Lluis Bassets

Afpak, paquete explosivo

Por: | 14 de julio de 2011

En Afpak hay de todo: talibanes, Al Qaeda, armas nucleares, mafias tribales, campos de amapolas, tropas extranjeras, emboscadas guerrilleras contra las tropas de la OTAN, asesinatos selectivos con aviones no tripulados estadounidenses, Gobiernos que gobiernan poco y mal, tráfico ilícito de capitales, autoridades corruptas, madrasas fundamentalistas, mujeres con burka.

Hay más cosas que nada tienen que ver unas con otras, por una razón muy sencilla: Afpak, sigla que une los nombres de Afganistán y Pakistán, no existe, ni ha existido nunca, salvo en los papeles del Departamento de Estado y de la Casa Blanca. E incluso su existencia virtual es y será cada vez más débil, a medida que se vaya hundiendo la estrategia que puso en marcha esta denominación.

Afpak debe su precaria existencia a la actual presidencia de Estados Unidos. Barack Obama no criticaba a George Bush únicamente por su guerra de Irak, sino que incluía la escasa atención prestada a la guerra de Afganistán y la ausencia de una estrategia regional que comprendiera a Pakistán. La rectificación conducía a salir de Irak, desplazar los esfuerzos militares a Afganistán y abrir un capítulo nuevo que atacara las causas de la inestabilidad crónica en la frontera afgano-paquistaní.

Dos razones justificaban, junto al desplazamiento de esfuerzos, la creación de un paquete que abarcara a los dos países. No se podía ganar la guerra de Afganistán sin la colaboración de Pakistán: sus poderosos servicios secretos crearon la guerrilla talibán que venció a los soviéticos y nunca han dejado de jugar a dos barajas, con los aliados occidentales y con los grupos terroristas, Al Qaeda incluida. Esta es la segunda razón: Bin Laden se guarecía en Afpak, quién sabe si en la zona fronteriza entre los dos países o incluso más adentro de Pakistán.

El primer objetivo, conseguir algo parecido a la victoria en Afganistán, ha quedado descartado. Y ha sido el segundo objetivo ya alcanzado, liquidar a Bin Laden, el que ha echado una mano al primero y permitirá a Washington presentar la retirada como un movimiento digno y vencedor. Descabezada Al Qaeda, la organización enemiga en la guerra contra el terror, es más fácil poner fecha en 2014 para empezar a salir de Afganistán y proclamar cumplidos los objetivos. Con un problema adicional y creciente: los talibanes se están encargando de desmentirlo tantas veces como pueden con sus atentados y ahora con el asesinato de Ahmed Wali Karzai, el hermano del presidente afgano y buen aliado de los servicios secretos estadounidenses.

Tras el asalto de Abbotabad, el inexistente Afpak ha dejado de existir del todo. Estaba compuesto por un país sin Estado como Afganistán, que no lo ha tenido nunca y que ha sido secularmente una trampa para elefantes, es decir, para los imperios; y por otro, como Pakistán, que se ha convertido, según expresión ya consagrada por la diplomacia y el periodismo “en el país más peligroso del mundo”. Ambos seguirán exactamente igual durante muchos años.

El escaso prestigio de EE UU en la región, tras esta década bélica, ha caído todavía más, especialmente en los dos últimos años de la estrategia Afpak. Según el Pew Research Center, un 63% de los paquistaníes desaprueba la muerte de Bin Laden; un 73% tiene una mala imagen de EE UU, al que un 69% considera un país enemigo; y un 68% desconfía de Obama. Un dato que explica buena parte del problema es que para un 57% de los paquistaníes India es la mayor amenaza para su país, frente a un 19% que considera que son los talibanes, y solo un 5% Al Qaeda.

Lo más explosivo del paquete abandonado de Afpak no es donde todo empezó, Afganistán, sino de dónde debía llegar la solución, Pakistán, antaño un estrecho aliado de Washington, que desde la guerra fría ha ido alejándose cada vez más de las capitales occidentales. EE UU le va a cortar más de un tercio de la ayuda militar. Las relaciones siempre difíciles con el Inter Service Intelligence, sus servicios secretos, y con sus militares se hallan en un punto de máxima tensión después de la liquidación de Bin Laden. Pakistán sigue con sus armas nucleares de dudoso control y con una creciente inestabilidad política que hace temer por las manos que puedan controlarlas algún día.

Afpak no existe, pero es un paquete altamente peligroso: el fuego prende en la mecha afgana, pero los explosivos son paquistaníes.

Hay 13 Comentarios

CIRO 5: Gracias por su respuesta. Todos los días podemos aprender algo unos de otros, sólo se trata de estar 'openmind', de no creerse las fobias personales que los corresponsales de prensa en el exterior nos quieren vender como noticias ciertas, y de oír siempre las dos campanas! Sobre todo esto último! Nada mas! Y sobre todo cuando se trata de temas que afectan a EE.UU., Inglaterra o Israel, donde los corresponsales hacen primar su ideología antes que la información objetiva, veraz y equilibrada. Un saludo!

No se le escapa una. Acababa de escribir y me preguntaba: se dará cuenta. Y zas. Confundir cabezas con maletines, me di cuenta tarde, pero usted no. No puedo con usted y me descubro. Y espero que tenga razón. Información no le falta. Y de la buena.

CIRO 4 (y 2): en definitiva, no puede usted decirnos que 'la incertidumbre juega sobre seguro', ya que es precisamente a la inversa; por definición, la incertidumbre no es la seguridad sino la inseguridad! No confunda usted la ficción con al realidad! por favor! Un saludo.

CIRO 4: Gracias por su respuesta. Mire usted, los países con bombas atómicas son muy muy pocos y también muy conocidos. El control de ellos sobre sus bombas nucleares ha sido total y absoluto desde siempre, nunca jamás hubo un solo incidente al respecto. Los supuestos 'maletines', QUE NO SON CABEZAS NUCLEARES EN ABSOLUTO, no se han visto jamás por ningún sitio en estos 20 años desde que cayó la URSS. Si se hubieran vendido al mejor postor, ya nos hubiéramos enterado tragicamente, pues los terroristas de Alá no saben de compasiones con los 'infieles' (nosotros). El Plan Nuclear iraní, en cambio, es un peligro cercano y cierto según la AIEA-ONU. Luego, no puede usted decirnos que es mas factible su INCERTIDUMBRE que la CERTIDUMBRE constatada por la ONU. Si usted no puede dormir tranquilo, que sea por este peligro real y cierto, y no por uno supuesto. ¿No le parece mas razonable? Un saludo.

No siempre ser optimista es signo de sensatez. En temas de cabezas nucleares, que no son cabezas de ajos, no se puede ser confiado ni aunque hubiera una sola. Es más fácil que tenga yo razón respecto al descontrol que usted sobre lo contrario. ¿Por qué? Porque la incertidumbre siempre juega sobre seguro. Y gracias por su atención, pese a alguna acusación infundada como la que deja caer. Bin Laden está bien donde está, si es que está en algún sitio, y bien está cómo llegó a él.

CIRO 3: Gracias por su respuesta. Claro que hay miles de cabezas nucleares, eso es archisabido, público y notorio, pero lo que es falso es que esas bombas anden 'pululando por ahí' sin control. De la caída de la URSS han pasado ya mas de 20 años, y ningún 'maletín' ha explotado en ningún sitio. Lo verdaderamente preocupante es que unos ayatolas salvajes desarrollen un Plan Nuclear denunciado hasta por la Comisión AIEA de la ONU, y si usted se preocupa sólo de hipótesis inciertas, y no de este REAL E INMINENTE peligro persa, y si ademas nos propone usted negociar con los de Bin Laden, comprenderá que lo suyo nos resulte bastante sospechoso!

Razonablemente optimista, bombas atómicas hay suficientes en todo caso para hacer volar este mundo unas cuantas veces, teniendo en cuenta que mundos solo hay uno y que con una vez nos sobra. No considere que mi silencio sobre la proyección nuclear de Irán responde a oscuras intenciones; todas ellas me parecen peligrosas, las reales y las potenciales, las que existen en despensa y las que circulan sin control por la cocina de la antigua URSS, por no hablar del arsenal que late en el subsuelo prometido. Por otro lado, el temor que siempre tengo es el siguiente: el suicida que se hace con un maletín de un megatón y que decide, puestos a desaparecer, en lugar de llevarse un autobús, llevarse toda la ciudad en que se encuentra el autobús. En realidad, me parece que la existencia de suicidas es la peor bomba que existe. Y la otra pregunta que me atenaza es: ¿no ha ocurrido todavía por falta de acceso a tal artefacto o porque el suicida quiere hacer daño pero no tanto? No sé, cuesta creer que quien quiere hacer el máximo daño posible no se decante por el daño absoluto.

CIRO 2: gracias por su respuesta en este interesante tema! Debo aclararle que NO HAY 'bombas atómicas por doquier pululando por ahí' eso es falso ¡¿de donde saca usted semejante cosa?! Los países con esas bombas son muy contados y responsables, incluso en Pakistán esas armas están bajo un gobierno serio y pro occidental. Tan pro-USA es el gobierno paquistaní, que ni siquiera protestó por la muerte de Bin Laden en su territorio! Le repito, Pakistán no es 'La Casa de la Pradera', pero está bajo un gobierno serio, elegido democráticamente y pro-occidental. Lo mismo ocurre en India, por lo que no es muy factible una guerra nuclear entre ambos. La seguridad al 100% no existe en nada, pero la disuasión nuclear funciona allí a la perfección, dado que la opción sería la destrucción mutua, algo que obviamente no interesa a ninguno de los dos! Ya lo vimos durante la 'guerra fria' USA-URSS, donde a pesar de las miles de cabezas nucleares de ambos bandos no pasó NADA; al imperio soviético lo tumbó Ronald Reagan sin disparar un solo tiro, sólo con 5 palabras: 'Derrumbe ese muro, señor Gorbachov'. Lo que sí es de verdad preocupante es el PLAN NUCLEAR DE LOS AYATOLAS sobre el que, curiosamente, usted no dice nada. preocuparle.

Gracias, Razonablemente optimista. Pero como en el chiste del perdido al que se aparece Dios, me atrevo a preguntar, ¿hay alguien más? No es que no me fíe de usted pero con bombas atómicas por doquier pululando por ahí como que no me fío ni de mi sombra, por más que se vaya ganando la partida. La partida, con los juguetes que se juega, puede perderse en un plis-plas. Por cierto, este mundo ha padecido desastres nucleares provenientes de la industria atómicas que podríamos considerar involuntarios, pero qué ocurriría el día que se produzca una explosión nuclear voluntaria en esta era que nos ha tocado vivir. Qué podría desencadenar una bomba atómica lanzada por Pakistán en la India, incluso siendo de manera involuntaria, que cómo se prueba eso, además, a tiro pasado. Bueno, y no quiero detonar un catastrofismo innecesario, pero lo mismo que se reclama en la calle democracia real ya, por considerar que la actual es más formal que otra cosa, espero que nuestro catastrofismo se quede en las palabras y no le dé a algunos por hacerlo realidad.

CIRO (y 2): como le decía, no se trata de negociar nada con quienes no es posible ni siquiera dialogar, el mediador de conflictos sólo puede lograr acuerdos exitosos cuando las partes se aceptan mutuamente, no cuando una parte quiere exterminar a la otra parte porque no cree en Alá! No hay ninguna prueba de que SIEMPRE es posible el acuerdo, por el contrario, hay muchas pruebas históricas de que aveces es IMPOSIBLE hacer entrar en razón a alguien, ya que el fanatismo extremista es una enfermedad psíquica paranoide incurable, nadie pudo lograr curar a Hitler de su paranoia, por ejemplo. Lo que si es posible, es comprar a ciertos mandos no tan fanatizados, con dólares cash, y eso es precisamente lo que se hizo con éxito en Irak, y lo que se está haciendo ahora también en Afganistán. Cuando se habla de 'negociaciones' con talibanes, se refiere a eso precisamente, a comprar a algunos sectores de ellos con prebendas y efectivo. No al Mulá Omar ni a Bin Laden ni a Al Sawahiri, por supuesto, pero sí a otros. Fue imposible curar o comprar a Hitler, pero varios nazis intentaron cargárselo por el bien de Alemania... y de sus cuentas corrientes! En eso trabaja el espionaje precisamente! Ellos lo saben, y se cuidan al extremo, tienen paranoia persecutoria hasta de su propia sombra! Pero si alguno de los atentados perpetrados contra Hitler hubiera tenido éxito, la guerra se acababa y se hubieran ahorrado millones de vidas! La muerte de Bin Laden es positiva por eso, debilita a sus fans.

CIRO: tranquilo amigo, no tema, creo que usted se deja asustar fácilmente por esos salvajes que viven amenazándonos, sin poder poner una bomba mas allá de unos pocos mercados propios y mezquitas. El mundo no se irá al garete por esos salvajes, no tema usted, la democracia es mucho mas fuerte que ellos, si se la entiende bien y sin complejos ni debilidades, tal como se la entiende en los USA. Ellos son quienes se cargaron el nazismo y el stalinismo, y se están cargando también el integrismo islámico. Por suerte en Washington no se habla francés, italiano ni alemán.

NO comparto tanto catastrofismo, cuanto mas se temía por las armas nucleares de Pakistán, los extremistas perdieron las elecciones y las ganó el viejo Partido de Alí y Benazir Butho, cuyo marido es hoy el Presidente, y un fiel aliado de EE.UU. y U.K. Claro que aquello no es 'La Casa de la Pradera' y que hay mucha madraza y mucho fanatismo, pero también en Euskadi hay mucha ikastola, había mucha kale borroca, mucha HB y mucha ETA, y todo se han ido apagando gracias a la firmeza del Estado de Derecho... y a la, aunque tardía, colaboración de Francia. Aunque 2012 es año electoral en USA, no creo que Obama no sepa medir los tiempos en Afganistán, no creo que se retire de allí prematuramente; una cosa es el discurso electoral 'pacifista' y otra lo que hará Obama después... como con Guantánamo! Saben muy bien Obama y el Pentágono, que en Irak se ganó la guerra gracias a persistir y no aflojar.

Qué bien vienen este tipo de apuntes para combatir el estreñimiento. Este mundo podría irse al garete en cualquier momento, a la vista de quienes manejan determinados artefactos en el mundo. Como dice el autor, en Afpak hay de todo, de todo más unas dosis de ignorancia y analfabetismo que seguro son líderes en su categoría, además de un fanatismo religioso que seguro, también, ayudarán a que algún día nos vayamos todos a la depuradora. Vamos, un artículo que podría catalogarse de catastrofismo, pero no de catastrofismo verbal o escrito, sino de catastrofismo real ya, o cerca le anda.

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

TrackBack

URL del Trackback para esta entrada:
https://www.typepad.com/services/trackback/6a00d8341bfb1653ef014e89d0f550970d

Listed below are links to weblogs that reference Afpak, paquete explosivo:

Sobre el autor

es periodista. Director adjunto y columnista de EL PAÍS. Tiene a su cargo la edición de Cataluña.

Eskup

Archivo

diciembre 2016

Lun. Mar. Mie. Jue. Vie. Sáb. Dom.
      1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31  

Mis libros

Cinc minuts abans de decidir

Cinc minuts abans de decidir

Enmig del vendaval independentista

Un llibre que explica, qüestiona i contextualitza com s’ha esdevingut, setmana a setmana, el canvi radical que els darrers quatre anys ha sotragat Catalunya. Des d’abans de la sentència del Tribunal Constitucional, fins avui, quan l’independentisme és en primer pla del debat polític i social.

L'any de la revolució

L'any de la revolució

Com els àrabs estan enderrocant els seus tirans

Crònica, anàlisi i atlas de les revoltes de la dignitat, que van conmocionar al món àrab durant 2011, amb referències i comentaris a tots els països on els joves van aixecar-se en protesta contra l'autoritarisme i les dictadures. Amb un nou epíleg per l'edició catalana.

El último que apague la luz

El último que apague la luz

Sobre la extinción del periodismo

Una reflexión sobre los últimos años de la industria de la prensa escrita, las dificultades para seguir haciendo periodismo de calidad y la indisoluble relación entre periodismo y democracia.

El año de la Revolución

El año de la Revolución

Cómo los árabes están derrocando a sus tiranos

Balance, atlas político y análisis de las causas de las revueltas de 2011, que han derrocado a cuatro dictadores, encendido enfrentamientos civiles y provocado reformas y convulsiones políticas en la entera geografía árabe.

¿AUN PODEMOS ENTENDERNOS?

¿Aun podemos entendernos?

Conversaciones sobre Cataluña, España y Europa
REIVINDICACION DE LA POLÍTICA

Reivindicación de la política

Veinte años de relaciones internacionales
La oca del señor Bush

La oca del señor Bush

Como la Casa Blanca ha destruido el orden internacional

Nube de tags

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal