Lluis Bassets

La niebla de las urnas

Por: | 03 de noviembre de 2012

Cuanto más se acerca la fecha, más espesa es la niebla. Los sondeos siguen dando un empate técnico, aunque la aritmética electoral juegue, al menos teóricamente, en favor de Obama. Los últimos datos del paro este viernes son ambivalentes a efectos del enfrentamiento electoral: 171.000 empleos nuevos en octubre, todos en la empresa privada, aunque el índice de paro sube del 7'8 al 7'9 por el aumento de los demandantes de empleo, lo que da ya 29 meses seguidos de creación de puestos de trabajo.

Uno de los más prestigiosos economistas de Princeton, Alan Blinder, lo ha sintetizado en un artículo en el WSJ, pocas horas antes de que se conocieran las últimas cifras del paro, en el que señala que el estado de la economía de EE UU todavía no es saludable, aunque esté mejorando a ojos vista. Lo primero favorece a Romney y lo segundo a Obama.

La creación de empleo es uno de los temas de campaña más entonados en todos los mítines: Romney promete crear 12 millones en su presidencia. Y se supone que está muy bien habilitado para sostener la promesa como multimillonario y hombre de negocios, aunque tiene el inconveniente de que su nivel de excelencia es precisamente como directivo de empresas dedicadas al desguace de empresas industriales y la liquidación de sus correspondientes puestos de trabajo: el destructor de empleo promete crear empleo.

Tienen más resonancia otros temas que colocan el foco sobre el rival, en vez atraer las críticas sobre sí. Los republicanos han elegido dos flancos débiles de Obama para golpear en las últimas horas de la campaña. Lo hacen a través de sus aparatos mediáticos, con la cadena Fox News a la cabeza, es decir, con toda la fuerza negativa de los oscuros ejércitos de Murdoch. Dejan, en cambio, que su candidato se dedique a cultivar la imagen presidencial tan difícilmente conquistada en los tres debates televisivos con Obama.

El primer flanco débil tiene por nombre Bengasi, la ciudad donde murió el embajador Chris Stevens y tres funcionarios estadounidenses más en manos de un grupo armado. El objetivo es demostrar, primero, que Obama ha fracasado en su lucha contra Al Qaeda, a pesar incluso de su directo protagonismo en la decisión de matar a Bin Laden. Segundo, que ha descuidado gravemente la seguridad de sus diplomáticos. Tercero, que ha ocultado o incluso mentido con las primeras versiones de los hechos en las que se aseguraba que era consecuencia de los disturbios provocados por el video infamante sobre Mahoma.

El nombre de George W. Bush, cuya sombra se proyecta sobre la derrota republicana de John McCain ante Obama en 2008, se asocia subrepticiamente a este episodio y al momento de la campaña. La versión republicana es que Bush supo hacer frente al 11S y libró a Estados Unidos de ataques terroristas durante su presidencia. Pero además tuvo que sufrir el calvario del Katrina, por el que los republicanos recibieron un duro castigo en las elecciones de mitad de mandato de 2006, además de las presidenciales de 2008.

Pues bien, ahí está el Katrina de Obama. Se llama Sandy y ha dejado las costas de New Jersey y de Nueva York llenas de desolación e incluso muerte, aunque en proporciones infinitamente inferiores al huracán de 2005. El gobernador del primer Estado, el orondo Chris Christie, un republicano populachero que podría participar en un casting para los Soprano, ha agradecido a Obama su implicación personal en la asistencia de los damnificados y ha dado imágenes televisivas que han llenado de amargura a la campaña de Romney.

Más lejos ha ido Michael Bloomberg, el alcalde Nueva York, que ha dado su apoyo electoral a Obama, y por este solo hecho se ha convertido en blanco de críticas intensificadas por su actuación ante el huracán y su pretensión inicial de mantener la maratón de Manhattan. No es extraña la reacción airada de la Fox y sus redoblados ataques contra el presidente demócrata.

A partir del doble estigma de su 11S y de su Katrina, los comentaristas de la cadena de Murdoch anuncian una derrota apabullante de Obama con un aplomo que no se corresponde con las encuestas ni con lo que dicen las otras cadenas de televisión y la mayorías de los periódicos. Ponen en práctica una voluntarista teoría, que considera posible crear artificialmente una atmósfera de victoria con la esperanza de que las profecías terminen produciendo efectos e induciendo a su cumplimiento. Esta teoría tiene una ventaja: cuando se comprueba que no sirve, una vez se ha levantado la niebla de las urnas, ya nadie se acuerda de discutirlas ni desmentirla porque hay cosas más importantes que hacer.

Hay 5 Comentarios

la niebla de los poderes facticos, llamese MURDOCH, FOX, esta mañana amanecemos con el mensaje de OBAMA a los hispanos, las elecciones cuando se plantea una reeleccion propia segun las estadisticas desde CARTER, SIN UN CONFLICTO ARMADO entre las lineas de un electorado, cansado de luchas internas entre gobernadores republicanos y senadores democratas ( ohio, texas, ) niebla cuando queremos crear una imagen ganadora al desempleo o a la creacion de empleo, de recuperacion social ante los monopolios de los seguros medicos y una apuesta por la educacion, claves de un electorado multiracial y con grandes discriminaciones y poblacion emigrante que realiza las labores de servicios en engranaje emancipador por las grandes compañias bursatiles e informaticas. otra niebla el consumo en las exportaciones e importaciones, que las mayorias mejoraran el PIB de algunas zonas como Carolina del norte ESTADO CLAVE.

No está mal, 29 meses seguidos creando empleo. Me gustaría saber cuántos llevamos nosotros destruyéndolos. No sé, con Obama hay esperanza para todos, pequeña y lejana, pero esperanza. Con Romney hay esperanza también, pero para unos pocos, convertida en ajuste y atornillamiento para el resto. Con Obama los Sandys serán menos y con Romney los Katrina serán más. Con Romney nacerán binladens y con Obama caerán binladens.

Y ahora ya, la esencia del artículo: parece que Obama no tiene rival en comparación con Bush. ¿Será rival Romney? Pues hombre, con la pinta de vendedor de coches usados que tiene, es difícil, sobre todo si uno piensa, además, que quiere vendérselos como nuevos.

Una mentira repetida mil veces no es una verdad, ni una derrota negada mil veces es una victoria. Pero bueno, el objetivo es el mismo, sembrar la duda, animar al perdedor y confiar en que el engaño obre el resto del milagro.

Ya verá, señor Bassets, como alguien le escribe en EE.UU. que leía su blog para informarse de cuestiones internacionales y no para cuestiones de política nacional. Y es que hay elecciones que se miren por donde se miren, la interpretación no puede dejarse solo en internacional. Un poco como lo que ocurre con una segregación interna de un país, que se mire por donde se mire la relevancia es interior pero también exterior. Elecciones catalanas y elecciones estadounidenses, en clave interna y en clave internacional.

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

TrackBack

URL del Trackback para esta entrada:
https://www.typepad.com/services/trackback/6a00d8341bfb1653ef017ee4b4b018970d

Listed below are links to weblogs that reference La niebla de las urnas:

Sobre el autor

es periodista. Director adjunto y columnista de EL PAÍS. Tiene a su cargo la edición de Cataluña.

Eskup

Archivo

diciembre 2016

Lun. Mar. Mie. Jue. Vie. Sáb. Dom.
      1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31  

Mis libros

Cinc minuts abans de decidir

Cinc minuts abans de decidir

Enmig del vendaval independentista

Un llibre que explica, qüestiona i contextualitza com s’ha esdevingut, setmana a setmana, el canvi radical que els darrers quatre anys ha sotragat Catalunya. Des d’abans de la sentència del Tribunal Constitucional, fins avui, quan l’independentisme és en primer pla del debat polític i social.

L'any de la revolució

L'any de la revolució

Com els àrabs estan enderrocant els seus tirans

Crònica, anàlisi i atlas de les revoltes de la dignitat, que van conmocionar al món àrab durant 2011, amb referències i comentaris a tots els països on els joves van aixecar-se en protesta contra l'autoritarisme i les dictadures. Amb un nou epíleg per l'edició catalana.

El último que apague la luz

El último que apague la luz

Sobre la extinción del periodismo

Una reflexión sobre los últimos años de la industria de la prensa escrita, las dificultades para seguir haciendo periodismo de calidad y la indisoluble relación entre periodismo y democracia.

El año de la Revolución

El año de la Revolución

Cómo los árabes están derrocando a sus tiranos

Balance, atlas político y análisis de las causas de las revueltas de 2011, que han derrocado a cuatro dictadores, encendido enfrentamientos civiles y provocado reformas y convulsiones políticas en la entera geografía árabe.

¿AUN PODEMOS ENTENDERNOS?

¿Aun podemos entendernos?

Conversaciones sobre Cataluña, España y Europa
REIVINDICACION DE LA POLÍTICA

Reivindicación de la política

Veinte años de relaciones internacionales
La oca del señor Bush

La oca del señor Bush

Como la Casa Blanca ha destruido el orden internacional

Nube de tags

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal