Lluis Bassets

Nacionalismos europeos

Por: | 08 de febrero de 2014

Los nacionalistas flamencos quieren un techo más alto de poder para autogobernarse pero no quieren saber nada de consultas ni quimeras independentistas. Los escoceses se conformarían con mayores cotas de autogobierno, sobre todo fiscal, pero se han visto obligados a optar entre independencia y status quo en razón de su acuerdo con Londres sobre el referéndum. Y los catalanes se concentran casi exclusivamente en promover una consulta sobre una independencia que Madrid rechaza de plano, aun a costa de relegar a un segundo término la defensa de su considerable nivel de autogobierno ante la ofensiva recentralizadora lanzada por el Gobierno de Rajoy.

Si el Scottish National Party se plantea salir del Reino Unido es en buena parte porque Londres flirtea a su vez con salirse de la Unión Europea, lugar de donde los escoceses no quieren salirse nunca, con Reino Unido o sin él. La cuestión europea condiciona también a la Nueva Alianza Flamenca, que aplaza sine die el independentismo y apoya la confederación gracias a que cuenta con Bruselas, la capital de Europa, dentro de su territorio, factor crucial, junto a la corona, para mantener unidos a los belgas. El independentismo catalán, en cambio, quiere dar por imposible la salida de Europa, pese a que las evidencias jueguen en sentido contrario, hasta el punto de que una eventual separación unilateral solo podría materializarse al precio de quedar fuera de la UE, circunstancia de dificil sino imposible aceptación por parte de una ciudadanía profundamente europeísta.

La unión de los belgas es la más reciente y precaria, pero la que menos peligro de ruptura ofrece. La de los escoceses y los ingleses es tan antigua como la de los catalanes y castellanos, aunque distinta: la primera fue fruto de un pacto y la segunda de una guerra. Aunque es más fácil deshacer los pactos que regresar a la situación anterior a una guerra, cosa que normalmente solo se resuelve con otra guerra, como ha recordado el historiador Josep Fontana, no parece que el referéndum escocés vaya a desembocar en la separación. Nadie quiere guerras ahora, aunque estemos en tiempo de contiendas geoeconómicas que también producen víctimas y dominación de unos sobre otros. Y además son pocos los que quieren abrir las puertas a una fragmentación que liquidaría la unión cada vez más estrecha entre los pueblos europeos, dada la potencial y bien larga lista de espera: Galicia, Euskadi, Bretaña, Alsacia, Padania, Córcega, Cerdeña, Frisia, Südtirol …

Terminar con la UE está en el programa de los populistas ultras como Geert Wilders en Holanda o Marine Le Pen en Francia, pero no de los nacionalismos más serios de cuantos hay en Europa, que encontramos en Escocia, en Flandes y en Cataluña. De lo que se deduce que los tres seguirán trabajando por la unión y no por la separación de los pueblos y los ciudadanos europeos.

Hay 19 Comentarios

Obama recibió a Hollande en la Casa Blanca, lo llevó a Virginia en el Air Force 1 de paseo a Monticello, y le dio tremenda cena en una tienda de campaña pintada como cuadro de Mannet y con calefacción mientra estaba la temperatura exterior a menos 12. Y del menú ni hablo. ¡¡¡Qué bien se tratan los comunistas con el dinero del pueblo.!!! ¿Y a Rajoy? 15 minutos y afuera por la puerta de atrás.

Pero nunca le sale bien. En un discurso dijo: "El error de Obama arrivó cuando mencionó a Alexis de Tocqueville, un francés de visión clara que explicó el milagro sutil de la cultura americana y la democracia en la década de 1830. Su libro es un clásico, en parte debido a sus ideas sobre la igualdad social de los estadounidenses y de la sociedad civil se han hecho comunes entre los izquierdistas y conservadores.

Pero Obama lo llamó "Alex" delante de la prensa francesa y de EE.UU., y mientras se enfrenta a los bancos de cámaras de televisión.

La transcripción oficial de la Casa Blanca, sin embargo, oculta el error presidencial utilizando el nombre correcto. Ahora dice que Obama declaró: "Alexis de Tocqueville - ese gran hijo de Francia, que relató nuestra democracia.""

¡¡¡Upa!!! No conoce a Tocqueville ni lo ha leído. ¿Y que no era Obi el hombre más inteligente y educado del mundo? Bueno, las mentiras siempre se encuentran con la verdad.

Unión de catalanes y castellanos ya es una excesiva simplificación, que situa la cosa fuera de perspectiva. Unión de la Corona de Castilla con la Corona de Aragón ya da más idea de la complejidad del asunto. Ni siquiera cuando se más o menos unieron eran totalmente independientes, ya estaban en una, digamos sin rigor histórico, confederación.

Esa Gran Guerra para Terminar Todas las Grandes Guerras Franco-española contra la Máxima Potencia Barcelona la desconocía. Estoy tan cabreado que estoy a punto de reclamar reparaciones a la universidad que me tituló sin ese ultra necesario conocimiento.

Al mismo tiempo temo verme en necesidad de probar mis bona fides (que mi corrector insiste en cambiar a fideos) presentando documentos probatorios de las nacionalidades de mis antepasados. A lo mejor me encuentro algún impresentable (lease español.) Dios se apiade de mi.

Mientras el mundo se parte en 7.457.231 partes, aquí discutimos de las nacionalidades de los querubines. Y así nos va.

Por cierto, Obama ha sido detectado negando todo lo que dijo en el discurso del estado de la nación una semana después en la entrevista con O'Riley de FNC. Otro con moral, historia, y realidades "flexibles", "discutibles" y "renovables". Me recuerda de la frase de Groucho Marx, el Marx buenísimo, "Estos son mis principios. Si no le gustan, bueno, tengo otros."

A ver si esta vez no me censuran. Cada vez que menciono la historia me cortan.

Rpor? ¿Guerra franco española contra Barcelona? Supongo que ese es tu nombre de simple para la guerra de sucesión. ¿Visión torticera? Dejo las visiones para los visionarios. En mi comentario no había ninguna visión, me limitaba a señalar que decir que la unión entre catalanes y castellanos fue producto de una guerra es una burda simplificación. Y lo que quería indicar es que lo que hoy es España es el producto no de una sino de decenas de guerras, como todos los otros países de Europa. Además en la unión entre castellanos y catalanes ha habido mucho más que una o varias guerras, hay centurias de intercambios comerciales y culturales, y millardos de casamientos. No conozco tus apellidos, pero me apuesto cinco euros a que entre los ocho primeros hay alguno de origen castellano. Probablemente la mayoría de ellos lo sean. Yo no soy francés. Soy de Madrid. Y entre mis ocho primeros apellidos uno es Boronat y otro Pere.

Thibeault ¿francés? No me extraña tu visión torticera de la guerra franco-española contra Barcelona (Catalunya) 1714,así fue el final por una guerra,mas claro el agua y en cuanto a Orin muy mal manejado el deseo catalán de ser gobernados por ellos mismos,no por España o la UE, (sin ellos se puede seguir viviendo "of course")que raros argumentos voto a brios.

El señor Bassets se ha mirado en el espejo esta mañana y no le gusta lo que ha visto: las canas de Geert Wilders sobre los ojos de un demócrata que no soportan tal visión. Y como no soporta el reflejo se ha puesto manos a la obra a desmontar tan hiriente imagen. Y de ahí toda esta concatenación de argumentos sin fundamento e inconexos, 1714 de por medio como no, para llevarnos a la conclusión al final del artículo de que el nacionalismo de su país,el nacionalismo Catalán, por suceder en Europa -cada vez tiendo a pensar más que por ser el suyo- es un nacionalismo bueno. Hombre, cualquier nacionalismo va en sentido contrario a la UE, que más bien tiende a diluir los estados, ese oscuro objeto del deseo que tanto anhelan los nacionalistas. Es decir va tras la estela de Le Pen, Wilders,etc...
A Bassets que tanto le gusta nadar entre dos aguas y tan incomodo se le ve, le pediría que afinara un poco más, que concretara un poco más su dolor para buscarle un remedio. Así vemos qué se le puede administrar, partiendo eso sí, de que la gran mayoría del resto de ciudadanos de este país no ve ese aura o brillo deslumbrante -ahora nos vamos dando cuenta- del que parecen sentirse depositarios una importante cantidad de catalanes. ¿Ignorancia mesetaria o arrogancia nacionalista?
Y el clavo ardiendo de 1714 ... Sublevaciones perdidas de estados que nunca fueron hay muchas más, y bastante anteriores por cierto: la de "Los Comuneros", la de "Os Irmandiños"... Ay, que es que estas no fueron catalanas. El movimiento se demuestra andando, y estados eran los que eran, y son los que son. Y el nuestro ni es más pacífico ni más violento que los otros.
Más allá de la discrepancia, cada vez me cuesta más leer su visión tan sesgada y casi pueril de este asunto. Y aún así lo comento.... Será por aquello del que calla otorga.

Para el viejo topo liberal-libertario catalan y español la soberania última reside en el individuo, en esto estarian de acuerdo los nacionalistas flamencos muy partidarios del libre mercado y del esfuerzo individual. Ellos son además la mayoria de la población belga. Catalunya es rica pero minoritaria y su individualismo contagiado de intervencionismo español, o forzado por reacción a él. Los escoceses són minoritarios pero tienen petroleo y han sido reconocidos de siempre como nación, su individualismo esta teñido de una fuerte solidaridad céltica,El consumidor soberano lo es también de bienes públicos producidos por distintos niveles jurisdiccionales que en democracia corresponden a diversos demos sobrepuestos. La soberania última sobre la hacienda y la vida corresponde al estado, aunque la comparte con la OTAN y la UE incluido el BCE. Los individuos libres podemos escoger nuestro nivel de demos preferido segun nuestras afinidades y la eficacia suministrando bienes públicos de cada nivel jurisdiccional. La intensidad de unas preferencias y afinidades diferenciadas (y frustradas) da lugar a los nacionalismos. Europa es también la plataforma de proyección global de catalanes y españoles . Hemos de distinguir también la preferencia por la integración económica de la preferencia por la integración políitica, tanto en el interior de España como en Europa. En Europa afortunadamente rige el principio de subsidiaridad que dice que los asuntos tienen que ser resueltos al nivel más próximo al individuo en el cual puedan ser eficazmente tratados (un punto en que la Iglesia y el anarquismo coinciden). Hay mucha obsesión por el nacionalismo catalan, flamenco o escoces. Un hecho distintivo de los tres casos es que el nacionalismo español, belga o britanico esta muy poco presente en estos tres paises. En Catalunya la corriente anti-nacionalista catalana de raiz cosmopolita e individualista es posiblemente mas fuerte que la corriente nacionalista española. También hay gente descrita como indecisos que son de hecho neutrales, vista la igualdad e incertidumbre de ventajas y desventajas. En todas partes hay nacionalistas de brazalete y llavero. Pero el fenómeno es más complejo. Entramos en la época del capital humano más atado a su profesión y aficiones que a su pasaporte. Cada vez más un DNI es un titúlo de propiedad sobre un conjunto de bienes y servicios, netos de los impuestos pagados. Incluidos los bienes culturales y el respeto por la propia lengua.

Es increíble el desconocimiento del articulista sobre el significado del nacionalismo cuando dice que los secesionistas catalanes, escoceses o flamencos son "nacionalistas serios" por sostener, al mismo tiempo, sus reivindicaciones frente a sus respectivos Estados y la subordinación a la UE, y que Marine Le Pen o Geert Wilders son "populistas ultras" por oponerse a la UE. Sr. Bassets, nacionalismo implica soberanía, y en la actual UE ningún Estado miembro es soberano, por lo que quienes son serios y coherentes son quienes defienden su soberanía frente al ente de Bruselas y no quienes dicen defenderla contra sus Estados pero luego se declaran fervientes europeístas. A no ser que, como ha explicado perspicazmente orin, el "europeísmo" de esos nacionalismos secesionistas se base en la ilusa suposición de que la artificiosidad y lejanía de la UE les dejará mayor margen de maniobra que los Estados de los que reniegan, en cuyo caso se trataría de un "europeísmo" falaz y muy poco serio.

Cualquiera que fuere el resultado de una eventual votación en Cataluña, para mí ese seguirá siendo el rincón nororiental de España

Después de las noticias de internacional, el independentismo es mi asunto favorito. Independentismo catalán, independentismo europeo? ¡Vaya sorpresa! Cada vez entiendo menos al independentismo europeo?, o catalán. Por un lado desean fervientemente dejar de pertenecer a la nación a la que pertenecen pero, no quieren dejar de ser europeos. Esto me parece una contradicción. Me hace sospechar que los independentistas catalanes? confían en que la Unión Europea será más considerada con su sensibilidad que la nación a la que pertenecen. La Unión Europea (UE), ya se sabe, no se sabe muy bien lo que es ni cual es su futuro político. El económico, el euro, ya lo conocemos. Pero de momento no hay más unión. No es un estado federal ni un estado de autonomías. La UE, tiene pendiente la unión política. Cuantas veces se ha intentado, ha fracasado. Dijeron los que saben de esto, porque los estados no están dispuestos a renunciar, en beneficio de la unión, a su patria nacional. Esta debe ser sin duda lo que piensan los independentistas; que en la unión nunca tendrán que renunciar a su sensibilidad en beneficio de una mayor, la de la Unión, que serán mejor tratados que en su patria, más severa con sus frivolidades. Con esa fe, el independentismo anhela deshacerse de su patria sin dejar de formar parte de la UE. Pero algún día ocurrirá, no por deseo sino por necesidad, como ocurrió con la unión monetaria. Ahora, con la crisis, hay más dudas sobre si aquello (el euro), fue una buena idea. Sumar y no restar, dicen los independentistas. Sumar-se, digo yo, al potaje de nacionalidades de la UE sin renunciar a la sensibilidad. Siempre que la UE no tenga la suya, cada estado podrá seguir conservando, señeramente, la suya.

Perdón, Durruti, tan popular entre muchos catalanes, era de León. Quería mencionar líderes de la CNT la cual casi por definición huia de los líderes. Uno de sus (contestados) líderes murio fusilado, Joan Peiró, por haber sido ministro español precisamente.

nacionalismos, el sarampion de la Humaidad dijo alguien.

Thiebault tiene casi razón. Estamos en España no debido a la guerra sinó para protegernos de ella. En tiempos la soberanía pertenecia al que tenia el garrote más grande. Catalunya ha estado encajada entre España-Castilla y Francia-Ile de France. Aragón fue el mal menor frente a Castilla y Castilla el mal menor frente a la amenaza permanente francesa. El problema es cuando Castilla y Francia se alian (o los aliamos) contra nosotros (catalanes todos, seamos mandantes o mandados). Entonces Catalunya necesita "garrotes"exteriores para respirar, los Austrias, los ingleses o quien se preste en el futuro a protegernos (por intereses). Afortunadamente la soberania ya no reside en el más fuerte militarmente sinó en el más numeroso en las urnas. Esto no resuelve el tema de los catalanes, ya que somos una minoría dentro de España. Sólo podemos responder a la fuerza del número con el denostado juego de la correlación de fuerzas, con la intensidad y permanencia de nuestras (pacíficas) preferencias, con la solicitud de arbitrajes exteriores, o con propuestas de liderazgo estilo Prim, Pi y Margall, Cambó, o Durruti. (Es verdad que cuando hemos mandado un poco nosotros las cosas no han ido siempre finas). También hoy en día hay postulantes a líder como Pepe Borrell, Carmen Chacón, Josep Piqué, o anteayer D. Laureano López Rodó. Luego estan nuestros dos esforzados padres de la restaurable Constitución de 1978 Roca y Solé Tura. Imposible pensar en tener hoy en dia dos catalanes en una comisión constitucional. La regresión es indiscutible. Pero para hablar con España (ulterior) hacen falta buenos entendedores en el otro lado: Azañas, Herreros de Miñon, Suareces. Todo esto, claro, son historias. El futuro está por hacer. Lo hacemos entre todos: intransigentes, dialogantes e incluso neutrales de aquende y allende los Monegros. Ahora Catalunya está entre Shangai y Los Angeles y su Avenida Meridiana llega hasta Bruselas. A nivel mundial Barcelona-Madrid- (Valencia-Bilbao) es un potente eje de desarrollo global. Mucho de lo que hay detras de la marca España (30% de las exportaciones) es la Marca Hispánica, con perdón de Inditex o Indra. Donde antes decia "guerra" lease ahora "coste de oportunidad". La "guerra" puede hacerse ahora virtual con una simple hoja de calculo.

No se hasta que punto es ajustado decir que los castellanos y los catalanes están unidos solo desde 1714. Hay multitud de referencias anteriores a España, incluida la de Villarroel en la famosa arenga de ese mismo año, por más que tuvieran instituciones y leyes diferentes. No veo yo que ningún historiador diga que Austria y Hungría se separaron en 1.867 cuando cuando Francisco José reinstauró el parlamento, la autonomía y las instituciones húngaras sino en 1918 cuando desapareció el imperio austrohúngaro y efectivamente Austria y Hungría se convirtieron en modernos estados independientes.

No es cierto que la unión de Castellanos y Catalanes sea producto de una guerra. Aunque en la construcción de España haya habido muchas guerras (dentro del Reino de Castilla y aún antes con y en el Reino de León,y con Navarra y dentro del Reino de Navarra, y también con Aragón y dentro del Reino de Aragón, y entre aragoneses y catalanes, y también en el condado de Barcelona entre barceloneses) no se puede decir que haya sido el producto de una guerra entre castellanos y catalanes porque eso es, simplemente, una burda y poco seria simplificaciòn que como las medias verdades supone la peor de las falsedades y que es impropia de un pontífice de la opinión pública como el Sr. Bassets. Dicho esto. Es cierto que no parece muy posible que Cataluña se embarque en el suicidio colectivo de intentar una declaración unilateral de independencia. Además la Unión entre Escocia e Inglaterra fue para favorecer a una monarquía e intereses muy concretos y se hizo en contra del 99% por ciento de los escoceses según contaba Defoe como espía inglés de la época. Asi que no saquemos las cosas de contexto. En todo este lío hace falta un poco de seriedad.

Unidos si, pero sin desaparecer. Escuchen a los catalanes: Volem votar, Wir wollen wählen,We want to vote, Nous voulons voter, Queremos votar. Este es el stress test de la democracia liberal y social española y que pone a prueba también la capacidad de arbitraje de la familia común europea. Queremos ser escuchados. Y luego parlem-ne, hablemos. Irse es sólo una opción, costosa para ambas partes en el corto y medio plazo. Lo propio de las naciones es nacer. Ahora se impone como unica salida en la que todos ganan (win-win) un renacimiento, renaixença o ressorgimento conjunto pero no revuelto. Los estados (la voz misma es un pasado), establishments o supermercados de la cosa pública, son renegociables y tarde o temprano renegociados o acaban derrumbados. La estabilidad verdadera requiere flexibilidad frente al cambio y ésta que los elementos del sistema se recoloquen. España es un estado compuesto, modular y modulable. Hay que encontrar un camino entre la hemorragia y la esclerosis, sino tendremos las dos. Hay que inventar la España-Espanya del siglo XXI antes de que empiecen los spin-offs y las petrificaciones. Y hay que proponer un modelo español para Europa que hasta ahora se construye para afuera, pero que debería ahora construirse hacia adentro, remodelando habitaciones, reforzando pilares, sin cargarse sin más los muros maestros, y procurando que cada cual se encuentre cómodo en sus espacios privados y en los espacios compartidos. Gràcies Lluis per deixar-me dir la meva sobre els nacionalismes europeus "de base". Els "lliurepensadors" també podem dir la nostra. Libertad sin ira.

Ciro está muy bien tu metáfora... unión hacia afuera y desunión hacia dentro, tal es el pseudo-nacionalismo de nuestro tiempo. Lo "nacional" solo se justifica cuando hay colonialismo y represión. De lo contrario, se convierte en un puro bla bla donde priman los intereses personales de las castas políticas.

De "Madrid nos roba" a "Bruselas nos roba".

Unión hacia fuera, desunión hacia dentro, podría resumirse. Quieren estar juntos con los de fuera, pero separados de los de dentro. Fuerzas centrífugas en el interior, centrípetas hacia el exterior.

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

TrackBack

URL del Trackback para esta entrada:
https://www.typepad.com/services/trackback/6a00d8341bfb1653ef01a511667f6f970c

Listed below are links to weblogs that reference Nacionalismos europeos:

Sobre el autor

es periodista. Director adjunto y columnista de EL PAÍS. Tiene a su cargo la edición de Cataluña.

Eskup

Archivo

diciembre 2016

Lun. Mar. Mie. Jue. Vie. Sáb. Dom.
      1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31  

Mis libros

Cinc minuts abans de decidir

Cinc minuts abans de decidir

Enmig del vendaval independentista

Un llibre que explica, qüestiona i contextualitza com s’ha esdevingut, setmana a setmana, el canvi radical que els darrers quatre anys ha sotragat Catalunya. Des d’abans de la sentència del Tribunal Constitucional, fins avui, quan l’independentisme és en primer pla del debat polític i social.

L'any de la revolució

L'any de la revolució

Com els àrabs estan enderrocant els seus tirans

Crònica, anàlisi i atlas de les revoltes de la dignitat, que van conmocionar al món àrab durant 2011, amb referències i comentaris a tots els països on els joves van aixecar-se en protesta contra l'autoritarisme i les dictadures. Amb un nou epíleg per l'edició catalana.

El último que apague la luz

El último que apague la luz

Sobre la extinción del periodismo

Una reflexión sobre los últimos años de la industria de la prensa escrita, las dificultades para seguir haciendo periodismo de calidad y la indisoluble relación entre periodismo y democracia.

El año de la Revolución

El año de la Revolución

Cómo los árabes están derrocando a sus tiranos

Balance, atlas político y análisis de las causas de las revueltas de 2011, que han derrocado a cuatro dictadores, encendido enfrentamientos civiles y provocado reformas y convulsiones políticas en la entera geografía árabe.

¿AUN PODEMOS ENTENDERNOS?

¿Aun podemos entendernos?

Conversaciones sobre Cataluña, España y Europa
REIVINDICACION DE LA POLÍTICA

Reivindicación de la política

Veinte años de relaciones internacionales
La oca del señor Bush

La oca del señor Bush

Como la Casa Blanca ha destruido el orden internacional

Nube de tags

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal