Lluis Bassets

Voces y cuerpos de la historia

Por: | 07 de julio de 2012

La historia ha entrado últimamente en una época muy mala. Nunca ha sabido a dónde iba, pero ahora ni siquiera está segura de su propia existencia. Su corporeidad, tan efectiva cuando era solo una rolliza musa del Parnaso, la memoriosa Clío, se desvanece en la época de instantaneidad digital. Es el momento glorioso en que ella lo es todo y, en consecuencia, se acerca a la nada. Un partido de fútbol o de tenis, un gol a lo Panenka, una noche de negociación sobre la salvación de bancos quebrados, un auto judicial sobre delitos comunes cometidos por ciudadanos nada comunes, hacen historia; mientras matanzas, invasiones y atrocidades de todo tipo se hunden en los bajos llenos de neblina de las páginas digitales y en las columnas de breves de los diarios en papel.

Francis Fukuyama la había dado por liquidada hace ya algunos años, en la época del mundo unipolar y antes de que todo esto se pusiera de nuevo patas arriba. La había revitalizado, en cambio, la teoría del relato, que pone la realidad en manos de los guionistas y los guionistas a sueldo de las multinacionales, partidos y gobiernos. Así es como la musa de antaño se hace carne gracias a trucos de serie de televisión, la estructura de un discurso político o una campaña de publicidad viral. Todo se le permite a quien haga política salvo perder el hilo del relato, quedarse sin historia que contar.

La historia ha tomado esta semana dimensiones colosales. Ocupada diariamente en la crepitación del instante, el tuiteo de un famoso, la consistencia narrativa de un político o una supermarca deportiva, de pronto se adentra en las oscuras explicaciones de los orígenes del universo. La prensa con reputación ha sacado sus titulares mayores para anunciar el descubrimiento de una partícula subatómica que encierra la cohesión de la materia y la clave de los orígenes.

Una maravillosa jerga digna de la mejor imaginación literaria o teológica adorna estas primeras páginas como si fuera una broma contra el periodismo y su oportunista trivialización de la historia: hadrones, bosón, partícula de Higgs, acelerador de partículas. Sobre las explicaciones, mejor no entrar en detalles. Basta con atender a los futuros descubrimientos que se seguirán del feliz hallazgo. Sandro Bertolucci, el director del CERN (Laboratorio Europeo de Física de Partículas), nos lo cuenta con palabras calcadas a las que usaba Donald Rumsfeld, secretario de Estado de Defensa de Estados Unidos cuando Bush, para hablar de las armas de destrucción masiva: hay hechos desconocidos cuya existencia conocemos y hechos desconocidos que no sabemos que no conocemos. Estos últimos, a la vista del bosón, son el 96 por ciento del universo. No es Bankia, pero es noticia. Primera página. Abriendo. La historia nos habla, con voz potente, a través de una partícula invisible, una sólida conjetura científica que hace saltar las lágrimas de los físicos.

Hay 5 Comentarios

"Su corporeidad ... se desvanece en la época de instantaneidad digital."
El mal del periodista europeo del siglo XXI es creerse centro del mundo. Y está tan extendido que ya nadie lo ve.

Como suele ser habitual, escrito en un estilo pretencioso y con atisbos de pedantería.

Y ya metidos en la arena de los avances científicos que no miran más que hacia atrás, ya podrían idear un acelerador de partículas ortopédicas que mire para adelante e intente desentrañar, si frenar no puede, cuánto tiempo nos queda para llegar al final, siquiera al del luctuoso más cercano. No sé, coño, si se acaban de estrenar los ojos de halcón hasta en el fútbol para evitar los goles fantasmas, y que tanto daño han hecho, bien podrían implantar otros ojos de lince, aunque sea en cautividad, para saber a qué atenernos de una s... vez con tanto abuso público como el que nos regalan nuestros gobernantes, sean quienes sean nuestros gobernantes, bien que con cargo a nuestro extinto bienestar. Hemos encontrado el Bosón, sea lo que sea el Bosón, pero nos sobra un Abusón. Sin apellido, por ahora.

Acabo de llegar de Burgos y vengo empapado de nuestros antecesores de Atapuerca. Y si ya los miles de millones de años a que se remontan nuestros antepasados se me hacen tan ininteligibles como las distancias estelares en una noche despejada, ni les cuento cuando me entero de que millones de partículas se aceleran a toda mecha para tratar de ir todavía más atrás y calcular nuestro peso y tensión en el Universo. Seguramente es importante saber de dónde venimos, pero más lo es saber a dónde vamos, y para lo segundo, pan y vino. Por cierto, que bien he comido en un restaurante llamado Fábula y que hace honor a su nombre. Y está cerca, a un tiro de piedra, con o sin honda. Y puede tocarse y catarse sin acelerar demasiado.

El artículo de Lluis Bassets es interesante por su parecido a un laser mental. Tiene una clara visión del desajuste ético de la actual civilización. La faltó un poco de optimismo. La referencia a "hay hechos desconocidos cuya existencia conocemos" sacadas de contexto, alimenta ese pesimismo que aflora en su comentario. Se le pasó por alto añadir que los poderes políticos y económicos compiten con el gran Pinocho de los comics.

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

TrackBack

URL del Trackback para esta entrada:
https://www.typepad.com/services/trackback/6a00d8341bfb1653ef016768383510970b

Listed below are links to weblogs that reference Voces y cuerpos de la historia:

Sobre el autor

es periodista. Director adjunto y columnista de EL PAÍS. Tiene a su cargo la edición de Cataluña.

Eskup

Archivo

diciembre 2016

Lun. Mar. Mie. Jue. Vie. Sáb. Dom.
      1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31  

Mis libros

Cinc minuts abans de decidir

Cinc minuts abans de decidir

Enmig del vendaval independentista

Un llibre que explica, qüestiona i contextualitza com s’ha esdevingut, setmana a setmana, el canvi radical que els darrers quatre anys ha sotragat Catalunya. Des d’abans de la sentència del Tribunal Constitucional, fins avui, quan l’independentisme és en primer pla del debat polític i social.

L'any de la revolució

L'any de la revolució

Com els àrabs estan enderrocant els seus tirans

Crònica, anàlisi i atlas de les revoltes de la dignitat, que van conmocionar al món àrab durant 2011, amb referències i comentaris a tots els països on els joves van aixecar-se en protesta contra l'autoritarisme i les dictadures. Amb un nou epíleg per l'edició catalana.

El último que apague la luz

El último que apague la luz

Sobre la extinción del periodismo

Una reflexión sobre los últimos años de la industria de la prensa escrita, las dificultades para seguir haciendo periodismo de calidad y la indisoluble relación entre periodismo y democracia.

El año de la Revolución

El año de la Revolución

Cómo los árabes están derrocando a sus tiranos

Balance, atlas político y análisis de las causas de las revueltas de 2011, que han derrocado a cuatro dictadores, encendido enfrentamientos civiles y provocado reformas y convulsiones políticas en la entera geografía árabe.

¿AUN PODEMOS ENTENDERNOS?

¿Aun podemos entendernos?

Conversaciones sobre Cataluña, España y Europa
REIVINDICACION DE LA POLÍTICA

Reivindicación de la política

Veinte años de relaciones internacionales
La oca del señor Bush

La oca del señor Bush

Como la Casa Blanca ha destruido el orden internacional

Nube de tags

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal