Lluis Bassets

¿Cuándo empezó el recreo?

Por: | 11 de agosto de 2013

El ministro de Exteriores español, José Manuel García Margallo, ha decretado el final de recreo. Se refería a Gibraltar pero aludía directamente a la política de su predecesor, Miguel Ángel Moratinos. En un momento en que el Gobierno y sobre todo su presidente se hallan cuestionados por sus responsabilidades en los asuntos de corrupción, viene como anillo al dedo una crisis que tenga dos efectos simultáneos: desalojar de las tertulias y los titulares de periódicos de espacios informativos el caso Bárcenas y proyectar sobre los socialistas en general los males que sufre España gracias al recreo decretado por Zapatero y a cuya interrupción no quiere adherirse Rubalcaba.

No importan los efectos estratégicos de la operación: acierta The Economist cuando asegura que la actual confrontación entre Londres y Madrid a cuenta de Gibraltar impedirá un acuerdo sobre la Roca para toda la actual generación, exactamente los efectos que tuvo la política lanzada por el ministro de Exteriores Fernando María Castiella, que condujo al cierre de la verja por Franco en 1969, y fue origen en cierta forma de la identidad ‘nacional’ gibraltareña.

No es un exotismo el endurecimiento de la derecha española en esta cuestión. Está inscrito en su ADN y en el tipo de nacionalismo español que la caracteriza. La soberanía nacional no es exactamente la voluntad democrática de los ciudadanos según la ideología escasamente liberal hegemónica entre los conservadores españoles, sino una idea patrimonial sobre un territorio. El recreo es la idea de conseguir la adhesión de los llanitos a un proyecto de soberanía compartida, tal como han intentado distintos ministros de Exteriores, principalmente socialistas.

Este tipo de proyectos, ocurrencias en su lenguaje, son del mismo calibre que los intentos de encontrar una vida intermedia entre las reivindicaciones de mayores cotas de autogobierno de las nacionalidades históricas y el mantenimiento del vínculo constitucional español. No interesa la voluntad de los gibraltareños como no interesa tampoco la de los vascos o los catalanes. Si mucho se apura la situación, apenas interesa la voluntad de los españoles, con tal de que se exprese en unas elecciones cada cuatro años y devuelvan la mayoría natural y absoluta a quienes les corresponde gobernar casi por mandato de la historia, ya que no de los designios divinos.

El final del recreo y el regreso a la gloriosa política de Castiella pudo decretarse bajo presidencia de Aznar, pero entonces no convenía hacerlo por el flanco gibraltareño, pudiendo hacerlo en el otro lado del estrecho con Perejil: la alianza con Londres para realizar el gran salto transatlántico vía cumbre de las Azores de la mano de Blair y de Bush era más importante. Ahora se da la circunstancia de que todos los socios europeos se hallan en tesituras paralelas de endurecimiento renacionalizador, que Reino Unido piensa en largarse, y que la cuestión de la soberanía está al rojo vivo dentro de España mismo. Gibraltar es una buena ocasión para demostrar que España, tal como ha dicho un periodista muy español, no va a renunciar a su soberanía ni sobre Gibraltar ni sobre Cataluña. Así: "sobre".

Las ventajas tácticas, sobre todo de consumo interno, son estupendas. No lo son tanto las externas. España solo puede esperar el auxilio de Cristina Kirchner y compañía. Basta con leer la prensa internacional para hacerse una idea del disparate. El ministro de Defensa, Pedro Morenés, que sabe lo que valen un peine, un submarino y un drone, está intentando quitarle hierro al conflicto y devaluar su contenido político. La OTAN todavía es algo serio. Nada suscita más desconfianza entre los países solventes que los irredentismos anacrónicos y desproporcionados. La Unión Europea y las relaciones bilaterales con Londres no se merecen esta crisis. España es menos fiable desde que terminó el recreo.

Hay 7 Comentarios

Suscribo todo lo dicho por Thibeault. Y es que podría darse la vuelta al manido discurso del articulista y recordar que ciertos "progresistas" españoles (con perdón) siempre encuentran motivos para defender a los enemigos de España, ya sean los nacionalistas catalanes o vascos, los británicos y sus colonos de Gibraltar o Marruecos con sus amenazas sobre Ceuta y Melilla. Y es cuando España está en situaciones más difíciles cuando estos "progresistas" castizos más la cuestionan y más "comprenden" a sus enemigos. Hoy los españoles sufrimos mucho pero tirar piedras contra el propio tejado no va a resolver nuestros problemas sino a agravarlos, algo que en cualquier otro país se entiende perfectamente pero que algunos aquí han convertido en tabú. Así nos va.

Muchas zarandajas. Gibraltar es como un grano en el culo, de vez en cuando se irrita y molesta. Primero: Negociar. Segundo: Plan B: la tasa de paso de vehículos es un acierto. Tercero: La Colonia es como un PARQUE RECREATIVO, donde los visitantes tienen MUY BARATO, las compras (no hay IVA), la gasolina, el tabaco y el alcohol. Cuarto: La mayoría de los visitantes pasan La Verja ANDANDO. Quinto: Funciona como un paraíso fiscal, que la UE debe atajar.
Los españoles no queremos Gibraltar, si ellos no quieren, pero NO DAR FACILIDADES si se ponen SOBERBIOS.

Dice el articulista que cuando Franco cerró la verja se puso, en cierta medida, el grano de la actual identidad gibraltareña. Quiero recordar que la criminalización de Carod Rovira por parte del PP sirvió igualmente, para, si no acentuar la identidad catalana, que no es que lo necesite, si para que un partido como ERC sextuplicara sus resultados electorales. Está claro que a la derecha le gusta echar gasolina si con ello consigue apagar fuegos propios. Y fuera de eso, qué decir, que han pasado trescientos años de Utrech, trescientos años y el Peñón sigue enquistado en nuestros riñones.

Otro Comentario. La ONU considera a los Gibraltareños colonos en territorio de otro país y se pronunció en favor de las descolonización y el respeto a la integridad territorial española ( eso es lo que consiguió Castiella). De hecho el Reino Unido ha repasado el asunto y por eso dice que es más importante la autodeterminación que la integridad territorial. Desde el punto de vista del derecho internacional no tienen ninguna razón. Los Gibraltareños tienen el mismo derecho a la autodeterminación que los Ingleses residentes en Bombay cuando la descolonización de la India: ninguno. Por otra parte se acusa al Gobierno de aprovechar el asunto de Gibraltar para envolverse en la bandera de España. Desde el punto de vista político es lógico por dos motivos, el primero es que no se me ocurre en qué otra bandera se iba a envolver el Gobierno de España y segundo, habida cuenta que el nacionalismo español está renaciendo en las nuevas generaciones de españoles (los que no vivieron las transición) y reverdeciendo en otras es lógico que un partido español de tendencias nacionalistas lo aproveche. sobre todo con el desafío catalán en lontananza. ¿O es que resulta respetable envolverse en plena crisis económica y de la prima de riesgo en la bandera catalana para echar la culpa a los otros de la propia crisis y no hacerlo en la bandera española para capear la crisis que uno padece? ¿Son respetables los catalanes independentistas y no los españoles nacionalistas? ¿Es legítimo sacudir a la nación para obtener la independencia y no lo es sacudirla para mantener la integridad territorial española y el ordenamiento constitucional? No y no y no y no y no y no; pero veremos. En cualquier caso cómo será la cosa que empiezo yo a emocionarme cuando escucho el himno de España en los acontecimientos deportivos. Lo malo de estos nacionalistas es que acaban por convertir a uno también en nacionalista. En fin. Cosa de sentimientos.

En general, reconocer a Gibraltar como un estado independiente del tipo San Marino o Andorra me parecería una buena solución. Dicho esto con el loable y timorato fin de no hacerme sospechoso de nacionalista español, vayamos a los hechos: el denostado Castiella fue capaz de conseguir una declaración de la ONU imponiendo al Reino Unido la obligación de descolonizar. Yo consideraría eso un triunfo diplomático. ¿Qué hubiera pasado si se hubiera mantenido cerrada la verja una vez que el Reino Unido abandonó la base militar del Peñón? ¿El Reino Unido hubiera seguido subvencionando un Gibraltar inviable económicamente? No lo creo. Por último, pero no menos importante, los llanitos defienden no una nacionalidad sino unos privilegios económicos y eso es respetable, pero desaparecidos esos privilegios o de resultar perniciosa esa nacionalidad, poco tardarían en querer hacerse españoles. Eso era la doctrina Castiella y así visto no parece tan descabellada, aunque nunca lo sabremos pues la verja se abrió antes de que Gibraltar madurara en esa dirección.. Pero insisto, a mi poco me preocupa recuperar o no Gibraltar para España, me parece una cuestión sin importancia, pero poner unos cuantos hechos en el debate nunca está de más ¿no le parece?

Los gibraltareños son tan británicos como el salmorejo. Desde luego no son españoles, pero es dudoso que no se les pueda considerar andaluces.
http://www.elsenorgordo.com/2013/08/gibraltar-barco-pirata.html

Pataleta histriónica, además de inútil.
Vamos, haciendo méritos para hacer goles de "señor". Quizá si dejásemos de usar el manual de Franco con respecto a la zona... Si las nacionalidades respecto a este asunto invirtiesen su posicion , es mas que probable que los británicos hubiesen encontrado una salida al atolladero.

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

TrackBack

URL del Trackback para esta entrada:
https://www.typepad.com/services/trackback/6a00d8341bfb1653ef019104b3ad0a970c

Listed below are links to weblogs that reference ¿Cuándo empezó el recreo?:

Sobre el autor

es periodista. Director adjunto y columnista de EL PAÍS. Tiene a su cargo la edición de Cataluña.

Eskup

Archivo

diciembre 2016

Lun. Mar. Mie. Jue. Vie. Sáb. Dom.
      1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31  

Mis libros

Cinc minuts abans de decidir

Cinc minuts abans de decidir

Enmig del vendaval independentista

Un llibre que explica, qüestiona i contextualitza com s’ha esdevingut, setmana a setmana, el canvi radical que els darrers quatre anys ha sotragat Catalunya. Des d’abans de la sentència del Tribunal Constitucional, fins avui, quan l’independentisme és en primer pla del debat polític i social.

L'any de la revolució

L'any de la revolució

Com els àrabs estan enderrocant els seus tirans

Crònica, anàlisi i atlas de les revoltes de la dignitat, que van conmocionar al món àrab durant 2011, amb referències i comentaris a tots els països on els joves van aixecar-se en protesta contra l'autoritarisme i les dictadures. Amb un nou epíleg per l'edició catalana.

El último que apague la luz

El último que apague la luz

Sobre la extinción del periodismo

Una reflexión sobre los últimos años de la industria de la prensa escrita, las dificultades para seguir haciendo periodismo de calidad y la indisoluble relación entre periodismo y democracia.

El año de la Revolución

El año de la Revolución

Cómo los árabes están derrocando a sus tiranos

Balance, atlas político y análisis de las causas de las revueltas de 2011, que han derrocado a cuatro dictadores, encendido enfrentamientos civiles y provocado reformas y convulsiones políticas en la entera geografía árabe.

¿AUN PODEMOS ENTENDERNOS?

¿Aun podemos entendernos?

Conversaciones sobre Cataluña, España y Europa
REIVINDICACION DE LA POLÍTICA

Reivindicación de la política

Veinte años de relaciones internacionales
La oca del señor Bush

La oca del señor Bush

Como la Casa Blanca ha destruido el orden internacional

Nube de tags

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal