Lluis Bassets

El fantasma del Elíseo

Por: | 21 de noviembre de 2013

Francia ha regresado con estruendo a la escena internacional. Y lo ha hecho en un momento paradójico, cuando su presidente François Hollande se halla más débil y desprestigiado ante su opinión pública y el país más dubitativo e inseguro ante su futuro. Es un episodio conocido: buscamos oxígeno en los grandes espacios cuando la atmósfera doméstica se halla enrarecida.

Sucedió en Ginebra, hace poco más de diez días, en las negociaciones del llamado Grupo 5+1 (los cinco países con silla permanente en el Consejo de Seguridad, además de Alemania) con Irán para el control del programa nuclear de este último país. El ministro de Exteriores francés, Laurent Fabius, acudió precipitadamente a la reunión cuando se enteró de que John Kerry, el secretario de Estado estadounidense, iba a cambiar su agenda de la gira por Oriente Próximo para ir a Ginebra con el propósito de cerrar un primer acuerdo con Irán. Con un objetivo: evitar que culminara la negociación bilateral entre Washington y Teherán sin que los otros socios hubieran sido informados.

Eran conocidos los recelos, cuando no la directa oposición de Israel y Arabia Saudí. Ambos países tienen motivos tácticos y estratégicos para oponerse a una negociación que no conduzca directamente al desmantelamiento total del programa nuclear e incluso a un cambio de régimen. En el corto plazo, ninguno de los dos puede permitir que Teherán consiga la bomba. Y en el largo, ambos temen un Irán normalizado y reconocido internacionalmente, en el umbral de fabricar el arma cuando se lo proponga, aunque haya renunciado formalmente a obtenerla, al mismo título que otros países como Japón o Brasil.

No estaban tan localizados los recelos de Francia, vitoreada por los congresistas conservadores en Washington y por Benjamin Netanyahu en Jerusalén. Hay razones de oportunidad e incluso de oportunismo para su súbito protagonismo. Hollande estaba preparando su viaje a Israel y su discurso de esta semana ante la Knesset. Francia todavía respira por la herida infligida por Estados Unidos, cuando Obama abandonó la idea de atacar a Bachar el Asad en el momento en que los bombarderos franceses calentaban ya los motores. Pesan también los contratos de venta de armas a Arabia Saudí. Y, sobre todo, cuenta la ley natural que prohíbe el vacío: si Francia despierta es porque EE UU se duerme.

Hay más razones, que tienen que ver con la identidad francesa y el papel que se asigna a quien encarna la soberanía nacional. El palacio presidencial francés, el Elíseo, está habitado por un fantasma que proporciona poderes excepcionales al titular de la máxima magistratura del país. Puede ser un presidente de derechas o de izquierdas, de personalidad destacada o de carácter débil —o débil y de izquierdas como François Hollande—, pero los pasos del inquilino del Faubourg Saint Honoré, número 55, sobre el escenario internacional suelen seguir las huellas de los zapatos enormes que calzaba el general De Gaulle, el presidente que fundó la actual República y se dotó de los poderes máximos para tratar de tú a tú a las superpotencias, dos en aquel entonces, EE UU y la Unión Soviética. Uno de estos poderes era el botón del arma nuclear, instrumento desde entonces —en 1960 fue la primera prueba—, no tan solo de la defensa sino sobre todo de la política exterior francesa y por tanto de la afirmación de Francia como jugador de pleno derecho en el tablero mundial. Hollande ha utilizado en esta ocasión los viejos instrumentos perfectamente engrasados que tenía a su disposición.

Cuando el Estado nacional levanta cabeza, Francia es el primero en enseñar la patita, tal como sucede en la actual etapa de desorden mundial, repliegue estadounidense, renacionalización europea y consolidación de los países emergentes, mucho más cómodos con la idea de soberanía vigente en Europa desde los Tratados de Westfalia (1648) que con el concepto de orden internacional o de integración en bloques regionales al estilo de la UE que había presidido la época que hemos vivido hasta ahora. Este tipo de fenómenos suelen ser de larga duración y de múltiples efectos, pero cristalizan o toman forma plástica en momentos especiales, tal como está sucediendo ahora en las negociaciones nucleares de Ginebra. Más efímero puede ser, en cambio, el estruendo producido por el súbito liderazgo francés del partido de los halcones, con el que la Francia socialista y europeísta de Hollande expresa su indeclinable e imposible aspiración a seguir jugando en la escena internacional como si fuera una gran potencia.

Hay 6 Comentarios

La via diplomática emprendida por Vladimir Putin para solucionar conflictos en Siria e Irán crea menos distorsiones en el la escena internacional que la enfermiza via bélica defendida por asesinos como Henry-Levy y Sarkozy.


Un acuerdo beneficioso para unos e importuno para otros
Le preocupa mucho a Israel cualquier acuerdo entre Irán y occidente en materia de su programa nuclear, cuyo borrador parece haberse acordado y solo le faltan las firmas. Es obvia la ausencia de Israel entre los negociadores en Ginebra de los 5+1 con el iraní, pero su falta de presencia física intenta suplantarla con el amigo del Eliseo confiando que pueda cambiar las condiciones e incluso bloquearlas como paso en el reciente pasado. Obama y a pesar de la influencia del lobby sionista dentro del congreso estadounidense sigue adelante con su política apaciguadora que dio un giro de 180 grados a la de su predecesor y sus asesores de los neocons que parecen tener viva su presencia en el think tank de la política de Washington pero sin poder cambiar el proyecto Obama.
Por supuesto cualquier progreso en esas negociaciones forma una fuerte bofetada en la cara de Netenyahu a quien Obama le comparó como un grano en el culo. Es tan inquietante cualquier futuro acuerdo para Israel, ya que dejar a Irán volver a ocupar su posición en la geoestrategia regional y en contra de las ambiciones saudíes, desplazaría al histórico aliado de occidente en línea secunda. Levantar las sanciones económicas impuestas durante más de una década, meta principal para Irán, es a la vez un objetivo deseado por occidente, y Europa en especial, para aliviar algo la crisis económica que sufre en la actualidad y que abriría la puerta a las inversiones europeas en el país persa. No cabe duda que la desesperación israelí ante un posible acuerdo le empujaría a cometer cualquier cosa que pueda entorpecer su trayectoria. De hecho ya ha habido acusaciones contra el Mosad de estar detrás de la doble atentado contra la embajada iraní en Beirut hace tres días, las continuas declaraciones israelíes y su descripción de engañosas las intenciones iranís y así mismo las constantes amenazas de atacar a Irán sin la ayuda norteamericana.

en la cuestion nuclear de Iran Francia tiene mucho que decir pues recuerdo haber leido alguna vez que tecnologia nuclear irani es de origen aleman vendida por Francia por petroleo barato al anterior regimen irano de Sha Razha Phelevi y ahora debe aplicarse el que cria cuervos... y la paloma Francia en relacion a Iraq es ahora halcon con respecto a Siria, es lo de siempre la politica no sabe de colores ni de lealtades solo de intereses y la Grandeur de Francia ya no es aunque a los franceses les cueste aceptarlo y entenderlo ahora que acepte ser cabeza de raton o cola de leon pero ya no es cabeza de leon
Jose Luis Espargebar Meco desde Buenos Aires

Hay que establecer cual es el grado de legalidad con la que M. Rajoy llegó a la presidencia. Si bien llegó con mayoría de votos, también DEBE ser aclarado si el dinero que utilizó durante su campaña electoral, es LIMPIO O ES DINERO MAL HABIDO.
En ese caso, si se trata de un fraude, la falta de ética y el ventajismo, rompe la igualdad de condiciones y oportunidades que establece la democracia para todos y, por lo tanto, constituiría un ACCESO FRAUDULENTO al poder político emanado de las elecciones.


Esto podría haber estado ocurriendo a lo largo de 20 años, en todas las elecciones, territorios y cargos políticos, donde el PP ha resultado favorecido, a lo largo y ancho del país.


Establecer la legalidad de sus fuentes de financiamiento, el uso dado al dinero y quienes lo gestionaban, es de extrema utilidad e importancia para los españoles.
El PP y su banda de dirigentes, deben responder hasta aclararse el más pequeño detalle. Cualquier otra cosa sería, asumir de nuestra parte condescendencia y connivencia, con los bandidos.


No debemos permitirnos mirar hacia un lado y proseguir como si nada pasara. Otra cicatriz de este tipo, en la conciencia colectiva, es algo que no nos podemos permitir.
Nos hundiría como sociedad democrática.


Francia de Hollande no reemplazará al Reino unido, fiel aliado de los EE UU aunque le diera la espalda durante el mal ensayado “limitado ataque” contra Siria. Tampoco lo hará la más que falsificada y artificial bienvenida de Netenyau y Peres al señor del Elisé a pesar de los esfuerzos de la dual sociedad, Fabius y Hollande. Recolocar a Francia al mismo nivel de cómo lo dejó De Gaulle es tarea de hombres que saben crear política propia y no se contentan de aliarse con falsas amistades como la israelí que imponen actualmente las cambiable circunstancias de los acontecimientos en los países árabes. Hollande aspira a jugar un papel en las negociaciones nucleares de Irán así como en Siria, no parece que lo consiga a pesar del título del “amigo más cercano” de Israel otorgado por Peres y Netenyahu durante su última visita a Tel Aviv hace pocos días y, de su intento de codearse con el inquilino de la Casa Blanca. Tanto Netenyahu como Hollande buscan el hueco de donde harían saber a EE UU que pueden influir en los principales temas: la guerra en Siria y los centrales nucleares iraníes. Este juego queda entre Rusia y EE UU, cuyos intereses son los que imperan a nivel mundial. Los de los demás se quedan en segundo lugar. De modo que estamos ante un ensayo galo de mala ejecución.

La grandeur, la petiteur. Liberté, egalité, inferiorité.

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

TrackBack

URL del Trackback para esta entrada:
https://www.typepad.com/services/trackback/6a00d8341bfb1653ef019b016387cc970c

Listed below are links to weblogs that reference El fantasma del Elíseo:

Sobre el autor

es periodista. Director adjunto y columnista de EL PAÍS. Tiene a su cargo la edición de Cataluña.

Eskup

Archivo

diciembre 2016

Lun. Mar. Mie. Jue. Vie. Sáb. Dom.
      1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31  

Mis libros

Cinc minuts abans de decidir

Cinc minuts abans de decidir

Enmig del vendaval independentista

Un llibre que explica, qüestiona i contextualitza com s’ha esdevingut, setmana a setmana, el canvi radical que els darrers quatre anys ha sotragat Catalunya. Des d’abans de la sentència del Tribunal Constitucional, fins avui, quan l’independentisme és en primer pla del debat polític i social.

L'any de la revolució

L'any de la revolució

Com els àrabs estan enderrocant els seus tirans

Crònica, anàlisi i atlas de les revoltes de la dignitat, que van conmocionar al món àrab durant 2011, amb referències i comentaris a tots els països on els joves van aixecar-se en protesta contra l'autoritarisme i les dictadures. Amb un nou epíleg per l'edició catalana.

El último que apague la luz

El último que apague la luz

Sobre la extinción del periodismo

Una reflexión sobre los últimos años de la industria de la prensa escrita, las dificultades para seguir haciendo periodismo de calidad y la indisoluble relación entre periodismo y democracia.

El año de la Revolución

El año de la Revolución

Cómo los árabes están derrocando a sus tiranos

Balance, atlas político y análisis de las causas de las revueltas de 2011, que han derrocado a cuatro dictadores, encendido enfrentamientos civiles y provocado reformas y convulsiones políticas en la entera geografía árabe.

¿AUN PODEMOS ENTENDERNOS?

¿Aun podemos entendernos?

Conversaciones sobre Cataluña, España y Europa
REIVINDICACION DE LA POLÍTICA

Reivindicación de la política

Veinte años de relaciones internacionales
La oca del señor Bush

La oca del señor Bush

Como la Casa Blanca ha destruido el orden internacional

Nube de tags

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal