Lluis Bassets

Un partido para el presidente

Por: | 13 de octubre de 2014

No estamos en guerra, pero como en la guerra la verdad es la primera víctima de nuestra contienda política. Mentir y ocultar, siempre que sea por los más altos intereses patrióticos, está bien visto y recibe el aplauso de la concurrencia. Lo hacen nuestros dirigentes abiertamente, con la explicación de que no quieren dar pistas al enemigo. No estamos en guerra pero lo parece, y en la guerra como en la guerra: todo vale, incluso sacrificar la obligación de transparencia hacia los ciudadanos en favor de la esperanza, aunque sea muy tenue, en una segura e inevitable victoria.

La verdad es sencilla y conocida por todos, pero ahora está embargada. No habrá consulta el 9 de noviembre. Lo saben los convocantes, lo saben los que se sienten convocados y lo saben los que no se sienten convocados en absoluto. Lo sabe el presidente y su gobierno y lo saben los partidos del pacto por el derecho a decidir; pero nadie se atreve a decirlo, porque al primero que hable le caerá encima todo el peso de la descalificación patriótica. El embargo es del Gobierno, claro está, pero lo es también de los partidos de la consulta. El primero que hable se sale de la foto.

El periodismo presidencial, en posición de saludo y a las órdenes del primer magistrado catalán desde que empezó el proceso, se ha convertido en el primer guardián del embargo. También la entera clase política soberanista tiene buen cuidado de guardar el pacto de silencio ante las legítimas presiones del periodismo más suelto y asilvestrado, que no quiere atender a la disciplina de Palau. Radicalismo democrático, sí, pero sin exageraciones.

Al pueblo hay que consultarle, claro está, pero no siempre hay que contarle la verdad. Si no hay consulta el 9-N y nadie quiere contarlo todavía, significa que algo se está tramando a sus espaldas. Solo pueden ser dos cosas: una, cómo vender la mercancía averiada de la consulta del 9N que no se celebrará; y otra, cómo organizar las elecciones anticipadas, sea cual sea la denominación con que se planteen. No son tareas fáciles, puesto que alguien puede perder la cara en las explicaciones. La ocultación de la verdad puede que tenga menos de astucia maquiavélica que de pánico escénico que conduce a diferir el momento en que habrá que enfrentarse a la dura y desnuda verdad, cuando veamos en qué han quedado tantas fotos históricas y tantas proclamas que hacían obligada, segura y decisiva la cita del 9N.

De entrada y a grandes rasgos hay un partido que no ha hecho más que ganar y reforzar sus posiciones, Esquerra, y otro que se ha ido deshilanchando, que es Convergència. La paradoja de la partida que se está jugando debajo de la mesa, con expresa ocultación ante los votantes y los ciudadanos, es que el presidente de los sucesivos fracasos quiere convertirse en el líder del partido de todos los éxitos gracias a la fórmula del partido presidencial en el que se unan CDC y Esquerra, pero también todo lo que ambos puedan pillar dentro y fuera de las otras fuerzas soberanistas.

Artur Mas fracasó en las elecciones de noviembre de 2012, como ha fracasado ya con su apuesta sí o sí por el 9-N, y solo le falta culminar su historial de fracasos liquidando a la federación con Unió e incluso diluyendo Convergència dentro de una candidatura con Esquerra. Tras entregarse al programa y calendario republicanos se entrega él mismo como presidente y prenda de su compromiso con el proceso, acompañado de las obligadas odas y epinicios que le exaltan como un dirigente excepcional, capaz de hacer historia sin bajar del autobús como hacía el Barça según su entrenador Helenio Herrera.

Exactamente lo contrario de lo que ha hecho Esquerra, que obtuvo unos resultados espléndidos en las elecciones de 2012; consiguió que CiU se adhiriera a su programa; no tuvo necesidad alguna de asociarse con un presidente marcado por los recortes de su primera y bien corta presidencia y lastrado en la segunda por la figura de su padre político, Jordi Pujol; y ahora se encuentra preparada para recoger en las elecciones sucesivas los frutos de su paciente trabajo y reconocida ventaja estratégica, de modo que a poco que le vayan bien las cosas puede hacer tres en raya en las elecciones sucesivas, sea cual sea el orden en que se celebren, catalanas, municipales y generales.

La discreción de Esquerra sí es maquiavélica, seguro. La explicación para el bloqueo informativo, en cambio, es bien simple y la ha dado el presidente en persona, recibiendo como refuerzo el eco de decenas de artículos, comentarios y tertulias: el único responsable de todo lo que está pasando es el Estado hostil. Cuando las cosas llegan a este punto no hay más remedio que entonar el grito de unidad, unidad, unidad. No es la hora de los críticos y de los distantes, sino de la obediencia. Todos a formar. Quien no lo haga ya sabe qué le espera. El nuevo partido está ya preparado. Y también su presidente, muy bien entrenado en las formas y variaciones de su liderazgo: primero y hasta 2012 el de Moisés, personal, carismático; después y hasta ahora, el compartido, humilde y a veces agónico; y a partir del 10N el obediente, no liderando sino liderado, a las órdenes del pueblo, único señor de esta nueva era.

Hay 33 Comentarios

Pero ya entrando en harina, tras el apunte colateral, quizás pensaba Mas, otra posibilidad, que el gobierno central encajaría su órdago, por aquello de que más vale suave conocido que agreste por conocer. Y otra cosa, si gana Esquerra, debemos ir pensando en que lo que vale con un moderado no valdrá con un radical, y que el pulso seguirá pero con fuerzas redobladas y que el Estado deberá ir preparándose oara adoptar medidas más contundentes. No parece Jonqueras un tipo que atienda a razones fuera de la suya.

Entra dentro de la lógica de la política democrática que unos partidos negocien a puerta cerrada una propuesta de actuación consensuada, y que se conozcan los detalles de la negociación cuando se produzca o no esta propuesta.

Con esto, Sr. Bassets, si "la verdad es sencilla y conocida por todos", no veo justificado acusar a los partidos soberanistas de "mentir y ocultar". A partir del prsente artículo, del último artículo de Manuel Cruz, en que denunciaba que los partidos soberanistas no hubieran participado en un debate público y televisado el mismo día de la convocatoria de la consulta, o el de F. de Carreras arremetiendo contra la posición de UdC, parece evidente que el periodismo oficial, del unionismo en este caso, está inquieto y temeroso que los partidos favorables al derecho a decidir encuentren una propuesta acordada al embargo de la consulta del 9N por parte del estado.

Es curioso, los periodistas oficiales del unionismo despues de opinar continuamente para que los ciudadanos no podamos ser consultados, echan ahora a faltar debate y que se vean tortazos (políticos) entre los partidos catalanes favorables a la consulta. Que se muestre su división, en definitiva. Es curiosa también la apelación a la transparencia y el debate cuando el periodismo oficial del unionismo, que habitualmente se situa del lado de la realidad (solo mutable federalmente) y la realpolitik; así por ejemplo ni niegan ni critican que el Estado español amenace de vetar el próximo estado catalán en los foros e instituciones internacionales. En este caso los ciudadanos no merecemos más transparencia y debate Sr. Bassets? En este caso la presión que, mediante amenazas, se ejerce sobre alguien para obligarle a obrar en determinado sentido está justificada?

¡Qué lata!, debe pensar Rajoy, en este asunto, estrictamente político, no puedo tirar de técnicos, como en el ébola, a los que cargar el mochuelo. Y es que con el criterio del actual gobierno de España, la sanidad que la receten los médicos, la economía que la arreglen para los economistas, la educación que la organicen para los profesores, la defensa los militares, la industria los industriales, y Rajoy, pues Rajoy y los suyos que se cuelguen las medallas cuando haya motivo y cuando no, pues se cuelga a los responsables por irresponsables. Y esa es un poco la dinámica de nuestro estático presidente. Qué majo. Y lo rápido que anda, debe ser lo único que hace rápido.

L'endemà que Mariano Rajoy publiqués un article a l'edició digital en català d'El País dient que només s'avenia a negociar sobre el procés català si es respectaven 'els pilars de la llei', el prestigió diari The New York Times publica un editorial contundent contra la posició del president espanyol. 'Quelcom tant complex i emocional com la identitat nacional no pot ser reduït simplement a un afer legal; requereix de solucions polítiques.'

L'editorial es titula 'Primer els escocesos; ara els catalans' i compara el cas d'Escòcia amb el de Catalunya, destacant que 's'ha demostrat que si a la gent se li permet de prendre part en un debat obert i en una votació democràtica sobre l'autodeterminació, pot ben bé d'optar per romandre en la forma de govern més àmplia.'

I avis: 'La posició dura d'Espanya envers dels nacionalistes catalans demostra que si les ambicions nacionals es frustren, no només s'enfortiran sinó que seran més apassionades i potencialment més perilloses'.

Una muestra de que el proceso soberanista catalán no es un delirio del president Mas, sino una propuesta "de supervivencia" individual y colectiva, que abarca tanto las élites catalanas como la clase media.
El original es en inglés, subtitulado en catalán.
Lástima para todos los españolistas ciudadanos-del-mundo monolingües.

https://www.youtube.com/watch?v=JJQkmRnLjeE

Evidentemente no estoy de acuerdo en el término nacionalista utilizado exclusivamente para la gente catalanista. O es que no hay nacionalismo español?
La bandera rojigualda presente en todas las competiciones deportivas, en las desfiladas militares ; la consigna "yo soy español , a qué quieres que te gane"? ; el uso del adjetivo español en todas las notícias positivas acerca de un éxito de un ciudadano de vuestro estado.
Compréndalo, no hay que jugar con las cartas marcadas.
Todas las naciones tienen un orgullo de su ser.
Hay algunos orgullos legítimos, de afirmación que coexisten con una tolerancia hacia el otro.
Hay unos orgullos exacerbados en los que la afirmación significa la negación del otro, y por lo tanto devienen más expansionistas y conquistadores.
Yo creo que el nacionalismo catalán es de los primeros.
Cómo cree que es el nacionalismo español?
En todo caso, últimamente, hay muchos independentistas catalanes, muchos de ellos de origen castellanohablantes que no son nacionalistas catalanes.
Son ciudadanos inteligentes que prefieren la alternativa de un estado propio donde vivir más prósperamente, y se dan cuenta que continuar dependiendo del estado español no garantiza, es más, excluye, la posibilidad de bienestar para ellos y sus hijos. Son independentistas por lógica, sin haber pasado por ser nacionalistas por corazón.
Delante tienen un adversario -el estado español- que no ofrece ninguna alternativa excepto el NO, la ley, la prohibición, el reglamento, la amenaza, el inmovilismo.
Es una posición caduca, ya no del siglo XX, sinó del XIX.
Y estamos en el XXI.
Si alguna nación europea no es xenófoba es Catalunya. Cómo vamos a ser xenófobos si la mayoría somos descendientes de familias mezcladas, españolas y catalanas?
Cuando se entienda que el soberanismo catalán no es etnico, ni excluyente. Cuando se comprenda que es inclusivo y "de supervivencia", se habrá dado un paso muy importante para gestionar el "tema" catalán.
Mucho me temo que será tarde.
Ah, que la premisa que Catalunya es una nación no la aceptan, que Catalunya únicamente es una Comunidad Autónoma como La Rioja, Aragón, Extremadura, Castilla la Mancha?
Pues eso.
Por eso estamos donde estamos

Benvolgut Lluis, la pildora sera aun mas dolorosa después de la elecciones plebiscitarias.
Le apuesto un penique a que habra una candidatura unitaria, al menos de los pro-independencia (ERC y CiU).
Cuando las cosas esten claras aun quedaran menos resquicios para negociar...
CiU convocara las plebiscitarias cuando haya acuerdo con ERC, Y ICV se subira al carro sino quiere perderlo todo...
Sera peor el remedio que la enfermedad...
Ganan todos en ir juntos. No tienen mayorias para gobernar...

Lo absurdo es la falta de vision de Rajoy y sus abueletes mentales que no han entendido que si querian salvar la constitucion tenian que salvar al soldado Mas.

Aun siendo republicano y catalanista, me dan pena porque el PP mete en un lio al resto de los espanoles con su cerrazon y pequenez...
El partido del presidente es el catalanismo.
Si los estrategas de opereta aun no han entendido que Mas opto por el sayo indepenedentista porque era la unica salida para salvar a su partido y que el ya daba por amortizada su accion ejecutiva, entonces...
Quien es el payaso que aun no ha entendido que CiU no ira sola al cadalso?
Iran con una candidadtura conjunta, se cargaran a Duran y los de Unio mas tibios y regresaran con nuevas siglas y nuevo progama.
Tiempo al tiempo...
El mas tonto no es quien lo parece..

Sí té raó, sr. Bassets. Electoralment, al president Mas , no li ha anat gens bé. De derrota en derrota fins ....
Però si ens distanciem una mica, i ho mirem amb perspectiva més àmplia, ha fet el que ha de fer un polític de raça.
Copsar l'ànim, la tendència de la gent, dels seus ciutadans, i vehicular-ho, gestionar-ho, liderar-ho. Si no va en contra de la seva consciència. (aleshores, a part d'un polític, seria un cínic, com per exemple alguns presidents espanyols del PP, que siguen contraris a la llei de l'avortament, la refusen si els "arriolistes" els avisen que tindrà conseqüencies electorals).

Bé, al que anàvem. Mas ha perdut poder parlamentari, però crec no equivocar-me si dic que ha guanyat autoritat social.
Ha estat valent i coherent.
I si ho ha fet en detriment del seu partit, ho ha fet en benefici del país. (potser ha fet de la necessitat, virtut, no ho nego).
I això se'n diu ser un estadista. No pensar en els propers 4 anys, sinó en els propers 25 anys.

No sóc ni militant, ni simpatitzant apassionat de CiU. Sóc coherent amb el meu sobiranisme, i a voltes he votat un partit, i a voltes un altre.

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

TrackBack

URL del Trackback para esta entrada:
https://www.typepad.com/services/trackback/6a00d8341bfb1653ef01b7c6f1f7f8970b

Listed below are links to weblogs that reference Un partido para el presidente:

Sobre el autor

es periodista. Director adjunto y columnista de EL PAÍS. Tiene a su cargo la edición de Cataluña.

Eskup

Archivo

diciembre 2016

Lun. Mar. Mie. Jue. Vie. Sáb. Dom.
      1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31  

Mis libros

Cinc minuts abans de decidir

Cinc minuts abans de decidir

Enmig del vendaval independentista

Un llibre que explica, qüestiona i contextualitza com s’ha esdevingut, setmana a setmana, el canvi radical que els darrers quatre anys ha sotragat Catalunya. Des d’abans de la sentència del Tribunal Constitucional, fins avui, quan l’independentisme és en primer pla del debat polític i social.

L'any de la revolució

L'any de la revolució

Com els àrabs estan enderrocant els seus tirans

Crònica, anàlisi i atlas de les revoltes de la dignitat, que van conmocionar al món àrab durant 2011, amb referències i comentaris a tots els països on els joves van aixecar-se en protesta contra l'autoritarisme i les dictadures. Amb un nou epíleg per l'edició catalana.

El último que apague la luz

El último que apague la luz

Sobre la extinción del periodismo

Una reflexión sobre los últimos años de la industria de la prensa escrita, las dificultades para seguir haciendo periodismo de calidad y la indisoluble relación entre periodismo y democracia.

El año de la Revolución

El año de la Revolución

Cómo los árabes están derrocando a sus tiranos

Balance, atlas político y análisis de las causas de las revueltas de 2011, que han derrocado a cuatro dictadores, encendido enfrentamientos civiles y provocado reformas y convulsiones políticas en la entera geografía árabe.

¿AUN PODEMOS ENTENDERNOS?

¿Aun podemos entendernos?

Conversaciones sobre Cataluña, España y Europa
REIVINDICACION DE LA POLÍTICA

Reivindicación de la política

Veinte años de relaciones internacionales
La oca del señor Bush

La oca del señor Bush

Como la Casa Blanca ha destruido el orden internacional

Nube de tags

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal