Lluis Bassets

Muertes soberanas

Por: | 01 de junio de 2013

La pena de muerte está en retroceso en el mundo. Un retroceso vacilante con los coletazos dolorosos de países donde regresa de pronto tras un tiempo sin ejecuciones. Cada año son más los Estados que la eliminan y disminuye el número de sentencias capitales dictadas, pero, en cambio, en los últimos tres aumentó el número de ejecuciones.

Veintiuno son los países que eliminaron vidas humanas como resultado de un juicio el pasado 2012. Las cifras son todavía terribles: 680 ejecuciones, 1.722 condenas a muerte pendientes y un número impreciso en millares solo en un país, el mayor Estado homicida de nuestro mundo, que es China.

No hay mayor acto de soberanía por parte de un Estado que quitar la vida a uno de los ciudadanos. También hay otra cuenta más difícil, quizá más siniestra, que tiene que ver con la disolución del concepto de soberanía, y es la de las ejecuciones extrajudiciales, efectuadas por grupos paramilitares, mafias, terrorismo o Estados donde ni siquiera hay pena de muerte.

Nadie ha imaginado todavía la ecuación que conecta unas muertes con otras, los homicidios dentro de la ley con los asesinatos y los desaparecidos fuera de la legalidad, pero hay lugares donde la función matemática es efectiva, y suben de un lado cuando bajan del otro y viceversa, a veces de la mano de los mismos asesinos. Unas gracias al desorden social, y otras gracias a un Estado al que no le importa ni su propia legalidad.

El hecho es que los dos Estados más soberbiamente soberanos del mundo, que ahora son Estados Unidos y China, siguen siendo los campeones de la pena de muerte. El primero, el campeón occidental, con 43 ejecuciones judiciales y un número indeterminado aunque importante de ejecuciones extrajudiciales efectuadas fuera de su territorio nacional, en Pakistán, Yemen y Somalia.

China es el campeón absoluto con su imprecisa plusmarca secreta que se cuenta en millares. Irán tiene el récord islámico (314 reconocidas, aunque pueden ser más de 600). Le persiguen Irak, la democracia que iba a construir Bush (129), y Arabia Saudí, el amigo de Washington (79 ejecuciones, casi todas en público). Hay países como Egipto donde son numerosas las sentencias capitales de tribunales militares, pero no se tiene información sobre su ejecución.

Gambia es una de las malas noticias de África, puesto que siete personas fueron fusiladas en un solo día en 2012. La vergüenza europea es Bielorrusia, donde se sigue juzgando y ejecutando como en los peores tiempos soviéticos, con un tiro en la nuca.

La estadística es la base del conocimiento y luego de la acción. Amnistía Internacional, con su informe anual sobre el estado de los derechos humanos en el mundo, de donde salen estas cifras, rinde un servicio impagable a quienes quieren saber para poder empujar y conseguir que los Estados homicidas dejen de serlo. 

Hay 6 Comentarios

Lluis, te apoyo a muerte en seguir denunciando la pena capital. Sin embargo, tengo una pequeña duda: ¿te parece más aberrante -en cuanto a sufrimiento del penado- el tiro en la nuca que la silla eléctrica -y mas cuando no funcionan perfectamente?

notable que nadie , NADIE, en El Pais, menos Lluís Bassets, quiera comentar el comunicado en que Al Qaeda califica de exitosa su operación del 11-M porque volcó los votos al socialismo.... hmmmm... no interesa, verdad??

Y aunque se avanza en general y la pena de muerte pierde adeptos, quién puede asegurar que lo ganado no se perderá en un plis-plas. Todo dependerá de las circunstancias y de las personas, que somos mucho volubles. En fin, que no sé si cabrá aplicar la pena de muerte a la pena de muerte.

Pena capital, la justicia como mal ejemplo.

Las muertes soberanas son más que lo mencionado por nuestro articulista el señor Bassets, se aplican en otros ámbitos siendo incluso más peligrosas ya que no se perciben directamente.
Las naciones siempre se han enfrentado a desafíos para poder sobrevivir a las ambiciones dominantes de otras naciones que surgen. De este modo han desaparecido imperios cuya desintegración y pérdida de poder eran inimaginables.
La muerte soberana que vivimos actualmente se inició tras:
- Nuevos métodos de enseñanza se aplican con resultados negativos, buscando como objetivo anular la creatividad y la capacidad de raciocinio, para conseguir la sumisión de la población.
- Lavados de cerebro desde la infancia mediante la publicidad mediática que falsea realidades y principios sociales, enfundando creencias erróneas llevándonos así a adular a personajes que dan una imagen exitosa del corrupto, ladrón y asesino.
- El debilitamiento, por un lado, de las sociedades, cuyo ejemplo más claro es la desesperación y frustración de las generaciones de jóvenes por la falta de empleo y estabilidad laboral y familiar. Y, por otro lado, de las asociaciones de trabajadores, que desde los años ochenta, durante las eras del Reaganismo y Thatcherismo.
Por último, cabe mencionar el nuevo poder que está subiendo a flote a raíz de la crisis económica, la banca, que aspira a extender todavía más su poder capitalista a expensas del capital de ahorradores y accionistas.
El imperio mercantil está surgiendo y haciendo llegar sus tentáculos a todos los rincones del planeta.


Para que la "democracia" sea creíble, a escala mundial y no solo local, hace falta eliminar la corrupción y poner en el banquillo a todos los corruptos y corruptores. Es decir, primero hay que limpiar la política, ausente de ética, que es la verdadera muerte soberana. En siglos anteriores la corrupción estaba disfrazada de aristocracia, hoy lo está con el vocablo democracia, y para mas inri el vocablo procede del griego demo= pueblo y cracia = gobierno. ¿Realmente, gobierna el pueblo? ¡El circo político es formidable...¡

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

TrackBack

URL del Trackback para esta entrada:
https://www.typepad.com/services/trackback/6a00d8341bfb1653ef0192aa8dccac970d

Listed below are links to weblogs that reference Muertes soberanas:

Sobre el autor

es periodista. Director adjunto y columnista de EL PAÍS. Tiene a su cargo la edición de Cataluña.

Eskup

Archivo

diciembre 2016

Lun. Mar. Mie. Jue. Vie. Sáb. Dom.
      1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31  

Mis libros

Cinc minuts abans de decidir

Cinc minuts abans de decidir

Enmig del vendaval independentista

Un llibre que explica, qüestiona i contextualitza com s’ha esdevingut, setmana a setmana, el canvi radical que els darrers quatre anys ha sotragat Catalunya. Des d’abans de la sentència del Tribunal Constitucional, fins avui, quan l’independentisme és en primer pla del debat polític i social.

L'any de la revolució

L'any de la revolució

Com els àrabs estan enderrocant els seus tirans

Crònica, anàlisi i atlas de les revoltes de la dignitat, que van conmocionar al món àrab durant 2011, amb referències i comentaris a tots els països on els joves van aixecar-se en protesta contra l'autoritarisme i les dictadures. Amb un nou epíleg per l'edició catalana.

El último que apague la luz

El último que apague la luz

Sobre la extinción del periodismo

Una reflexión sobre los últimos años de la industria de la prensa escrita, las dificultades para seguir haciendo periodismo de calidad y la indisoluble relación entre periodismo y democracia.

El año de la Revolución

El año de la Revolución

Cómo los árabes están derrocando a sus tiranos

Balance, atlas político y análisis de las causas de las revueltas de 2011, que han derrocado a cuatro dictadores, encendido enfrentamientos civiles y provocado reformas y convulsiones políticas en la entera geografía árabe.

¿AUN PODEMOS ENTENDERNOS?

¿Aun podemos entendernos?

Conversaciones sobre Cataluña, España y Europa
REIVINDICACION DE LA POLÍTICA

Reivindicación de la política

Veinte años de relaciones internacionales
La oca del señor Bush

La oca del señor Bush

Como la Casa Blanca ha destruido el orden internacional

Nube de tags

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal