Lluis Bassets

Desnudo y solitario

Por: | 23 de julio de 2012

Lucía su mayoría absoluta ante esos gobiernos débiles obligados a consensuar cualquier legislación. Exhibía sus cuatro años por delante para ir aplicando su programa sin respiro. Se regocijaba con la oposición ausente, calcinada tras sus siete años de gestión caótica y de incapacidad para verlas venir. Señalaba la calle, plácida y tranquila todavía, a pesar de los recortes desgranados lentamente desde el primer día. Merkel le sonreía. Aun. Por eso se atrevía a mantener su agenda demagógica, esperar al resultado de unas elecciones, alimentar la fiera populista dentro de su partido. No digamos ya de su desprecio hacia las manos tendidas, las ofertas de pactos y alianzas. Dejadme solo: Rubalcaba lo clava. Así es Rajoy: una vocación de soledad y desnudez frente a un vendaval.

Hay una verdad profunda en esta psicología que le lleva a la autodestrucción. El gobernante, por bien asesorado que esté, es un individuo a la intemperie, finalmente enfrentado con sus solas fuerzas a todo el peso de la decisión. Requiere la máxima concentración y responsabilidad, sin que sirvan excusas de mal pagador. Es una soberbia imprudencia confiar en la suerte, creer en la fuerza que otorgará la sola asunción del poder. Muchos son los que piensan que tienen el poder porque lo merecen, sin darse cuenta de que, una vez obtenido, solo se mantendrán si lo merecen. Llegar a obtenerlo es una oportunidad, un medio; no un mérito que proporcione carisma, un fin. La condena que cae sobre quien confunde los términos es terrible. Su carisma se convierte en maldición, que troca el poder en destrucción, un carisma inverso.

Rajoy se dibujó a sí mismo como mano de santo. Sería llegar y triunfar. Desmentida la superstición popular, los nervios desatados exigen la búsqueda de culpables exteriores y anteriores. Tres son los chivos designados, a utilizar según convenga. Uno es Angela Merkel: gracias a la imprudencia de esta exhibición se atascan muchos canales de comunicación con Berlín y declinan las simpatías de los alemanes hacia los populares españoles. Otro, naturalmente, es el PSOE, origen y señor de la intervención europea ahora, como lo fue antaño de la corrupción, el paro y el crimen de Estado: error prospectivo también, porque necesitará su auxilio, ya lo necesita en realidad, y le conviene más una oposición fiable que las fuerzas desatadas del populismo; al menos a Rajoy, aunque quizás no a otros populares menos responsables y más extremistas. Y el tercero, el Estado autonómico y, digámoslo claramente, los catalanes, que son los que reclamaron y obtuvieron esta fiesta declarada ahora insostenible: pero este es un error tan irresponsable o más que los anteriores.

Nada completa mejor una mayoría absoluta ante la crisis que una fuerza de signo similar aunque distinta. Eso es CiU, el partido al que tenía cogido por su mayoría precaria en el parlamento catalán y al que está castigando más de la cuenta para seguir alimentando la fiera centralista y anticatalana que tiene en su seno. Ahora el PP lo ha despreciado y perdido. Cierto es que CiU confiaba en que fueran sus votos los que completaran una mayoría popular insuficiente, y se encontraron con que toda su estrategia de reivindicación fiscal se venía abajo.

Las inercias producen desperfectos irreparables. La arrogancia con que Rajoy obtuvo la victoria corroe ahora su carácter. Zapatero no fue finalmente intervenido. Sabe que la miseria del hundimiento quedará entera para él y por eso todos se alejan. Pronto prenderá la repulsa dentro del partido. En vez de agarrarse a quienes todavía pueden ayudarle, utiliza repelentes como Montoro para seguir disgregando su base. Se ha convertido en el presidente centrífugo. Aprovecha la crisis para recentralizar y dividir, separar, en vez de unir y pactar, que es lo que se hizo en nuestra anterior gran crisis política, en la transición. Nadie trabaja tanto y tan bien para los intereses de los independentistas, los catalanes sobre todo. El soberanismo tiene mérito. Lo tiene también Artur Mas, que se ha procurado con el pacto fiscal un escudo anticrisis ante la opinión catalana. Pero el mérito mayor de esta deriva es entero de Rajoy. Solo y desnudo, su poder destructivo amenaza incluso a esa unidad española que la Constitución sacraliza.

Hay 13 Comentarios

Vamos a la deriva y de capitán del barco hemos puesto a Chiquito de la Calzada. Rajoy y cia no tienen plan alguno. La situación les desborda completamente, su política es mezquina y no inspiran confianza ni al compañero de banquillo. Nos gustaría mandarles a la mierda, pero no podemos. Lo raro es que no hayan empezado a sacarse los ojos entre ellos todavía. De momento van trincando lo que pueden, que eso en eso sí que son maestros. En los presupuestos de Castilla-La Mancha que se acaban de publicar lo destinado a complementos salariales por "altos cargos" se ha triplicado. Otra gota más que sigue a la del cobro de dietas por diputados que viven en Madrid en una de sus numerosas viviendas. Gota a gota el vaso tiene que estar a rebosar.

Ramón, no, no. Si EEUU volvió a levantarse fue por el enorme crédito que le pagaban los aliados por sus exportaciones de material militar, y la ayuda en alimentos (FR y UK se acuerdan bien de eso). Luego, toda esa industria que creció al albur de la guerra se orientó hacia el mercado de consumo. EEUU era el mayor acreedor del mundo por esa época (datos de 1948).
Las medidas tomadas por Rooselvelt sólo paliaron la crisis de EEUU, pero no la resolvió por completo.
Sólo apunto eso.


P.D.

En cuanto a España, mala solución tiene. Un amigo mío, que suele ir por Bruselas por trabajo, dice que ya se oye hablar de España como si Portugal fuese. Fíjense que apenas hay noticias de Portugal. Ese país cedió ya su soberanía, sin apenas poder negociar. Mi gran pregunta es si la intervención tecnócrata a España (cuenten unos pocos meses) va a suponer una regeneración política en este país... Lo más probable es que no. Y hasta es probable que tampoco se reforme por completo ni se racionalice el Estado, sino que sencillamente se haga un apaño, pues sería un gobierno técnico sin legitimidad para tocar ni la constitución ni el Estado Autonómico. Por cierto, fíjense que en Italia, ya Berlusconi plantea su vuelta al ruedo. Cree que puede volver con garantías al solio presidencial. Y quizá su olfato político no está fallando... mal asunto. Porque indicaría que la clase política, en el fondo, no reconocerá nunca sus errores, ni tampoco, los ciudadanos habrán comprendido que deben controlarla de forma efectiva.

Vivimos estos día una etapa caracterizada por la desconfianza ciudadana que han ganado ambos partidos mayoritarios, el PSOE por su aventurada política y negación de la crisis en sus dos últimos años de gobierno y el PP por practicar todo lo contrario a su programa electoral, ¿No conducirá esta desconfianza -bien manifiesta entre bastantes afiliados a estos partidos- como castigo a dar un aliento significante a los demás minoritarios partidos para incrementar su base popular e incluso a aspirar a gobernar? ¿Vendrán otros tiempos para gobernar en alianzas, muchas nacionalistas, donde prevalezca el interés nacional al partidista?
Sin perseguir responsabilidad y castigar por los errores cometidos seguimos arropando al caciquismo corrupto que es la semilla del mal que corroe no sola la sociedad democrática, sino también nos devuelve a la categoría de sociedades sumisas bajo el decreto policial. Aumentará el sentimiento de la injusticia y la percepción de tener políticos cada vez más mentirosos, corrupto e inefcientes.

El artículo de Lluis Bassets es claro. refleja muy bien el tsunmai político que está sufriendo España. En este ámbito se mezclan la ignorancia del pueblo y el cacareo de los políticos que no parece tener fin. Estos compiten en una bla bla interminable. Si repasaran la historia de la gran crisis de 1929 verán como Roossevelt, el entonces presidente de Estados Unidos supo paliar la situación con una medida tan sencilla como la emisión de dinero por la Reserva Federal (el equivalente al BCE) y la inversión pública, creando empleo. La desgracia actual de España y otros países europeos es que el BCE, controlado por Alemania, esta estancado en una política anti-social. Y a los políticos europeos solo les interesa la sonrisa de los ladrones financieros. Por ese camino, que se preparen para una guerra social, de consecuencias predecibles. .

Ha despedido Rajoy a los olímpicos y ha aprovechado para lanzarnos algunos símiles. No nos habla cuando tiene que hablar pero habla cuando nada tiene que decirnos. Esta vez ha tomado como ejemplo de recuperación la del lesionado. Qué ejemplo. Se le ha olvidado la de aquellos lesionados que tienen que ser intervenidos para poder seguir. Y todavía ha hablado menos de aquellos cuya lesión es tan grave que les invalida para ir a los juegos olímpicos. Pensemos en Nadal, que ha tenido que renunciar a ser el abanderado por una lesión, creo que de rodilla. La lesión de Rajoy es de rodilla también, la que hincó nada más llegar y que de tanto usarla le ha dejado fuera de juego. Debería seguir el ejemplo del manacorí y pedir el recambio, dejar que otro lleve la bandera. El presidente ya ha hecho todo lo que ha podido, como ha señalado él mismo, y aun más, ha insistido en que no puede hacer más y que ni siquiera tenía libertad para elegir lo que tiene que hacer. Vamos, que un deportista así no iba ni de recogepelotas a Londres.
Eso sí, para las chorradas sí sirve. Ya nos dio una buena muestra con la selección española, la Roja, a la que pidió, casi exigió, que ganara la Eurocopa para levantar el ánimo del país. Y ahora la misma canción ridícula en plan de arenga deportiva con la expedición olímpica. De pena.
Puede afirmarse que Rajoy ha perdido los papeles. Y lo que es peor, no parece importarle. Ejerce de maestro de ceremonias deportivas y pseudoculturales, como la asistencia a la entrega del códice calixtino. ¿Es un presidente de un país o el presentador de un programa? Más parece lo segundo. Habla con una autoridad moral de la que carece, y que además nadie espera de él en tales actos. No informa a la gente cuando debe, pero se permite aleccionar a la población con símiles churriguerescos en actos lúdicos. Trata a los españoles como si fueran párvulos. Deje de hacer el ridículo y si quiere decirnos, si tiene que decirnos algo, hágalo en la sede que corresponde. Obre con seriedad y déjese de parábolas, metáforas y otras figuras retóricas. Hable con claridad al país, comparezca de manera solemne, como corresponde, y anuncie lo que que tenga que anunciar, que me parece que la situación lo requiere y la población lo espera.

Que triste ver a España tan hundida. Yo que me fuí a Catalunya primero a estudiar y luego a trabajar veía ya en 2005 que el chollo que se tenían montado, ese de los pisos que subían su cotización año a año sobre el 10%; era insostenible. Saltaba a la vista que no eran ni tan ricos, ni tan productivos, ni tan sensatos para tomar prestado de la banca especulativa e ir a por sus pisitos a precio de Oro...Decidí que debía marchar de España porque no se visualizaba futuro. Cobré integramente mi paro, disfruté de unos meses de vacaciones y encima regresé a Chile en 2007 con algo de ahorros. Ahora veo que por aqui andan muchos de allí ofreciendose para trabajar....Que vueltas de la vida!!

Arde España. Y como en la película de Arde Misisipi, podría decirse aquello de: cualquiera que permita que esto ocurra y actúe como si no ocurriera nada, es tan culpable como el que más, tanto como el que aprieta el gatillo. En este país hay muchos gobernantes, elegidos y no elegidos, que permitieron que esto ocurriera y actuaron como si nada ocurriera. Son tan culpables como el especulador puro y duro que aprieta su dogal en nuestro blando cuello. Aznar fue el autor intelectual del disparate, Zapatero fue el cómplice que calló y mantuvo el disparate y Rajoy... es el más culpable de todos porque nos dijo que él lo solucionaría y tan solo se ha limitado a recitar nuestro epitafio.

Es pa darle un palo a Rajoy en la cabeza. La peor frase de su mandato "Ya no tenemos libertad". Falaz, y mentira. Usted puede elegir, que para eso es usted presidente, le elegimos para que hiciera ejercicio de soberanía. Y va usted y se placa aun más que su antecesor. Errores puedo entender que cometa. Pero esto no es un juego. Tiene mayoría absoluta, y lo comprende como cheque en blanco... Al contrario, más presionado hubiera debido estar por dar a conocer todo lo que hace, explicar el cómo y el porqué, a dónde espera que esto lleve. Personalmente, me parece que usted no comprende exactamente lo que está pasando por la cabeza de la mayoría de la gente en estos tiempos. No pueden confiar en el Estado, luego van a ser los últimos en defenderlo. Una sociedad así , es muy débil, o bien muy individualista.
¿Sabe qué? En los primeros tiempos de la colonización de América, los colonos se ayudaban entre sí. Era la única manera de asegurase la supervivencia. Eran, obviamente, individualistas, pero se cuidaban mucho de que la comunidad no fuese arrasada.
Esta España venal, o se levanta junta, o sencillamente, irá despegándose como trocitos, independientes cada uno si se quiere.Igual es hasta mejor.
Se pierden muchas excusas cuando los que te joden son los de tu mismo barrio.

Ustedes los Españoles definitivamente no terminan de aprender, viven en un país maravilloso pero el socialismo o sus ideas de izquierdas crearon un sistema de bienestar que no era sostenible a largo plazo, ahora que se dan cuentan de la realidad saben que tienen que desmotar dicho sistema para poder crecer y no tener déficits pero su torpeza de niños mimados y gorrones no les permite avanzar en la solución. Siga sigan protestando y minando la moral de la gente, ahora el remedio es dura pero más adelante la solución será peor.

Que esperaba el señor Rajoy que iba a ganar las elecciones y todo cambiaría, que sus amiguitos le iban a salvar el culo montando fabricas creando empleos gracias a su personalidad. ¿ Y este señor aprobó Registradores?

Estamos todos de acuerdo. La situación actual económica y política de España es lamentable. Está muy bien que todos nos demos cuenta de que el Presidente del gobierno del Estado no está capacitado para este cargo (como no lo estaba su predecesor, ni el candidato de la oposición -ninguno-).
¿Pero cuál es la solución a todo esto? ¿Cómo se remedia semejante desbarajuste? Está bien que los medios de comunicación insistan en decirnos lo mal que están las cosas. ¿Hay alguien que por favor pueda hacer un análisis frío y objetivo de la situación actual y plantee las opciones de salida (aunque no gusten) de manera ordenada y clara?
Esperaría que de un periódico como El País (probablemente el más importante del país) que se incluyera algún análisis serio de un economista nacional, que explique cómo salimos de esto. No una retahíla de periodistas super listos que nos cuentan lo malo que es el que está en el poder, y no tienen ni idea (por no decir otra cosa) de cómo hemos llegado, ni qué hacemos para salir de esto.
Ok, Rajoy es un paquete. Lo escogieron por mayoría los ciudadanos españoles; y ahora qué?

Justicia poética que quienes pusieron las bases de este desaguisado monumental y duradero -otro "milagro" del FMI en su momento- y además se pusieron la medalla de grandes gestores, sean ahora los que viven en carne propia de gobernantes la cruda verdad de su gran mentira especulativa, que siempre termina por prevalecer, y algunas otras imposturas de Estado heredadas...
http://enjuaguesdesofia.blogspot.com

Rajoy, una víctima de sus propias convicciones, ahora presentadas como imposiciones. Del vini, vidi, vinci, al vini, vidi, hundí. Pensó que sería llegar y besar el santo compostelano y tras hacer lo que pensó se tenía que hacer, dijo que ya no podía hacer más, palabras que como bien indicaba Ramoneda son las inmediatamente anteriores a una dimisión. Ataca al BCE cuando sus reformas no cunden lo esperado en lugar de pensar que a lo mejor sus reformas no son la medicina idónea. Lo fía todo a la providencia, concretada esta vez en que España es demasiado grande para caer, lo que no deja de ser una llamada a los mercados para probar su fuerza. La prima a 640 y subiendo. España en caída y bajando. Una subida lleva a la bajada, como si de un juego de contrapesos se tratara. Necesitábamos un gobernante, no un avezado opositor que como el mal estudiante que suspende una y otra vez, alega en su descargo el 'yo he hecho lo que tenía que hacer'. Rajoy, como el repetidor recalcitrante, alega que ha metido horas y horas delante del libro aunque ello no signifique nada. En este país de la improductividad, la hora presencial, la mera permanencia, la simple redacción de decretos-leyes se confunde con rendimiento. No se atiene al contenido, le basta la forma, la apariencia.

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

TrackBack

URL del Trackback para esta entrada:
https://www.typepad.com/services/trackback/6a00d8341bfb1653ef017743813759970d

Listed below are links to weblogs that reference Desnudo y solitario:

Sobre el autor

es periodista. Director adjunto y columnista de EL PAÍS. Tiene a su cargo la edición de Cataluña.

Eskup

Archivo

diciembre 2016

Lun. Mar. Mie. Jue. Vie. Sáb. Dom.
      1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31  

Mis libros

Cinc minuts abans de decidir

Cinc minuts abans de decidir

Enmig del vendaval independentista

Un llibre que explica, qüestiona i contextualitza com s’ha esdevingut, setmana a setmana, el canvi radical que els darrers quatre anys ha sotragat Catalunya. Des d’abans de la sentència del Tribunal Constitucional, fins avui, quan l’independentisme és en primer pla del debat polític i social.

L'any de la revolució

L'any de la revolució

Com els àrabs estan enderrocant els seus tirans

Crònica, anàlisi i atlas de les revoltes de la dignitat, que van conmocionar al món àrab durant 2011, amb referències i comentaris a tots els països on els joves van aixecar-se en protesta contra l'autoritarisme i les dictadures. Amb un nou epíleg per l'edició catalana.

El último que apague la luz

El último que apague la luz

Sobre la extinción del periodismo

Una reflexión sobre los últimos años de la industria de la prensa escrita, las dificultades para seguir haciendo periodismo de calidad y la indisoluble relación entre periodismo y democracia.

El año de la Revolución

El año de la Revolución

Cómo los árabes están derrocando a sus tiranos

Balance, atlas político y análisis de las causas de las revueltas de 2011, que han derrocado a cuatro dictadores, encendido enfrentamientos civiles y provocado reformas y convulsiones políticas en la entera geografía árabe.

¿AUN PODEMOS ENTENDERNOS?

¿Aun podemos entendernos?

Conversaciones sobre Cataluña, España y Europa
REIVINDICACION DE LA POLÍTICA

Reivindicación de la política

Veinte años de relaciones internacionales
La oca del señor Bush

La oca del señor Bush

Como la Casa Blanca ha destruido el orden internacional

Nube de tags

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal