Lluis Bassets

Moda revolucionaria

Por: | 24 de abril de 2014

A todos nos cuesta tomar conciencia del desplazamiento de poder que se ha producido en el mundo. Le cuesta a Obama, que en 2012 declaró el pivote asiático como su prioridad en política exterior y hasta esta semana misma no dedicará una semana entera a cultivar las relaciones con sus socios del inmenso continente. Y nos cuesta a todos, principalmente a los europeos, cada vez más metidos en los aprietos de nuestras habitaciones interiores y menos concentrados en organizarnos, ya no para un futuro incierto, sino sobre todo para este presente tan delicuescente.

Un buen ejemplo del laberinto en el que andamos perdidos lo ofrece la socialdemocracia, condenada una y otra vez en cuanto gobierna a la adopción de políticas ajenas, Tony Blair las de Margaret Thatcher, Manuel Valls ahora las de Angela Merkel. Su tragedia de fondo es que se ha quedado sin el sujeto histórico que le había dado sentido y fuerza. La clase obrera ha desaparecido. O mejor, se ha ido. Está en Asia, garantizando con sus bajos costes salariales el desproporcionado aumento de la riqueza de los últimos treinta años que proporciona la masiva deslocalización manufacturera.

No es el único factor que ha contribuido al exagerado incremento del patrimonio de los más ricos, tan bien descrito por El capital en el siglo XXI, el libro de moda sobre la desigualdad del francés Thomas Piketty. La tecnología, la desregulación y la apertura de mercados son factores entrelazados a tener en cuenta. Lo están en la industria de la confección, que obliga a procesos de fabricación fulgurantes en respuesta a un negocio organizado a partir de una frenética rotación de la oferta, cada vez más adaptada a la demanda exacta de un consumo compulsivo.

Los socialistas están en Europa, pero los obreros en huelga están en China. Ahora mismo 30.000 de ellos en las factorías de Adidas y Nike en las provincias de Jingxi y Guangdong protagonizan la mayor protesta de la que existe memoria viva, en exigencia de mejoras salariales e indemnizaciones en caso de despido. Quienes les emplean ya están llevándose los encargos hacia el sur, a Blangladesh, donde es posible alcanzar costes de producción todavía más bajos, gracias no tan solo a las ínfimas retribuciones, las más bajas del mundo, si no a las pésimas condiciones de trabajo, salubridad e incluso seguridad física.

Hace un año se hundió en Dacca el Rana Plaza, un edificio agrietado y fuera de toda norma legal que producía para las multinacionales de la moda. Perdieron la vida 1.139 personas y otras 2.300 quedaron mutiladas o heridas. Solo una tercera parte de las indemnizaciones han llegado a las víctimas. Un grupo de ong's ha convocado para hoy una jornada de protesta en conmemoración de la mayor catástrofe de la historia del textil y a la vez cruel expresión de los males del capitalismo globalizado. Es el día de la Fashion Revolution, la moda revolucionaria. Las fábricas están en Asia, junto al pivote del mundo, pero la partida se juega en el escenario global, aunque a veces no queramos enterarnos.

Hay 18 Comentarios

Los liberales también se pueden suicidar. El agua no es venenosa, pero 50 litros matan tan certeramente como una Colt .45. Es asunto de dosis.

corrección: "desecho"

Antoni, desde un punto de vista liberal debería favorecerse la libertad de circulación de bienes, personas y servicios a nivel mundial, sin límite.
Quienes más se han beneficiado de la factoría china han sido las grandes empresas norteamericanas y europeas, que fueron las primeras en emplazar sus fábricas en dicho país....aunque, de la misma forma que sucedió antes con Japón y Corea del Sur, las nuevas empresas emergentes han terminado fagocitando a gran parte de sus competidores europeos o norteamericanos.
Por ejemplo, Japón primero, y después Corea del Sur, terminaron con el 90% de los competidores europeos en el área de la construcción naval y de la electrónica. Una vez que las grandes multinacionales de la electrónica coreanos se han deshecho de sus competidores europeos, están libres para establecer los precios y las condiciones de mercado que les apetezcan. Un monopolio de hecho.

Donde están las fabricas catalanas que no hace mucho representaban el 45% del PIB de este (jodidisimo) país? De no existir consciencia de clase, pues no busque mas clases sociales. Que fue el 15M? Nada, por sus inexistentes consecuencias. La sociedad se ha transformado en "suma de egoísmos". Se ha tranformado "solita" pero siguiendo el proyecto neoliberal/ conservador. Todo esto ha sido consentido.

Hace ya meses oí decir a Bassets en un programa de la SER que la clase obrera había desaparecido. Tuve que controlar un espasmo porque iba conduciendo. Hoy insiste en su “mantra”, con un matiz “O mejor, se ha ido. Está en Asia”. Me pilla sentado, en casa, sin resultar un peligro al volante. Sigo igual de confundido. La clase obrera de Asia no se ha ido de aquí, es autóctona. Además, la clase obrera de aquí sigue aquí, aún quedan muchos, ¿ qué son si no los descargadores del puerto, los mineros, los albañiles, los marineros, los que hacen carreteras, los que fabrican coches etc. etc.? Muchos convertidos casi en lumpenproletariado, ajenos pues a la conciencia de clase. Por otra parte ¿ qué es un milieurista aunque tenga carrera universitaria? O qué es un perceptor del salario mínimo sino un esclavo, la revolución burguesa había hecho desaparecer esta categoría, hoy vuelve entre otras cosas porque la clase dominante – en eso estaremos de acuerdo - no ha desaparecido. Sigue gobernando al mundo e imponiendo su ideología (la ideología es la ideología de la clase dominante, hay principios marxistas muy vigentes aún.)
Las huelgas de los obreros asiáticos se sitúa casi más en una liberación de esta esclavitud que en una huelga clásica post revolución industrial. Casi, aclaro.

Por otra parte, el profesor y filósofo italiano Doménico Losurdo insiste mucho en que existen varias formas de lucha de clase, la mujer sería el proletario dentro de la familia, Irlanda (por poner un ejemplo ajeno) sería, en un pasado no tan lejano, un país explotado por Inglaterra – colonialmente – en el mismo sentido que antes lo había sido India. Losurdo ve el nazismo como un colonialismo sobre toda Europa y Mao, en algún momento, identificó la lucha de clase con la lucha nacional. En fin , diversas formas de manifestarse la lucha de clases a lo largo de la historia : clase obrera, feminismo, colonialismo, minorías raciales etc.
Entre las muchas categorías que pueden atribuirse a Marx no cabe la de adivino: imposible prever la revolución tecnológica, imposible adivinar internet, imposible intuir tan siquiera que la permanencia – en tiempo de trabajo – iba a determinar la producción, la pérdida de importancia de la economía productiva dando paso al capitalismo de casino. Asistí recientemente a una conferencia de Santiago Alba en la que se refería a una de las diez personas que “manejan” Wall Street” que confesaba que allí no hay opción intermedia entre estafar o ser estafado y que en el “comercio del último minuto” se hacen millones de operaciones. Capitalismo imposible de predecir hace 150 años. Pero, evidentemente, las clases siguen ahí. O, mejor, aquí. No sólo en Asia.

Ha sido a base del capitalismo que las condiciones de los trabajadores en las fabricas han ido empeorando debido a la demanda de las marcas en todo el mundo con los comerciales de super estrellas de futbol promocionandolos pidiendo practicamente comparar el producto, esto es posible ya que la mayoria de los trabajodores en estas fabricas son inmigrantes de paises del tercer mundo al primero. Pero asi China con la globalizacion ha podido alcanzar un lugar como las maximas potencias del mundo

Concepto de " Economie-Monde" de Fernand Braudel que tambien elabora el concepto de "Ciudad-Mundo" bastante antes que Saskia Sassen con su "Ciudad-Global"...

El capitalismo ha sido el gran igualador, no el socialismo. Es el capitalismo el que ha puesto a China como segunda potencia económica mundial, camino de ser la primera. Dile a un chino que la globalización ha fracasado y se te reirá en la cara. Esto lo hemos sufrido el Occidente donde vivíamos mejor cuando medio mundo estaba bajo el comunismo. De todos modos, la riqueza que ha creado el capitalismo en China ha hecho que los salarios hayan aumentado y sean menos competitivos, de manera que en Estados Unidos ya ha empezado una reindustralización (gracias en parte a la revolución energética que supone el "shale gas", ventaja que Europa y Japón no poseen). En China la política del hijo único (que ya ha sido corregida) ha provocado que haya escasez de mano de obra y ya se sabe cuando algo es escaso sube su precio: de ahí las huelgas. Los trabajadores tienen conciencia de que pueden exigir más.

Antoni, sufre paranoia?
No se preocupe... Suele ser una enfermedad de auto-declarados votantes inteligentes y adeptos del platonismo...

La Globalización no ha fracasado, es más, ha triunfado más allá de los sueños de sus inventores. La globalización se diseño para destruir económicamente a los países avanzados, pasando la riqueza extraída al tercer mundo. Ésto ha sucedido ejemplarmente. La "hermana" de la globalización es la inmigración ilegal del tercer mundo al avanzado. También ésta ha triunfado maravillosamente. Europa está hecha pedazos, y Usa en camino. ¿Qué más puede pedir un comunista globalista? Nada.

El único problema es la próxima edad media que se viene encima, y esta vez no habrán italianos que nos salven. ¿O alguien piensa que el Tercer Mundo es capaz de mantener el nivel de desarrollo tecnológico del Primero? No, no, y no. El futuro es un absoluto desastre para la Humanidad. Exactamente lo que el Comunismo y sus hijitos los "social-demócratas" (ni una ni otra cosa son) quieren. Solo que ellos creen que serán los emperadores del "Nuevo Mundo". Ni nuevo, ni mundo, ni nada.

"El problema de la democracia es que el voto del más tonto vale lo mismo que el del más inteligente". Y eso es obvio. Basta ver a España.

Como el agua turbia de un cubo, que en reposo se va aclarando poco a poco, hasta depositar en el fondo todo el cieno y se queda transparente.
Así se nos presentan las relaciones sociales entre los diferentes sectores que siempre han conformado los países y los continentes.
Con la globalización, y la información instantánea se nos quedan muy claros los defectos que nos atosigan.
Y los abusos desmedidos en favor de ganancias a costa de las mayorías.
Que se empobrecen, mientras haya margen que ganar.
Rebajando las posibilidades de mejora, con las promesas de dar empleo.
Y aun gracias.
Es el juego maquiavélico de enseñar el trozo de chuleta pinchado en el palo, para que siga tirando del carro eternamente con el estómago vacío como la única forma de existencia, vivir bajo mínimos la mayoría.
Y en la súper abundancia la élite minoritaria que hace el favor de ofrecer sus servicios.
Al mejor precio.
Enseñando la chuleta pinchada en el palo, y cobrando a precio de oro lo elemental.
Todo el mundo pululando en el planeta tierra, como si fuera una cárcel mangoneada por corsarios.

corrección: "Nunca en la Historia habían salido tantos millones de personas, y en tan poco tiempo, de la pobreza como en China."

Pero los obreros que trabajan en esas fábricas asiáticas tienen un nivel de vida más alto (al menos materialmente) que el que tenían previamente.

Nunca en la Historia habían salido tantos millones de personas, y en tan poco tiempo, como en China. 700 millones de personas han abandonado la miseria y el hambre a cambio de trabajar en condiciones penosas, pero mucho mejores, en las factorías chinas.

La renta per capita media de los 1.360 millones de chinos ya es similar a la que tenía España en 1980.

Siempre hay un pobre al que pisar para mantener la línea de flotación. Pero le pisamos todos, el productor y el consumidor. Para acabar con este abuso solo cabe la concienciación, lo mismo que para evitar la receptación o la compra de productos robados o procedentes de especies protegidas por encontrarse en proceso de extinción: hay que concienciarse de que si compramos cooperamos. Pero claro, quién gana lo suficiente como para permitirse productos puros.

Gracias, Sr, Bassets, por profundizar esta cuestión. Esta y no otra debe ser la prioridad de la política exterior de Occidente... en interés propio y de todos los demás menos la gran burguesía global. Si se pudo exportar a Marx adonde no hacía ninguna falta, a países agrícolas y económicamente aislados, tiene que ser posible exportar la socialdemocracia adonde sí hace falta: todo el mundo. Huelgas en China: la mejor noticia. Esto, y (sorry) no los derechos posmodernos de las minorías, son lo que hay que universalizar. Los derechos económico-sociales deben ser la prioridad. Los derechos que llevan ninguneados desde los 80, período en el que sin embargo Occidente se ha llenado la boca de "derechos humanos".

Lo que necesitamos es una Internacional de verdad (no esta mierda de Internacional socialista que nos queda). La jornada de 8 horas no se consiguió hasta que no hubo una lucha casi mundial. Ahora de lo que se trata es que no quede ningún rincón del mundo donde se pueda explotar mano de obra barata.

La globalización ha fracasado, siendo los más perjudicados los países desarrollados, las sociedades de los países desarrollados, sus ciudadanos. El mundo es en estos momentos un caos debido a la falta de un liderazgo fuerte, capaz de adoptar las decisiones necesarias para resolver importantes problemas. Ello se traslada a nivel más local donde se percibe también una enorme incapacidad por parte de los dirigentes políticos para resolver los problemas que padecen los ciudadanos.


Se está produciendo, como en otras épocas del pasado, una degradación del poder. La describe de forma clara Moisés Naín en su libro “El Fin del Poder”. De esa degradación del poder algunos nuevos actores, grupos minoritarios, se están beneficiando, pero a largo plazo será malo para todos. Pues como dice Moisés Naín, la degradación, el fraccionamiento, el debilitamiento, del poder dificulta lo que denomina la acción colectiva, la toma colectiva, por ejemplo por parte de los gobiernos, de decisiones necesarias para solucionar importantes problemas.

Union Carbide, 3 de diciembre 1984, Bhopal...
Como se reciclan nuestros ordenadores y demas trastos en China, Bengladesh, India, Pakistan, etc...etc...?
http://elpais.com/diario/2011/06/19/sociedad/1308434404_850215.html

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

TrackBack

URL del Trackback para esta entrada:
https://www.typepad.com/services/trackback/6a00d8341bfb1653ef01a511a54e22970c

Listed below are links to weblogs that reference Moda revolucionaria:

Sobre el autor

es periodista. Director adjunto y columnista de EL PAÍS. Tiene a su cargo la edición de Cataluña.

Eskup

Archivo

diciembre 2016

Lun. Mar. Mie. Jue. Vie. Sáb. Dom.
      1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31  

Mis libros

Cinc minuts abans de decidir

Cinc minuts abans de decidir

Enmig del vendaval independentista

Un llibre que explica, qüestiona i contextualitza com s’ha esdevingut, setmana a setmana, el canvi radical que els darrers quatre anys ha sotragat Catalunya. Des d’abans de la sentència del Tribunal Constitucional, fins avui, quan l’independentisme és en primer pla del debat polític i social.

L'any de la revolució

L'any de la revolució

Com els àrabs estan enderrocant els seus tirans

Crònica, anàlisi i atlas de les revoltes de la dignitat, que van conmocionar al món àrab durant 2011, amb referències i comentaris a tots els països on els joves van aixecar-se en protesta contra l'autoritarisme i les dictadures. Amb un nou epíleg per l'edició catalana.

El último que apague la luz

El último que apague la luz

Sobre la extinción del periodismo

Una reflexión sobre los últimos años de la industria de la prensa escrita, las dificultades para seguir haciendo periodismo de calidad y la indisoluble relación entre periodismo y democracia.

El año de la Revolución

El año de la Revolución

Cómo los árabes están derrocando a sus tiranos

Balance, atlas político y análisis de las causas de las revueltas de 2011, que han derrocado a cuatro dictadores, encendido enfrentamientos civiles y provocado reformas y convulsiones políticas en la entera geografía árabe.

¿AUN PODEMOS ENTENDERNOS?

¿Aun podemos entendernos?

Conversaciones sobre Cataluña, España y Europa
REIVINDICACION DE LA POLÍTICA

Reivindicación de la política

Veinte años de relaciones internacionales
La oca del señor Bush

La oca del señor Bush

Como la Casa Blanca ha destruido el orden internacional

Nube de tags

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal