Lluis Bassets

Los regresistas

Por: | 19 de febrero de 2012

Tras destruir la mitología entera del progreso, toca ahora construir una nueva: la del regreso. Es probable que corresponda a uno de esos movimientos pendulares que nos hemos imaginado para comprender los cambios que suceden de forma sincronizada en las mentes humanas y que nos llevan a votar a partidos similares que hacen políticas muy parecidas y utilizan argumentos idénticos en zonas extensas del planeta. Pero vamos a vivirlo como si fueran verdades eternas, aunque dentro de muy pocos años un nuevo cambio de los vientos nos haga recuperar otra vez lo que ahora estamos abandonando.

Regresamos al capitalismo manchesteriano para competir con China, donde sus dirigentes hicieron un movimiento pendular bastante más brusco que el nuestro cuando pasaron directamente del comunismo a los tiempos en que Marx y Engels observaban la acumulación primitiva de capital mediante el trabajo infantil y las jornadas interminables.

Lo mismo sucede con la protección social, la cobertura de salud o la política medioambiental. Regresamos a etapas anteriores para poder competir en condiciones con los trabajadores y las industrias de los países emergentes donde todavía no han alcanzado lo que nosotros ya dábamos por conquistado. Olvidamos con frecuencia que el regreso de unos es el progreso de otros.

La ideología del regreso es vivida por unos con regocijo. Sabemos quiénes son, con mundo globalizado o sin él. Siempre prefirieron las glorias de las viejas sociedades jerárquicas y autoritarias, la democracia censitaria, up and down, ley y orden. Otros lo viven como el hundimiento de un mundo que nunca volverá.

Los regresistas más genuinos, que no son pocos, intentan colarnos de matute su mercancía más vieja y averiada, que afecta a los derechos individuales, la igualdad entre sexos o la separación entre iglesia y Estado. Algunos se atreven a calificar de progresistas sus más reaccionarias propuestas —al revés te lo digo para que me entiendas—, como situar en pie de igualdad o por encima los derechos del embrión humano sobre los de la mujer.

Todos los regresistas, los felices y los amargados, están tan equivocados como los progresistas de antaño, sobre todo en su respectivamente frívola o fatalista contribución al mito. Así como hubo un antiprogresismo que actuó eficazmente en la demolición de ídolos y fetiches, se necesita un antirregresismo que impida adorar el retorno de las viejas naciones, los populismos extremistas, el racismo y la xenofobia, las guerras frías o calientes, y la correspondiente demolición de las construcciones mayores del progreso europeo.

No habría mayor regreso que la pérdida de los valores ilustrados europeos y su sustitución por viejos valores regresistas de las nuevas potencias que progresan y emergen.

Hay 13 Comentarios

Y hablando de regresistas, también los hay que no retroceden ni para atrás. Hablo del nuevo secretario de Estado de la SS española. Ya sabemos lo que pensaba la calenturienta cabeza del alcalde de Valladolid, señor León de la Riva, sobre los morritos y la cara de la anterior ministra de Sanidad, licenciada consumada en Sociología. Ahora me gustaría saber el diagnóstico del primer edil vallisoletano, por ser el más cercano, además de médico, sobre el morrazo y la cara dura que ha demostrado tener su paisano y compañero de partido, señor Burgos Gallego, recientemente elegido secretario de Estado de la Seguridad Social, además de médico en grado de frustración. Me gustaría saber qué opinan los miembros del Gobierno de Rajoy, y en especial quién le designó como su mano derecha, la señora Báñez, sobre el hecho de que su elegido haya perdido de un plumazo el título de médico que durante tres legislaturas ejerció, espero que solo sobre el papel. Y ya que estamos aquí, me gustaría saber si tal ejercicio de intrusismo, aparte de las consecuencias penales que pudieran derivarse, se quedará en nada, políticamente hablando, una vez más. No nos encontramos ante un médico a su pesar, sino más bien ante un médico a su antojo, y como tal, debería ser defenestrado de su cargo con la misma celeridad con la que ha perdido su titulación inventada.

No existe capitalismo de rostro humano, el capitalismo no es humano. Su bandera, una calavera y dos tibias cruzadas. En su beneficio, la ausencia de derechos,la explotación de mujeres, niños, ancianos,hombres, sin cultura, embrutecidos sin futuro, alcoholizados por la desesperación. Y la Iglesia?? Como siempre, tomando chocolate con picatostes en casa del amo y diciendo a los pobres que en esta vida se viene a sufrir y que si son buenos, en la otra vida serán premiados.........

Qué hacer para conseguir un mundo mejor, más equilibrado y más justo. Cada cual quiere ir por el camino que le parece más adecuado. Lo que no sé es cómo puede llegarse al mismo destino yendo uno por la vía de la justicia social y el otro por la vía de agua del 'sálvese quien pueda'.

Qué distingue a la derecha de la izquierda. La desigualdad que defiende la primera y la igualdad que postula la segunda. Diferencia, tradición y jerarquía, que diría Bobbio, son los rasgos que caracterizan a la derecha. Y un poquito de autoridad para imponerlas, le faltó añadir.

En dos meses hemos retrocedidos dos siglos; al XIX del "vivan las caenas". Al ritmo que va la burra, en cuatro años estaremos en la Edad Media, con su talibanismo, su inquisición y su derecho de pernada.
Pero todos estaremos muy contentos ya que no faltarán partidos de futbol todos los días por la tele y corridas de toros como la expresión más sublime de la cultura y el arte, y poder meternos con los guiñoles franceses por herir nuestro orgullo nacional, gracias a ese artífice de la cosa, ese ministro tertuliano.

Tan sólo falta Trillo diciendo aquello de: "de madrugada y con fuerte viento de levante...." ¡¡¡VIVA HONDURAS¡¡

¿Quién habla, quién acusa? Es la voz del progreso que desde algún lugar remoto del universo reprende al ser humano por sus actos, humanos. El homicida ha vuelto a las andadas, regresa para matar. ¡Ohhh el progreso! Un gran ¡Oh! para este nuevo ídolo de viejas maneras, con los días contados, terrible y despiadado. El progreso se justifica por él mismo, no hace falta justificación para Él, porque lo es todo y no tiene que dar cuentas a nadie de sus actos, si bien estos son terroríficos; masacres, guerras, holocaustos, esclavitud, destrucción del modo de vida de miles de individuos, de una vida primitiva, acaso feliz, destrucción de ecosistemas, contaminación radioactiva, peligro nuclear de la destrucción total. Entre las sombras que el progreso proyecta, iluminado por los focos de la modernidad, se esconden los demonios, y los cadáveres de la insaciable voluntad humana, demasiado humana, del ser. El regreso, el retorno sugerente de la mirada a las cosas tal como son y no como habíamos ideado que serían. Aceptar el mundo como es no es sino una afirmación de lo que somos y por tanto bienvenido.

SE LE LLAMA 'progresismo' en Europa a darle papeles a todos sin control, a mantener a los vagos que no quieren trabajar, a fomentar la inmobilidad geográfica y social, a subsidiar a los pseudo cineastas, y a los pseudo intelectuales. La BASE conceptual del progresismo es la siguiente: 'Trabajad y enriqueceos, que luego vendré yo, el gobierno, le quitaré el dinero a los que mas trabajaron y ganaron, para repartirlo entre los que menos trabajaron y menos ganaron'. Es este un concepto injusto e inmoral, un concepto 'igualitarista' muy peligroso, que anula la diversidad, que anula las diferencias individuales en cuanto a caracter, aspiraciones, y condiciones. Ese igualitarismo fue la base del Stalinismo fascista, que en España llegó a cristalizar con Zapatero hasta en un 'Ministerio de la Igualdad'. Bueno, la realidad es que ya ha fracasado, de tanto gasto inutil e irresponsable 'igualitarista' y 'progresista' No Sustentable. No podemos decir, como Llamazares, que el comunismo cayó por culpa de Gorbachov, pero que ya volverá! Este progresismo igualitarista europeo fue el resultado del hambre de la postguerra europea 2ª, y de la influencia y cercanía de la vecina URSS. Nada mas! Desaparecisas esas dos causas, se vuelve a la normalidad, a los que sucede en todo el globo, donde cada palo aguanta su vela, y donde cada cual se gana el, pan con el sudor de su frente. Nadie serio puede creer que en Europa, tierra de los mayores crímenes contra la Humanidad, se haya inventado la sopa de ajo 'social progresista' nada mas caer Berlín, Awshuit, las Cámaras de Gases y los Hornos Crematorios. Nadie serio puede creer en un 'progresismo social' en la misma tierra de la Limpieza Étnica y las Fosas Comunes de los Balcanes hasta en los '90! o sea, hace dos días atrás!. Nadie serio puede creer que Europa pasó de ser Hitler y todos los nazis europeos, a ser la Madre Teresa de un dia para el otro! Pero bueno, el progresismo ya fracasó, está a la vista. En el futuro los gobiernos ayudarán a los que realmente lo necesitan, que son pocos, y a nadie mas.

Bueno, ya se acabó el congreso del regreso. Volvemos a las catacumbas de las felaciones, digo, relaciones laborales. El congreso de la humildad se ha saldado con la humillación, parece que única, de González Pons, cuya marcha hacia atrás es más pronunciada que la del resto. Quiso adelantar tanto las cifras positivas que ahora se ve lastrado por ellas. Los regresistas de vocación invocan ahora la humildad. Tras presentarse como los mejores y los más válidos del panorama político, según propia versión, nos invitan ahora a esperar, pues, como en palacio, las cosas del paro van para rato, que no nos apresuremos, que toda dura marcha requiere su rodaje. Como se nota que la suya ya terminó. Se acabaron las prisas respecto a las metas de futuro, al tiempo que se aceleraron las políticas que se cargan los adelantos sociales. Según nos confiesan, han puesto rumbo a la prosperidad perdida, olvidando, como ya apuntó el presidente Wilson en su toma de posesión, que "el mal ha venido de la mano del bien y mucho oro fino se ha corroído. La riqueza ha traído consigo un imperdonable derroche". Pues bien, parece que Rajoy, en su regreso, desea volver al mal, pero esta vez, para más inri, de la mano del mal, encarnado en la precariedad, en la sumisión y en la humillación, todo ello, eso sí, presentado con esa falsa humildad con la que ahora, encumbrados, se revisten. Quizá para excusarse luego del más que probable fracaso político, económico y social que nos espera al final del trayecto, en el supuesto de que el principio no sea todavía peor.

LA JERARQUÍA y la AUTORIDAD, la ley y el órden que aquí se critican son, sin embargo, la base del progreso verdadero, ningun país progresa con anomia y caos (sin Ley y Órden). El ejemplo occidental mas claro son los EE.UU., el país que constituye el mayor progreso humano de este planeta en todos los órdenes! La igualdad entre los sexos también está mucho mas garantizada en EE.UU. que en Europa! Ya lo dijo Oscar Wilde hace mas de un siglo al volver de su primer viaje a USA: 'Aquello es el paraíso de las mujeres'. Y la separación entre la Iglesia y el Estado es también en EE.UU. una realidad absoluta, allí a las iglesias las bancan los fieles, mientras que en España y en Europa sigue el Estado financiando a la Iglesia! También la xenofobia es un dato europeo cotidiano, mientras en EE.UU., país de inmigrantes, conviven TODAS las razas en armonía. En New York conviven 180 razas sin problemas raciales! O sea que, en definitiva, esos llamados 'valores ilustardos europeos' son meramente 'ilustrados', donde realmente se practican es en EE.UU.!

Hay una manera de pensar binaria, que se basa en opuestos, y dónde, por simple inconsciencia, se desatienden terceras vías y alternativas. ¿Dónde queda el liberalismo, como cultura y sensibilidad, en el cuadro que nos pinta Bassets? ¿Sólo hay "progres" contra "conservadores" en España? Yo creo que no.
.
Bassets nos sugiere que, a la caída del progresismo, no le puede suceder sinó un mundo pastoril-bíblico pepero. Pero, ¿es el caso? Si lo fuera, ¿no seguiría siendo un error mantenerse ajeno al liberalismo, ignorarlo?
.
Los verdaderos oponentes al progresismo, y digo verdaderos porque ellos sí defienden una sociedad de derechos y libertades, no son los conservadores, que hasta cierto punto también los defienden, al menos en España.
.
Los verdaderos oponentes al progresismo, aquí y ahora, y mañana y pasado, son (somos) nosotros los liberales. Es evolución, hemos saltado a la palestra y ya no hay excusas ni marcha atrás. También tendremos nuestros fallos y nuestras responsabilidades.
.
Además este es un buen año para recordarlo, y hacerlo en cierto modo 'oficial'. Y es que este 2012 se celebra el bicentenario de nuestra primera Constitución, llamada liberal en un mundo demasiado cercano al Antiguo Régimen. Pero poco importará, porque lo que cuenta de esa añeja Constitución es que:
.
a) nació en el contexto, y supo correctamente (aunque débilmente) responder a una cruel invasión totalitaria (levée en masse, guerra de exterminio, imposiciones demenciales, muy ilustrado todo claro), y
.
b) sembró un embrión contra todo absolutismo, también el ideológico.
.
Y esta nueva cultura ya ha calado, gracias en parte a la influencia americana (US, pero no sólo, también Hispanoamérica). Estamos aquí, somos liberales, no nos gustan los Estados elefantiásicos, no nos gustan las leyes barrocas, las verdades absolutas ni la superioridad moral. Sí nos gusta la cultura de empresa, pequeña o no, y la sociedad abierta.
.
Por favor, entiéndanlo, de una vez por todas.
.
No se trata pues de progresistas contra regresistas, porque entonces te olvidas del tercer actor en juego, por fin con algo de voz, pero todavía sin voto.
.
Respecto a los conservadores, están a día de hoy en el poder porque es más o menos de lo que ahora disponemos (dicho sea de paso, la gente conservadora en España son demócratas, a los que se hostiga absurdamente, son también gente de sentido común, y ellos sí se han dado un margen para evolucionar, que es algo de lo nadie debería privarse).

Si el regreso a Manchester es para competir con China, quizá lo que haya que hacer es evitar esa competición.
Deberían cerrarse nuestros mercados y los de los paises que quieran hacer negocios con nosotros a los productos con dumping social.

Bien dicho, Bassets.

Regreso al pasado, una película de hoy.

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

TrackBack

URL del Trackback para esta entrada:
https://www.typepad.com/services/trackback/6a00d8341bfb1653ef0168e784503c970c

Listed below are links to weblogs that reference Los regresistas:

Sobre el autor

es periodista. Director adjunto y columnista de EL PAÍS. Tiene a su cargo la edición de Cataluña.

Eskup

Archivo

diciembre 2016

Lun. Mar. Mie. Jue. Vie. Sáb. Dom.
      1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31  

Mis libros

Cinc minuts abans de decidir

Cinc minuts abans de decidir

Enmig del vendaval independentista

Un llibre que explica, qüestiona i contextualitza com s’ha esdevingut, setmana a setmana, el canvi radical que els darrers quatre anys ha sotragat Catalunya. Des d’abans de la sentència del Tribunal Constitucional, fins avui, quan l’independentisme és en primer pla del debat polític i social.

L'any de la revolució

L'any de la revolució

Com els àrabs estan enderrocant els seus tirans

Crònica, anàlisi i atlas de les revoltes de la dignitat, que van conmocionar al món àrab durant 2011, amb referències i comentaris a tots els països on els joves van aixecar-se en protesta contra l'autoritarisme i les dictadures. Amb un nou epíleg per l'edició catalana.

El último que apague la luz

El último que apague la luz

Sobre la extinción del periodismo

Una reflexión sobre los últimos años de la industria de la prensa escrita, las dificultades para seguir haciendo periodismo de calidad y la indisoluble relación entre periodismo y democracia.

El año de la Revolución

El año de la Revolución

Cómo los árabes están derrocando a sus tiranos

Balance, atlas político y análisis de las causas de las revueltas de 2011, que han derrocado a cuatro dictadores, encendido enfrentamientos civiles y provocado reformas y convulsiones políticas en la entera geografía árabe.

¿AUN PODEMOS ENTENDERNOS?

¿Aun podemos entendernos?

Conversaciones sobre Cataluña, España y Europa
REIVINDICACION DE LA POLÍTICA

Reivindicación de la política

Veinte años de relaciones internacionales
La oca del señor Bush

La oca del señor Bush

Como la Casa Blanca ha destruido el orden internacional

Nube de tags

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal