Lluis Bassets

Maquiavelo en el Vaticano

Por: | 16 de marzo de 2013

La mayor ambición debe revestirse con los ropajes del total desprendimiento. El programa, las alianzas, los argumentos, la propaganda, deben ir más allá de la discreción hasta alcanzar el silencio absoluto. Solo caben la piedad y la fe. El funcionamiento de los mecanismos del poder y de las complejas escaleras que conducen a la cima pertenece a una gramática universal, pero en ningún otro lugar se dan con tanta pureza, tanta resolución y también tanto silencio. Solo llega quien convence al mundo de que ha renunciado a todo y ha matado hasta la última bacteria de vanidad en su interior.

Hay campañas electorales, hay el equivalente a las primarias en los partidos, incluso hay algo similar al supermartes de las elecciones estadounidenses, según han señalado los periodistas encargados de informar sobre el acceso a ese poder espiritual, que es tan puro y perenne como terrestre y tangible. Pero siempre se dan en forma de señales débiles, guiños apenas interpretables, sobrentendidos que solo una larga experiencia permite descodificar rápidamente.

El tiempo tiene una función indispensable en la decantación de las ambiciones y en su realización. No pasa en vano y los príncipes aspirantes lo tienen tasado, primero por su edad avanzada, y luego por la jubilación obligatoria impuesta en tiempos recientes. Pero la envergadura del cetro universal al que se aspira también exige unas ansias de poder de largo y profundo vuelo y una disposición al sacrificio y a la renuncia como único camino para alcanzar la más alta recompensa. Hay que saber apostar desde muy joven y aguantar la espera en una ascesis para muchos insoportable: son los que van cayendo por el camino, incapaces de resguardar sus pasiones de la vista de los otros.

La fortuna juega sus cartas. El monarca muere o renuncia inesperadamente, abriendo el camino a los príncipes aspirantes que hayan sabido mantenerse preparados y sepan leer los signos del tiempo. Es el lenguaje funcional del maquiavelismo, que se da aquí como en todas partes, pero queda públicamente anulado y encapsulado en el fuero más interno, donde la ambición debe llegar al grado cero antes de investir los ropajes blancos del poder infalible y máximo. Ahí está el secreto litúrgico para echar una mano: esos hombres se comportarán como tales en sus peleas por alcanzar la magistratura máxima, no hay otra forma de hacerlo, pero deberán acomodar sus manejos y tratos a la exigencia ceremonial de una opacidad sin fisuras, encerrados a cal y canto.

Ningún imperio ha conseguido ni siquiera emular esa escenografía soberbia de la sucesión en el poder. Ni en su solemne pompa litúrgica, ni en su oscurantismo, ni en la emoción popular de romanos y peregrinos agolpados en la plaza de San Pedro. Será quizás porque responde a la paradoja de que en el espíritu eclesial el poder se despliega a la vez como cero y como absoluto.

Hay 33 Comentarios

Hasta el momento el hombre no encontró el modo de gobernar sin beneficiar a unos y al mismo tiempo dañar a otros. Machiavelli afirma que la democracia tiene su defecto; está a favor de dar el poder a la mayoría que puede ser engañada por los eslóganes de un locuaz líder y que no resulta lo más idónea. Un autoritario para mantenerse en el poder recurre al despotismo. Ejemplos a montones. Sin embargo, es importa regirse por la moral de lo humano, por la religión defensora del pobre y por la política guiada por la justicia. La iglesia abarca a lo material (su incalculable acumulada riqueza) y a lo moral (su universalidad) y debe mantener el equilibrio o así queremos que sea. La iglesia es la casa de Dios y debe estar abierta a todo el mundo. No sólo a los católicos sino a cualquiera que desee acercarse. Desde el papa Juan XXIII la iglesia ha experimentado una gran reforma, el papado de Benedicto XVI ha sido transición hacia la modernización y la limpieza que se espera del recién nombrado.

Las ideas políticas y sociales de Maquiavelo están recogidas en su famosa obra "El Príncipe". Un buen príncipe, o sea, un dirigente político debe ser autoritario (no confundir con el despotismo). Maquiavelo tenía ideas republicanas y aunque flirteó con los Médicis éstos le jugaron una mala pasada. El problema es situarse en una época donde los emperadores y los papas se disputaban el poder, es decir, el control de las riquezas materiales. Y gracias a ese sucio juego la Edad Media fue atroz para los pobres.

Profunda y compleja reflexión.
Sin lugar a dudas la variable tiempo es determinante en el acceso al poder.
Con frecuencia me suelo hacer la pregunta: ¿Por qué ahora llega al poder, simple coincidencia, oportunismo, planificación?
De la misma época que Maquiavelo fue Martin Lutero, el cual también ejerció mucha influencia sobre los príncipes de su época. Mucho más impaciente que Maquiavelo, no espero a que Roma adoptara los cambios que él deseaba provocando la conocida Reforma Protestante.

Es comprensible que el sr. Bassets no haya comprendido nada. Desde fuera de la piedad, quien está fascinado por la actualidad, quien se coloca las gafas del miope pero con graduación anacrónica puede hablar de la Iglesia como instrumento de poder con el mismo desparpajo con el que mira la Historia y, así, convertir la Italia fragmentada y violenta del Renacimiento en un modelo conceptual que niega la espiritualidad nacida 1500 años antes. El nuevo Papa lo ha recalcado al poco de comenzar su pontificado: sin Jesucristo, la Iglesia no sería sino una ONG. Se podría añadir: sin un sentido trascendente de la vida humana, la Iglesia no sería sino una OG insignificante, un estado minúsculo y marginal formado por personas desprovistas de esa ansia nacionalista de imponerse a sus vecinos y manifestar a cada paso la arrogancia estúpida de un gentilicio.
Por eso el programa de gobierno de cualquier cristiano que accede al solio de Pedro viene en buena medida desde una fuente que resulta tan incómoda para el comentarista periodístico. "Quien quiera ser el primero entre vosotros, que sea el último". Los principios del proyecto cristiano son tan radicales (las Bienaventuranzas, el Mandamiento Nuevo...) que resulta ciertamente comprensible la incredulidad que generan en todas las épocas y aún más en la nuestra, bastante más cínica por también más informada. El Papa Francisco ha leído seguramente mejor a Maquiavelo que el anfitrión de este blog porque la única forma de hallarle un sentido a "El Principe" es desde un punto de vista netamente cristiano. De otra forma, la obra del Secretario de la Signoria florentina no pasaría de ser sino una colección de mañas y consejas de mercader, pura vulgaridad conceptual.

Justina, tranqüila! Esa rabia de los españoles te hace mal a su corazon. Que mal Ciro llamar Francisco de Paco? Yo llamo a Miguel Arcanjo de Miguelito. Hoy, domingo és dia del Arcangel Miguel para los creientes. Hay que tener humor y leveza, Justina! Feliz Domingo! Un saludo!

Y no solo a los franciscos, Justina, también se llamaba 'pacos' a los francotiradores franquistas. Y por lo demás, qué razón tienes, aquí no se ata al mensaje de Cristo ni Dios.

¡Aing, aing, aing!

Entre los "GALLEGOS" torpes, retrógrados, reaccionarios CUNDE LA ENVIDIA. Pobrecitos!!!!!!!!!

Lector "Ciro": Ante todo usted es un ATREVIDO. Referirse a "PACO", a ese HORRIBLE APODO que los españoles utilizan para llamar a los "Franciscos". Es mediocre, de mal gusto.
Luego, lo de "ajustarse al mensaje de Cristo": Despreocúpese. Bergoglio siempre SE HA ATADO AL MENSAJE DE CRISTO.
Los que JAMAS se "ataron al mensaje de Cristo" son USTEDES, LOS ESPAÑOLES. Franco , el dictador intolerante, mula empacada, JAMAS se ató al mensaje cristiano. Todos sus monarcas, igualmente. Sus "políticos de la transición" BARRIERON LA MUGRE DEBAJO DE LA ALFOMBRA Y LO SIGUEN HACIENDO. Ergo, JAMAS se ataron al mensaje de Cristo.
El ENGENDRO SINIESTRO surgido del seno del falangismo, la secta integrista del OPUS DEI JAMAS se ató al mensaje de Cristo.
Sus actuales autoridades, que benefician a los banqueros (los SAQUEOS contemporáneos) en desmedro de los beneficios sociales de la población TAMPOCO se atan al mensaje de Cristo.
Su MONARCA, TORPE, LOBBISTA, DE DUDOSA MORAL, TAMPOCO SE ATA AL MENSAJE DE CRISTO.
Así que POR FAVOR, DEJEN DE ESCRIBIR BOLUDECES.

A mí me pasa como a Vázquez Montalbán, que allá por el 99 escribía lo siguiente: "Una cosa es que yo considera la Iglesia católica una secta y otra es que la sancione como un todo sectario negativo... no me merece la misma consideración el católico Opus Dei avalador de Franco o de Pinochet (o de Videla, esto lo digo yo), que Casaldàliga, o no puedo pasar por el mismo rasero al obispo de San Cristóbal de las Casas, Samuel Ruíz, y a la sarta de jerarquías de la Iglesia católica en América Latina introducidas por el Vaticano para enfrentarse a los supuestos excesos populistas de la Teología de la Liberación". ¿A qué bando pertenece Francisco, el nuevo papa? Lo veremos en los próximos tiempos.

Pero claro, qué puede hacer un inocente borrego frente a una serpiente venenosa. Quizás sería mejor inocular al rebaño un antídoto adecuado, además de un poquito de mala o..., que no todo tiene que ser balar y balar en esta vida de Dios. Vamos, no sé, me parece.

Esperemos que Paco, lo digo en tono cariñoso, lleve a su grey por el buen camino. Si se ajusta al mensaje de Cristo, seguro que lo encontrará. Otra cosa es que le dejen las víboras que en la Iglesia cohabitan con los corderos, y que seguro que, como hoy se dice en política, son menos las primeras que los segundos.

EL ARTÍCULO ES BUENO (LO DIGO AÚN SIENDO CATÓLICO PRACTICANTE) SIN EMBARGO YO CAMBIARÍA LA REFERENCIA LITERARIA. LAS FORMAS APLICADAS EN LA INSTITUCIÓN ROMANA SE CORRESPONDEN MÁS A GRACIÁN QUE A MAQUIAVELO

Me gusta el artículo, cuajado de la visión de lo doble. Como si lo hubiera escrito un taoista, que no será el caso, y, como es lógico, desgranado sin acritud, sin complacencia y sin insistir en otra cuestión que en el tremendo esfuerzo que conlleva el camino de la humildad coronada con el "triunfo" de lo buscado. De todas maneras, nada tendrá que ver el futuro del ya Papa Francisco con el que llegó al cónclave con un billete de vuelta a su país. Se tratará de ejercer el poder, y los momentos actuales imponen otros métodos. Gobernar desde la humildad, puede ser un buen método.

Ni siquiera como homenaje a Montalbán es digerible este artículo hoy (y lo de hoy es por delimitar, pero sería extensivo). ¿A qué viene esta ...? Lo dejo sin definir. Cualquiera puede escribir ya, después de esto. Tómese unas vacaciones, hombre. Y lea a Maquiavelo un ratito.

Este artículo está escrito luego de la elección de Francisco y o entiendo bien su propósito. Conozco bien a Bergoglio y se que nunca ambicionó ser papa ni trabajó para ello. Viajo solo, en taxi hasta el aeropuerto, en clase turista hasta Roma y con pasaje de regreso para el martes 19. Es un hombre íntegro, cercano a la gente, sencillo y con enorme vocación de servicio. Va a reformar a la Iglesia y sin duda que su elección fue inspirada por el espíritu de Dios, ese que llamamos el espíritu santo.

Qué texto! Nos hemos hecho unas buenas pajas mentales hoy! ;)

"Será quizás porque responde a la paradoja de que en el espíritu eclesial el poder se despliega a la vez como cero y como absoluto". Esta afirmación ¿es un acto de fe negativa o de envidia reprimida? En cualquier caso, y haciendo también una lectura maquiavélica de su artículo, por que veo que ud. todo lo entiende dentro de estas categorías, el poder de las palabras traicionan el poder de su paupérrima hermenéutica.

Lambda, la Iglesia se define a sí misma como "Una, Santa, Católica, Apostólica y Romana". A veces olvidamos lo de Una. O sea, que ni "iglesia de base", ni "iglesia de curia", ni esos acotamientos humanos. Si uno no está de acuerdo con lo de Una, nadie le prohibe hacerse protestante.
Del artículo de Bassets, bueno la típica teoría conspiranoica del que es incrédulo a la humildad, nada nuevo. Encuentro lógica esa incredulidad, porque la verdadera humildad es una virtud divina. Si no se cree en Dios es imposible creer en sus dones.

Basset parece que piensa que todo el mundo es igual. Si él calla ante un ERE abusivo que afecta a sus compañeros sólo por la ambición de mantener su situación laboral y su sueldo, piensa que los curas ayudan a los demás también sólo por ambición. Qué triste sr. Basset, cómo pretende explicar lo que pasa en el mundo con esa visión parcial y negativa de la humanidad.

Entre asco y pena he sentido al leer este artículo. Cuánta negatividad y qué ejercicio de onanismo, echar mierda sin saber, sólo por el hecho de acar de escribir una página vacía que no consigue ni alimetar el ego. Mira hacia fuera, da una oportunidad a la esperanza.

Me inspiran más confianza las palabras modestas de Francisco.

Veo que usted, en sus atribuciones como propietario, no ha querido publicar mi comentario: sus argumentos habrá tenido, quizás no alcanzaban mis palabras el nivel de quienes siguen su blog, de los comentarios que me anteceden, sin ir más lejos.. El derecho a la tijera de su propio trapo es muy suyo. Como apostilla, aunque solamente tenga a usted por destinatario, es comentarle mi opinión de que el Maquiavelo barato y a granel no está en el Vaticano, sino que es el dueño de su blog, don Lluís Bassets.

He releído de Lluis Bassets: se mueve dentro de unas coordenadas ambiguas, inquietantes. Sinceramente, yo no he visto en el ya excardenal Bergoglio ni en la decisión del colegio cardenalicio ningún tipo de conjura maquiavélica que haya llegado a su final. Cierto que ni parece argentino ni jesuita, por la sencillez y humildad en sus primeras medidas, pero para los católicos, seamos o no creyentes, es nuestro Padre espiritual y como tal le recibimos con aceptación amorosa, al margen de otras preferencias. Lo demás es revolver en el cieno, tirar la piedra y esconder la mano. Sin argumentos objetivos, por añadidura.

Se cree el ladrón que todos son de su condición

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

TrackBack

URL del Trackback para esta entrada:
https://www.typepad.com/services/trackback/6a00d8341bfb1653ef017c37c11765970b

Listed below are links to weblogs that reference Maquiavelo en el Vaticano:

Sobre el autor

es periodista. Director adjunto y columnista de EL PAÍS. Tiene a su cargo la edición de Cataluña.

Eskup

Archivo

diciembre 2016

Lun. Mar. Mie. Jue. Vie. Sáb. Dom.
      1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31  

Mis libros

Cinc minuts abans de decidir

Cinc minuts abans de decidir

Enmig del vendaval independentista

Un llibre que explica, qüestiona i contextualitza com s’ha esdevingut, setmana a setmana, el canvi radical que els darrers quatre anys ha sotragat Catalunya. Des d’abans de la sentència del Tribunal Constitucional, fins avui, quan l’independentisme és en primer pla del debat polític i social.

L'any de la revolució

L'any de la revolució

Com els àrabs estan enderrocant els seus tirans

Crònica, anàlisi i atlas de les revoltes de la dignitat, que van conmocionar al món àrab durant 2011, amb referències i comentaris a tots els països on els joves van aixecar-se en protesta contra l'autoritarisme i les dictadures. Amb un nou epíleg per l'edició catalana.

El último que apague la luz

El último que apague la luz

Sobre la extinción del periodismo

Una reflexión sobre los últimos años de la industria de la prensa escrita, las dificultades para seguir haciendo periodismo de calidad y la indisoluble relación entre periodismo y democracia.

El año de la Revolución

El año de la Revolución

Cómo los árabes están derrocando a sus tiranos

Balance, atlas político y análisis de las causas de las revueltas de 2011, que han derrocado a cuatro dictadores, encendido enfrentamientos civiles y provocado reformas y convulsiones políticas en la entera geografía árabe.

¿AUN PODEMOS ENTENDERNOS?

¿Aun podemos entendernos?

Conversaciones sobre Cataluña, España y Europa
REIVINDICACION DE LA POLÍTICA

Reivindicación de la política

Veinte años de relaciones internacionales
La oca del señor Bush

La oca del señor Bush

Como la Casa Blanca ha destruido el orden internacional

Nube de tags

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal