Lluis Bassets

Sobre el autor

es periodista. Director adjunto y columnista de EL PAÍS. Tiene a su cargo la edición de Cataluña.

Eskup

Archivo

diciembre 2016

Lun. Mar. Mie. Jue. Vie. Sáb. Dom.
      1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31  

Mis libros

Cinc minuts abans de decidir

Cinc minuts abans de decidir

Enmig del vendaval independentista

Un llibre que explica, qüestiona i contextualitza com s’ha esdevingut, setmana a setmana, el canvi radical que els darrers quatre anys ha sotragat Catalunya. Des d’abans de la sentència del Tribunal Constitucional, fins avui, quan l’independentisme és en primer pla del debat polític i social.

L'any de la revolució

L'any de la revolució

Com els àrabs estan enderrocant els seus tirans

Crònica, anàlisi i atlas de les revoltes de la dignitat, que van conmocionar al món àrab durant 2011, amb referències i comentaris a tots els països on els joves van aixecar-se en protesta contra l'autoritarisme i les dictadures. Amb un nou epíleg per l'edició catalana.

El último que apague la luz

El último que apague la luz

Sobre la extinción del periodismo

Una reflexión sobre los últimos años de la industria de la prensa escrita, las dificultades para seguir haciendo periodismo de calidad y la indisoluble relación entre periodismo y democracia.

El año de la Revolución

El año de la Revolución

Cómo los árabes están derrocando a sus tiranos

Balance, atlas político y análisis de las causas de las revueltas de 2011, que han derrocado a cuatro dictadores, encendido enfrentamientos civiles y provocado reformas y convulsiones políticas en la entera geografía árabe.

¿AUN PODEMOS ENTENDERNOS?

¿Aun podemos entendernos?

Conversaciones sobre Cataluña, España y Europa
REIVINDICACION DE LA POLÍTICA

Reivindicación de la política

Veinte años de relaciones internacionales
La oca del señor Bush

La oca del señor Bush

Como la Casa Blanca ha destruido el orden internacional

Nube de tags

Últimas entradas

El Príncipe y la Fortuna

Por: | 07 de marzo de 2013

El vacío es enorme. Un gran actor acaba de desaparecer del escenario político internacional. Este hombre ha dado horas de gloria al espectáculo de la política, un blasón que pocos profesionales pueden lucir en esta época más bien gris y desangelada. Y las ha dado más por sus cualidades personales, sobre todo la espontaneidad y viveza torrencial de su verbo fácil que por sus ideas o por una meditada estrategia. Es más virtuosismo que guion, más calidad actoral que dirección, más instinto que inteligencia, aunque esta tampoco le ha faltado a la hora de alcanzar el poder, y sobre todo de mantenerlo y de concentrarlo en sus manos.

Tenía dos virtudes básicas en un político: instinto y voluntad de poder. Sin instinto no se puede aprovechar la oportunidad, el regalo que la fortuna proporciona en dosis variables pero que solo unos pocos saben utilizar cuando se recibe. Sin voluntad de poder no se puede dar un golpe militar, sobrevivir a otro, ganar cuatro elecciones, un referéndum revocatorio y otro de reforma constitucional, para terminar políticamente invencible en la cama, abatido solo por la enfermedad y no por el enemigo, a pesar de la fantasía sobre un cáncer inducido por Estados Unidos lanzada por el vicepresidente Nicolás Maduro.

Seguir leyendo »

Ni hablar

Por: | 05 de marzo de 2013

Esa es la respuesta. No hay nada que hablar. Las cosas son como son y todo debe quedarse tal como está.

¿Preguntar a los ciudadanos? No hay nada que preguntar. Se empieza preguntando y se termina cediendo. Se empieza por cuestiones intrascendentes y se termina tocando lo más sagrado. Preguntar es ofender.

Seguir leyendo »

Cinco motivos del plebiscito suizo contra los altos salarios

Por: | 04 de marzo de 2013

No es fácil fabricar mayorías cualificadas, y menos en consultas populares, con frecuencia resueltas por unos pocos puntos de diferencia. Este tipo de mayorías suelen aglutinarse alrededor de temas muy sensibles, en los que se juntan muchas y diferentes cuestiones relevantes para la sociedad. Algo así es lo que obligatoriamente cabe imaginar que ha sucedido en el referéndum suizo sobre la percepción de remuneraciones abusivas por parte de los dirigentes de las grandes empresas cotizadas en bolsa.

Un 67’9 por ciento de los votantes, con amplias mayorías en todos y cada uno de los 26 cantones, ha decidido limitar la percepción de salarios y bonus por parte de los directivos así como la imposición de penas de cárcel y multas a quienes vulneren la legislación, aprobando así una iniciativa legislativa popular (ILP) que viene recogiendo las 100.000 firmas necesarias desde hace seis años por iniciativa de Thomas Minder, empresario y senador suizo cuya familia perdió 400.000 euros en la quiebra de Swissair, a la vez que Mario Corti, su máximo ejecutivo se embolsaba 10 millones de euros de prima.

Seguir leyendo »

Ventriloquia

Por: | 04 de marzo de 2013

La principal condición que impone Oriol Junqueras para apoyar los presupuestos de la Generalitat de 2013 es que Artur Mas cargue sobre Mariano Rajoy todas las culpas de los nuevos recortes. Es una condición algo extraña, porque el gobierno de Convergència se ha venido entregando a este ejercicio de proyección de responsabilidades desde hace mucho tiempo, antes incluso de las elecciones, y lo ha hecho además con enorme dedicación y esfuerzo, tanto por parte de sus diputados y responsables políticos como de sus medios de comunicación y comentaristas afines, aunque aparentemente el líder de Esquerra no los aprecie o valore suficientemente.

El señor Junqueras, sin embargo, cree que debe hacerlo más y mejor, es decir, que Artur Mas debe ser más insistente e incluso, según ha dicho, más convincente. La fórmula de Junqueras es nítida y sin matices: el gobierno catalán no tiene margen alguno de actuación y si hay recortes es por la entera culpa de los gobiernos de España, que expolian a Cataluña, no pagan lo que le deben y gradúan la liquidez sádicamente para paralizar su autogobierno, de forma que no hay más que despejar esta ecuación, naturalmente de primer grado, para que dé como resultado la independencia.

Seguir leyendo »

Europa al revés

Por: | 02 de marzo de 2013

No es Europa lo que nos falta. Tenemos Europa. Mucha. Nunca habíamos tenido tanta en nuestra historia. Pensamos como europeos, sobre todo fuera de Europa, y nuestras identidades regionales o nacionales no niegan la identidad europea, ni se niegan entre ellas, sino que se refuerzan. Europa es un éxito descomunal, insólito en nuestra historia violenta.

La idea de que nunca más habrá guerra entre nosotros está anclada profundamente en nuestras sociedades. También es un éxito económico, a pesar de las amarguras de esta crisis, sobre todo para los países mediterráneos. Pero es un éxito porque hay que fijar bien el punto comparativo de partida, que no es la burbuja de falsa prosperidad de finales de los noventa y principios del siglo XXI, sino el campo de ruinas y muerte de donde salió el proyecto europeo.

Los valores compartidos por los europeos, la paz y la libertad, la democracia y el Estado de derecho, la igualdad y la solidaridad, los derechos humanos y la tolerancia, han creado el espacio para la república europea. Es un espacio donde se penaliza a los fanáticos y a los ideólogos que enfrentan a pueblos y países unos contra otros. No hay nación europea alguna, vieja o nueva, ninguno de los 27 Estados que puedan vivir y crecer sin el consentimiento de sus ciudadanos. Y no hay integración europea que pueda hacerse a espaldas de los ciudadanos, es decir, sin su consentimiento.

Seguir leyendo »

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal