Lluis Bassets

Identidades asesinas

Por: | 25 de julio de 2011

Cazados como conejos. Uno detrás de otro cayeron a decenas esos jóvenes noruegos convocados para formarse en las ideas socialdemócratas. Aislados, sin escapatoria, incapaces de protegerse o de defenderse de un solo hombre armado que estaba dispuesto a no dejar vivo ni a uno solo. El disfraz de policía, respetado por los pobres muchachos, le permitió adentrarse entre ellos y convocarles para que se acercaran, antes de empezar a disparar. La isla minúscula, idílica, paraíso socialdemócrata convertido en una ratonera, facilitó la tarea al asesino. También una cuidadosa y meditada preparación de la secuencia, fruto de una mente detallista y perversa: primero, un coche bomba ante la oficina del primer ministro, en el centro de Oslo, para concentrar la atención de la policía y los medios, hasta dar pábulo a un eventual atentado de Al Qaeda; y luego, apenas dos horas más tarde, la matanza de la isla de Utoya, hora y media de lenta cacería humana, sin dificultades, sin obstáculos, hasta el hastío, y con un balance de víctimas atroz.

El megaterrorismo, que tenemos entre nosotros desde hace pocos decenios, ahora puede ser obra de un único asesino de masas. Esta vez no hay mucha tecnología de por medio. Tampoco una compleja y disciplinada organización criminal. Ni siquiera el atacante es exterior por su origen, el extranjero estigmatizado, o por su religión, el islam. El autor de la matanza es un joven europeo que dice defender su identidad europea y cristiana. Pertenece, como todos nosotros, a un mundo globalizado, a veces difícil de entender y de vivir, pero sus ideas, lamentables y erróneas, son totalmente genuinas, compartidas por multitud de sus conciudadanos.

¿Cabe desconectar la matanza de Oslo del ascenso de la extrema derecha en toda Europa? La teoría del loco aislado y sin relación con nada calza como un guante en una acción al parecer individual como ésta. Pero también es legítima la duda. Los jóvenes asesinados estaban en la escuela veraniega del laborismo noruego, para formarse en todo lo que detestaba Anders Behring Breivik, el asesino: el marxismo, el buenismo, la corrección política y el multiculturalismo que destruyen la identidad europea, arrinconan las raíces culturales cristianas y abren las puertas a la islamización del continente, según los idearios de extrema derecha que proliferan por toda Europa. Muchas de las ideas que manejaba el asesino son compartidas por personajes y partidos pacíficos e incuso honorables, que no solo difunden sus proyectos de exclusión y de discriminación sino que los aplican cuando están en el Gobierno, cosa que está sucediendo con frecuencia creciente en la Europa septentrional.

El objetivo del terrorista no es producir efectos políticos. Sabe que la reacción a esta matanza será una mayor vigilancia sobre la extrema derecha, un mayor cuidado en la seguridad antiterrorista y como ha señalado Jens Stoltenber, el primer ministro, un reforzamiento de la democracia, tal como corresponde a la historia, el temple y el carácter de la sociedad noruega. A diferencia de Al Qaeda, que con sus atentados pretende fomentar la instalación de regímenes islamistas que apliquen al sharía, el objetivo criminal de Behring Breivik se agota en la matanza misma: ha querido asesinar al primer ministro socialdemócrata y diezmar las filas de los más jóvenes seguidores de esas ideas que detesta y considera responsables de un futuro que aborrece.

La locura que impulsó a Behring Breivik pertenece a una enfermedad política que describió muy bien, hace poco más de diez años, en plena era de los atentados islamistas, el escritor franco-libanés Amin Maalouf, en un libro titulado 'Identidades asesinas' (Alianza). La dolencia moral que denunciaba Maalouf “reduce la identidad a una única pertenencia, instala a los seres humanos en una actitud parcial, sectaria, intolerante, dominadora, a veces suicida, y los transforma con frecuencia en asesinos o en partidarios de los asesinos” y encaja también ahora cuando en la Europa laica de raíces cristianas uno de sus jóvenes es capaz de perpetrar una matanza en nombre de esa identidad supuestamente en peligro.

Hay 19 Comentarios

En un lugar promueven la revolución para evolucionar y en otros surgen conatos de involución para retrasar. Ojalá se tratase de átomos y células aislados, pero como se trate de adelantados, entonces sí que la llevamos clara del todo.

Como siempre, se aprenderá de estas situaciones.

Los noruegos reforzarán la seguridad, sin duda. Pero espero que esto no les prive de su capacidad de ser una sociedad abierta.

No hay nada peor que la cultura del miedo perpetuo.

Los EEUU son uno de los países más violentos del mundo. Asesinatos en serie y no en serie, criminalidad y delincuencia de todo tipo que permea toda la sociedad. También de fuerte violencia social y económica. Allí la matanza que Behring ha perpetrado en Noruega sería casi una más, de hecho menos mortífera que la de McVeigh en Oklahoma, y por tanto recibiría menor "consideración". O número 1 o nada.

Esperemos que Noruega, el pueblo noruego, sean mucho más inteligentes que el primitivismo de los estadounidenses, que prima la supervivencia del más fuerte, y la supremacía física de quien posee el arma más potente. La vieja Europa ha sufrido demasiado a causa de la violencia. Dudo que quiera retroceder a esa tosca premisa estadounidense de violencia combatida con violencia. Aunque conviene estar vigilantes, con firmeza pero de forma racional y razonable, reforzando los lazos, la cohesión y la igualdad sociales.

Lo de Breirik, un acto incalificable, monstruoso, bárbaro. Nada de extrañar en una Europa que emprendió los genocidios coloniales y totalitarios; reverso oscuro de sus envidiables avances sociales y políticos hoy en franca demolición, por decirlo así.

respetuosamente disiento,creo que Breirik es la punta del iceberg, es le primer soldado de Eurabia en pasar de la palabra a la acción, en este caso la inmolación de los europeos que son considerados traidores raciales. Estas bestias existen en gran número y ya están gobernando en buena parte de Europa. La pregunta es: ¿cuando partirán los primeros vagones con musulmanes para un nuevo Auschwitz? volverá el espíritu asesino a la escena del crimen, a ese monumento infame que no pudimos dejar atrás.

Mi más absoluta repulsa al atentado. Aunque en un primer momento reunía las características de un atentado islamista, días después, una vez resueltas todas las incógnitas, resume la actuación propia de un asesino extremista.
Las medidas de seguridad noruegas se han puesto en entre dicho.
El cuartel general se encuentra en Oslo.
La fuerza aérea noruega cuenta con 421 helicópteros. Las fuerzas especiales llegaron en barca. Desde la primera explosión se tendrían que haber puesto en marcha todos los mecanismos necesarios para una situación de amenaza terrorista que en Noruega ya existía con motivo de su participación en las guerras de Afganistan y la publicación de las "controvertidas viñetas de Mahoma".

Espero que Europa tome nota porque acontecimientos similares con una mayor planificación pueden generar el pánico entre la población y el desarrollo de acontecimientos políticos adversos para los intereses de una comunidad pacífica y democrática que propugna importantes valores humanos y cívicos.

Llama la atención además de algunas incógnitas la tranquilidad con que se acercaban los viandantes al lugar del atentado.

Una serenidad que surgía de la propia inocencia.

Esperemos que nunca vuelva a suceder nada parecido.


Les paso esta noticia emitida hoy mismo por La Unión Romani que he recibido hoy mismo.Gracias si lo publican porque de estas noticias recibo muchos días.

Prenden fuego en Alemania a un edificio de viviendas habitadas por gitanos


Acabamos de leer la noticia transmitida por la agencia EFE y una sacudida de horror y preocupación nos ha invadido. Cuando todavía no acabamos de creernos lo que ha pasado en Oslo (Noruega) resulta que otros matones y cobardes racistas prenden fuego a un edificio completo habitado por familias gitanas.

La agencia de noticias ha hecho pública la noticia manifestando que un edificio de viviendas habitado por familias gitanas ardió la pasada noche en la ciudad de Leverkusen, población joven, situada junto al río Rin y a medio camino entre Düsseldorf y Colonia. Leverkusen es famosa, además, por su equipo de futbol Bayer-Leverkusen. La policía alemana no ha tenido dudas en afirmar que el incendio tiene una intencionalidad racista y xenófoba.

Los pobres gitanos, inquilinos de las viviendas, pudieron ponerse a tiempo a salvo, pero el edificio ardió por completo y las llamas afectaron asimismo a inmuebles vecinos. De todas formas se desconoce en estos momentos cuantas personas había en el interior del edificio cuando se desató el incendio. Pero gracias a la intervención de los bomberos se impidió que el fuego llegara a propagarse a casas vecinas, que resultaron levemente afectadas por las llamas.

Testigos presenciales afirman haber visto hasta cuatro personas que, tras lanzar objetos incendiarios por la planta baja del edificio, huyeron en dos automóviles. Los sospechosos iban vestidos de negro y llevaban la cabeza rapada, según relataron estos testigos a la policía local. La policía investiga el posible origen ultraderechista aunque no descarta la intervención de otros grupos nazis y violentos.

La Unión Romani ha iniciado contactos con los principales líderes y Asociaciones gitanas alemanas así como con los responsables del FURUM EUROPEO DE LOS GITANOS que tiene su sede en el Consejo de Europa en Estrasburgo con el fin de ofrecerse para trabajar conjuntamente en lo que fuere necesario. Igualmente se ha dirigido a la Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa con el fin de que hagan la mayor presión posible para la rápida detención de los criminales incendiarios y tomen medidas para que se ponga freno a la ola de atentados racistas que últimamente estamos padeciendo.

Unimos nuestro dolor al de las familias de los jóvenes vilmente asesinados en Noruega. Hoy, tristemente, nos sentimos unidos en el dolor porque la bestia racista no conoce límites humanos ni fronteras territoriales.

MANUEL GARCIA RONDON
Secretario General de Unión Romani
Barcelona 25 de Julio de 2011

LO MÁXIMO que pasará entre rejas este psicópata serán 21 años. Quizás con buena conducta salga antes. Y eso porque la Ley noruega eliminó la pena de muerte y también la prisión perpetua. A los 53 años, o antes, este asesino serial estará libre y podrá volver a matar. Los policías, que hoy van armados sólo con gas-spray quizás para entonces puedan ir con armas letales, que si las hubieran portado ahora hubieran evitado muchas de estas muertes. Los noruegos son muy 'progres', están encantados con su futura reina, una camarera madre soltera, ex de un narcotraficante, y expulsada de Australia y Japón. Pero ya dijo el Premier noruego que se acabará la ingenuidad, o sea, se acabará el progresismo naif absurdo.

Pues no sé qué decirte, Maltés, si esto hubiera ocurrido en tu amada y armada Norteamérica, quizá habría ideado algún otro plan más cobarde que garantizara su resultado, como hacerse fuerte en una guardería repleta de nenes inermes. El mal, como el agua, siempre encuentra una salida, y es difícil cerrarle el paso salvo que se le ataque desde, precisamente, la guardería.

Dice André Gide que para qué prohibir lo que no se puede impedir. Por más que les digas a los niños que no lean cierto libro, no impedirás que los lean a escondidas. Dado que tales libros existen, lo mejor es enseñarles a leerlos, de modo que, al revés que en aquella película, en la que el escritor acusaba al aspirante a intelectual de que podría leer mal su libro y joderlo, conseguir que la mala lectura no joda a mentes como la del monstruo del 22-J. Formación e información para evitar la deformación.

Unos señalan desde los atriles y otros hacen el trabajo sucio. Que nadie se confunda, este individuo no es un enfermo mental.

Si alguien de entre los jóvenes hubiera tenido un arma, como bién sucedería en los Estados Unidos de América, país de hombres y mujeres libres (y, de forma coherente, armados), la historia se relataría de toda otra manera.

Pero claro, la cultura europea confía en que el "Estado" venga a salvarte de todos los males (cuando tienes que ser tú, en caso de crisis extrema, quién devuelva los disparos al psicópata).

En lo concerniente a este abyecto miserable, es cierto, representa a cierta Europa, pero no toda, no perdamos el norte.

Representa a la etno-província, y eso es un problema de índole cultural, de falta de referencias, de hybris decimonónica siniestra y pervivente, que el conjunto de europeos debemos disipar para siempre (no con más social-democracia, sinó con liberalismo y sociedad abierta).

Recuerden, el "gran" siglo europeo, el siglo XIX (y su abyecto legado hasta 1945), es el más oscuro y siniestro de la historia de la humanidad, y el poso racista que demora en el Continente.

También añadir algo que puede resultar hiriente: la social-democracia propicia el enajenamiento de los sujetos más vulnerables.

Funcionáis con dogmas, y se os oponen dogmas. Sois tan arrogantes que no concedéis validez a nada más. Ser social-demócrata no dejó nunca de ser una ética privada, pero que invade el espacio público.

Por contra, una sociedad liberal y abierta, cosmopolita y sin dogmas, presta a usar la fuerza bruta contra quién la amenace, puede hacer mucho más daño al etno-centrismo.

Si soy socialista o social-demócrata, no me importan mucho las libertades personales, pasan a un segundo plano, importa más la casta, el discurso, el Estado. Entonces, ¿cómo voy a deslegitimar a los conservadores? Nunca se me ocurrirán las palabras adecuadas.

Es defendiendo las libertades personales que se puede hacer frente al conservadurismo psicópata, y no defendiendo el Estado y las Grandes Ideologías. Porque en ese caso algo me une a ellos todavía: estatismo, colectivismo, dogmas, grandes retóricas.

Indigno que alguien tenga que morir en una matanza semejante, como un cordero, es algo que me da ganas de vomitar y que me impide dar mi pésame porque me indigna demasiado.

Alguien armado, un ciudadano libre, tendría que haber puesto punto final a esa situación grotesca.

Añadir que la palabra mata,el poder de la palabra mata porque hay muchas maneras de matar.Se mata cuando desde esos partidos "democráticos" desprecian,humillan e instalan el prejucio a los diferentes,sean gitanos,musulmanes o en este caso jóvenes socialistas.Deberían de tener más responsabilidad los políticos a la hora de pronunciar palabras,el daño se hace y mata a colectivos,haciendo a veces un daño irreparable.De esto los gitanos saben mucho a lo largo de su historia y me avergüenza que en este país se sigan diciendo las mismas barbaridades que hace siglos.Se les ataca por pobres,no por raza o cultura.Así no se solucionan los problemas,nunca.

"La religión es el opio de la humanidad", y Carlos Marx se quedó corto -aunque ésta frase clave le haya grangeado un profundo y enfermizo odio de los religiosos -y que aún perdura hasta el presente- por todo aquello, que se parezca o aunque sólo oliese a comunismo, apesar de que paradójicamente tanto el comunismo como el socialismo, están basados justamente en criterios y valores afines al cristianismo.
Sus elementos más fanáticos suelen engrosar las filas de la extrema derecha, que sin paliativos ni disimulo alguno han declarado una guerra abierta a todo nivel, lugar y escala contra el socialismo.
Lo sucedido en Oslo, pone de manifiesto y desvela como la batalla dialéctica y mediática del poder religioso se transforma y convierte en una caceria política y carnicería humana.
No se constata por ninguna parte, ningún remordimiento ni condena por parte de la iglesia o las organizaciones de derecha o religiosas, apesar de que éste bárbaro y nauseabundo acto se haya cometido contra personas inocentes, la mayoría de ellos jóvenes idealistas.
Pienso que el poder sólo es el responsable indirecto, ya que si hubiese sido el organizador, lo habría hecho de tal manera que la responsabilidad del acto habría caído sobre la cabeza de los islamistas, ya que no es la arrogancia européa la causante de la mayoría de los desmanes y problemas, sino naturalmente culpa del emigrado, sobretodo si es árabe o musulmán. Un saludo

Ni un minuto dedico a este asesino que si actuó solo busca gloria,y si hay detrás más gente buscan instalar el miedo.Mi denuncia a todos esos partidos que bajo la tutela de la democracia propagan ideas xenófobas,creando el caldo de cultivo para dementes,tan solo por unos votos.Y todo mis respetos,cariño por esos jóvenes y familias que ahora sufren todo este horror.Creo que tan solo ideologías tan extremas pueden concentrarse en personas extremas,haciéndolas así suyas.Un saludo

Y por lo demás, ¿no estaremos entre todos consumando la segunda parte de su atentado, la de hablar hasta la saciedad de él y su macabra hazaña, la de darle la publicidad que él buscaba? Quizá habría que cortar este diálogo que se ha establecido entre su ejecución masiva y el eco masivo que está logrando en los medios y del que todos somos responsables, unos por difundir y otros por ser presas de la difusión. Quizá, en fin, habría que dejar de hablar de él de una s... vez y de dar publicidad a todas sus soflamas fascistas que sólo pueden conseguir otro tipo de eco mucho más dañino.

Vivimos en una sociedad enferma (entre muchas otras cosas) de hipocresía ¿Qué significa identidad? ¿Que todo somos idénticos a nosotros mismos? ¿que queremos seguir siendo idénticos y por tanto no evolucionar? Obviamente, decimos "identidad" para decir "pertenencia a un grupo" pero eso significaría que se ven más calars las implicaciones de tribu y manada del asunto.

¿Y que quere decir tolerancia? El significado real es la capacidad de soportar o sufrir algo que nos agrede, de manera que cuando lo empleamos ate otras ideas estamos diciendo: estáis equivocados, me estáis agrediendo, pero soy tan bueno que os soporto. En este caso la palabra que deberíamos emplear es RESPETO, vosotros tenéis las opiniones y yo las mías, tenemos derecho a no estar de acuerdo y no matarnos por ello.

No mató a quien odiaba sino a quien no odiaba a quien odiaba. Sus enemigos son también quienes no defienden a sus enemigos. Son sus enemigos colaterales, sus compatriotas descarriados que decidieron ir no contra él pero sí sin él. Y no lo aceptó. A eso se reduce el ideario del fanático político, ese es el ideario del asesino por razones políticas y de credo.

En un artículo de José de Toledo, aquí en El País, escribe -tenemos una cultura, una ética y unas normas sociales que modifican estos comportamientos. Algún día la evolución biológica llegará a la altura de la evolución social, y nuestras tendencias sociales serán iguales que las biológicas. En mi opinión, mientras ese día no llegue deberíamos ajustarnos a las normas sociales.- El artículo muestra en detalle el proceso evolutivo de miles de años de los seres humanos y cuanto seguimos condicionados por nuestro comportamiento inconsciente, actuando y comportándonos como animales en la esencia, animales parlantes con multitud de habilidades ciertamente, pero animales inconscientes la mayor parte de nuestra existencia. Así, no veo en las actuales circunstancias más que comportamientos de masas inconscientes que siguen banderas o flautistas desarrapados. Esto no quita, que de seguir y prolongarse la situación actual de crisis social, se llegue a una situación indeseable de mayor caos si cabe, que sí, ante la aparente pasividad de los gobernantes y dirigentes perdidos en sus particulares batallas en lugar de ejercer responsablemente sus obligaciones de servicio público para la sociedad que, dicho sea de paso, libremente han elegido.

El terrorista utilizó balas expansivas para causar más daño, el cristianismo con sangre entra. Destruyó a futuros socialistas, supo elegir su objetivo, atacó, según su fanatizado cerebro, el "mal" de raiz. Yo sí pienso en la influencia de ideas fascistas, discursos populitas y xenófobos en la mente de jóvenes (o no tan jóvenes) en época de crisis (económica, ideológica, creencias). Son discursos aparentemente no dañinos, permitidos por una libertad de expresión a los que al menos en nuestro país debería aplicarse la ley antiterrorista.

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

TrackBack

URL del Trackback para esta entrada:
https://www.typepad.com/services/trackback/6a00d8341bfb1653ef014e8a173283970d

Listed below are links to weblogs that reference Identidades asesinas:

Sobre el autor

es periodista. Director adjunto y columnista de EL PAÍS. Tiene a su cargo la edición de Cataluña.

Eskup

Archivo

diciembre 2016

Lun. Mar. Mie. Jue. Vie. Sáb. Dom.
      1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31  

Mis libros

Cinc minuts abans de decidir

Cinc minuts abans de decidir

Enmig del vendaval independentista

Un llibre que explica, qüestiona i contextualitza com s’ha esdevingut, setmana a setmana, el canvi radical que els darrers quatre anys ha sotragat Catalunya. Des d’abans de la sentència del Tribunal Constitucional, fins avui, quan l’independentisme és en primer pla del debat polític i social.

L'any de la revolució

L'any de la revolució

Com els àrabs estan enderrocant els seus tirans

Crònica, anàlisi i atlas de les revoltes de la dignitat, que van conmocionar al món àrab durant 2011, amb referències i comentaris a tots els països on els joves van aixecar-se en protesta contra l'autoritarisme i les dictadures. Amb un nou epíleg per l'edició catalana.

El último que apague la luz

El último que apague la luz

Sobre la extinción del periodismo

Una reflexión sobre los últimos años de la industria de la prensa escrita, las dificultades para seguir haciendo periodismo de calidad y la indisoluble relación entre periodismo y democracia.

El año de la Revolución

El año de la Revolución

Cómo los árabes están derrocando a sus tiranos

Balance, atlas político y análisis de las causas de las revueltas de 2011, que han derrocado a cuatro dictadores, encendido enfrentamientos civiles y provocado reformas y convulsiones políticas en la entera geografía árabe.

¿AUN PODEMOS ENTENDERNOS?

¿Aun podemos entendernos?

Conversaciones sobre Cataluña, España y Europa
REIVINDICACION DE LA POLÍTICA

Reivindicación de la política

Veinte años de relaciones internacionales
La oca del señor Bush

La oca del señor Bush

Como la Casa Blanca ha destruido el orden internacional

Nube de tags

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal