ocurre aquí (en España -y la UE- y en este periódico).

Cordial saludo.

P.D.: por favor, apriétate el cilicio y sangra por nosotros/as ... y por ellos/as.

Sí señor, don Lluis, más claro agua.

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

TrackBack

URL del Trackback para esta entrada:
https://www.typepad.com/services/trackback/6a00d8341bfb1653ef014e5fb9f483970c

Listed below are links to weblogs that reference Contra Gadafi, guerra justa :

Sobre el autor

es periodista. Director adjunto y columnista de EL PAÍS. Tiene a su cargo la edición de Cataluña.

Eskup

Archivo

diciembre 2016

Lun. Mar. Mie. Jue. Vie. Sáb. Dom.
      1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31  

Mis libros

Cinc minuts abans de decidir

Cinc minuts abans de decidir

Enmig del vendaval independentista

Un llibre que explica, qüestiona i contextualitza com s’ha esdevingut, setmana a setmana, el canvi radical que els darrers quatre anys ha sotragat Catalunya. Des d’abans de la sentència del Tribunal Constitucional, fins avui, quan l’independentisme és en primer pla del debat polític i social.

L'any de la revolució

L'any de la revolució

Com els àrabs estan enderrocant els seus tirans

Crònica, anàlisi i atlas de les revoltes de la dignitat, que van conmocionar al món àrab durant 2011, amb referències i comentaris a tots els països on els joves van aixecar-se en protesta contra l'autoritarisme i les dictadures. Amb un nou epíleg per l'edició catalana.

El último que apague la luz

El último que apague la luz

Sobre la extinción del periodismo

Una reflexión sobre los últimos años de la industria de la prensa escrita, las dificultades para seguir haciendo periodismo de calidad y la indisoluble relación entre periodismo y democracia.

El año de la Revolución

El año de la Revolución

Cómo los árabes están derrocando a sus tiranos

Balance, atlas político y análisis de las causas de las revueltas de 2011, que han derrocado a cuatro dictadores, encendido enfrentamientos civiles y provocado reformas y convulsiones políticas en la entera geografía árabe.

¿AUN PODEMOS ENTENDERNOS?

¿Aun podemos entendernos?

Conversaciones sobre Cataluña, España y Europa
REIVINDICACION DE LA POLÍTICA

Reivindicación de la política

Veinte años de relaciones internacionales
La oca del señor Bush

La oca del señor Bush

Como la Casa Blanca ha destruido el orden internacional

Nube de tags

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal