Lluis Bassets

Saudiólogos

Por: | 31 de octubre de 2011

En los mismos días en que Túnez celebraba las primeras elecciones democráticas en la historia de los países árabes y los rebeldes libios culminaban su victoria sobre Gadafi, incluidos su linchamiento y ejecución sumaria, acaba de producirse un relevo de significado político mayor en otro país árabe, Arabia Saudí. En este caso no es producto de movimiento popular alguno, sino crudo resultado de la acción de la biología sobre una casta real gerontocrática y enferma. El viejo rey Abdalá, nacido en 1923, ha visto morir a su sucesor, el príncipe heredero Sultán (1924), y ha nombrado al príncipe Nayef (1933) como nuevo heredero.

Arabia Saudí acumula una cuarta parte del PIB del conjunto del mundo árabe, tiene el poder y la legitimidad que le dan los santos lugares del Islam, de los que su rey es el Guardián Oficial, y ha demostrado durante la primavera árabe que es una superpotencia regional con energía y estrategias propias, hasta el punto de que se ha hecho cargo, mediante la invasión e intervención armada en Bahrein, de que la revuelta no se extienda en el entorno de su territorio.

Su pacto con Washington, por el que ha venido suministrando petróleo a cambio de seguridad durante 60 años, se halla prácticamente roto. A Estados Unidos no le interesa depender del petróleo saudí ni que dependan sus aliados, y los saudíes confían cada vez menos en los estadounidenses, tanto en el flanco exterior, frente al Irán nuclear y al Israel de los asentamientos, como en el interno, donde Washington se pone al lado de los revoltosos y de la democracia en vez de la estabilidad y los autócratas como había hecho en el pasado.

El relevo plantea, en cualquier caso, la cuestión esencial de la estabilidad monárquica en unos regímenes que ni siquiera tienen la pauta de la sucesión reglada. En 2006, el actual rey quiso introducir la apariencia de un poco de orden y probablemente evitar que Sultán nombrara libremente a su heredero, y creó para ello un Consejo de la Lealtad para asesorar al monarca en ejercicio en este nombramiento. A pesar de todo, sigue siendo un misterio la organización del poder de la casa de Saud, estructurada como un predio familiar en el que no debe entrometerse nadie.

Los miembros de este Consejo de la Lealtad son, en su mayoría, viejos como cardenales. Pero, a diferencia de los príncipes romanos, los saudíes son prolíficos como conejos, siguiendo el buen ejemplo del fundador del reino y padre de casi todos ellos Abdelaziz ibn Saud. Mientras en China en 2012 va a llegar al poder la quinta generación después de Mao, pautada rigurosamente por la edad biológica, en Arabia Saudí están todavía en la primera, puesto que todos los reyes y príncipes herederos hasta ahora han sido hijos del fundador del reino Abdulaziz bin Saud.

Claro que Saud tuvo 22 mujeres legales de las que se conocen 37 hijos varones reconocidos engendrados en una horquilla de 50 años, sin que cuenten para nada ni las hijas ni las concubinas y los hijos fuera de matrimonio engendrados con ellas. Nadie se ha atrevido, en todo caso, a la maniobra modernista que significaría nombrar heredero a un nieto de Saud de media edad en vez de otro anciano achacoso y rodeado de hijos ansiosos que esperan su encumbramiento.

Los misterios e intrigas del Kremlin soviético y del Zongnanhai posmaoísta quedan cortos al lado del Palacio Real saudí, donde el hermetismo y el secreto son inigualables, el poder es como el de las monarquías absolutas europeas y el rigorismo religioso extremo, aunque naturalmente con la debidas exenciones para la vida privada de los príncipes multimillonarios, que pueden escapar fácilmente de las imposiciones y extravagancias del wahabismo oficial en sus mansiones privadas o en el extranjero.

Una de las claves del éxito saudí en su ejercicio del poder sin control alguno es la incapacidad de los medios de comunicación para penetrar en el oscuro laberinto de la familia reinante, algo en lo que ha sido decisiva la complicidad occidental, pero que inevitablemente obligará cada vez más a intentar romper el muro de incomunicación con que este país se mantiene a resguardo de los efectos de la globalización. Y el primer paso es que cunda el interés y que empiecen a proliferar los saudiólogos, especialistas en desenmarañar estos ovillos de poder como sucedía durante la guerra fría con las intrigas y las sucesiones dentro del aparato del Partido Comunista soviético.

Hay 7 Comentarios

Que va, si EEUU e Israel se encuentran cómodos con el wahabismo radical saudí que exporta ese Estado, curiosamente el mismo que practicaban los talibanes...

Sr Enrique: NUNCA ha podido Ud. escuchar una amenaza Israeli a A. Saudita.
No hay ningun motivo para que haya tension entre ambos Paises, independientemente de si Israel tiene/ no tiene armamento no convencional.
A. Saudita ha tenido muchos anios un papel atenuante en el M.Oriente, y si Israel y A. Saudita quieren, saben como encontrarse y solucionar las diferencias entre ellas.

zamir, más lógico sería decir "frente al Israel nuclear y el Irán de mayoría chiita"....ya que Israel tiene 200 cabezas nucleares mientras que Irán por ahora no tiene ninguna. El peligro iraní está en el territorio de Arabia Saudi (y de Baharein) de mayoría chiita, y que es donde se encuentran importantes yacimientos de petróleo.

Sr Bassets: La siguiente frase en su articulo: "frente al Irán nuclear y al Israel de los asentamientos" es mucho mas que "simplista".
Es posible comparar el peligro que representan para A. Saudita lugares donde viven 3-150 familias a 2000-3000 kilometros de distancia en la Cisjordania, con el proceso Irani destinado a tener en su arsenal bombas atomicas, con las cuales dominar todo lo que suceda en el Golfo Arabigo (Persico)?
Puede Ud. escribir que los intereses Sauditas- Israelies conjuntos (por supuesto con respecto a Iran) son mucho mas cercanos que aquellos que existen hoy en dia entre Riad y Washington de Obama?

Todavía queda mucha humanidad por enderezar. ¡Qué mundo! A veces pienso que la injusticia, el abuso y la desigualdad, en lugar de la excepción, son la norma. Y pensar que en algún momento no había ni excepciones. De las excepciones buenas, quiero decir. Y ahora EE.UU. deja de financiar a la UNESCO por haber acogido en su seno como miembro a Palestina. No hay forma. No hay forma de que el mundo se enderece, y hasta la primera potencia se deja llevar por venganzas pobres más propias de granujas de medio pelo que de quienes se presentan como defensores universales de la democracia.

“A Estados Unidos no le interesa depender del petróleo saudí ni que dependan sus aliados, y los saudíes confían cada vez menos en los estadounidenses, tanto en el flanco exterior, frente al Irán nuclear y al Israel de los asentamientos, como en el interno, donde Washington se pone al lado de los revoltosos y de la democracia en vez de la estabilidad y los autócratas como había hecho en el pasado.”

Solo si los demócratas se queden en la casa blanca; cualquier republicano escogido el 2012 hará un “upside down” de todo lo que Obama ha construido hasta ahora-que no es mucho Saudí será amigo de Washington, otra vez….

Siempre he creído que el principal problema del mundo árabe eran las monarquías del petroleo exportadoras de la visión más antigua y retrograda del Islam, aliadas de occidente mediante sus recursos energéticos y culpables de las guerras que han devastado Oriente Medio; el proceso democrático en estás monarquías que mezclan política y religión es una necesidad para garantizar una sociedad moderada capaz de compartir los valores de una ciudadanía cívica y moderna alejada del contexto de la Edad Media, y sobre todo tolerante capaz de aceptar a ese otro que es distinto, el problema es la riqueza que tienen acompañada de una sociedad medieval; Egipto y Túnez son la esperanza.

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

TrackBack

URL del Trackback para esta entrada:
https://www.typepad.com/services/trackback/6a00d8341bfb1653ef0154368789d1970c

Listed below are links to weblogs that reference Saudiólogos:

Sobre el autor

es periodista. Director adjunto y columnista de EL PAÍS. Tiene a su cargo la edición de Cataluña.

Eskup

Archivo

diciembre 2016

Lun. Mar. Mie. Jue. Vie. Sáb. Dom.
      1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31  

Mis libros

Cinc minuts abans de decidir

Cinc minuts abans de decidir

Enmig del vendaval independentista

Un llibre que explica, qüestiona i contextualitza com s’ha esdevingut, setmana a setmana, el canvi radical que els darrers quatre anys ha sotragat Catalunya. Des d’abans de la sentència del Tribunal Constitucional, fins avui, quan l’independentisme és en primer pla del debat polític i social.

L'any de la revolució

L'any de la revolució

Com els àrabs estan enderrocant els seus tirans

Crònica, anàlisi i atlas de les revoltes de la dignitat, que van conmocionar al món àrab durant 2011, amb referències i comentaris a tots els països on els joves van aixecar-se en protesta contra l'autoritarisme i les dictadures. Amb un nou epíleg per l'edició catalana.

El último que apague la luz

El último que apague la luz

Sobre la extinción del periodismo

Una reflexión sobre los últimos años de la industria de la prensa escrita, las dificultades para seguir haciendo periodismo de calidad y la indisoluble relación entre periodismo y democracia.

El año de la Revolución

El año de la Revolución

Cómo los árabes están derrocando a sus tiranos

Balance, atlas político y análisis de las causas de las revueltas de 2011, que han derrocado a cuatro dictadores, encendido enfrentamientos civiles y provocado reformas y convulsiones políticas en la entera geografía árabe.

¿AUN PODEMOS ENTENDERNOS?

¿Aun podemos entendernos?

Conversaciones sobre Cataluña, España y Europa
REIVINDICACION DE LA POLÍTICA

Reivindicación de la política

Veinte años de relaciones internacionales
La oca del señor Bush

La oca del señor Bush

Como la Casa Blanca ha destruido el orden internacional

Nube de tags

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal