Lluis Bassets

Rumbo a lo desconocido

Por: | 15 de mayo de 2012

Navegamos rumbo a lo desconocido. No lo dice un pasajero susceptible ni un grumete parlanchín. Lo dice el capitán: "Será la primera vez que nos adentraremos en un escenario desconocido". La metáfora sirve para todos los niveles de gobierno con que contamos: para Europa, para España y para Cataluña. Pero no la utilizan los múltiples y descoordinados capitanes de la Unión Europea, ni el sigiloso y sombrío timonel que aparece al mando de la nave de España, sino el comandante del también agitado bajel catalán, en una comparecencia parlamentaria de la pasada semana que ha tenido muy escasa resonancia en los medios, eclipsada por el alud de noticias que nos llegaban de Bruselas, de París, de Atenas y sobre todo de esa balsa de Medusa en que se ha convertido el naufragado sistema financiero español.

Es una frase curiosa. La primera obligación del patrón de una nave es saber a dónde lleva su barco y su gente. No debiera permitirse frivolidades de augur o de observador distanciado. Si tiene dudas sobre el feliz final de su viaje debe callárselas para sí mismo. Sembrar el desconcierto entre la tripulación y el pasaje subrayando su desconocimiento sobre lo que se le viene encima es todo lo contrario a lo que se espera del capitán de un buque.

Pero tiene razón y eso es lo grave. El presidente catalán, Artur Mas, ganó las elecciones con la promesa de un "nuevo pacto fiscal en la línea del concierto económico vasco", expresión suficientemente larga, matizada y compleja como para que podamos saber a qué se refiere exactamente. Aseguró que inauguraría con ello una "transición nacional", otra expresión en la que ya desgranó la idea de un viaje sin puerto de llegada claro ni preciso. Su partido, Convergència Democràtica, concretó en su congreso cuál era el puerto soñado: la independencia, es decir, la secesión de España. Este pasado jueves 19 de mayo, en sesión plenaria del Parlamento catalán, sacó una nueva carta de navegar con una ruta muy precisa, inmediata y perentoria: en julio se votará el mencionado pacto fiscal en la cámara catalana; en septiembre se le propondrá al gobierno español y se abrirán a continuación una semanas de negociación; antes de final de año, "se tomará una decisión definitiva".

El diputado de Esquerra Republicana interpelante había sido muy apremiante en su petición. "Usted puede hacer un paso claro para conseguir la hacienda propia catalana (…) porque tiene mayoría en esta cámara y hacerlo es una cosa muy sencilla: que su Gobierno les diga a los ciudadanos de Cataluña dónde deben ingresar sus declaraciones de la renta y su IVA". He ahí una iniciativa de comprensión clara pero de aplicación extremadamente confusa y desconcertante, sobre todo para quienes tienen que pagar los impuestos. No es una propuesta extraña viniendo de un partido acostumbrado a gozar de las ventajas de estar en el Gobierno sin dejar de hacer oposición. Lo extraño es que le guste a un partido de Gobierno: "Yo no discrepo del fondo que usted plantea", le respondió el presidente catalán.

La determinación del capitán ante el escenario desconocido es absoluta. Artur Mas aseguró que la creación de una Hacienda propia es irrenunciable. "Cataluña tendrá hacienda propia por la vía del pacto o por la vía, digamos, de la propia decisión", señaló. Algo que "nunca se había planteado de esta manera por parte de ningún Gobierno de Catalunya", subrayó para convencer al diputado de ERC. Es la vía del unilateralismo, la decisión autónoma e independiente de cualquier otra instancia o nivel de gobierno europeo o español.

Hay mucha experiencia sobre los rumbos solitarios, Sonderweg le llaman los alemanes. Mas cree que es un camino desconocido. Historiadores acreditados dicen que no lleva a ninguna parte. "Generalmente hemos dicho basta en el peor momento, cuando la coyuntura nos era desfavorable, cuando había pasado el punto dulce de nuestra fuerza o de nuestra razón. Tiene la culpa de esa falta de acuerdo, sin duda, el debilitamiento del seny en las clases dirigentes". Fue Vicens Vives quien escribió estas frases en Noticia de Cataluña, hace más de 50 años. Acaba de reditarse en castellano (Destino) y sería muy conveniente que algunos la releyeran y otros la leyeran por primera vez.

Hay 7 Comentarios

El rumbo lo conocemos muy bien: si no hay Únión Política, es decir si la Eurozona no se convierte en una Federación democrática en el plazo de tres años, el Euro está irremediablemente condenado al fracaso.

La alternativa es sencilla: federación, unión política europea....o peseta.

Crisis económica, crisis natural. Qué parecidas son. Pero si en un caso podemos hasta controlar los coletazos con una subida de interés por acá, una rebaja de impuestos por allá, no podemos decir lo mismo de la crisis a que estamos abocando a la naturaleza. Y es que leyendo textos sobre ésta, cómo se parecen. Así, junto al 'mi gasto es tu ingreso y mi ingreso es tu gasto', del polémico Krugman, polémico porque tiene ojos en la cara y no como otros que los tienen solo para cerrarlos, pues eso, junto a este principio general el de un ecólogo llamado Czech, 'cuando los recursos son limitados lo que usan unos no pueden utilizarlo otros', llámese dinero, llámese agua. Con la lucha por el agua, se extinguen especies, y con la lucha por el dinero, se extinguen países. Y en esas estamos. Y ahora otro texto de Delibes sobre el particular, y ya acabo con sus magníficas Obras Completas, que aunque vienen referidas a la, digamos crisis de la naturaleza, parecen pensadas para la crisis de la deuda, si se cambian determinados términos: "Yo pensaba que la Tierra se estaba suicidando, pero no sabía bien cómo pretendía hacerlo, si envenenada por un exceso de barbitúricos, indefensa por la pérdida total de la capa de ozono, agotados sus recursos, desangrada, con las venas rotas, por la ausencia de agua de sus ríos, o abrasada a lo bonzo por el calentamiento general. Todo lo veía posible. Hoy tengo la impresión de que puede morir, pero no creo que haya decidido aún el método de suicidarse. En otras palabras, me parece, por lo que te he oído, que no hay causas graves y leves, o al menos que no es fácil diferenciarlas. Lo que amenaza es un colapso general. Fallan muchas cosas, todas encadenadas entre sí. Unos desórdenes precipitan otros, como ocurre en el cuerpo de un enfermo terminal. Estoy por decir, incluso, aunque no pase de ser una imagen literaria, que el cambio climático no es más que la fiebre de un planeta enfermo. ¿Acabará muriendo la Tierra?, ¿se suicida?, ¿la matamos?, ¿o solamente aspiramos a ayudarlo a bien morir?". (La Tierra herida)

Nacimiento: siguiendo el esquema del término de la flexiseguridad, la nueva palabra que puede imponerse en el futuro es la 'creciausteridad', palabra desconocida en Internet hasta el momento, y lo que Internet no conoce, no existe. Una palabra nueva de la que depende nuestro futuro y de la que depende nuestro bienestar. Habrá que saber ahora qué parte del par prevalece sobre la otra pero sin anularla. Aquí la dejo para su bautizo o para el limbo, según.

Meh. Se rajarán, igual que en Escocia.

Fue decir Cameron: "Vale, haced un referéndum por la independencia. No hay problema. Os doy facilidades legales para hacerlo. Pero si decidís no hacerlo, estoy dispuesto a ampliaros la autonomía de vuestra región."
Zas.
¿Que pasó? Que desistieron de hacer el referendum. Por mero cálculo político. No llegaban al 40% para ganar la consulta en las encuestas. Por cierto, un bravo por la valiente y sincera gestión por parte del Gobierno Central Británico, respetuosa pero efectiva. Y de paso desnudó mucho de la retórica independentista. Afortunadamente, el común de los escoceses son moderados. Y por ahora se encuentran comodos dentro del Reino Unido.
Observando el desbarajuste de la Eurozona, no compensaría ni tener una propia moneda , ni tampoco tener el euro para los escoceses. Aplicando la cuenta de la vieja, ganan más con la libra. Así de simple, así de claro.

No sé si será de interés pero acabo de leer este texto de Delibes, en "Castilla, lo castellano y los castellanos", de 1979: " ... la equivocada política seguida desde Madrid con las regiones periféricas más desarrolladas, donde, mediante el halago económico, se pretendió acallar sus anhelos de conservar la identidad cultural e histórica, aportó sobre la totalidad del país dos consecuencias no por previsibles menos deplorables: por una parte, se hizo más profunda la diferencia entre regiones ricas y pobres, con el consiguiente trasvase de hombres de éstas -cada día más depauperadas- a aquéllas, y, por otra, no cesaron de exacerbarse los sentimientos secesionistas en algunos pueblos del litoral, orgullosos de sus raíces y de sus peculiaridades culturales y reacios a dejarse comprar por un plato de lentejas".

El adentrarse, excitado por el miedo, magnetizado por lo desconocido, en terrenos inexplorados, es una reedición mágica de la desesperada búsqueda de seguridad infantil: como decía alguien, " Lo bueno de no saber donde estamos es que no podemos perdernos..."

No nos adelantemos al tiempo, ni en el calendario ni en la independencia.

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

TrackBack

URL del Trackback para esta entrada:
https://www.typepad.com/services/trackback/6a00d8341bfb1653ef0163057f6647970d

Listed below are links to weblogs that reference Rumbo a lo desconocido:

Sobre el autor

es periodista. Director adjunto y columnista de EL PAÍS. Tiene a su cargo la edición de Cataluña.

Eskup

Archivo

diciembre 2016

Lun. Mar. Mie. Jue. Vie. Sáb. Dom.
      1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31  

Mis libros

Cinc minuts abans de decidir

Cinc minuts abans de decidir

Enmig del vendaval independentista

Un llibre que explica, qüestiona i contextualitza com s’ha esdevingut, setmana a setmana, el canvi radical que els darrers quatre anys ha sotragat Catalunya. Des d’abans de la sentència del Tribunal Constitucional, fins avui, quan l’independentisme és en primer pla del debat polític i social.

L'any de la revolució

L'any de la revolució

Com els àrabs estan enderrocant els seus tirans

Crònica, anàlisi i atlas de les revoltes de la dignitat, que van conmocionar al món àrab durant 2011, amb referències i comentaris a tots els països on els joves van aixecar-se en protesta contra l'autoritarisme i les dictadures. Amb un nou epíleg per l'edició catalana.

El último que apague la luz

El último que apague la luz

Sobre la extinción del periodismo

Una reflexión sobre los últimos años de la industria de la prensa escrita, las dificultades para seguir haciendo periodismo de calidad y la indisoluble relación entre periodismo y democracia.

El año de la Revolución

El año de la Revolución

Cómo los árabes están derrocando a sus tiranos

Balance, atlas político y análisis de las causas de las revueltas de 2011, que han derrocado a cuatro dictadores, encendido enfrentamientos civiles y provocado reformas y convulsiones políticas en la entera geografía árabe.

¿AUN PODEMOS ENTENDERNOS?

¿Aun podemos entendernos?

Conversaciones sobre Cataluña, España y Europa
REIVINDICACION DE LA POLÍTICA

Reivindicación de la política

Veinte años de relaciones internacionales
La oca del señor Bush

La oca del señor Bush

Como la Casa Blanca ha destruido el orden internacional

Nube de tags

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal