Lluis Bassets

El Minotauro en la Gran Vía madrileña

Por: | 26 de octubre de 2012

La periodista Anabel Abril ha tomado su cámara de fotos y un cuaderno y se ha ido a la Gran Vía de Madrid a buscar catalanes. Los dos temas tienen sentido e interés. La Gran Vía es muchas cosas: una zarzuela, una pintura de Antonio López, el paisaje desde donde hablan los corresponsales de 8TV para el 8 el día de Josep Cuní, el centro del centro de la capital de un país centralista que no sabe si quiere dejar de serlo, también la primera calle comercial, un circo de la humanidad ... y al final el símbolo y la expresión de Madrid y también de Madrit, terminado con té. La Gran Vía es el lugar por donde se pasea el Minotauro, ese personaje medio toro medio humano de la mitología griega que Vicens Vives convirtió en el símbolo de la inhabilidad catalana para tratar con el poder.

(Este texto es la traducción del catalán de la presentación del libro de Anabel AbrilCatalanes en Madrid. 50 miradas desde la Gran Vía’, que presenté el pasado 16 de octubre en el Palau Robert de Barcelona. El texto catalán fue publicado este pasado jueves en el suplemento Quadern de El País/Catalunya.)

Los catalanes en Madrid son todo un tema, tan excepcional y único en el mundo como lo es la Gran Vía, una clase de ciudadanos que provocan sorpresa e incluso admiración: se han ido de casa para ir a vivir con el Minotauro, a Madrid, ciudad de todas las comparaciones y emulaciones, por encima de todo, ciudad donde está el poder. Se les reconoce como grupo o clase de ciudadanos en Cataluña y también se les reconoce en Madrid. Yo no conozco ningún otro grupo humano al que le suceda algo así dentro de las Españas, las Europas o el mundo. También debo decir que no conozco ninguna otra dualidad tan aguda y perfecta como la que componen Madrid y Barcelona, ciudades que han rivalizado en todo en el último siglo y medio, desde el número de habitantes, la altura de los edificios o la cifra de coches matriculados en tiempos de la dictadura, hasta la capitalidad de dos ideas de España, una central y radial, atlántica y latinoamericana, la otra periférica y en red, mediterránea y europea.

Quizás estamos al final de una historia y el libro de Anabel Abril es una despedida, la del Minotauro en su paseo por la Gran Vía y de los catalanes osados que se atreven a vivir en la boca del lobo. Quizás crecerá ahora un Minotauro pequeño y entrañable que nos hará olvidar los complejos catalanes con el poder y permitirá ir a Madrid a vivir con toda naturalidad y sin la identificación como un grupo o clase de ciudadanos especiales. O no. Aunque ahora parece que brama y eleva la cabeza y los cuernos como en los viejos buenos tiempos de su plena dominación, este Minotauro ha perdido mucha de su fuerza, ya es muy viejo, y muy pronto será devuelto a los corrales de los tiempos posnacionales en que Europa necesita definitivamente federarse y enfrontar la unión política si no quiere desaparecer en la irrelevancia, ella y todos sus componentes, pequeños y grandes.

Una de las grandes paradojas de nuestro tiempo de cambios tectónicos es que justo ahora, en los tiempos posnacionales, llegamos al momento álgido, definitivo, sin retroceso, del enfrentamiento con el Minotauro, es decir, nuestra ineptitud respecto al poder del Estado, y lo hacemos justo cuando el Estado nacional pierde soberanía por todos lados, hacia arriba en dirección a Europa, y hacia abajo en dirección a entidades menores, sea en regiones, ciudades o viejas naciones sin reconocimiento político. ¿Tiene algo que ver con los catalanes de Madrid? Todo. Nunca se había producido en la historia, reciente y pasada, una mayor integración entre las dos ciudades, una mejor y más estrecha participación de los catalanes en la vida económica, cultural, empresarial, universitaria, deportiva y periodística de Madrid. Y a la vez, nunca se habían distanciado hasta tal punto las dos ciudades, sus opiniones públicas, sus ambientes intelectuales, mediáticos y políticos.

Todo esto se puede ver y leer el libro de Anabel Abril gracias a las 50 conversaciones con catalanes de Madrid, una especie de trabajo de campo o estudio sociológico cualitativo -esto debería ser siempre el buen periodismo-que nos cuenta muchas cosas sobre las relaciones entre las dos ciudades y entre Cataluña y España. También nos explica muchas cosas sobre quiénes son estos personajes tan diferentes pero tan característicos, aunque haya de todo: madrileños desde la infancia, desde la juventud o desde la madurez; permanentes e intermitentes, con pase de pernocta y de día, medio pensionistas casi, de estudios y de oficio, con piso de propiedad o sin, y las mismas variaciones se podrían hacer con respecto a la familia y a los hijos. En la muestra elegida por el Anabel hay de todo, también en relación a los oficios y sectores, las edades y el sexo. Sólo la política es una excepción, y es lógico.

Los catalanes en Madrid, aunque cuentan con muchos libros que hablan de ellos, no han sido objeto de un estudio a fondo, con cifras y datos contrastados, con sociología empírica y economía del fenómeno. Lo merecería, y en otros países, si contaran con algo igual, ya lo habrían hecho. Digamos como conclusión que, a diferencia de otros -los vascos por ejemplo-, los catalanes casi siempre regresamos a casa. Solemos ser madrileños provisionales, por temporadas más o menos largas, pero casi siempre terminamos regresando.

Aquí tenemos que generalizar un poco, y eso quiere decir que siempre encontraremos alguna excepción. Veamos rápidamente cómo son estos 50 catalanes. En primer lugar, les veo felices de vivir donde viven (un motivo más de extrañeza). Luego, veo que les gusta su ciudad de adopción. No son aquellos animals que s’enyoren, definición de los catalanes en el extranjero según Josep Pla. También que se sienten satisfechos y orgullosos de su catalanidad y de su lengua, sin hacer ningún tipo de exageración. Reconocen que en Barcelona y en Cataluña se ha perdido fuelle. Y, finalmente, que se sienten un punto diferentes en todas partes: catalanes en Madrid y madrileños en Cataluña, un poco extraños por tanto. En algunos oficios, con una mención explícita de una cierta marginación: la gente de la farándula por ejemplo aseguran que desde Cataluña ya no les llaman.

Estos 50 catalanes no forman lobby o grupo de presión, que yo sepa. El catalán es individualista. Quizás es el ciudadano más individualista de la Península Ibérica. Una cosa es reconocerse entre sí, hablar catalán entre nosotros, y la otra es la conjura y la conspiración. El catalán en Madrid conspira y entra en conjura como todos los demás madrileños, pero no lo hace con los otros catalanes sino con todos, según las afinidades y los intereses individuales. Algunos temen que los catalanes de Madrid estén trabajando en el fondo para Cataluña, cuando de hecho trabajan, muchas veces sin saberlo, por una idea más peligrosa y, según algunos, totalmente en decadencia: por la España plural y diversa, por la España plurilingüe y pluricultural, plurinacional al fin y al cabo.

Si estas ideas quedan definitivamente derrotadas, tal como quieren muchos en el centro y temen muchos más en la periferia, estos 50 catalanes y muchos otros serán los últimos mohicanos. Ahora que dicen que los puentes se han roto, hay que decir que ellos siguen haciendo de puente, la desagradecida e imprescindible trabajo de seguir contando Catalunya en España y España en Catalunya. Ahora mismo yo diría que son los que más sufren por los desafíos lanzados contra el Minotauro y por los bramidos de la bestia. Su opinión y su actitud me parecen especialmente importantes y esclarecedoras. Hay que escucharles. Hay que escucharles en Madrid y Barcelona. El libro de Anabel Abril contribuye a ello y es una invitación a que hablen, que no dejen que la espiral del silencio y el pensamiento de grupo dominen ni en Madrid ni en Barcelona. Sólo por eso ya merece nuestro agradecimiento y nuestra felicitación. Y ojalá fuera realmente una despedida definitiva del Minotauro que históricamente nos ha inhabilitado a los catalanes para el poder del Estado.

Hay 4 Comentarios

Heh. La ultima vez que hicimos piña fue contra Napoleon. Y aun sigo pensando que nos equivocamos fatalmente. Pero hey, la libertad de los pueblos supone tambien la libertad de equivocarse. Et vivire pericolosamente... É piu bello. :P Ack, cuando aprenderemos.Los Habsburgo, los borbones y luego las potencias extranjeras han jugado a las cartas en peninsula iberica siempre. A ver si aprendemos. Hombre, a lo mejor eso de dividirnos es una fase natural de nuestra naturaleza politica. Pero una vez alzada la valla, rara vez se deja caer. El ser humano es un fetichista de los muros y las lindes, aunque luego sus mareas migratorias lo desmientan.

A ver si entre todos, catalanes y resto de españoles, nos juntamos y logramos poner en su sitio a estos dirigentes que juegan con fuego, a sabiendas de que la leña con la que ellos se calientan somos nosotros. Cuando fallan los de arriba, tienen que organizarse los de abajo, sobre todo cuando aquellos irresponsables son capaces de quemar el país por salvar su casa.

La solución a tanto desaguisado político sería fijar en Madrid el poder ejecutivo, en Barcelona el poder legislativo, en Ávila el poder judicial, en Sevilla el poder militar, en Cádiz el poder marítimo, en Valencia el poder comercial, en San Sebastián el poder del placer, y en cada municipio el poder de la desintegración,con sus respectivos embajadores. ¡Viva la diversidad, ¡Abajo la unicidad ¡ Ah, y no se olviden de independizar cada uno de los dientes de los millones de bocas.

Una pregunta, ¿la supuesta ineptitud de los catalanes para el poder del estado no empezaría cuando las élites catalanas se hicieron nacionalistas? Después de la muerte de Prim ¿No será el nacionalismo lo que genera tal ineptitud y no la condición de Catalán? ¿Por lo que yo sé, muchos de los miembros más poderosos del Gabinete de Rajoy son Catalanes. En fin. Supongo que tal vez las metáforas, tan caras al nacionalismo, por mucho que sean sugerentes, como la del Minotauro, a menudo son reflejo de, espero me disculpe, cierta pereza mental.

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

TrackBack

URL del Trackback para esta entrada:
https://www.typepad.com/services/trackback/6a00d8341bfb1653ef017c32d14a42970b

Listed below are links to weblogs that reference El Minotauro en la Gran Vía madrileña:

Sobre el autor

es periodista. Director adjunto y columnista de EL PAÍS. Tiene a su cargo la edición de Cataluña.

Eskup

Archivo

diciembre 2016

Lun. Mar. Mie. Jue. Vie. Sáb. Dom.
      1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31  

Mis libros

Cinc minuts abans de decidir

Cinc minuts abans de decidir

Enmig del vendaval independentista

Un llibre que explica, qüestiona i contextualitza com s’ha esdevingut, setmana a setmana, el canvi radical que els darrers quatre anys ha sotragat Catalunya. Des d’abans de la sentència del Tribunal Constitucional, fins avui, quan l’independentisme és en primer pla del debat polític i social.

L'any de la revolució

L'any de la revolució

Com els àrabs estan enderrocant els seus tirans

Crònica, anàlisi i atlas de les revoltes de la dignitat, que van conmocionar al món àrab durant 2011, amb referències i comentaris a tots els països on els joves van aixecar-se en protesta contra l'autoritarisme i les dictadures. Amb un nou epíleg per l'edició catalana.

El último que apague la luz

El último que apague la luz

Sobre la extinción del periodismo

Una reflexión sobre los últimos años de la industria de la prensa escrita, las dificultades para seguir haciendo periodismo de calidad y la indisoluble relación entre periodismo y democracia.

El año de la Revolución

El año de la Revolución

Cómo los árabes están derrocando a sus tiranos

Balance, atlas político y análisis de las causas de las revueltas de 2011, que han derrocado a cuatro dictadores, encendido enfrentamientos civiles y provocado reformas y convulsiones políticas en la entera geografía árabe.

¿AUN PODEMOS ENTENDERNOS?

¿Aun podemos entendernos?

Conversaciones sobre Cataluña, España y Europa
REIVINDICACION DE LA POLÍTICA

Reivindicación de la política

Veinte años de relaciones internacionales
La oca del señor Bush

La oca del señor Bush

Como la Casa Blanca ha destruido el orden internacional

Nube de tags

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal