Lluis Bassets

¿Existe Ucrania?

Por: | 20 de febrero de 2014

La fuerza del mapa coloreado que representa las viejas naciones se sobrepone con frecuencia sobre una realidad mucho más precaria y frágil. Esa Ucrania que parece encontrarse ahora en un momento crucial de su historia tiene solo 22 años de vida como nación política unida e independiente. Su nombre eslavo no es ni siquiera el de un país, sino literalmente el de la frontera, que es lo que significa su denominación. Todo lo demás son proyecciones del presente sobre el pasado y fantasías habituales en la narrativa nacionalista. Según el investigador de la Fundación Juan March, Leonid Peishakin, “si hay algo que define la experiencia ucrania es la división, entre la unión polaco-lituana y Rusia desde 1569 hasta 1795, los Imperios austriaco y ruso entre 1795 y 1917, y el catolicismo griego y la ortodoxia rusa desde 1596 hasta hoy”.

Las raíces de la actual división de Ucrania en dos segmentos al borde de la guerra civil están inscritas así en su historia y su personalidad. Según un diplomático británico que viajó allí en 1918, cuyo testimonio recoge el historiador Orlando Figes, “si preguntamos a un campesino medio de Ucrania cuál es su nacionalidad nos dirá que es griego ortodoxo; si le preguntamos si es granruso, polaco o ucranio, nos diría probablemente que es un campesino; y si insistiéramos respecto a qué lengua habla, nos diría que la lengua local”.

La división actual responde en un primer plano a la doble opción que se les ha venido ofreciendo a los ucranios entre la integración en la Unión Europea, tal como corresponde a su pasado austro-húngaro, y el regreso a Rusia, ahora en forma de una unión aduanera, que recrea tanto el expansionismo del viejo imperio zarista como el de la desaparecida Unión Soviética. En un segundo plano afecta también a dos modelos políticos, sea la democracia soberana, corrupta y autoritaria que Yanukóvich intenta mantener a flote mediante sus poderes presidenciales, sea el régimen parlamentario de tipo occidental demandado por los manifestantes. Pero incide en la propia identidad y existencia del país, es decir, en la improbable capacidad de los ucranios para mantenerse unidos a partir, y no a pesar, de estas diferencias que han venido separándoles hasta ahora y que en este momento les sitúan al borde de la guerra civil.

Hay muchas responsabilidades en el deslizamiento violento del conflicto que empezó en noviembre tras la negativa del presidente Yanukóvich a firmar el acuerdo de asociación con la Unión Europea y su decantación en favor de Putin. La primera, del propio presidente ucranio, inepto y mendaz hasta molestar a su propio patrono del Kremlin. También las tiene el presidente ruso con sus ambiciones imperiales frente a Washington y Bruselas. Son evidentes las de la vacilante Unión Europea. Y no puede faltar la oposición, incapaz de controlar un movimiento que ha ido cayendo en el descontrol de la violencia o bajo el control de la extrema derecha.

Ucrania vive una mezcla de conflicto civil y de guerra geoeconómica que está derivando hacia la contienda armada. Están en juego las fronteras de Europa, e indirectamente la capacidad de la UE para existir en el mundo. Pero lo más sustancial concierne a los ucranios y es su capacidad para construir Ucrania juntos, país que solo podrá sobrevivir si consigue convertirse en un Estado democrático que respete e incluya todas las diferencias e identidades.

Hay 16 Comentarios

Interesante el artículo que publica hoy Jeffrey D. Sachs en EL PAIS Negocios, bajo el título "De Moscú a Sochi", especialmente el tercer párrafo:

"Al volver la vista atrás, resulta claro que hubo también una estrategia deliberada por parte de los neoconservadores de EEUU, como, por ejemplo, el entonces secretario de Defensa, Dick Cheney, para debilitar al nuevo Estado ruso. El Gobierno de EEUU fue tambien cómplice a mediados del decenio de 1990 en el saqueo de la propiedad estatal rusa, incluidos los activos petroleros que se estaban privatizando sin escrúpulos."

Necesitamos una Rusia que mantenga un cierto poder de disuasión y de persuasión, puesto que en caso contrario lo único que queda es el poder absoluto e ilimitado de Estados Unidos sobre el resto de la Tierra, y ese poder absoluto lleva a tal monopolio informativo y político (en el que no cabe ninguna opción informativa ni política que no responda a sus intereses) que es sustancialmente corrupto.

Lo vemos con el sistema de recopilación de información de la NSA revelado por Snowden. Si no hubiera sido por Rusia, Snowden estaría ya bajo tierra y no nos habríamos enterado de nada.

Aunque Hugo Chávez me parecía bastante lamentable, lo cierto es que tenía un gran apoyo popular en Venezuela, superior al de ningún mandatario anterior, y atendió a sectores sociales abandonados por la Iglesia y por el Gobierno. Por eso, todo ese odio furibundo e incesante difundido desde el monopolio informativo me parecía absurdo. Parece que cualquier alternativa política que elijan los ciudadanos pero no sea admitida por los cuatro gatos de la mafia, debe ser derrocado.

Ya le pasó a Jacques Chirac cuando decidió no apoyar la campaña de Irak y se desató una campaña permanente contra Francia tildándola repetidamente de anti-semita...hasta que Chirac y Schroeder abandonaron el proyecto para crear un Cuartel General Europeo al margen de la OTAN.

El Suroeste de Ucrania no puede participar en unas Elecciones convocadas por un Gobierno golpista y en las que no esté representado el Partido de las Regiones.

Un chiste clásico de la Europa del este:

Un anciano dice que nació en Austria-Hungría, fue a la escuela en Checoslovaquia, se casó en Hungría, trabajó la mayor parte de su vida en la Unión Soviética y que actualmente vive en Ucrania. “Ha viajado usted mucho ¿no?” pregunta el entrevistador. “No, nunca me he movido de Mukachevo.”

(Nota: la población existe realmente.)

Mientras todos miramos impotentes el devenir de la cosa ucraniana, el mundo continúa girando. Al traidor lo traicionan: Alfano termina sin poltrona vicepresidencial y su partido sin poltronas ministeriales. Ah, se olvidó de Machiavelli: Al traidor no lo quiere ni Dios. Ahora Berlusconi, ni lento ni perezoso, mide y cuantifica los daños de los de izquierdas, y planea la batalla por las mentes de los izquierdistas opuestos a los golpes de estado del dinosaurio. Ver la "escuadra" ministerial de Renzi, no queda más que sonreír y calcular el tiempo de desastre. Berlusconi sabe que los renzistas no terminan el año, no es juventud lo que hay, es niñez.

Dice el dinosaurio: "Ningún brazo de hierro". Como que el dinosaurio es vaticanista y tiene la vista larga en la destrucción final y futura de Italia. Es que los comunistas son así, hablan y hablan, dicen y dicen de la libertad, y al final destruyen todo y esclavizan a todos. Sus ideas requieren la esclavitud para funcionar, y como enseña la historia, ni así funcionan.

Al final el lagarto se comerá al podrido dinosaurio.

En Ucrania el viejo y lento oso terminará poniendo coto a los deseos del pueblo, y reinstalará la dictadura soviética "democrática" estilo Psoe, y todos quedarán peor que antes. Tontos los ucranianos que creyeron que a la UE le importaba algo. Si leyeran historia supieran de lo que les pasó a los judíos, checos, polacos, y a todos los que terminaron antes en las fauces del oso hambriento y explotador.

¿No hay nadie esta vez que le grite algo al busero avicola demente de Maduro? ¿No hay ni un por qué no te callas? Ah, es que cuando son nuestros "hermanitos" sociocomunistas los problemáticos no hay nada que hacer. Para mientras que mate a la población civil con sus asesinos motociclistas. Obi no hará nada, y menos los españoles.

Tres continentes en llamas en 5 años, y eso que no menciono a los norcoreanos. Esos sufren las 7 Plagas del Comunismo estalimaoista mientras Europa y América miran a otro lado. A brave new world indeed. Y yo esperando que finalmente comience a bajar el nivel del mar que prometió el primer día...

@Enrique. En otras palabras, asegurar la preeminencia militar unas décadas, mientras miran hacia el Pacifico (buscando cómo desanclar el extraño partenariado económico con China mientras la cercan) y van buscando la transición hacia una mayor autosuficiencia energética ( esto preocupa muchísimo a la OPEP). Va a ser un siglo movidito. Pero EEUU no va a poder evitar escapar del coste político y militar de decisiones pasadas. El principal signo de ello es su tremendo endeudamiento, respaldado sólo por su moneda (vinculada al petroleo y básicamente el patrón de moneda internacional)y su poder militar . Pero el sistema económico-militar que emplean desde Nixon ( ruptura de Breton Woods, 1971) está próximo a su techo de sostenibilidad, lo que hace que las posibles intervenciones militares en solitario de EEUU vayan a ser cada vez más limitadas en alcance y extensión. Una intervención al estilo de la de Irak ahora sería ruinosa e impopular. Así que emplea las mismas tácticas que en la guerra fría: financiando o apoyando aquello que les convenga a su interés en la arena internacional, donde más pueda doler a sus adversarios. La humillación en Siria debe haber sentado como la picadura de una avispa. Lo malo es que nada de esto interesa realmente a los ucranianos, hartos de su clase política. La UE ha jugado con sus expectativas, de una forma poco honesta.
Una salida madura al conflicto sería un diálogo a tres bandas ( UE-Alemania, Rusia y Gobierno-Oposición). Hay muchos intereses en juego, y lo mejor es poner todas las cartas en la mesa. La pena es que esto es poco probable que suceda.

El motivo real que subyace en el desmesurado interés del Departamento de Estado norteamericano por restringir el área de influencia rusa está en su arsenal nuclear.

El arsenal nuclear ruso causa gran inseguridad a los norteamericanos ya que representa un peligro existencial dado que podría aniquilar la vida en los EE.UU. en cuestión de horas.

Por eso, el escudo de defensa antimisiles que se está desplegando en Europa y Japón no tiene como objetivo Irán sino Rusia....Y es precisamente el gigantesco arsenal nuclear lo que determina en última instancia la gravedad de los presentes acontecimientos en Ucrania.

Si bien Ucrania desmanteló las cabezas nucleares presentes en su territorio tras la caída de la URSS en 1991, si se integra en el espacio económico ruso podrían desplegarse en cualquier momento cabezas nucleares rusas en su territorio, lo que aumentaría el coste de la defensa norteamericana.

Desde el fin de la URSS, se ha ido progresivamente eliminando capas de la cebolla que envuelve el programa nuclear ruso. Primero fue la capa incorporada tras la II Guerra Mundial y que comprendía países de raigambre católica y protestante (Polonia, Hungría, República Checa, Eslovaquia), luego fueron países ortodoxos pero con un bajo nivel de vida y que estuvieron vinculados a Alemania en la II GM (Rumanía, Bulgaria). La tercera capa formaba parte del mismo Imperio Ruso y de la URSS (Báltico, Georgia, Ucrania, Azerbaiyán...)

El objetivo final es, obviamente, llegar al Kremlin con un Presidente abierto a desmantelar el arsenar nuclear ruso (ya lo hicieron Sudáfrica y Brasil en el pasado) , de forma que los Estados Unidos se encontraran en una posición de hegemonía nuclear que recordaría la que tenían tras Hiroshima.

O sea, la "Guerra Fría" sigue Caliente... Los grandes imperios económicos que rigen el mundo actual no renuncian a la vieja política de provocar conflictos... Lo de Ucrania está claro... la han convertido en un nuevo pastel. El conflicto puede desembocar en la destrucción del país. partido en dos partes... la occidental que mira hacia la supuesta unión europea, y la oriental que mira hacia la supuesta federación rusa. Y no olvidemos que en esa lucha está en juego el futuro de Crimea (de población rusa), un punto estratégico del Mar Negro.

Lo que no se entiende ante el hecho del conflicto a la vista que se tiene, es por que no se organiza una votación por sectores que voten lo que quieren ser.
Ahora que está tan de moda el poder decir lo que se piensa y lo que se siente, en defensa de los legítimos deseos ciudadanos.
En lugar de desestabilizar el país con enfrentamientos, proponer diálogo, mesas, y urnas.
Encima de la mesa.
Sin víctimas, ni incendios.
Con las calles en orden, y la gente trabajando.

corrección: "pretender que el centro-ESTE de Ucrania no tiene ningún vínculo histórico, cultural y económico con Rusia es una manipulación"

La actuación de la Unión Europea en el conflicto de Ucrania, como comparsa de la política belicista de los Estados Unidos es lamentable.

Le guse o no a los Estados Unidos, el actual Gobierno de Ucrania es resultado de las urnas, un resultado que fue reconocido por la Oposición política (no así en la anterior ocasión, lo que llevó a la Revolución Naranja, una oportunidad que fracasó por la falta de coordinación y enfrentamiento entre los socios de la coalición gobernante)

La Unión Europea nació para promover la Paz y la unión de los pueblos, no para promover el enfrentamiento civil y la división étnica como trata de hacer los Estados Unidos en Ucrania, si bien con una base histórica reconocida por todos.

La parte occidental de Ucrania (en torno a Lviv), anexionada por la URSS tras la II Guerra Mundial (en la que miles de ucranianos occidentales apoyaron a Hitler, e incluso formaron parte de las Waffen SS, al igual que miles de cosacos...) ve la reincorporación al espacio económico post-soviético, como el camino hacia la esclavitud. Al igual que en Polonia, existe un fuerte vínculo religioso con esta postura dado que la Iglesia Uniata está unida a la Iglesia Católica y en la parte occidental predomina la Iglesia Ortdoxa bajo el Patrarcado de Kiev. Este fervor religioso es la sustancia histórica que determina la violencia de los enfrentamientos y que miles de ciudadanos estén dispuestos a matar y morir por ello.

En la parte centro-oriental de Ucrania, ortodoxa con obediencia al Patriarcado de Moscú y con una importante población rusohablante (tanto rusos étnicos como ucranianos rusificados) que forman la inmensa mayoría de la población en regiones como Donetsk (corazón industrial de Ucrania) o Crimea (corazón turístico de Ucrania) Rusia no es algo ajeno sino que forma parte de la misma esencia de su ser. En esa Ucrania está el origen de la propia Rusia y pretender, como hacen los Estados Unidos, que el centro-oeste de Ucrania no tiene ningún vínculo histórico, cultural y económico con Rusia es una manipulación que lleva al enfrentamiento civil y militar.

Lo mejor sería un acuerdo comercial tanto con Rusia como con Ucrania. La UE tiene un PIB de 15 Tr. de €uros y Rusia de sólo 1.5 Tr. de €uros por lo que puede ser atraida al Area Económica Europea sin demasiado esfuerzo (de hecho, el 50% de las exportaciones rusas se dirigen a la UE) y suprimiendo los visados de entrada para los turistas e inversores rusos en Europa. Hay que integrar a Rusia, y no tratar de desestabilizarla y promover el enfrentamiento civil, como hacen los Neoconservadores desde Washington DC. Rusia va a seguir ahí mañana y pasado mañana, y se encuentra en el período más pacífico y democrático de su Historia, un proceso que se debe alentar.

Como ciudadano de la CEE en este conflicto tengo que apoyarla, pues entiendo que está intentando conseguir mejorar nuestra seguridad debilitando al que consideramos nuestro adversario la Federación Rusa.
Geopolíticamente parece que estemos haciendo lo correcto, cuantos más obstáculos les pongamos geográfico y políticos mejor, más tendrán que gastar y menos recursos tendrán en otros lugares de conflicto Siria por ejemplo.
Claro que, esto tiene un riesgo, ya que los principales suministros de gas de Europa pasan por Ucrania.
Parece que Ucrania está dividido incluso lingüísticamente entre ucranio parlante y ruso parlante. ¿Que tiene un gran ejercito el segundo de Europa con predominio ruso parlante?.
Pero es ético que para que nosotros sigamos viviendo bien, se cree un nuevo conflicto que suponga el sufrimientos de millones de personas que estamos viendo, porque la información fluye, ya sé que dos no discuten si uno no quiere y que los equilibrios de poder han provocado estas situaciones a lo largo de la historia, pero no va siendo hora de cooperar globalmente y buscar el desarrollo y el bienestar en conjunto evitando el conflicto y apartando a los que los provocan, si nadie habla de las utopías dejan de existir, hablemos de ellas como si fueran posibles

Y es que los amantes de la independencia solo se acuerdan de los aspectos positivos, nunca de los negativos. Imaginemos una Cataluña que se encontrara entre dos fuegos, además del interior, como Ucrania. Bien podría suceder algo parecido, que las fricciones internas se tradujeran en levantamientos violentos. Mas dice que Cataluña necesita su independencia para poder vivir, pero lo que debería aclarar es que se puede vivir bien, mal o peor.

Ucrania, entre dos fuegos, el amigo y el enemigo. Cuál sea uno u otro que lo decidan ellos.

Los rusos están arraigados en la región desde hace siglos y considera este país, y otros de la zona, como su patio trasero, llegando a imponer la creación de países que luego nadie reconoce, como este, la republica del transniester: http://losmundosdehachero.blogspot.com.es/2011/11/viaje-transnistria-de-moldavia-al-rio.html?q=moldavia o este otro, Abjasia: http://losmundosdehachero.blogspot.com.es/2011/11/viaje-abjasia.html?q=Abjasia , enclaves que están dominados de facto por rusos (en algunos casos aún levantan estatuas de Lenin, cuando no de Stalin), y que están poblados o controlados por rusos (Transniester es frontera con Ucrania, por ejemplo). A las grandes bolsas de población rusa se une la sempiterna estrategia de los EEUU de agitar el avispero de la zona y los deseos de la población ucraniana urbanita de ser como los polacos, por ejemplo, que comienzan a ver mejorar infraestructuras y demás con su anexión a Europa. Los moldavos, por ejemplo, sienten lo mismo respecto a Rumanía, pero son menos belicosos que los ucranianos (y eso que son rumanos y hablan rumano). El lío es grande y puede degenerar en guerra civil porque los ucranianos étnicamente rusos no están siguiendo estas manifas y en las zonas donde son mayoría la situación es de calma total

Es forzoso hacer un paralelo con España y la centrífuga Cataluña. No hay grandes diferencias entre catalanes y el resto de los ibéricos. Aparte de un habla que dista mucho de ser lingua franca, los gustos, las creencias, las actitudes asemejan a unos y otros. Ucrania se dividirá de manera inexorable. Pero Cataluña, pasada la fiebre, estará ahí, como de costumbre, enriqueciendo lo ibérico.

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

TrackBack

URL del Trackback para esta entrada:
https://www.typepad.com/services/trackback/6a00d8341bfb1653ef01a51170ea79970c

Listed below are links to weblogs that reference ¿Existe Ucrania?:

Sobre el autor

es periodista. Director adjunto y columnista de EL PAÍS. Tiene a su cargo la edición de Cataluña.

Eskup

Archivo

diciembre 2016

Lun. Mar. Mie. Jue. Vie. Sáb. Dom.
      1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31  

Mis libros

Cinc minuts abans de decidir

Cinc minuts abans de decidir

Enmig del vendaval independentista

Un llibre que explica, qüestiona i contextualitza com s’ha esdevingut, setmana a setmana, el canvi radical que els darrers quatre anys ha sotragat Catalunya. Des d’abans de la sentència del Tribunal Constitucional, fins avui, quan l’independentisme és en primer pla del debat polític i social.

L'any de la revolució

L'any de la revolució

Com els àrabs estan enderrocant els seus tirans

Crònica, anàlisi i atlas de les revoltes de la dignitat, que van conmocionar al món àrab durant 2011, amb referències i comentaris a tots els països on els joves van aixecar-se en protesta contra l'autoritarisme i les dictadures. Amb un nou epíleg per l'edició catalana.

El último que apague la luz

El último que apague la luz

Sobre la extinción del periodismo

Una reflexión sobre los últimos años de la industria de la prensa escrita, las dificultades para seguir haciendo periodismo de calidad y la indisoluble relación entre periodismo y democracia.

El año de la Revolución

El año de la Revolución

Cómo los árabes están derrocando a sus tiranos

Balance, atlas político y análisis de las causas de las revueltas de 2011, que han derrocado a cuatro dictadores, encendido enfrentamientos civiles y provocado reformas y convulsiones políticas en la entera geografía árabe.

¿AUN PODEMOS ENTENDERNOS?

¿Aun podemos entendernos?

Conversaciones sobre Cataluña, España y Europa
REIVINDICACION DE LA POLÍTICA

Reivindicación de la política

Veinte años de relaciones internacionales
La oca del señor Bush

La oca del señor Bush

Como la Casa Blanca ha destruido el orden internacional

Nube de tags

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal