Lluis Bassets

Antes de cantar victoria

Por: | 12 de febrero de 2015

Bachar El Asad es el vencedor de la guerra de Siria. La aparición del Estado Islámico ha convertido al presidente sirio en un aliado ineludible para quienes querían inicialmente derrocarle. Su régimen ha conseguido sobrevivir a las revueltas populares que estallaron en marzo de 2011 y a la guerra civil --en gran parte guerra civil islámica entre chiíes y suníes-- en la que fueron transformándose las protestas, gracias a la ayuda de Turquía, Qatar y Arabia Saudí principalmente. Cuatro años y 200.000 mil muertos después --además de un millón de heridos y tres de desplazados-- y con los yihadistas campando a sus anchas por Siria e Irak, nadie pide ahora su dimisión, hasta hace poco condición previa a cualquier negociación de paz.

Quienes bombardean al alimón al Estado Islámico son la aviación de El Asad y los de la coalición internacional que lidera Estados Unidos, mientras por tierra le ataca el ejército sirio. No hay coordinación directa entre los estados mayores de ambas fuerzas, pero sí un flujo de información muy precisa y funcional “a través de terceros países”, según se complace en admitir el propio El Asad.

Distinguir entre la oposición laica y democrática al régimen baasista de Damasco y las tropas del califato debe ser un difícil ejercicio a la hora de elegir los objetivos militares en muchas zonas del país. Esta es una de las victorias más notables de Asad. Ha conseguido que sus profecías se cumplieran. La primavera árabe de 2011 no era una revolución sino un complot antisirio organizado desde el extranjero. La guerra que libra ahora es contra peligrosísimos combatientes extranjeros que han penetrado en su país. Su régimen era la clave y la garantía para la estabilidad y el equilibrio en la región.

A la vista de su aguante, es evidente que el joven oftalmólogo que heredó la vara de mando en 2000, con 35 años, era un político muy bien preparado por su padre, el astuto Hafed El Asad. Primero demostró que tenía la determinación y la crueldad necesarias para atacar las revueltas sin vacilaciones y luego la paciencia y la sangre fría para sostener el aislamiento internacional, dividir a la oposición interna e incluso a la exterior y, sobre todo, ofrecerse ante todos como el mal menor frente al caos.

La prudencia le recomienda no exhibir su éxito todavía, pero ha empezado ya a enseñar la patita con sendas entrevistas a dos medios de primera división: media hora de grabación televisada a la británica BBC esta semana y una larga y enjundiosa conversación en enero con el director de Foreign Affairs, la revista más influyente del mundo en política internacional editada por el prestigioso think tank Council on Foreign Relations.

Abierto a todas las preguntas, incluso a las más incómodas, El Asad cultiva su imagen tranquila y dialogante justo cuando Washington quiere cerrar su acuerdo nuclear con Teherán, su protector en la región, y Moscú, su protector internacional, pretende patrocinar las conversaciones de paz entre el régimen y la oposición.

Hay 14 Comentarios

¿Assad quiere al ISIS?. ¡Qué cosas hay que leer!
Tendremos ISIS mientras les siga llegando dinero a espuertas.¿Y quién que tenga dinero puede financiar al ISIS?. No debe ser tan difícil averiguarlo, y menos para la CIA.

Cada es más evidente que, a pesar de los pesares, las cosas iban mucho mejor con Sadam, Gadaffi, Assad y los militares en el poder en Egipto... No hay más que ver como están las cosas hoy en Libia, Irak y Siria y como se va extendiendo la infección jihadista por todas partes aportando lo único que puede aportar, crímenes horrendos, violaciones a mansalva, esclavitud, tráfico de personas (no han perdido sus viejas costumbres de negreros esclavistas).... y cada vez más graves problemas a las sociedades democráticas....
Mientras las cosas van a peor con el jihadismo, cada vez en más partes del mundo, los que favorecieron su nacimiento y propiciaron su expansión... siguen ahora empeñados en seguir extendiendo el caos en Europa... No satisfechos con la que montaron en la ex yugoeslavia (y hoy tenemos noticias muy significativas de aquel Kósovo, que no sentaba precendente, según dijeron, ahora mismo están empeñados en hacer saltar por los aires a Ucrania y dejarnos también una "guerra congelada" que siga desangrando el continente y arruinando el futuro de Europa.

El Assad ya ganó la pelea porque el AUMF de Obama para eliminar el ISIS es otra de sus grandes mentira…. Assad quiere al ISIS porque eso define la política de Siria…, por tanto Tendremos el ISIS como mosquito por varias décadas, a menos que se pongan 100.000 marines armados hasta los dientes, de otra forma, con Obama ni lo sueñes… lee estos dos links para saber el porqué del “sino”…. (jejeje,… y luego nos culpan de islamófobos… bah! )


“As President Obama put it in a September 11, 2014, speech, “I have the authority to address the threat from ISIL … but I welcome congressional support.” –In other words, “I can do whatever I please and you can't do a darn thing about it because I have presidential power…”

http://foreignpolicy.com/2015/02/12/aumf-obama-congress-law-syria-iraq-islamic-state/

http://thehill.com/policy/defense/232435-read-draft-isis-war-authorization-legislation


PS: para orin, Udo Ulfkotte dice lo siguiente: “You said it exactly. Islam is religion and political ideology and culture. But it is also an economic model, a judicial system, a political order and a social model. Islam is therefore not just a religion. Regarded seriously, the founder of Islam, Mohammed, did what Adolf Hitler did in the past century to win power. What Mein Kampf is to Adolf Hitler, the Koran is to Muslims. A neutral reader will find there more than 200 passages with calls to battle against infidels. This devilish concoction, the Koran, should be on the Index, like Mein Kampf. Mohammed and Adolf Hitler are alike in many ways. In the city of Yathrib, now called Medina, Mohammed beheaded more than 500 Jews. More wouldn’t have been possible. At that time, there were no longer any male Jews in Yathrib. The Nazi ideology and Islam are very similar. It was not for no reason that the leaders of Islam formed their own Islamic SS brigades to support Hitler in his genocidal campaign against the Jews. Allah’s green Nazis are being courted by today’s policies. An irony of world history.”

…En otras palabras, por lo que leo, Udo es islamófobo del ala ultra-derechista pero contra la CIA, right!….. (:=
Puedes ver más aquí: http://www.informationclearinghouse.info/article39870.htm

Deben ser muy malos los asesores de algunos gobiernos europeos. Los que se rebelaron contra Al Assad daban mas miedo que el propio Assad. Quizas no se entendio bien que los rebeldes mas que a imponer una democracia aspiraban a exterminar a las minorias religiosas en Siria, fueran alawitas, cristianos, drusos, kurdos etc. De ahi, que la rebelion no llegara a cristalizar. Y sus miembros hayan dejado de disimular transformandose en el Estado Islamico.

La cuestión que para arribar al convencimiento de que Al Assad es un aliado, a cuantos cientos de miles de personas se han asesinado ? ¿Cuántos se han visto obligados a abandonar sus hogares y formar ahora parte de los millones de refugiados que tenemos en regiones cercanas a los conflictos? Una vez mas comprobamos lo alienante de todos estos conflictos liderados por USA y la UE.

"Mucha gente que no sabe mucho sobre cómo funciona el periodismo en Alemania o en Occidente en general se sorprenderá. Para los que todavía creen en la independencia y la libertad de nuestros medios leer este libro, sin duda alguna, será un choque".


Udo Ulfkotte, es periodista autor de Gekaufte Journalisten (periodistas comprados)


Udo Ulfkotte recibió en 2003 el premio cívico de la Fundación Annette Barthelt, por su trabajo como editor del Frankfurter Allgemeine Zeitung para los temas de Medio Oriente y África y los temas sobre "terrorismo". El premio se concede a personalidades destacadas en la lucha contra el "terrorismo". En aquella época, Udo Ulfkotte actuaba como propagandista de los intereses de la OTAN, tal como acaba de reconocer en su libro.

NO tiene mérito lo de El Asad, apoyado por Moscú y Teherán y abandonada la oposición por Obama, es fácil resistir. Aunque se ha creado un Califato, y ha causado 210.000 muertos, 1 millón de heridos y 3 millones de desplazados, nadie dice ni pio; los progres, ni los Llamazares y sus nazistalinistas, ni la ONU, que mira para otro lado, obsesionada con condenar... a Israel... por defenderse de esos salvajes que quieren ''borrarlo del mapa''. Mas que asombrado, asqueado! de progres, stalinistas, y de la mafia ONU!

Yo también estoy de acuerdo con alaa, creo que el modelo de occidente no se puede aplicar a estos países simplemente por su propia idiosincrasia que es bastante distinta a la nuestra, durante siglos hemos caminado por rumbos distintos y con punto de vista diferentes, unido a la propia historia, cultura y religión lo que puede hacer difícil asumir los modelos nuestros de democracia.

Ya han transcurrido unos cuantos años desde las primaveras árabes, y es hora de que se saquen conclusiones serias y se haga autocrítica por parte de la Unión Europea y los Estados Unidos. Los enemigos de mis enemigos son mis amigos encierra muchas veces demasiados peligros como el presente nos enseña.
Sólo hay dos caminos para lograr cierta estabilidad y paz en los países musulmanes de Oriente Medio y el norte del Mediterráneo:
a) Regímenes autocráticos de corte laico al estilo de Sadam Husein en el antiguo Irak
b) Gobiernos islamistas moderados como es la senda hacia la que evoluciona Turquía
Cualquier otro planteamiento, incluida la ilusión de que se puede expandir el modelo democrático occidental, están condenado al fracaso y sólo servirá para aumentar la ya enorme magnitud de la violencia, la muerte y la miseria.

Acertado el análisis. Los intereses y los principios casi nunca van de la mano. Assad es pieza inamovible para los rusos, por la gran base naval que, en el puerto sirio de Tartús, da acceso a la armada de Putin al Mediterráneo oriental. Teherán ve en Assad una necesaria contención al sunismo militante. Y los anglosajones -como se sabe- siempre apuestan al ganador. Assad, con su reciedumbre para el combate, ha demostrado pasta de triunfador. Lo cual no impide calificarlo como un tirano despreciable.

La situación actual en el Medio Oriente parece incomprensible porque, de cierta forma, lo es. La mano que ha provocado las desgracias ha perdido el control. La tontería de George Bush (hijo) desestabilizó el mundo musulmán guiado por los consejos de Wolfowitz y el resto de los cabilderos judíos. Hoy, sufrimos las repercusiones...
https://www.gate.net/~joachim/

Parece que no hemos aprendido nada de la primavera árabe. Después de miles de muertos, de la destrucción total o parcial de Libia, Siria e Irak, seguimos con la misma cantinela, como si nada hubiera pasado en este tiempo, como si nada hubiéramos aprendido en este tiempo.


Hay que empezar desmintiendo con rotundidad de que existe una oposición laica y democrática en Siria. Esto es algo sin sentido, que se podía vender al principio del conflicto como un panfleto veraz, pero que una vez todos los actores sobre el terreno, visto los resultados en Libia o Irak, hablar de oposición laica y democrática en Siria es ganas de seguir generando entropía y no hablar claro con la intención de confundir. En Siria no se puede hablar oposición democrática por la sencilla razón de que no hay democracia. Es algo muy simple de comprobar. La condición democrática no es una cualidad que se pueda atribuir a grupos u organizaciones cuyos miembro y militantes son desconocidos, donde no existen las mínimas garantías en sus procedimientos internos y estatutos constituyentes. Estos grupos mal llamados democráticos, no tienen dimensión, ni nombre, ni líderes conocidos que tengan una tradición democrática contrastada, que sean merecedores de tal condición. Uno no nace demócrata, se hace demócrata y la supuesta oposición siria (si Lluís tiene a bien darnos sus nombres o siglas), no es de naturaleza democrática y está muy lejos de que lo pueda ser. No hay democracia sin praxis democrática, es algo que cualquiera puede entender. Antes de ganar esta condición hay que pasar un proceso complejo y largo. La puesta en práctica de la “intención demócrata”, en el supuesto de que exista tal intención que es mucho suponer, determinará si existe o no esta condición. Incluso en los países que practican esta forma de gobierno, sus grupos o partidos políticos no suelen tener estructuras democráticas con elecciones y listas abiertas. Muchos de ellos son grupos cerrados con estructuras de poder vertical, en las que los secretarios generales tienen un poder absoluto para destituir o nombrar a dedo a candidatos o listas enteras, como hemos visto hacer ayer al partido socialistas de España. Si estas prácticas no podemos decir que sean en si misma democráticas en países con formas de gobiernos democráticos no hay ninguna razón para atribuir dicha condición a grupos que aspiran al poder en Siria, sin ninguna tradición democrática histórica conocida en siglos.


De la condición laica podemos decir otro tanto de lo mismo. Si en los países de tradición democrática no ha podido certificarse la condición laica de sus dirigentes y partidos, muchos vinculados a las confesiones religiosas y cuyos cargos juran hacer cumplir la constitución frente a un crucifijo, es una fábula atribuir dicha condición a la oposición Siria, donde el factor religioso resulta fundamental, pues podríamos decir que está en una de las razones del origen del conflicto, es decir la rivalidad entre dos visiones enfrentadas del Islam, sunítas y chiitas, lideradas por Arabia Saudita e Irán respectivamente y todo un espectro de países y gobiernos afines por su condición religiosa.


La oposición Siria podrá ser cualquier cosa que se pueda demostrar que es. Hoy por hoy nadie ha podido demostrar que sea demócrata y laica, por mucho que insista Lluís, sin aportar una sola prueba de ello. Lo que se ha podido demostrar es, que muchos de los nombres que fueron designados como rebeldes moderados y su brazo armado el ejército sirio libre, hoy están trabajando para el Estado Islámico. En una reunión (secreta), el senador estadounidense John McCain, se reunía con conocidos dirigentes de este ejército, así llamado de siria libre, entre otros presentes estaba Ibrahim al-Badri, hoy autoproclamado “califa” del estado islámico. Hay todo un elenco de nombres (nombres Lluís), que decían pertenecer al ejército sirio libre, es decir los moderados, los demócratas laicos, que hoy trabajan para el EI.


Dentro de este contexto, lo que ha ocurrido en Siria es un intento de cambio de régimen, con la intención de debilitar el bloque chiita de Irán, que como sabemos apoyan países como Arabia Saudita, responsables ideológicos y financieros de todos los movimientos terroristas internacionales relacionados con el terrorismo yihadistas. Movimientos estratégicos en el Medio Oriente relacionados con la energía y las negociaciones con Irán, han ido cambiando los objetivos inmediatos de las grandes potencias. Todo el mundo sabe (incluso Lluís lo sabe), que el cambio de régimen en Sira no habría provocado una apertura democrática sino todo lo contrario, un caos de dimensiones aún mayores que las de Libia, y un sufrimiento aún mayor de su población. Como podemos ver en Libia ya no habla nadie de oposición democrática y laica, si es que no quiere hacer el ridículo. La praxis en Libia, Irak, Afganistán, Egipto, Yemen, incluso en Túnez, ha demostrado que la primavera árabe no supuso una apertura democrática de estos países y que no era esa la intención de los grupos de la oposición que intentan, con un cambio de régimen, hacerse con el poder, ayudados por países, muchos democráticos y otros simples dictaduras, con intereses conocidos y concretos en la zona.

me parece muy bien si supone el fin de la guerra pero tengo que reconocer que no he entendido nada de nada.

Tampoco nos aclara el señor Bassets si es la victoria de Assad o la derrota militar de Estados Unidos en la región que si no fuera por la seguridad de Israel, objetivo primordial de occidente, y lo que presiona este sobre sus aliados y los aliados de sus aliados, que por obligación han de ser los suyos, el escenario bélico en Siria habría llegado a su fin hace tiempo y ahorrado miles de muertes.
La población en toda la región está harta de la encubierta ayuda norteamericana al EI. Aunque parezca extraño pero sí que hay pruebas que confirma esta hipótesis. De la indecisión de tener objetivos claros y determinantes para acabar con la presencia de 20.000 yihadistas en su mayoría extranjeros, que están violando toda ley del hombre, destruyendo ciudades y desplazando a sus poblaciones y arrasando lugares históricos bajo la indiferente mirada de aquellos que quieren convencernos de luchar contra los primeros, percibimos vacilación en dar los efectivos golpes para exterminar a estos yihadistas.
Obama no toma las riendas por incapacidad de convencer al congreso que no se esconde de manifestar su apoyo al primer ministro israelí que a su presidente, o por temor a sacrificar a sus soldados otra vez en el fango de Oriente Próximo. Tampoco permite a sus aliados regionales prender su lucha por separado, porque aun EE UU sueña en tener su parte de influencia sobre el reparto de la riqueza de recursos naturales y tener una fuerte presencia en una zona geoestratégica de gran importancia en la guerra fría que no parece acabar, que es al fin y al cabo son intereses que defiende como nacionales, sin olvidar otro interés irrenunciable -la seguridad del artificial estado e incongruente sociedad creada por meros intereses imperialistas, y ajena en cultura y raza al resto de países árabes y no árabes en la región.
Ahora y tras la deleznable ejecución del piloto jordano oímos voces que azuzar al ejército de este país a entrar en lucha sin cuartel con el EI. Es el compromiso de su monarca que juega su futuro si no llega a cumplirlo. En Iraq, en vez de crear un ejército con ideología nacionalista, Washington ayudó a crear “semi ejército” sectario que sirvió de nada tanto arsenal y entrenamiento de sus oficiales.
En Siria EE UU ha torpedeado las negociaciones con la oposición porque quería y aspiraba a prolongar esta cruel guerra para derrocar al régimen y dividir a Siria, un bastión determinante en toda negociación de paz con los sionistas. En el Líbano, no hay una estabilidad ni un acuerdo para formar gobierno prácticamente desde que en 2006 la milicia de Hezbolla, mejor aliado de Assad quebrantó la reputación del ejército inconvencible israelí, y por supuesto, no se le ha perdonado su intrepidez.
Los demás países, Arabia Saudí, Turquía, Qatar y los Emiratos actúan según la agenda de Obama, exportar yihadistas, facilitar su traslado a Siria, entrenarlos y financiar su arsenal. Egipto, aún no ha podido salir de la secuela de la contrarrevolución bien orquestada por EE UU y el Reino Unido, y ahora lucha contra extremistas en el Sinaí que reciben toda ayuda logística nada menos que de los EE UU. Curiosa o incomprensible guerra, ¿verdad?

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

TrackBack

URL del Trackback para esta entrada:
https://www.typepad.com/services/trackback/6a00d8341bfb1653ef01bb07eebe21970d

Listed below are links to weblogs that reference Antes de cantar victoria:

Sobre el autor

es periodista. Director adjunto y columnista de EL PAÍS. Tiene a su cargo la edición de Cataluña.

Eskup

Archivo

diciembre 2016

Lun. Mar. Mie. Jue. Vie. Sáb. Dom.
      1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31  

Mis libros

Cinc minuts abans de decidir

Cinc minuts abans de decidir

Enmig del vendaval independentista

Un llibre que explica, qüestiona i contextualitza com s’ha esdevingut, setmana a setmana, el canvi radical que els darrers quatre anys ha sotragat Catalunya. Des d’abans de la sentència del Tribunal Constitucional, fins avui, quan l’independentisme és en primer pla del debat polític i social.

L'any de la revolució

L'any de la revolució

Com els àrabs estan enderrocant els seus tirans

Crònica, anàlisi i atlas de les revoltes de la dignitat, que van conmocionar al món àrab durant 2011, amb referències i comentaris a tots els països on els joves van aixecar-se en protesta contra l'autoritarisme i les dictadures. Amb un nou epíleg per l'edició catalana.

El último que apague la luz

El último que apague la luz

Sobre la extinción del periodismo

Una reflexión sobre los últimos años de la industria de la prensa escrita, las dificultades para seguir haciendo periodismo de calidad y la indisoluble relación entre periodismo y democracia.

El año de la Revolución

El año de la Revolución

Cómo los árabes están derrocando a sus tiranos

Balance, atlas político y análisis de las causas de las revueltas de 2011, que han derrocado a cuatro dictadores, encendido enfrentamientos civiles y provocado reformas y convulsiones políticas en la entera geografía árabe.

¿AUN PODEMOS ENTENDERNOS?

¿Aun podemos entendernos?

Conversaciones sobre Cataluña, España y Europa
REIVINDICACION DE LA POLÍTICA

Reivindicación de la política

Veinte años de relaciones internacionales
La oca del señor Bush

La oca del señor Bush

Como la Casa Blanca ha destruido el orden internacional

Nube de tags

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal