Lluis Bassets

La paz y sus facturas

Por: | 18 de octubre de 2011

ETA va a desaparecer. No parece haber discusión alguna sobre esto. Y la razón fundamental es porque ha sido derrotada. El ritmo de reproducción de sus comandos, es decir, el ciclo de adoctrinamiento, reclutamiento y entrenamiento, hace ya tiempo que era mucho más lento que el ritmo de desarticulación policial. Mérito de las distintas policías ocupadas del asunto y de los ministros del Interior. Pero no es la única razón para la extinción de ETA: las hay y muy poderosas de orden internacional.

Desde hace años es el último vestigio de una vieja y desgraciada época, la guerra fría en cierta forma, en que una gran parte de la sociedad consideraba aceptable la acción política a través del asesinato. Que nadie se haga ahora el despistado como si no fuera con ellos. Esa idea ha sido también derrotada, al menos en Europa; algo menos en otras latitudes, a pesar de que la globalización hace una muy buena contribución a la universalización de los derechos humanos. Esa es la gran derrota de ETA: sus seguidores han comprobado en la práctica que hoy ya no es posible en Europa obtener ventajas políticas con la amenaza o el uso de la violencia.

Tres derrotas en una entonces: una derrota militar de su estructura armada, una derrota política de una organización que ha usado la violencia para financiarse, hacer propaganda u obtener ventajas incluso electorales y una derrota moral de quienes, militantes, seguidores o votantes, menosprecian la vida humana y sitúan sus ideas o quimeras políticas por encima de la convivencia y del respeto a sus vecinos. Sin contar con las sucesivas derrotas jurídicas de sus brazos políticos, que llegan hasta el tribunal de Derechos Humanos de Estrasburgo.

Los nacionalistas quieren evitar que la derrota de ETA se convierta también en una derrota del nacionalismo y llevan razón, aunque el riesgo es evidente. Véase el caso del nacionalismo alemán, descalificado hasta nuestros días gracias a su total sumisión a un proyecto genocida. Está claro que el sector más afectado e infectado por ETA es el nacionalismo radical, que lo es en sus ideas independentistas pero sobre todo en su inhibición moral a la hora de escoger esos métodos execrables o de sacar provecho de los atentados como si nada tuvieran que ver con ellos. Pero ni siquiera el radicalismo independentista merece ser contagiado por la derrota de ETA. Al contrario: la derrota de la violencia política debiera servir para legitimar el combate independentista democrático y pacífico.

Las dos horas de conferencia de paz organizada ayer en San Sebastián merecen un análisis detallado. Y la correspondiente crítica, claro que sí. Lo que no merecen es esa artillería de epítetos e insultos utilizados por la derecha española, tan cómoda en su radicalismo verbal, que termina metiendo en el mismo saco a ETA, a los nacionalistas, a los socialistas vascos por asistir, al gobierno de Zapatero por callar y a Kofi Annan, Gro Harlem Brutland, Jerry Adams, Berti Ahern y Pierre Joxe por ofrecerse a encabezarla.

Es muy plausible que la conferencia sea un ejercicio vacío. Útil solo para adornar la rendición de ETA como si fuera el resultado de una paz acordada. Todos sabemos que no es así. Los abertzales quieren vestir la derrota y convertir la humillación del final en la victoria de un nuevo comienzo, que además les dé réditos electorales. Han pasado de buscar paz por presos, o paz por paz a falta de otra cosa, a contentarse con paz por elecciones. Si les siguen poniendo las cosas a huevo, es posible incluso que consigan sacar rendimientos extra entre unos electores más que hartos de ETA y sometidos en alguna medida al síndrome de Estocolmo.

Hay algo muy positivo en la declaración de la conferencia, que no es posible tergiversar: “Llamamos a ETA a hacer una declaración pública de cese definitivo de la actividad armada”. Todo lo que sigue a esta frase contundente y clara pertenece al reino de los matices y las ambigüedades más o menos calculadas. No pide un diálogo entre ETA y los gobiernos de España y Francia, sino que ETA lo solicite. Dejen las armas y pidan dialogar a los dos gobiernos es lo que dice el primer punto, y una vez hecho esto, estas personalidades internacionales ‘instan’ a los gobiernos a dar la bienvenida a la declaración e iniciar las conversaciones. Nada dicen de cómo debe hacerse esto, ni de qué tipo de conversaciones deben organizarse.

No hay distinción entre víctimas y victimarios en el tercer punto de la declaración, es cierto. Se habla de “todas las víctimas”, pero se hace en términos tan generales y respetuosos que se hace difícil convertir este punto en una vejación como algunos pretenden. Han hecho muy bien los familiares de víctimas agrupados en una de las asociaciones en entregar una detallada y excelente documentación sobre las más de 800 personas asesinadas. No hay simetría posible entre víctimas y verdugos, pero no estamos ante una rendición de ETA sino ante un intento de reintegración en la sociedad vasca de un amplio sector abertzale que no sabía hacer política sin utilizar la violencia.

Los dos puntos siguientes han suscitado todavía más reticencias. Los intermediarios aluden a su experiencia en la resolución de conflictos, y a partir de eso sugieren y apuntan iniciativas que puedan ser útiles para avanzar, es decir, para que ETA deje definitivamente las armas. Sugieren, por ejemplo, “que los actores no violentos y representantes políticos se reúnan y discutan cuestiones políticas”. Lo mismo dicen de las ayuda que puede proporcionar una eventual “consulta ciudadana”. También insinúan que unos intermediarios, ellos mismos, pueden echar una mano en la ayuda al diálogo y en el seguimiento del proceso.

Todo esto, obviamente, es discutible. ¿Por qué no esperamos a discutirlo después de que ETA haya hecho caso al primer punto? ¿Qué nos lleva a pelearnos por las sugerencias e insinuaciones si todos sabemos que tienen como objetivo convencer a ETA de que deje de una vez las armas? Sería un mal negocio que nuestras sutiles razones democráticas impidieran o retrasaran el abandono definitivo de la violencia.

ETA quiere salvar la cara, al menos ante sus propios partidarios o sus hipotéticos electores. Si el precio que hay que pagar para que salve la cara es esta declaración hay que decir que ETA pide calderilla, aunque algunos consideran cualquier precio, por pequeño que sea, como una fortuna inadmisible.

 

Hay 3 Comentarios

Se acabò la lucha terrorista. Seguirà la lucha antiterrorista? Se produciràn detenciones en el futuro? Qué ocurrirà si asi ocurre? Pues que se acabò la lucha terrorista de todos modos y solo queda esperar a que la disolucion, si tal cosa llega, lo haga por voluntad ajena que por la propia. Por lo demàs, no cabe dacion en pago con el terrorismo, no cabe que la deuda quede finiquitada, ni siquiera con la entrega de las llaves de la violencia, que no otras cosas son las armas. Ademàs, de qué serviria si no sabemos ni cuantas tienen ni donde ni como. Cualquier cosa que presentaran solo seria un acto de buena fe pero de dudosa utilidad. Un poco como el perdòn, nadie puede saber la verdad sobre el interior. Asi que, ETA se ha acabado y todo el mundo sabe còmo ha sido, todo el mundo menos ETA, que ni se enteraba cuando mataba ni se entera cuando deja de hacerlo. Enajenados de principio a fin.

Primero la paz, luego el relato. Y lo que no gusta poner palabras de moda. Relato. Ahora todo se reduce al relato. ¿Qué diablos será el relato? Bien, pues ni en una cosa ni en otra caben engaños. A la primera, la paz, no se la engaña con armas sin entregar y a la segunda, el relato, menos todavía con interpretaciones de parte rendida y fracasada. Sus víctimas son muescas indelebles en su debe, por más que quieran echar tierra encima. Si malo es olvidar el macabro pasado, peor todavía es pensar que no hubo tal. Pensemos en ese historiador al que se encargó, para el diccionario de la Historia, glosar la figura de Franco, faltándole poco para incluirlo en el santoral nacionalcatólico, si tal cosa existe. Así que, paz, y luego ya nos ocuparemos del relato, por más que no puedan evitarse las herejías. Eso sí, si algún día algún diccionario encarga la figura de algún asesino etarra, por favor, que no se le encargue a Txeroki, si es que se hace historiador, cosa que dudo. ETA es historia, por mucho que algunos de sus forzados verdugos aspiren a volver la historia del revés para así disculpar su giro estratégico.

ETA fracasó desde el mismo día que decidió odiar la incipiente democracia española. Decidió continuar una ruta de sed de sangre, dolor, y de desprecio por los demás.
Lo que tiene que hacer es dejar las armas y ponerse a trabajar como los demás, sin darse el lote con el dinero del (injustificado e infame) "impuesto revolucionario" y demás movidas mafiosas. Pero tengo aún dudas de que si en el ínterin, abandonarán ese fanatismo totalitario, semejante a las purgas de Stalin. (Basta recordar a los etarras muertos de un tiro alevoso por sus correligionarios por intentar retomar una vida normal. Porque una vida de violencia y odio infértil te seca por dentro).

Les llevará todavía bastante tiempo. Pero por mi parte, no tendrán amnistía aquellos con crímenes probados. Un delito es un delito, se disfrace de ideología o no. Hay que respetar el Estado de Derecho.

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

TrackBack

URL del Trackback para esta entrada:
https://www.typepad.com/services/trackback/6a00d8341bfb1653ef014e8c53ab92970d

Listed below are links to weblogs that reference La paz y sus facturas:

Sobre el autor

es periodista. Director adjunto y columnista de EL PAÍS. Tiene a su cargo la edición de Cataluña.

Eskup

Archivo

diciembre 2016

Lun. Mar. Mie. Jue. Vie. Sáb. Dom.
      1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31  

Mis libros

Cinc minuts abans de decidir

Cinc minuts abans de decidir

Enmig del vendaval independentista

Un llibre que explica, qüestiona i contextualitza com s’ha esdevingut, setmana a setmana, el canvi radical que els darrers quatre anys ha sotragat Catalunya. Des d’abans de la sentència del Tribunal Constitucional, fins avui, quan l’independentisme és en primer pla del debat polític i social.

L'any de la revolució

L'any de la revolució

Com els àrabs estan enderrocant els seus tirans

Crònica, anàlisi i atlas de les revoltes de la dignitat, que van conmocionar al món àrab durant 2011, amb referències i comentaris a tots els països on els joves van aixecar-se en protesta contra l'autoritarisme i les dictadures. Amb un nou epíleg per l'edició catalana.

El último que apague la luz

El último que apague la luz

Sobre la extinción del periodismo

Una reflexión sobre los últimos años de la industria de la prensa escrita, las dificultades para seguir haciendo periodismo de calidad y la indisoluble relación entre periodismo y democracia.

El año de la Revolución

El año de la Revolución

Cómo los árabes están derrocando a sus tiranos

Balance, atlas político y análisis de las causas de las revueltas de 2011, que han derrocado a cuatro dictadores, encendido enfrentamientos civiles y provocado reformas y convulsiones políticas en la entera geografía árabe.

¿AUN PODEMOS ENTENDERNOS?

¿Aun podemos entendernos?

Conversaciones sobre Cataluña, España y Europa
REIVINDICACION DE LA POLÍTICA

Reivindicación de la política

Veinte años de relaciones internacionales
La oca del señor Bush

La oca del señor Bush

Como la Casa Blanca ha destruido el orden internacional

Nube de tags

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal