Lluis Bassets

También cambió a España

Por: | 23 de marzo de 2013

No hay disparo sin retroceso. La violencia puede terminar con la vida de quien la sufre, pero siempre modifica a quien la ejerce. También queda herida la mano que golpea. La guerra de Irak, como todas las guerras, ha cambiado a Estados Unidos. Y a cada uno de los aliados que participaron en aquella aventura, incluidos los más pequeños. Todo eso es parte de una muy vieja sabiduría, no siempre atendida, que aconseja mucha prudencia antes de tomar las armas, sobre todo si se trata de iniciar las hostilidades, de disparar primero, aun cuando sea con la excusa de evitar que dispare el otro.

Hace una década, cuando empezó la guerra, quien quiso saberlo ya lo sabía. Las armas de destrucción masiva eran una leyenda fabricada por quienes habían decidido de antemano terminar con Sadam Husein, ocupar Irak, transformar de arriba abajo Oriente Próximo y, ante todo, dar una soberbia lección a quienes habían osado atacar a Estados Unidos el 11-S o simpatizaron con el terrorismo. Los bombardeos sobre Afganistán en 2011 y 2012 fueron solo un aperitivo: en la noche de la conmoción y del pavor sobre Bagdad (shock and awe) anunciada por Bush se sintetiza la respuesta jupiterina de la superpotencia ofendida y airada.

Una vez ya estuvo en marcha, apenas importaron los motivos de la guerra preventiva y pudieron salir a la luz las enormes ventajas materiales que iban a obtenerse: el petróleo, el alivio para Israel, los negocios que iban a hacer los amigos (España entre ellos, según Jeb Bush). A diez años vista, podemos echar las cuentas de aquel cuento de la lechera: en pocas ocasiones una superpotencia se ha infligido a sí misma una derrota tan severa, en costes económicos y humanos, pero sobre todo en retroceso geopolítico en toda la región y en el mundo en el preciso momento del ascenso de los países emergentes, con China a la cabeza.

Con la guerra de Irak, José María Aznar rompió definitivamente el consenso en política exterior, identificado con un locoide ensueño de grandeza. Recordemos algunas de sus frases de justificación posterior: “España está por fin donde tiene que estar, con las dos democracias más importantes, y se reconcilia con su naturaleza atlántica”; “España estuvo en las Azores porque no pudo participar en el desembarco de Normandía, que es donde debíamos haber estado”; “España asume sus responsabilidades, defiende unos valores universales como son la libertad, la democracia y el respeto a la ley, y cumple la que debe ser la ambición de todos los españoles: estar entre los grandes países del mundo”. Es evidente que la crisis actual, política y moral además de económica, es hija también del efecto de retroceso que produjo aquel disparo de Aznar tan desafortunado y del que debe todavía una explicación en forma a los españoles.

Hay 11 Comentarios

Hola, amigos. Saludos. Hoy solo quiero repetir mi grito de combate y ánimo:
¡ÁNIMO, SEÑOR JUEZ, FUENTEOVEJUNA ESTÁ CON USTED! (Y el plural ya no hace falta de momento, porque es el juez RUZ el que se quedó con la causa). Dios quiera que haga brillar la justicia en este crudo, denso, congelado y horrible invierno que nos tiene padeciendo el PARTIDO POPULAR, con sus RAJOYES, COSPEDALES Y FLORIANOS.

Fue la guerra de Irak, para España y para el mundo entero, eso que se dice en derecho: una reformatio in peius. Y lo fue a sabiendas de que lo sería. No se embarca nadie en una empresa asesina como esta y espera sacar réditos, como los que vendía el benjamín de los Bush a los españoles. Todavía lo recuerdo: van a obtener beneficios impensables. Como si los beneficios por sí mismos justificaran la masacre que se desató y que todavía no se ha conseguido restañar.

Hola, amigos. Como en algunas de las parábolas del Evangelio, la mentira es cuestión de porcentajes. Me refiero a las mentiras de los políticos. Sabemos que todos mienten, porque la mentira es el caldo de cultivo de la política: si no mintieran los políticos, ¡que pocos votos obtendrían! Pero vuelvo a los porcentajes: se puede mentir un 5%, o, bueno, hasta un 10%, pongamos. Pero tanto tanto... Lo del Evangelio va porque Jesús, cuando habla de cosechas o de intereses obtenidos con el buen negocio, siempre, como buen judío, supone diversas alternativas como resultado de la acción económica: tierras que dan el treinta, otras el sesenta, otras hasta el ciento por ciento.
Pero es que AZNAR, ZAPATERO y RAJOY mintieron más de la cuenta. Y lo siguen haciendo. Y nos tratan a todos como a estúpidos. Y resulta que no, que los españoles no somos tontos, que sabemos que en todo este episodio de los papeles de BÁRCENAS, las cuentas salen, las cuentas son verdaderas, corresponden a pagos en sobre y sin sobre, a los políticos, de éstos a sus favorerecedores y vuelta a empezar. En una rosca sin fin, que reventó y que los dejó a todos con el culo al aire. Pero el poder es para eso: defenderse de la verdad, defenderse de la justicia, seguir tapando y mintiendo mientras se pueda. Hasta que el juez RUZ hable y hable fuerte, y diga lo que tiene que decir sobre las trampas, marrullas y negociados del PP, desde el señor RAJOY hasta el último de los untados del PP. Seguiremos esperando, "sin esperanza, con convencimiento", como decía Ángel González.

El gobierno de Estados Unidos, durante la presidencia de Reagan, había proporcionado a Saddam Hussein -su amigo y aliado, en aquellos años- los medios para fabricar armas químicas y biológicas, además de financiación y armas convencionales. Miles de soldados iraníes y civiles kurdos fueron masacrados gracias a tan generosa donación. La leyenda de las armas de destrucción masiva se construyó sobre sólidos datos históricos bien conocidos por los asesinos que todavía andan sueltos y que aparecen en la foto de las Azores.

Y un apunte anecdótico: dijo Aznar que España estuvo en las Azores porque no pudo estar en el desembarco de Normandía. No está mal que lo diga un heredero de la derecha franquista. Por otro lado, cómo íbamos a estar con Franco en el poder. No veo yo a Franco apoyando a los aliados en contra de su aliado. Lo que fue una pena de verdad fue la Guerra Civil española, la que nos impidió, precisamente, estar el día D a la hora H. No sé si habrá dicho alguna vez esto el ex presidente.

Han pasado diez años y ninguno de los cuatro jinetes del apocaliptsis ha sido llevado a la justicia internacional. Ocupan puestos importantes, dan conferencias, pero no comparecen ante quien deberían, como criminales de guerra que fueron. Alguno, incluso, nos representa en la UE como presidente, nada menos que de la Comisión. ¿Cómo podemos tener, seguir teniendo de presidente de la Comisión Europea al anfitrión complaciente de aquella cita catastrófica en las Azores?

No recordaba algunas de esas frases de Aznar. Supongo que él tampoco. Ya las habrá olvidado. Ahora está en otra guerra con otro retroceso.

Pues yo juraría según algunos estudios económicos recientes que el gasto de esas guerras jugaron su papel en los actuales problemas económicos de EEUU -incluso sociales si lo hacemos extensible, por estrecha relación, a las políticas fiscales de Bush-.
El 11-S solo cambió la historia del resto de soberanías estatales, dando carta blanca de schmittianas resonancias al terrorismo norteamericano en territorio ajeno sin tener que responder por ello.
Además del aumento de desigualdades en casa, hablamos también de la actual desestabilización mundial, que solo el propio Aznar bajo seudónimo o cualquier intoxicador a sueldo de la onda del creíble y fiable Murdoch puede defender en ese estrafalario relato sin que le entre la risa floja.
Pero supongo que con la misma tranquilidad con que justificará en defensa de nuestra gloriosa Historia el genocidio indígena en América, la expulsión de los amenazantes moros, el franquismo que puso las bases de nuestra magnífica democracia o el milagro económico crediticio-inmobiliario Aznar-Rato que los derroches de Bibiana Aído echaron por tierra provocando la actual crisis.
La broma en serio, que decía Stendhal.
Historia en estado puro y riguroso, pasen y rían...

Por último (y se me olvidaba), también cambió efectivamente a España. Pero para empeorarla. Directa o indirectamente, estamos pagando la insensatez de una guerra que produjo un gasto fiscal inmenso en los Estados Unidos y, como todo va conectado, la burbuja inflacionaria con el crack de entidades financieras importantes, arrastró a una economía débil y frágil como la de España. De esa burbuja inlacionaria también hay que pedirle buena parte de responsabilidad al señor AZNAR. Pero claro, él, lo mismo que sus entusiastas seguidores del PP, seguirán recurriendo a artimañas de todas clase (que para eso es el poder), con el fin de no dar la cara, no decir la verdad y seguir como si tal cosa hasta que la gente se olvide (¿será posible?), del señor BÁRCENAS, del poderoso señor BÁRCENAS.

Hola, amigos. AZNAR no dará nunca una explicación y menos una excusa, a todos los españoles y al mundo entero, como no la darán tampoco ese par de genocidas a quienes acompañó en la famosa foto de las Azores. BUSH, BLAIR y AZNAR, ese trío de fantoches, bravucones e irresponsables, se pavonearán hasta el final, de sus atroces fechorías. Solamente la CORTE PENAL INTERNACIONAL llegará un día a juzgarlos y condenarlos como se merecen. El pretendido regreso de España a las grandes decisiones internacionales fue para avalar una de las guerras más viles y malvadas que se conocen. Usar la mentira y el engaño como pretexto para atacar a un país indefenso, producir miles de muertos inocentes y sumirlo más aún en el horror y el caos, del que no ha salido después de 10 años. Y todo por avaricia, ambición, dinero y venganza. Ahí tienen los frutos y los motivos de orgullo del señor AZNAR: un país destruido, millones de dólares gastatos inútilmente, miles de muertos y heridos, dolor y desgracia en Irak, destrucción, inseguridad y muerte en el Medio Oriente.

Sigue Vd. añorando al expresidente Bush.
¿Qué cambio Estados Unidos la guerra de Irak o el 11-S?
La grandeza de los Estados Unidos es indiscutible en muchos campos, como el económico, el científico, etc, sin tener que invadir ningún país. Estados Unidos no buscaba grandeza con la guerra de Irak sino cosas como justicia, seguridad, dar un castigo ejemplar, promocionar la democracia,………
Uno de los pocos aciertos del expresidente José María Aznar, por no decir el único, fue apoyar a Estados unidos en la guerra contra Sadam Husein, un apoyo que no fue otra cosa que simbólico pues los valientes militares españoles se negaron a participar en acciones de combate.
¿Vd. cree que España está ahora donde tenía que estar?, España, lamentablemente, está ahora en el alcantarillado de la economía mundial.

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

TrackBack

URL del Trackback para esta entrada:
https://www.typepad.com/services/trackback/6a00d8341bfb1653ef017d4233a098970c

Listed below are links to weblogs that reference También cambió a España:

Sobre el autor

es periodista. Director adjunto y columnista de EL PAÍS. Tiene a su cargo la edición de Cataluña.

Eskup

Archivo

diciembre 2016

Lun. Mar. Mie. Jue. Vie. Sáb. Dom.
      1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31  

Mis libros

Cinc minuts abans de decidir

Cinc minuts abans de decidir

Enmig del vendaval independentista

Un llibre que explica, qüestiona i contextualitza com s’ha esdevingut, setmana a setmana, el canvi radical que els darrers quatre anys ha sotragat Catalunya. Des d’abans de la sentència del Tribunal Constitucional, fins avui, quan l’independentisme és en primer pla del debat polític i social.

L'any de la revolució

L'any de la revolució

Com els àrabs estan enderrocant els seus tirans

Crònica, anàlisi i atlas de les revoltes de la dignitat, que van conmocionar al món àrab durant 2011, amb referències i comentaris a tots els països on els joves van aixecar-se en protesta contra l'autoritarisme i les dictadures. Amb un nou epíleg per l'edició catalana.

El último que apague la luz

El último que apague la luz

Sobre la extinción del periodismo

Una reflexión sobre los últimos años de la industria de la prensa escrita, las dificultades para seguir haciendo periodismo de calidad y la indisoluble relación entre periodismo y democracia.

El año de la Revolución

El año de la Revolución

Cómo los árabes están derrocando a sus tiranos

Balance, atlas político y análisis de las causas de las revueltas de 2011, que han derrocado a cuatro dictadores, encendido enfrentamientos civiles y provocado reformas y convulsiones políticas en la entera geografía árabe.

¿AUN PODEMOS ENTENDERNOS?

¿Aun podemos entendernos?

Conversaciones sobre Cataluña, España y Europa
REIVINDICACION DE LA POLÍTICA

Reivindicación de la política

Veinte años de relaciones internacionales
La oca del señor Bush

La oca del señor Bush

Como la Casa Blanca ha destruido el orden internacional

Nube de tags

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal