Lluis Bassets

El reflujo

Por: | 12 de marzo de 2012

Tras el primer golpe de mar, la resaca remata la faena. Hace justo un año pegó el tsunami, en Japón el 11 de marzo, con los resultados que ya conocemos: además de casi 16.000 muertos, 3.200 desaparecidos y de cuantiosas pérdidas en las regiones costeras, se produjo el mayor accidente nuclear desde Chernóbil y la devastación de una entera región alrededor de la central de Fukushima. Llevaba una carga doble: era el segundo percance atómico de la historia y también el mayor temblor de tierra en Japón desde que funcionan los registros.

Cuando temblaron las profundidades a 60 kilómetros de la costa, otro terremoto, este político, estaba ya barriendo la superficie del planeta desde el Atlántico hasta el golfo Pérsico. Habían caído dos dictadores, el de Túnez y el de Egipto; dos más estaban en el disparadero, los de Libia y Yemen; ningún rincón del mundo árabe quedaba fuera de la oleada de protestas; prendía la guerra civil en Libia y empezaban las matanzas en Siria. Y otro terremoto más, este económico, que llevaba también azotando desde 2008 al menos, situaba al borde de la quiebra a los países de la periferia del euro y en la zona de peligro a la propia moneda única.

En pocas ocasiones un fenómeno natural actúa como imagen tan plástica del acontecer del mundo, sometido a un momento excepcional de aceleración, a un brusco desplazamiento de los centros de poder y a unas crecientes dificultades para gobernar la globalidad desde las estructuras de las instituciones realmente existentes: los Estados nacionales y la arquitectura internacional surgida de la Segunda Guerra Mundial.

Las cámaras infinitas con las que nos vigilamos a nosotros mismos se encargaron de grabar las imágenes de la inmensa catástrofe, que nos dieron la idea de cómo podía ser el fin de la civilización humana, es decir, de nuestro mundo. Con Fukushima quedó claro que terminaba una época y empezaba otra nueva, un mundo distinto. Podemos esperar que sea mejor porque no tendremos otro y sería vano compadecerse. Pero ya sabemos que no será fácil acomodarse.

Será difícil organizar el suministro de energía, atrapados entre Putin y Arabia Saudí, con menos nucleares y sin dinero público para renovables: sufrirán los piadosos objetivos de limitación de emisiones establecidos en Kioto. No menos difíciles serán las transiciones de los países árabes a la democracia allí donde finalmente se saquen de encima las viejas estructuras. Por no hablar de la salida de la crisis en Europa, donde costará asegurar el mantenimiento del nivel de vida y los sistemas de bienestar.

Ahora, un año después, se nota el reflujo. La salida no será verde. De las dictaduras policiales podemos pasar a unas democracias islamistas escasamente liberales como en Pakistán. Y en vez de un capitalismo reformado, nos quieren dar las dos tazas reglamentarias del de siempre.

Hay 4 Comentarios

A finales de 2010 la previsión de "The Economist" era un crecimiento del PIB del 2% en Japón y del 0% en Alemania....Tras el tsunami, Japón decreció un -0.7% y Alemania creció un 3%. Obviamente existe una relación ya que ambas naciones (Japón y Alemania) compiten en la exportación de productos manufacturados de gama media-alta, y cualquier tropiezo de uno es aprovechado por el otro para cubrir el mercado.

Pongamos también el incidente de Three Mile Island xD. Entonces serían tres. De paso, lo que dijo Keynes: "A largo plazo, todos muertos". Y esa es la premisa del capitalismo...

Como en el baile, un pasito para adelante y dos para atrás. Pero en un mundo acotado, terminaremos saliéndonos del orbe para caer en la nada. Que pongan una valla resistente, y que sea como la del cuadrilátero, tensa, para rebotar, a ver si conseguimos centrarnos. Lo malo es que un derechazo en forma de gancho nos haga soltar por los aires, y ni valla ni nada.

O la salida es verde o ponemos el letrero de no hay salida. Se acabaron las opciones. Dos tazas de la misma ponzoña de siempre, en el siglo XXI, ya es letal.

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

TrackBack

URL del Trackback para esta entrada:
https://www.typepad.com/services/trackback/6a00d8341bfb1653ef016763ab6fcf970b

Listed below are links to weblogs that reference El reflujo:

Sobre el autor

es periodista. Director adjunto y columnista de EL PAÍS. Tiene a su cargo la edición de Cataluña.

Eskup

Archivo

diciembre 2016

Lun. Mar. Mie. Jue. Vie. Sáb. Dom.
      1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31  

Mis libros

Cinc minuts abans de decidir

Cinc minuts abans de decidir

Enmig del vendaval independentista

Un llibre que explica, qüestiona i contextualitza com s’ha esdevingut, setmana a setmana, el canvi radical que els darrers quatre anys ha sotragat Catalunya. Des d’abans de la sentència del Tribunal Constitucional, fins avui, quan l’independentisme és en primer pla del debat polític i social.

L'any de la revolució

L'any de la revolució

Com els àrabs estan enderrocant els seus tirans

Crònica, anàlisi i atlas de les revoltes de la dignitat, que van conmocionar al món àrab durant 2011, amb referències i comentaris a tots els països on els joves van aixecar-se en protesta contra l'autoritarisme i les dictadures. Amb un nou epíleg per l'edició catalana.

El último que apague la luz

El último que apague la luz

Sobre la extinción del periodismo

Una reflexión sobre los últimos años de la industria de la prensa escrita, las dificultades para seguir haciendo periodismo de calidad y la indisoluble relación entre periodismo y democracia.

El año de la Revolución

El año de la Revolución

Cómo los árabes están derrocando a sus tiranos

Balance, atlas político y análisis de las causas de las revueltas de 2011, que han derrocado a cuatro dictadores, encendido enfrentamientos civiles y provocado reformas y convulsiones políticas en la entera geografía árabe.

¿AUN PODEMOS ENTENDERNOS?

¿Aun podemos entendernos?

Conversaciones sobre Cataluña, España y Europa
REIVINDICACION DE LA POLÍTICA

Reivindicación de la política

Veinte años de relaciones internacionales
La oca del señor Bush

La oca del señor Bush

Como la Casa Blanca ha destruido el orden internacional

Nube de tags

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal