Lluis Bassets

Catálogo del cambio

Por: | 29 de septiembre de 2011

Las mujeres tunecinas van a votar el 23 de octubre en las primeras elecciones democráticas que contarán con listas paritarias y servirán para conformar la Asamblea Constituyente. Las mujeres saudíes no votan en las elecciones municipales que se celebran hoy y deberán esperar a 2015 para gozar del sufragio activo y pasivo en los comicios locales. La caída de Ben Ali decapitó los proyectos de sucesión dinástica organizada por los familiares del dictador, al igual que ha sucedido en Egipto y en Libia. En Túnez no eran los hijos los candidatos sino la propia esposa de Ben Ali, la todopoderosa Leila Trabelsi, quien aspiraba a sucederle. En Arabia Saudí las mujeres apenas aspiran a conducir el automóvil, delito por el que una señora de Yeda ha sido castigada a recibir diez latigazos.

Entre la revolucionaria Túnez y la contrarrevolucionaria Riad, se extiende el catálogo del cambio que se ha producido en el mundo árabe desde el 14 de enero cuando Ben Ali se fugó a Arabia Saudí, donde vive ahora exiliado. En toda la geografía árabe la oleada ha producido unos efectos internos en cada uno de los países, desde el cambio de régimen hasta el anuncio del sufragio femenino. Y otros externos, desde los bombardeos de la coalición internacional para apoyar la revolución contra Gadafi en Libia hasta la intervención militar de Arabia Saudí, junto a los países del Consejo de Cooperación del Golfo, para reprimir a los revolucionarios en Bahréin.

En este amplio abanico encontramos de todo: dos transiciones en marcha con elecciones democráticas ya programadas, una guerra civil a punto de concluir, dos largas revueltas de horizonte incierto, varias reformas constitucionales, remodelaciones de gobierno o simples medidas económicas para aplacar las protestas. La factura de sangre no es liviana, sobre todo donde hay guerra como en Libia, una represión desenfrenada como en Siria, o ambas cosas, enfrentamientos civiles y represión como en Yemen: son millares los heridos y muertos por efecto de la represión y de los enfrentamientos, hay cárceles que se vacían y cárceles que se llenan según los países, y policías que dejan de torturar, policías que siguen torturando y policías que torturan más que nunca.

Cada uno de los casos permite identificar un modelo de comportamiento frente a las protestas, aunque también un aprendizaje por parte de los gobernantes. Ben Ali y Mubarak creyeron que bastaría la promesa de abandonar el poder en las siguientes elecciones y de renunciar a una sucesión familiar. Gadafi dedujo que debía aplastar la revuelta antes de pensar en ceder en algo. Ali Abdalá Saleh combinó ambas estrategias: ha prometido todo, no ha cedido nada y sigue reprimiendo, aunque ha estado a punto de morir en los enfrentamientos.

Ha quedado demostrado algo que ya se sabía, desde Maquiavelo al menos: que los príncipes hereditarios proporcionan más estabilidad que los príncipes nuevos. Mohamed VI decepcionó al principio y avanzó algo más en las reformas en cuanto percibió la profundidad del tsunami, para acotar luego el perímetro del cambio con el objetivo de no perder el control patrimonial del Estado, que es lo que intentan todos los monarcas. El rey saudí Abdulá Abdulaziz tenía un esquema claro: el inmovilismo, pero también la contrarrevolución. Si hay que hacer cambios, que sea en proporciones microscópicas. Hay que rechazar el comportamiento desagradecido de Washington y de los europeos con Ben Ali y Mubarak. También para evitar que cunda el mal ejemplo: solo faltaría que todos los descontentos del mundo derrocaran a quienes deben obediencia. Y si hace falta, se manda los tanques para asegurar la estabilidad en la Península Arábiga, donde los vecinos se rigen con los Saúd por la doctrina Breznev de la soberanía limitada: véase Bahréin y Yemen.

Fuera del catálogo también cuentan tres países que ni son árabes ni están directamente afectados por esa primavera. El primero es Israel, entreverado con los árabes y acogido a la vía inmovilista de los saudíes: mejor que nada hubiera cambiado y en todo caso vamos a seguir como si nada haya cambiado. El segundo es Irán, totalmente ambivalente. Su esfera de influencia chií le llama a temer la caída del régimen amigo de Siria, pero a la vez a promover las revueltas chiíes en su zona de influencia. Teme que la revolución erosione al régimen de los ayatolás pero el régimen revolucionario islámico debe apoyar a los revolucionarios. El tercero es Turquía, que empezó arrastrando los pies como los occidentales, pero aspira a convertirse en la potencia regional decisiva.

Es un catálogo abierto, del que solo conocemos las primeras páginas. Desmiente a los escépticos del cambio. Han cambiado todos los países internamente y ha quedado modificado el entero mapa geopolítico. Pero solo es el comienzo. Dentro de pocos meses este catálogo necesitará muchas más páginas y empezaremos a saber cuál es el color dominante.

Hay 7 Comentarios

Muy bonita la nueva maquetación o interface de los blogs, si es que se dice así, pero se ha perdido la relación nominal de últimos comentarios, al menos en éste, y qué tan útil era para saber desde fuera si el comentario había sido publicado.

LAMBDA: Respecto a esta 'primavera árabe' no se puede negar la influencia que tuvo Irak y Afganistán. De HECHO fueron las 2 primeras democracias en M. Oriente y, OBJETIVAMENTE, habrieron el camino a las otras. Allí pudieron ver todos los pueblos árabes que sus dictadores no eran invencibles. En Latinoamérica pasa igual; la democracia (y las dictaduras) viene por oleadas, se contagia. En España y Portugal pasó igual, hubo contagio. Claro que si no estan dadas las condiciones internas, no habrá contagio! Irak y Afganistan no hicieron milagros, sólo habrieron el camino, fueron precursoras, lo que no es poco!

LAMBDA: gracias por tu Comentario, lleno de ideas y, por tanto, util para debatir seriamente. 1º)Nadie cuestiona el triunfo electoral de Hamas; lo que todo ser civilizado cuestiona es que ese triunfo los habilite para su objetivo genocida AUTOCONFESADO de 'Borrar del mapa Israel. Ante eso, Israel tiene, como mínimo, el mismo Derecho a 'borrar también del mapa' la Franja de Gaza, de la cual recibe CADA DÍA ataques con misiles iraníes a manta!!. 2º)Coincido contigo en que los PAL tienen derecho a un Estado. Israel así lo aceptó desde el principio, desde la Resolución ONU 181 de 1.949, y siempre. Pero son los PAL quienes siempre lo han Rechazado desde 1949: en 1967, en 2.001, en 2.002, en 2.008 y ahora mismo se niegan a negociar, con NUEVAS excusas que NUNCA antes lo fueron. 3º)Israel sólo quiere SEGURIDAD, porque es MUY pequeño y está rodeado de muchos salvajes, NO quiere la 'parte del león', a Egipto le devolvió el 100% del Sinaí... TODO!!. 4º)Claro que a Israel le conviene la Democracia en esa zona, y ojalá se haga!! el peligro es que pase como en Irán, que sería peor que lo actual. Israel tiene una logica cautela, pero sueña con un M. Oriente pacífico y democrático!!. 5º)Si la ONU le da un Estado a los palestinos, no es eso NINGUNA garantía de que ese Estado sea PACÍFICO, ninguna!! Ellos siempre han atacado y rechazado la existencia de Israel, y deben FIRMAR LA PAZ con éste, igual que la firmó Egipto y Jordania. No hay atajos!! Primero la Paz, y luego el Estado. Un Estado palestino SIN paz llevaría a mas violencia, ya que ellos no han sido capaces de hacer la Paz ni siquiera entre ellos mismos!! ¿¿cómo podrían hacerla con Israel entonces?? El carro no puede ir delante del caballo.. NUNCA!!

No estoy seguro que desde la perspectiva y mentalidad occidental, se pueda ser objetivo en los problemas de otras culturas con sus propias raíces y fuentes tan lícitas como la nuestra, que determinan una idiosincrasia socio cultural diferente. Que compartamos productos, tecnología y ciertas modas impuestas por la cultura dominante occidental, en modo alguno supone, que desde la perspectiva del otro lado se acepten nuestro estilo de vida, organización social y política de la misma manera que nosotros ponemos en duda a los otros.


Conozco lo suficiente a las gentes de estos países que he visitado varias veces, como para tener serias dudas de nuestros prejuicios. Ciertamente la nueva generación de jóvenes de estos países, que han tenido la oportunidad de mejor asimilar el mundo actual globalizado, viajando e interactuando con jóvenes de todo el mundo, posiblemente sean quienes están intentando dar el cambio a costumbres enraizadas profundamente en su cultura.


La incorporación paulatina de la mujer a la vida social es una pequeña muestra, no tan distante de la incorporación de la mujer en nuestra cultura occidental que curiosamente es reciente, apenas llega a principios del siglo pasado. Un intento de aproximación a la mentalidad de estas gentes, muestra que en el fondo están bastantes satisfechos con sus sistema de vida, incluso con sus profundas diferencias y conflictos.


Los orígenes nómadas de la mayoría de los pueblos árabes determinan y configuran sus costumbres actuales al paso del tiempo y generacional. Ciertos grupos de jóvenes de estos pueblos, posiblemente estén deseosos de integrar ciertas costumbres o pautas occidentales en su cultura, pero en el fondo quieren conservar la esencia de sus raíces y costumbres.


Curiosamente a diferente velocidad, parece que la simbiosis de ciertos aspectos de los roles de diferentes culturas integran y conforman los cambios sociales. Así, respetar la diversidad y promover la integración de lo mejor de cada cultura, parece el impulso de la inercia de la vida por el progreso. En las circunstancias actuales de equilibrio, ninguna cultura se impondrá sobre otra, solo se integrarán parciales aspectos de unas con otras.


Los conflictos existentes se renuevan por otros pendientes de iniciar, y otros conflictos suceden, impuestos por los vecinos a causa de cualquier rivalidad o interés de hegemonía y dominio. ¿Quiero decir con esto que están felices cómo están? ¿Son ellos los que están equivocados o nosotros, respecto a lo que queramos? Mejor que cada cual saque sus propias conclusiones de acuerdo a sus propias limitaciones y conocimiento.

@Observer

Los palestinos tuvieron elecciones. Si escogieron a Hamás, puedes censurarlo, pero fueron escogidos libremente.

Supongo que los palestinos quieren recuperar un imposible, lo que son las fronteras de 1947 (fronteras que rechazaron sus mayores, al sumarse a la ofensiva árabe). Pese a todos sus errores, pese a los nefastos dirigentes que han tenido, yo los defiendo.

Porque en el fondo, su derecho a tener una identidad nacional es tan válido como el de los israelíes.

Y en todo caso, porque sé, siempre, que el fuerte, por la propia naturaleza humana, querrá la parte del león, esté justificado o no.

Yo solo veo ventajas en que el entorno inmediato de Israel se democratice.

Israel debería estar satisfecho de que su entorno se decante hacia la democracia, y que los palestinos ingresen en la ONU, obligándose a aceptar también así la existencia de Israel.

No entiendo pues, su reticencia y cautela, excepto que tema el resurgir del islamismo , en cuyo caso, estaría diciendo a las claras que prefería las autocracias, por previsibles.


@Reagan

Bush? Hombre, yo diría más bien que la sangre derramada en Irak y en Afganistan poco tienen que ver con la decisión autónoma de los tunecinos de rebelarse... Eso es llevarse el agua a tu molino... El deseo estaba latente, pero bastó que un pobre tendero se quemara a lo bonzo, y la consiguiente escenificación del poder, para que el vaso de la dignidad de los tunecinos rebosara.

En mi opinión, las causas fueron locales, y el hecho de que se expandiese por el mapa de Medio Oriente se debe a que demostró que no era necesaria la intervención exterior para conquistar la libertad, esto es, si había un mismo deseo del mismo, y detrás, una gran cohesión social. Hay que tener en cuenta que sólo recientemente la telefonía movil y el uso de internet en esos países alcanzó su masa crítica (hace dos años).

Estoscambios hacia la democracia,la libertad,demuestran que que George Bush tenía razón:elverdadero motivo de laliberación de Irak de lasmanos del sangrientotirano saddam fue,aparte de las armas,que sus colaboradores han declarado que notenía perose esforzzaba por apatrentar que si,para mantener a raya a sus vecinos,lo cual explica que hubiera que entrar)no fue el petróleo ni cosas deesas sino INICAR la chispade la democracia y la libertad en elmundo árabe.NO ES CASUALIDAD que poco tiempo después de iniciarse lademocracia en Irak,los pueblos de otros países árabes quieran también para ellos la democracia plena y la libertad.George Bush ha brindado al mundo elmayor servicio de libertad,desde la caída del totalitario imperio comunista y la liberación de Europade las garras del nazismo de Hitler.

Pero todavía peor me parecen aquellos que opinan que nos arrepentiremos de cantar las alabanzas del cambio en el mundo árabe. Como si la defensa de la libertad fuera una opción. Quien así piensa quién puede dudar que nos pondría grilletes para garantizar su bienestar. Qué fácil es contemplar el sufrimiento de los demás y abstraerse hasta el punto de olvidar que la condición humana solo una condición es.

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

TrackBack

URL del Trackback para esta entrada:
https://www.typepad.com/services/trackback/6a00d8341bfb1653ef015391ef829a970b

Listed below are links to weblogs that reference Catálogo del cambio:

Sobre el autor

es periodista. Director adjunto y columnista de EL PAÍS. Tiene a su cargo la edición de Cataluña.

Eskup

Archivo

diciembre 2016

Lun. Mar. Mie. Jue. Vie. Sáb. Dom.
      1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31  

Mis libros

Cinc minuts abans de decidir

Cinc minuts abans de decidir

Enmig del vendaval independentista

Un llibre que explica, qüestiona i contextualitza com s’ha esdevingut, setmana a setmana, el canvi radical que els darrers quatre anys ha sotragat Catalunya. Des d’abans de la sentència del Tribunal Constitucional, fins avui, quan l’independentisme és en primer pla del debat polític i social.

L'any de la revolució

L'any de la revolució

Com els àrabs estan enderrocant els seus tirans

Crònica, anàlisi i atlas de les revoltes de la dignitat, que van conmocionar al món àrab durant 2011, amb referències i comentaris a tots els països on els joves van aixecar-se en protesta contra l'autoritarisme i les dictadures. Amb un nou epíleg per l'edició catalana.

El último que apague la luz

El último que apague la luz

Sobre la extinción del periodismo

Una reflexión sobre los últimos años de la industria de la prensa escrita, las dificultades para seguir haciendo periodismo de calidad y la indisoluble relación entre periodismo y democracia.

El año de la Revolución

El año de la Revolución

Cómo los árabes están derrocando a sus tiranos

Balance, atlas político y análisis de las causas de las revueltas de 2011, que han derrocado a cuatro dictadores, encendido enfrentamientos civiles y provocado reformas y convulsiones políticas en la entera geografía árabe.

¿AUN PODEMOS ENTENDERNOS?

¿Aun podemos entendernos?

Conversaciones sobre Cataluña, España y Europa
REIVINDICACION DE LA POLÍTICA

Reivindicación de la política

Veinte años de relaciones internacionales
La oca del señor Bush

La oca del señor Bush

Como la Casa Blanca ha destruido el orden internacional

Nube de tags

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal