Lluis Bassets

La Europa británica

Por: | 24 de enero de 2013

Al fin los euroescépticos tendrán el referéndum. Para salir de la Unión Europea si es preciso. Y lo es para los conservadores, diga lo que diga Cameron. Nadie puede discutir el derecho de los británicos a decidir cuando les plazca sobre su futuro dentro o fuera de la Unión Europea y cuanto antes mejor. Más discutible es que puedan y deban imponer al conjunto de la UE no tan solo las condiciones que les convienen sino el diseño que a ellos les gusta, en dirección abiertamente contraria a los intereses del conjunto de los países europeos y principalmente de la euroárea. Y su idea acerca de la UE es bien clara, aunque no terminen de decirlo.

La Europa británica que propone Cameron es lo más parecido a una simple área de libre comercio, como lo fue la EFTA creada como alternativa a la Comunidad Económica Europea. Su pretensión alcanza al corazón del proyecto europeo, inscrito en la frase célebre del Tratado que Cameron impugna: "la unión cada vez más estrecha entre los pueblos de Europa". Para el primer ministro la UE es un mero instrumento, no un objetivo. Cameron lo tiene claro, aunque no lo diga todavía con todas las letras: o la UE se convierte en lo que los euroescépticos están dispuestos a tolerar o no habrá más remedio que largarse.

El descaro del chantaje es notable y lo ha contado mejor que nadie Boris Johnson, el euroescéptico alcalde conservador de Londres y destacado aspirante a primer ministro: "Ahora tenemos la oportunidad de obtener un gran acuerdo para Reino Unido, que nos situará en el corazón del comercio europeo pero también nos permitirá pensar globalmente". Todo está imaginado en este plan para la principal industria británica, que es la plaza financiera de la City: "El futuro de Londres consiste en seguir siendo la capital financiera y comercial de Europa, tener una relación única con Estados Unidos y construir nuestra creciente posición como capital de los BRICS y de las otras economías emergentes".

El sueño conservador es relacionarse sin intermediarios con el mundo global y utilizar la UE como un mero espacio de libre comercio lo más desregulado posible. Es una idea que pudo ser atractiva sobre el papel algún día pero que ahora choca con multitud de obstáculos; el mayor, la dificultad que tienen todos los países europeos, Reino Unido incluido, para existir por sí solos en el mundo global, como si fueran potencias emergentes y no viejas ex potencias europeas. Washington y Pekín se lo están reprochando a Cameron sin embudos: prefieren relacionarse con Londres a través de una UE fuerte. El mundo empresarial y de los negocios no piensa de forma muy distinta.

El argumento para posponer el referéndum hasta 2018, en cambio, parece sólido. No sabemos cómo será la UE que saldrá de la actual crisis del euro y hay que esperar por tanto para pronunciarse. Pero es tramposo, porque la propuesta de negociación se dirige precisamente en la dirección contraria a la emprendida por los países del euro y, principalmente, del Pacto Fiscal del que Londres se ha excluido. En todo caso es una apuesta a que fracasen los planes de Merkel, mediante el recurso al teórico derecho de veto sobre la reforma de los tratados.

Los cinco años de margen, con la estación intermedia de las elecciones de 2015, ofrecen espacio para que todos avancen en una carrera de múltiples niveles, empezando por el interior, que es el que ha motivado el movimiento de Cameron para descargar sus responsabilidades de la actual crisis y trasladar la tensión a la promesa electoral del referéndum. La negociación tendrá también un elemento dinámico exterior porque es mucho suponer que cuando empiece habrá terminado la crisis del euro y estará ya completo y en marcha el nuevo esquema de gobernanza monetaria, fiscal y presupuestaria. Lo más probable es que sea un proceso que funcione como un circo de varias pistas, incluidas las nacionales, algunas de enorme peso, como la alemana.

Hay también una lectura de geopolítica europea de este discurso, con independencia de sus propósitos más tácticos y electoralistas: ante los avances de la Europa alemana, Cameron busca con su idea de una Europa británica la reconstrucción de un cierto equilibrio europeo.

Hay 17 Comentarios

Ciro, dice: "A España la entretiene Cataluña y a Europa la despista Reino Unido. Así no hay manera de salir del hoyo ni de centrarse. Qué oportunistas más inoportunos"


Por supuesto. Las cuitas de España las causa Catalunya y los problemas de la UE las causa el RU. Si es que el ejercer la democracia siempre es un problema para algunos. Y por supuetso, la oportunidad de culpar de todo a los catalanes (y al RU porque pasaba por allí) nunca está de más para esos mismos algunos. ¿Verdad? Lo divertido es que esos mismos se consideran demócratas. Las deliciosas ironías del nacionalismo español.

Thiebault, ¿donde he dicho yo que tú creas que el RU sea peor que España? Me cito: "los argumentos de Ciro y Thiebault frente a la opinión de que el RU puede ser mejor que España en algo se responden diciendo que es cosa de "paletos" y "quejicas". Si eso no es nacionalismo español cerril y provinciano, ya me dirán.".
Y eso es exactamente lo que tú has hecho.


"Lo que quería decir es que allí no resulta de buen tono quejarse demasiado".
Cabría discutir bastante lo que tú consideres "quejarse demasiado". Pero el fondo también es que allí no hace falta "quejarse demasiado", sino que cuando hay una demanda social se atiende de manera democrática (como ha hecho Cameron con Escocia) en lugar de negarse y poner la indisoluble unidad de la sagrada patria española como bien supremo por encima de todo y tachar de victimistas a los que no aceptan ese dogma de fe, como se hace en España. Para muestra tu botón, que como buen nacionalista español te quejas más que nadie pero acusas a los demás de victimistas.


"Si oyes a un tipo quejarse amargamente de algo existen muchas posibilidades de que sea nacionalista o de que esté camino de serlo."

Primero, esa muestra de puro y simple prejuicio ideológico ya retrata al autor.
Segundo, supongo que eso quiere decir que consideras nacionalitsas a los que se quejan por la hipoteca, a los sindicalistas, a los parados que no encuentran trabajo. ¿O ese prejuicio tuyo sólo afecta a los que no comulgan con tu nacionalismo español?
Tercero, te recuerdo que tú estás aquí quejándote amargamente sin parar, con lo que, irónicamente, tú mismo estás admitiendo ser nacionalista (español, por supuesto). No te lo discuto, es evidente que lo eres, pero no deberías asumir que todos los nacionalistas tienen que ser victimistas quejumbrosos como tú. Yo no hago tus generalizaciones llenas de prejuicios.

"El descaro del chantaje es notable"

Como que han tomado cursos avanzados de chantaje con los separatistas catalanes... No debería sorprender tanto.

A España la entretiene Cataluña y a Europa la despista Reino Unido. Así no hay manera de salir del hoyo ni de centrarse. Qué oportunistas más inoportunos.

Le decía Timothy Snyder a Tony Judt: Uno puede hacer un equipo de fútbol inglés con jugadores brasileños, italianos y ucranianos. Pero no puede coger a un puñado de ingleses y crear una representación europea. Se conoce que solo se permiten licencias con los inventos propios.

Y yo me pregunto un día después si en algún momento he dicho que el Reino Unido es peor que España. En modo alguno pienso eso. De hecho pienso que es una democracia más consolidada y un país más abierto, serio y libre que el mío (desgraciadamente). Lo que quería decir es que allí no resulta de buen tono quejarse demasiado, actitud en la que se solazan los nacionalistas catalanes, y en general los nacionalistas de todas clases. Si oyes a un tipo quejarse amargamente de algo existen muchas posibilidades de que sea nacionalista o de que esté camino de serlo.

Quisiera recordar q Charles De Gaulle hablaba de una Europa de los Estados Nacionales. Es decir, la cooperación fortalecería a cada país; no lo debilitaría con un presupuesto exuberante en el q pastan inútiles eurócratas y ni q hablar de un BCE responsable directo de los 6 millones de parados.
Me parece muy bien q UK no quiera seguir pagando el sueldo de los holgazanes de Bruselas, Frankfurt y Estrasburgo.

O sea, que los argumentos de Ciro y Thiebault frente a la opinión de que el RU puede ser mejor que España en algo se responden diciendo que es cosa de "paletos" y "quejicas". Si eso no es nacionalismo español cerril y provinciano, ya me dirán. En fin, ante esa pobreza de "argumentos" ya no hace falta decir más.

Reino Unido ha sido desplazado como 6ª economía mundial por Brasil. Se prevé que sea desplazada en la próxima década también por Rusia e India. Supongo que cosas como esta algo tendrán que ver con el incremento del euroescepticismo del Gobierno de Cameron.

Además, el Gobierno inglés siempre ha sido contrario a importantes políticas que se han adoptado en la UE, por considerarlas negativas, cito dos, la PAC y el tratado de Schengen.

La UE sufre un indiscutible y evidente proceso de decadencia. Es ya únicamente un gran supermercado en el que cada vez se venden más productos fabricados fuera de sus fronteras. Proceso de decadencia que está provocando que los ciudadanos europeos pierdan poder adquisitivo y calidad de vida mientras ven como el nivel de vida y status social de una inmigración que no cesa de aumentar, crece, algo que a corto plazo provocara importantes problemas sociales.

La UE saldrá de la crisis del euro más débil, más pobre, mas desunida, y con enormes problemas sociales y de seguridad.

Yo creo que el autor ha querido resaltar con este post, precisamente, la diferencia entre quien tiene derecho a convocar una consulta general por representar a todos y quien sin representar a todos pretende decidir por todos convocando solo a una parte, sin estar legitimado, además, para ello por ley alguna. Yo creo que el autor ha querido destacar aquello tan castizo de que 'cuando seas padre comerás huevos'. Mas quiere ser padre antes de tiempo. Y eso está muy feo en un hombre de sus convicciones. Primero hay que casarse. Seguro que cuando se casó cumplió con los requisitos que le marcaba la santa madre Iglesia. Pues esto es lo mismo: cuando reciba usted la confirmación, podrá contraer. Por no hablar de las amonestaciones, sea lo que sea esto, pero que seguro que cumplió a rajatabla. Hala, hala, a confiar en la ley positiva como se tragan las disposiciones terreno-divinas.

"Que los británicos tendrán todos sus defectos, pero mejor que en España, los catalanes seguro que estarían" dice Fuss y yo opino que es cierto que los catalanes tal vez estarían mejor en el Reino Unido, pero los nacionalistas catalanes lo dudo. Desde Kipling los quejicas están bastante mal vistos en Albión. Si oyen quejarse a un tipo durante cinco minutos les parece una persona que se desperdicia a sí misma; ¿qué dirían de quienes llevan quejándose cientos de años y aprovechan para vivir opíparamente?

Sí, eso suele ocurrir, Fuss, se suele valorar más lo de fuera que lo propio. Nos pasa a todos porque somos así de paletos. Salimos de casa y hasta los semáforos nos parece que tienen más estilo. Por lo demás, habrá que ir preparando una versión catalanglish. Un saludo.

"¿Y Cataluña? Quién sabe, igual sale de España y se reintegra en Reino Unido, que tiene una plaza vacante en su reino."
Oye, pues muchos catalanes votarían que sí a eso con entusiasmo. Que los británicos tendrán todos sus defectos, pero mejor que en España, los catalanes seguro que estarían. ¿Propondrás a tus políticos españoles que ofrezcan esa posibildiad a los catalanes? Me temo yo que no. ;-)

" Nadie puede discutir el derecho de los británicos a decidir cuando les plazca sobre su futuro dentro o fuera de la Unión Europea y cuanto antes mejor".

Vaya, qué postura tan contradictoria con la del sr. Bassets, cuando se lamenta (refiriéndose a los catalanes) que hacer un referéndum es "obligar a decidir" y que el derecho a decidir, ese que tan abiertamente otorga a los británicos, es "presuponer la decisión que se toma".

Para el sr. Bassets, " Nadie puede discutir el derecho de los británicos a decidir cuando les plazca sobre su futuro dentro o fuera de la Unión Europea y cuanto antes mejor"., y sin embargo, los españoles y el mismo Bassets pueden discutir el derecho de los catalanes a decidir cuando les plazca sobre su futuro dentro o fuera de España. ¿A nadie le choca este evidente doble criterio? ¿No le parece, sr. Bassets, que ha quedado ud. muy retratado?


Para el sr. Bassets, los británicos, como los españoles, pueden decidir porque son una nación soberana. En cambio, los catalanes no pueden decidir porque no son nada, sólo son una división administrativa de España. Eso es lo que se desprende lógicamente de la postura del sr. Bassets. Y sin embargo, el sr. Bassets, como tantos nacionalistas españoles, se niega a decirlo claramente. Irónicamente, el sr. Bassets no duda en exigir "claridad" a los nacionalistas catalanes, una claridad que él mismo no practica demasiado.

Lamentaría profundamente que el Reino Unido abandonara la unión europea; el pragmatismo británico es mucho más tolerable que las lecciones de moral prusiana; pero supongo que en esto estoy en minoría. Soy anglófilo, qué voy a hacerle y cuando cierto gobernante inglés preguntó a cierto ministro español, ¿pero en serio ustedes van a meterse en el lío del euro? ¿Con esos alemanes?¿están locos? Ojalá alguien le hubiera echo caso

Sinceramente con casi 6 millones de parados en España y un futuro negro, me parece que la UE no va bien encaminada. Europa esta "paralizada".
Ayer Cameron dijo ago muy acertado: "como politicos tenemos la obligacion moral de trabajar si hace falta por las noches y hasta altas horas de la madrugada para mejorar la situacion del paro de Europa. El hacer politica no es solo ir a la oficina"
Eso lo ha dicho un Primer Ministro con 2.4 millones de desempleados en su pais.

Personalmente, desde la ignorancia más absoluta, desearía que Reino Unido se marchara de la UE. Mejor solos que mal acompañados, y sobre todo, por quien no comparte, seguramente, la mayor parte de los objetivos que buscan el resto. Es verdad que cada país tira para su lado, pero desde la consideración, pienso, de unos fines compartidos. Como explica el autor, los británicos parece que no comparten el fin último de la UE, por lo que, tarde o temprano, y más si avanza la unión en todos sus ámbitos, Reino Unido debe someterse a la prueba del detector de contradicciones propias. Que lo haga ya y no espere tanto. Por lo demás, quizás es por este deseo de separarse por lo que se le ve tan abierto a consultas en otras zonas del reino. Ya sería curioso que Reino Unido, por llamarlo de alguna manera, saliera de Europa y Escocia saliera de Reino Unido y a su vez entrara en la UE. ¿Y Cataluña? Quién sabe, igual sale de España y se reintegra en Reino Unido, que tiene una plaza vacante en su reino.

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

TrackBack

URL del Trackback para esta entrada:
https://www.typepad.com/services/trackback/6a00d8341bfb1653ef017ee7d348d4970d

Listed below are links to weblogs that reference La Europa británica:

Sobre el autor

es periodista. Director adjunto y columnista de EL PAÍS. Tiene a su cargo la edición de Cataluña.

Eskup

Archivo

diciembre 2016

Lun. Mar. Mie. Jue. Vie. Sáb. Dom.
      1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31  

Mis libros

Cinc minuts abans de decidir

Cinc minuts abans de decidir

Enmig del vendaval independentista

Un llibre que explica, qüestiona i contextualitza com s’ha esdevingut, setmana a setmana, el canvi radical que els darrers quatre anys ha sotragat Catalunya. Des d’abans de la sentència del Tribunal Constitucional, fins avui, quan l’independentisme és en primer pla del debat polític i social.

L'any de la revolució

L'any de la revolució

Com els àrabs estan enderrocant els seus tirans

Crònica, anàlisi i atlas de les revoltes de la dignitat, que van conmocionar al món àrab durant 2011, amb referències i comentaris a tots els països on els joves van aixecar-se en protesta contra l'autoritarisme i les dictadures. Amb un nou epíleg per l'edició catalana.

El último que apague la luz

El último que apague la luz

Sobre la extinción del periodismo

Una reflexión sobre los últimos años de la industria de la prensa escrita, las dificultades para seguir haciendo periodismo de calidad y la indisoluble relación entre periodismo y democracia.

El año de la Revolución

El año de la Revolución

Cómo los árabes están derrocando a sus tiranos

Balance, atlas político y análisis de las causas de las revueltas de 2011, que han derrocado a cuatro dictadores, encendido enfrentamientos civiles y provocado reformas y convulsiones políticas en la entera geografía árabe.

¿AUN PODEMOS ENTENDERNOS?

¿Aun podemos entendernos?

Conversaciones sobre Cataluña, España y Europa
REIVINDICACION DE LA POLÍTICA

Reivindicación de la política

Veinte años de relaciones internacionales
La oca del señor Bush

La oca del señor Bush

Como la Casa Blanca ha destruido el orden internacional

Nube de tags

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal