Lluis Bassets

Catexit

Por: | 14 de noviembre de 2012

Primero fue Grexit: los griegos se salen del euro y regresan al dracma. Y abandonan también la Unión Europea, deducen algunos. Fue una hipótesis muy seria, sostenida y al principio sugerida por los alemanes, que luego la han descartado. Al menos, momentáneamente.

Luego aparece Brexit, la idea de que sea el Reino Unido de la Gran Bretaña el que salga de la Unión Europea, ya que no de un euro del que no forma parte ni tiene intención de adoptar. Momento crucial para la idea fue la cumbre europea de diciembre pasado, cuando su primer ministro David Cameron decidió rechazar el fiscal compact, el pacto fiscal europeo propuesto por Merkel para salvar al euro.

Brexit cuenta con un partido que la defiende y tiene cada vez más predicamento en la opinión británica. Se llama, cosa curiosa, Partido de la Independencia, que habla y actúa como si Reino Unido hubiera entrado a la fuerza en la UE y obliga a los conservadores a radicalizarse. En la medida en que la Unión Europea vaya avanzando hacia la unión bancaria, fiscal y presupuestaria, tomará cuerpo la salida británica de la UE y la celebración de un referéndum para decidirla.

A mitad de todo esto aparece Catexit, la idea de una salida de Cataluña de la Unión Europea, como resultado de su salida de España. Dos salidas en una y muy distinta de las dos anteriores. De entrada, el soberanismo la ha descartado, incluso en su consigna de un Estado propio dentro de la Unión Europea: Catexit debe limitarse a salir de España.

Cuando se ha visto que no era tan fácil hacer una cosa sin hacer la otra y que no funciona la idea de una ampliación interna de la UE que permita a Cataluña salir de España y convertirse a la vez en miembro de pleno derecho, ha empezado la especulación con un estatuto especial como país usuario del euro sin ser miembro de la UE: Catexit, a diferencia de Grexit, no es salir del euro y, a diferencia de Brexit, no es salir de la UE.

Catexit no tiene por el momento partidarios radicales, es decir, quienes propugnan directamente la salida de la UE y a la vez de España, y más bien sucede lo contrario, a medida que se hace más difícil pensar en la salida de la UE se pone cuesta arriba la salida de España. Esto sucede también en las encuestas. Los partidarios de la independencia descienden súbitamente si implica la salida de la UE.

El propio Artur Mas, cuando tuvo que abordar el tema europeo este lunes pasado con los miembros del Instituto de la Empresa Familiar, habló de España refiriéndose a “nuestro país”. No habrá Catexit. De ninguna manera. Nadie lo quiere respecto a la UE. Y para obtener un Estado propio dentro de la UE o algo que se le parezca, Mas no tendrá que buscar aliados, amigos y comprensiones en Bruselas, sino precisamente en Madrid, de donde salen precisamente todas las rupturas, enemistades e incomprensiones que explican la demanda de ese Estado propio.

Hay 5 Comentarios

Más "seny" y menos Mas.

En cierto pasaje del Ulises de Joyce, hay un momento es que uno de los personajes ante los argumentos de que para Irlanda abandonar el Reino Unido suponía abandonar la Libra, el imperio más importante del momento, el Británico, y un empeoramiento de la situación económica (cosas que efectivamente se produjeron tras la independencia e Irlanda ha sido un país atrasado hasta hace muy poco, a diferencia de Gales o Escocia, y de la misma Irlanda del Norte) vino a decir que todo eso le daba igual, que simplemente los irlandeses no querían seguir siendo británicos. Por eso Irlanda se hizo indenpendiente, porque existía una gran mayoría a favor de la independencia al precio que fuera. Y por eso creo que Cataluña no será independiente en los próximos cincuenta años, y lo digo en favor de los catalanes actuales, porque no creo que estén dispuestos a empobrecerse durante un par de generaciones para independizarse de un país al que, digan lo que digan, siempre han pertenecido y en el que han conseguido ser lo que son, cualquier cosa que eso sea.

Cataluña es el mejor ejemplo de que, pese a todo, la UE es atractiva. Su deseo de salir de España choca con el deseo de querer mantenerse en Europa, a la que pertenece España. Da la sensación de que Europa es cálida y España gélida, que a la primera se quiere ir y de la segunda se quiere huir. En realidad lo que ocurre es lo que ocurre en cualquier casa, que donde hay confianza da asco.

Y a se decía desde algún tiempo, y parece ser que no quieren que Grecia quiebre, habría que ver que pasaría si lo hiciese, y que pasaría con los países integrantes de la unión, la verdad, es que , si eso algún día pasa con España, Portugal e italia, van a poder mantenernos a todos sin imprimir dinero o comprar deuda o utilizar eurobonos, y si eso fuese así sería mejor eso que salirse del €????
saludos

ya lo decía muy claro Nigel Falage, eurodiputado y realmente se está viendo que tenía razón.

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

TrackBack

URL del Trackback para esta entrada:
https://www.typepad.com/services/trackback/6a00d8341bfb1653ef017d3d9b5371970c

Listed below are links to weblogs that reference Catexit:

Sobre el autor

es periodista. Director adjunto y columnista de EL PAÍS. Tiene a su cargo la edición de Cataluña.

Eskup

Archivo

diciembre 2016

Lun. Mar. Mie. Jue. Vie. Sáb. Dom.
      1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31  

Mis libros

Cinc minuts abans de decidir

Cinc minuts abans de decidir

Enmig del vendaval independentista

Un llibre que explica, qüestiona i contextualitza com s’ha esdevingut, setmana a setmana, el canvi radical que els darrers quatre anys ha sotragat Catalunya. Des d’abans de la sentència del Tribunal Constitucional, fins avui, quan l’independentisme és en primer pla del debat polític i social.

L'any de la revolució

L'any de la revolució

Com els àrabs estan enderrocant els seus tirans

Crònica, anàlisi i atlas de les revoltes de la dignitat, que van conmocionar al món àrab durant 2011, amb referències i comentaris a tots els països on els joves van aixecar-se en protesta contra l'autoritarisme i les dictadures. Amb un nou epíleg per l'edició catalana.

El último que apague la luz

El último que apague la luz

Sobre la extinción del periodismo

Una reflexión sobre los últimos años de la industria de la prensa escrita, las dificultades para seguir haciendo periodismo de calidad y la indisoluble relación entre periodismo y democracia.

El año de la Revolución

El año de la Revolución

Cómo los árabes están derrocando a sus tiranos

Balance, atlas político y análisis de las causas de las revueltas de 2011, que han derrocado a cuatro dictadores, encendido enfrentamientos civiles y provocado reformas y convulsiones políticas en la entera geografía árabe.

¿AUN PODEMOS ENTENDERNOS?

¿Aun podemos entendernos?

Conversaciones sobre Cataluña, España y Europa
REIVINDICACION DE LA POLÍTICA

Reivindicación de la política

Veinte años de relaciones internacionales
La oca del señor Bush

La oca del señor Bush

Como la Casa Blanca ha destruido el orden internacional

Nube de tags

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal