Lluis Bassets

Encapsular el escándalo

Por: | 19 de julio de 2011

La infección que empezó en Londres amenaza al entero imperio mundial de News Corporation. Por eso hay que encapsularla, convertirla en un caso excepcional que se ha producido únicamente en un tabloide británico ya desaparecido como News of The World. Quienes hayan sido los responsables del desaguisado, más de diez directivos y cuadros del imperio, deberán pagar por sus pecados, pero es imprescindible establecer un cordón sanitario que impida la extensión de la enfermedad contagiosa.

El cierre fulminante de News of The World y la caída de Rebeka Brooks forman parte de esta estrategia hasta ahora fallida, que sufre entre otras cosas de las divisiones en el seno de la familia Murdoch acerca de las piezas que hay que ir entregando. Hay que recordar que la dimisión de Brooks se produjo pocas horas después de que la solicitara abiertamente ante los medios un accionista de la familia real saudita, el príncipe Al Walid bin Talal al Saud. De momento está triunfando la línea más conciliadora, representada al parecer por la hija del magnate Elisabeth, frente a los duros Rupert y su hijo James.

La velocidad con que se extiende la purulencia es mucho mayor que la capacidad de Murdoch y los suyos para establecer planes para cortarla. Scotland Yard se halla ya bajo los focos, después de las dos dimisiones de sendos jefes por sus responsabilidades en el escándalo: o no investigaron o miraron a otra parte cuando había que investigar, fruto de las relaciones excesivamente estrechas, contraprestaciones incluidas, entre el imperio y la policía metropolitana.

También se halla bajo los focos Downing Street. Los primeros ministros han rendido vasallaje a Murdoch, que sin ser rey ha sido hacedor de reyes. Sin Murdoch no habría Tony Blair y quizás habría habido Gordon Brown. Sin Murdoch no habría tampoco David Cameron. El poder excesivo siempre se termina pagando, sobre todo si la democracia, que es limitación de poder, sigue existiendo: no puede haber dudas al respecto sobre la británica.

Pero donde se juega el futuro del imperio es en sus medios de comunicación americanos, en Fox News y en The Wall Street Journal. Extender una protección a su alrededor es la tarea que ahora tienen encomendados sus directivos. El editor y presidente de Dow Jones, la compañía que edita WSJ, Les Hinton, dimitió preventivamente la pasada semana para evitar precisamente la contaminación. Era el presidente de una compañía subsidiaria de News Corporation dedicada a editar News of The World en los años en que se produjeron las escuchas y tiene por tanto responsabilidades y explicaciones que dar.

Ahora la prensa seria del imperio, sobre todo The Times y WSJ, intenta recuperar informativamente el caso, para que no se diga que Murdoch censura a sus periodistas y, sobre todo, para evitar la extensión de la infección. Si algo descalifica a Murdoch en su credibilidad como editor y propietario de cadenas de información es que no está en disposición de narrar lo sucedido con toda objetividad. De ahí sus esfuerzos por demostrar lo contrario, acompañados, eso sí, de editoriales exculpadores como el que publicó ayer el WSJ.

Si el caso salta el Atlántico lo que puede estar en juego es mucho más que el propio imperio mediático. La movida conservadora americana, el Tea Party e incluso el partido republicano, serían muy distintos sin el activismo de Fox News y los numerosos programas protagonizados por personajes con pretensiones políticas como Sarah Palin, Micke Huckabee, Newst Gingrich o Rick Santorum. Murdoch tiene en su haber muchos méritos a favor de la causa conservadora en todo el mundo, incluido su apoyo a los comunistas chinos. Se entiende que su caída se llevaría por delante muchas más cosas que sus intereses multimillonarios y los de su familia.

Hay 14 Comentarios

El que no parece que haya manera de encapsular, qué figura más gráfica para describir el intento de circunscribir el escándalo Murdoch, es el affaire DSK, que no deja de colear. En este caso, más que encapsular casi se adelantaría más si se la envasaran al vacío al dominante. Buenas noches.

¿Razonablemente objetivo? Quiá. Ni razonable, ni ob jetivo. Más bien confuso, caótico y sin argumentos. Murdoch, tan demócrata, admite la censura china y coopera con las autoridades comunistas. Solo cree en la capacidad corruptora de su dinero. ¿Ese es el máximo valor razonablemente objetivo? Esa obsesión con los progres, ni razonable ni objetiva, revela una adicción a lo regre que se acerca a lo patológico.

(y 2): a menudo vemos que periodistas y medios ocultan las fuentes de su información, amparados en el 'secreto profesional'... y no pasa nada! ¿porqué ahora tanto revuelo? ¿sólo porque se trata de Murdoch? Éste señor ha construido su imperio y fortuna en países democráticos con leyes bastante estrictas: Inglaterra, Australia, EE.UU. Otros lo han hecho bajo dictaduras (la de Franco, por ejemplo) pero de estas nadie habla! Vaya...!

Si la Scotland Yard del período Laborista lo sabía y no actuó, eso es peor que las propias escuchas. Por algo no actuaron! Ademas, resulta el colmo de la hipocresía que quienes mas fustigan hoy a Murdoch son los medios progres que publicaron los materiales espiados y robados, y luego publicados por Julian Assange y su Wikileeks, a quienes no sólo no atacan sino que incluso defienden esos medios progres. Vaya...

Anda, que si después de estallar la burbuja de Murdoch, la gente normal a la que engañó se echara de nuevo en brazos de sus creaciones. Abocados a leer News of The World como abocados a sufrir nuevas crisis a manos de quienes las pergeñaron. Qué desgracia.

Si, y el torniquete de momento está tratando de contener la hemorragia. El problema es que el imperio Murdoch es un tumor canceroso en estado avanzado, que ya ha invadido otros "organos" importantes cercanos, y es muy probable que la "quimioterapia y radiación" aplicadas no puedan salvar el organismo.
Es curioso constatar como los poderes en la sombra, cuando finalmente su pudredumbre sale a la superficie, su estrategia habitual es, al principio guardar silencio -para observar por razones tácticas la evolución del asunto, y así encontrar una contra estrategia para contrarrestar los efectos. Para ello sacan a relucir un nutrido arsenal defensivo -una "tormenta de arena"- que va desde un aparente arrepentimiento, seguido de medio disculpas, bravatas, declaraciones absurdas para desviar la atención, y la frase clásica: No tenía conocimiento de ello, como si ésto fuese una excusa -el desconocimiento de la ley, nunca podría otorgarle a nadie el derecho a dilinquir. Siempre se podrá culpabilizar a otros de las propias infamias, y claro hay que negar, negarlo todo, y sobretodo pretender estar muy avergonzados y sentirse ofendidos.
Todo lo antes mencionado se aplica al pié de la letra a otro "imperio", donde el tumor se llama pedofilia, y que no hace falta ponerle nombre, pues todos sabemos de quiénes se trata. Seguid lo que en estos días está sucediendo entre el enfadado gobierno irlandés y el mini estado romano, que abiertamente se burla de las leyes irlandesas, y que parece que a el Pais, aún no le ha llamado la atención. Un saludo.

Lo bueno de esto es que nos permite ver que los poderosos (de verdad) son gente con carne y hueso, reales.

No meras sombras intangibles con un poder onmímodo sobre las diferentes facetas del Poder.

Tranquiliza poder poner nombre y cara al menos a uno (aunque no el más importante).

Fijaos sino en las dos grandes empresas monopolistas que operan en el mercado de los alimentos mundial.
Buscad, y aprendereis.

Rajoy, el candidato de los mercados. Rubalcaba, el candidato de los mercados suplente. Murdoch, uno de los dueños de los mercados. Los mercados quieren al frente al titular, al que mejor defienda sus colores. La suerte es que la gente puede decidir, lo nunca visto, la alineación de la escuadra contraria, y eso, hoy por hoy, en un momento en que los mercados, con sus agencias infiltradas de calificación como afilados delanteros centros destacados, son temidos y odiados y vistos como su principal enemigo, es un gran privilegio poder eludir esa predestinación ultraconservadora a la que parecemos abocados. Nadie pondría, si pudiera, a Messi de titular en el equipo contra el que se juega. ¿Contra quién jugamos nosotros? ¿Es posible que estemos tan comprados que disparemos contra nuestra propia puerta, con la excusa de que todos son iguales? Es posible, y es verdad que a ciertos niveles hasta los suplentes son también unos galácticos, pero hombre, no hagamos saltar al terreno de juego a su mejor apuesta. Al mejor para los mercados, quise decir. Alguien puede creer que todos los medios son iguales, que todas las cabeceras son unas vendidas, pero perdonen que mientras no se demuestre uno prefiera leer The Guardian o NYT, antes que NoW.

Murdoch es un paladín del Tea Party y todo lo que suene a capitalismo salvajee, da igual que sea chino, ruso o congoleño, lo importante es que sean regímenes que den rienda suelta al capitalismo en sus versiones más cutres y desalmadas.
Se vende a sí mismo como un paladín de la libertad (el gran logro estratégico de la derecha y ultraderecha mundial), pero es mentira: sólo lo es para las grandes corporaciones.
Odia todo lo que lleve el marchamo "izquierdista": ecología, feminismo, sindicatos, economía sostenible, energía renovable, etc, etc.
Por eso, los programas de la Fox son intercambiables, salvando las distancias, con Intereconomía, Veo, Cope, etc. Da igual lo que sea la realidad, el asunto es opinarla e interpretarla hasta torcerla y cambiarla.
No es que sea de derechas: es que es un manipulador.
Vamos, que una buena noticia para la libertad de todos.
¿qué dice ahora Aznar, que está en su nómina? ¿habrá incurrido en responsabilidad "in vigilando"?
Seguro que para Federico y toda la caverna esto es una manipulación de la izquierda dictatorial. Me parto.

De momento se ha llevado a Sean Hoare,claro que siempre tienen el recurso de decir que fue el tabaco o la gripe A, o tal vez un virus misterioso...llamado mafia.
Gracias por sus artículos,son muy buenos Lluis Bassets.

Abusar del Don de la Palabra con la necesaria ayuda de la imagen, ante quienes están en situación de inferioridad, al margen de principios y valores innatos ancestrales de los seres humanos, supone más pronto que tarde, que el botín obtenido revierta contra el usurpador. Se puede engañar a muchas personas mucho tiempo, pero no se puede engañar a todo el mundo todo el tiempo. El imposible equilibrio de pérdidas y ganancias de idearios abanderados por actitudes, comportamientos y usos, ajenos a las Buenas Prácticas Objetivas, libre de las cuestiones de opinión, interpretación o gusto, se presenta como la próxima conquista de los Derechos Sociales Universales a lograr y reconocer con pleno derecho.

¿Podía Don Quijote haber evitado perder su hacienda por unos libros de caballería?

Gracias y Saludos para todos,

Y va camino de dejarse barba, si con ello evita que le reconozcan.

El escándalo Murdoch se globaliza. Todo está conectado, y más a estas alturas. Si ya cuando cae una casa humilde, tiemblan bastantes a su alrededor, qué no hará la caída de la torre más alta. Veremos qué llega del huracán Murdoch a nuestras costas, si es que llega algo. A todo premio gordo que se precie siempre acompaña la pedrea. La nuestra lleva bigote.

DOS COSAS: si los americanos no quieren ver mas a Obama en la Casa Blanca, éste se irá de ella, con o sin la ayuda de Murdoch! Y 2º: ¿todos los medios del Grupo Murdoch son pro Conservadores? Porque en Inglaterra favoreció al Laborismo, ¿o no?

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

TrackBack

URL del Trackback para esta entrada:
https://www.typepad.com/services/trackback/6a00d8341bfb1653ef01538ffd75af970b

Listed below are links to weblogs that reference Encapsular el escándalo:

Sobre el autor

es periodista. Director adjunto y columnista de EL PAÍS. Tiene a su cargo la edición de Cataluña.

Eskup

Archivo

diciembre 2016

Lun. Mar. Mie. Jue. Vie. Sáb. Dom.
      1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31  

Mis libros

Cinc minuts abans de decidir

Cinc minuts abans de decidir

Enmig del vendaval independentista

Un llibre que explica, qüestiona i contextualitza com s’ha esdevingut, setmana a setmana, el canvi radical que els darrers quatre anys ha sotragat Catalunya. Des d’abans de la sentència del Tribunal Constitucional, fins avui, quan l’independentisme és en primer pla del debat polític i social.

L'any de la revolució

L'any de la revolució

Com els àrabs estan enderrocant els seus tirans

Crònica, anàlisi i atlas de les revoltes de la dignitat, que van conmocionar al món àrab durant 2011, amb referències i comentaris a tots els països on els joves van aixecar-se en protesta contra l'autoritarisme i les dictadures. Amb un nou epíleg per l'edició catalana.

El último que apague la luz

El último que apague la luz

Sobre la extinción del periodismo

Una reflexión sobre los últimos años de la industria de la prensa escrita, las dificultades para seguir haciendo periodismo de calidad y la indisoluble relación entre periodismo y democracia.

El año de la Revolución

El año de la Revolución

Cómo los árabes están derrocando a sus tiranos

Balance, atlas político y análisis de las causas de las revueltas de 2011, que han derrocado a cuatro dictadores, encendido enfrentamientos civiles y provocado reformas y convulsiones políticas en la entera geografía árabe.

¿AUN PODEMOS ENTENDERNOS?

¿Aun podemos entendernos?

Conversaciones sobre Cataluña, España y Europa
REIVINDICACION DE LA POLÍTICA

Reivindicación de la política

Veinte años de relaciones internacionales
La oca del señor Bush

La oca del señor Bush

Como la Casa Blanca ha destruido el orden internacional

Nube de tags

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal