Lluis Bassets

La foto del gobierno mundial

Por: | 11 de junio de 2015

Merkel
Un año ya sin Rusia. Por segunda vez, el G-7 se ha reunido sin el presidente ruso, después de una historia ya institucionalizada de 16 años, desde la cumbre de Denver, cuando Bill Clinton invitó a Boris Yeltsin a que se incorporara al directorio mundial que conforman los dirigentes de los siete países más industrializados.

El G-7 ya no volverá a ser nunca el G-8, tal como se le denominaba durante los años de asistencia rusa. Era una participación más fruto de una voluntad diplomática integradora que de una realidad política y económica. Ni Rusia era entonces mucho más democrática que ahora ni entonces era, como no es ahora, una de las potencias económicas que más cuenta en el mundo. Se trataba de cerrar las heridas de la guerra fría e incluirla en la cima de la gobernanza mundial. Todo esto se fue al garete con la anexión de Crimea en marzo de 2014.

Cayeron las sanciones económicas sobre Rusia y se suspendió provisionalmente la participación de todos los socios occidentales en la cumbre que precisamente debía celebrarse en Sochi, en el Mar Negro, bajo presidencia rusa. A la vista de cómo ha evolucionado el conflicto entre Rusia y Ucrania, la suspensión ya no es provisional y el G-7 regresa a su formato original, como directorio de los países democráticos e industrializados, todos aliados de Washington, es decir, las potencias occidentales más Japón. Nada permite intuir que las cosas vayan a cambiar en los próximos años, ni por la evolución económica de Rusia ni tampoco por la política. Por eso Rusia no volverá.

El G-7 pesa mucho: representa solo el 11% de la población, pero acumula un tercio del PIB mundial. Durante la crisis económica pudo parecer que el G-20, que reúne teóricamente las economías más grandes del planeta, le pasaba la mano por la cara. Pero no ha sido así. “En la práctica, el G-20 básicamente amplía la base de apoyo y el alcance de los compromisos directos del G-8”, dice Josep M. Colomer en su libro El gobierno mundial de los expertos (Anagrama).

El problema del G-8 es otro: su población se encoge, es la más anciana del mundo y sus economías también serán cada vez más pequeñas con relación al conjunto. Quien falta en el directorio mundial no es Rusia, sino China, y luego India, Brasil, y todo lo que sigue.

Al final, la reunión del G-7 se sintetiza en un largo y tedioso comunicado, unas conferencias de prensa y unas fotos. Ahí está la lista entera de los graves problemas mundiales, en la letra pequeña que a pocos interesa.

Como corresponde a los tiempos de la política de la imagen, el país anfitrión elige escenarios de gran fotogenia. Quienes pretenden gobernar el mundo quieren que sus reuniones ocupen las primeras páginas de los periódicos y los prime time de las televisiones.

En la foto de este año, en Baviera, no está Putin y solo se ve a Merkel con los brazos extendidos, como si cantara, y Obama, que la escucha sentado en un banco ante un escenario alpino de película. De la política de la imagen surge al final la imagen que queda de la política.

Hay 10 Comentarios

"El G7 es un club privado donde están EEUU y sus aliados…"

Exacto. Toda razón tienes, y no se aceptan tiranitos, corruptitos, tzaritos, antisemitas, o impresentables invasores. ¿Qué falta hace invitar gente impresentables solo porque se sienten despreciados? Rusia es un país del tercer mundo, y allí que se quede junto con los maduros, los pamachanchas, y el resto de descerebrados.

Hubo muchas fotos de la G7 y si ud escogió esta para justificar su artículo es solo falta de imaginación.

Y de qué sirve ser una superpotencia nuclear y desarrollar una economía potente si se tiene una población que muere joven, con problemas graves de pobreza, drogadicción, alcoholismo y VIH, donde el gobierno está al servicio de los oligarcas y mafiosos.
Aunque les duela, la única grandeza de Rusia existió únicamente en el imaginario de los manipulados y endoctrinados ciudadanos soviéticos.

El G7 es un club privado donde están EEUU y sus aliados… ni más ni menos. Para ser el "gobierno del mundo en la sombra" le faltan actores fundamentales como CHINA, INDIA, RUSIA (que no es una superpotencia económica pero si es una superpotencia nuclear y un suministrador CLAVE de las materias primas que el mundo necesita para desarrollarse) y unos cuantos más…
El G7 es importante… sin duda PERO hay bastante vida fuera del G7… ¡y la que está surgiendo!.
¿Entrarán India y Pakistán en la Organización de Shanghai?. ¿Será importante… tendrá trascendencia?

Dice ECO que con Yeltsin Rusia vivió un periodo de aperturismo hacia Occidente, lo que es verdad, y de transformación democrática muy positiva y beneficiosa para el pueblo ruso…
La transformación democrática consistió, por ejemplo, en bombardear el parlamento ruso… elegido democráticamente… También consistió en ROBAR elecciones…
En cuanto a los beneficios para el pueblo ruso… solo mencionar que el PIB SE REDUJO A LA MITAD… la esperanza de vida cayó en picado a niveles tercermundistas… más de 12 millones de personas "desaparecieron" de las estadísticas… la población cayó en picado y recién ahora empiezan a recuperar la que tenían en 1990…
También en esa época se produjo la "mayor REDISTRIBUCIÓN de activos de la historia" en palabras de Berezovsky, las terribles guerras de bandas mafiosas que aterraron a Rusia durante años…etc, etc, etc.
Los rusos actuales… consideran a Yeltsin el gobernante más nefasto de su historia… sin embargo, el que lo sustituyó… un tal Putin… está en el punto máximo de su popularidad…
Yeltsin fue una terrible desgracia para Rusia y para sus ciudadanos y dejó a su país al borde de la desintegración y siendo un pelele de occidente… con Putin la cosa ha cambiado… y por eso "ya no es de los nuestros….".
A Putin, y a los que vengan detrás, les queda la tarea de modernizar y dinamizar la economía rusa porque sin una economía potente… no es posible ser una potencia…. Y en eso parece que están…. y por eso es tan "popular" para el imperio del CAOS.
El gran problema que tiene HOY Rusia es lograr, como en China, la sustitución eficaz y sin traumas del equipo que la lleva dirigiendo los últimos 15 años...

Puede que el señor ECO tenga sus razones de valorar bien a Yeltsin pero se olvida mencionar sus grandes errores al someter a la desintegrada URSS que él y no Gorbachov era su artífice en aquel caos. Además de hacer privatizar sus grandes empresas e introducir la economía de mercado al seguir el modelo de EE UU que en su euforia de la borrachera defendía, de neoliberalizar al país lo que aumentó la diferencia de ingresos sociales y la fuga de millonarios.

Leyendo su biografía aprendemos que sus mayores dificultades han venido de esa liberalización económica: “Yeltsin desmanteló apresuradamente el sistema de control estatal de los mercados y privatizó las empresas públicas, permitiendo la libre empresa en todo el país; estas medidas, que han convertido a Rusia en una economía de mercado, han ido acompañadas de una gran conmoción social, con la acentuación de las desigualdades, la miseria, la corrupción y la criminalidad”.

La foto que ha escogido la prensa de la reunión G7 y la soberbia en la declara e insiste el señor Obama, de aplicar mas sanciones económicas y políticas sobre Rusia nos hacen pensar que estamos en la antesala de nueva Guerra Fría de la cual ambos principales actores serán los beneficiados de la venta de armas y la defensa de estas. Los países satélites solo tienen que obedecer para sumarse a los embargos y a la compra de nuevos sistemas defensivos.

Si el G7 aspira a ser el gobierno del mundo, me pregunto para que esta la ONU y su consejo de seguridad, si se suprimiera con lo que se les paga a tanto funcionario podrian remediarse algunos graves problemas en los paises menos desarrollados aunque solo fuera lograr la alfabetizacion de todos los niños que les daria posibilidades de salir de la pobreza en la mayoria de ellos. Mi propuesta G7 o ONU
Jose Luis Espargebra Meco desde Buenos aires

La política de Rusia en apariencia parece deslindarse de las alianzas de la antigua Organización del atlántico norte, que fue otra que el proceso de polarización ideologizante de la guerra fria, de curso anacrónico hoy en apariencia, lo que no resulta simulado es el hambre de poder y las ansiedades de fungir como imperios, dos ópticas de una misma ambición.

Creo que las orinas y las cagadas tienen mejor olor que la política a escala mundial. La corrupción ha alcanzado un nivel de virus de difícil solución en esta época de vacío ético que padece la mayor parte de la humanidad... poder y riqueza: todo para mí y nada para el otro... A pesar de esa negatividad, espero que la Facultad de Medicina de la Universidad Política sea capaz de dar mejores facultativos para sanar la mente de millones de indolentes.

Con el expresidente Boris Yeltsin Rusia vivió un periodo de aperturismo hacia occidente y de transformación democrática, muy positivo y beneficioso para el pueblo ruso. Con y gracias a Boris Yeltsin las elites rusas pudieron hacer inversiones en países occidentales prohibitivas antes, prohibitivas hoy. Las actuales elites rusas creyendo que eran imprescindibles para el Mundo occidental, algo muy lejos de la realidad, han tomado decisiones equivocadas, desafiantes, chantajistas, ahora, lamentablemente, se le vuelven a cerrar las puertas a Rusia. En mi modesta opinión, las elites gobernantes occidentales, en concreto la UE, también son responsables de lo que está ocurriendo con Rusia. Por ejemplo, la ampliación de la OTAN y de la propia UE fue un error, como lo fue el apoyo que desde la UE le dieron a las denominadas revoluciones de los colores, etc. La actual Rusia es muy diferente, es una Rusia que se cierra sobre sí misma, ya no busca hablar sino expansionarse e incrementar su influencia recuperando tácticas de la era soviética. En política los errores tienen siempre consecuencias, ahora Rusia, vuelve a ser un actor bipolarizador de la política internacional, y además, a pesar de sufrir un periodo de fuerte crisis económica, según el secretario general de la NATO, se está rearmando, apostando otra vez por el carro de combate como arma principal de su táctica militar.

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Sobre el autor

es periodista. Director adjunto y columnista de EL PAÍS. Tiene a su cargo la edición de Cataluña.

Eskup

Archivo

diciembre 2016

Lun. Mar. Mie. Jue. Vie. Sáb. Dom.
      1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31  

Mis libros

Cinc minuts abans de decidir

Cinc minuts abans de decidir

Enmig del vendaval independentista

Un llibre que explica, qüestiona i contextualitza com s’ha esdevingut, setmana a setmana, el canvi radical que els darrers quatre anys ha sotragat Catalunya. Des d’abans de la sentència del Tribunal Constitucional, fins avui, quan l’independentisme és en primer pla del debat polític i social.

L'any de la revolució

L'any de la revolució

Com els àrabs estan enderrocant els seus tirans

Crònica, anàlisi i atlas de les revoltes de la dignitat, que van conmocionar al món àrab durant 2011, amb referències i comentaris a tots els països on els joves van aixecar-se en protesta contra l'autoritarisme i les dictadures. Amb un nou epíleg per l'edició catalana.

El último que apague la luz

El último que apague la luz

Sobre la extinción del periodismo

Una reflexión sobre los últimos años de la industria de la prensa escrita, las dificultades para seguir haciendo periodismo de calidad y la indisoluble relación entre periodismo y democracia.

El año de la Revolución

El año de la Revolución

Cómo los árabes están derrocando a sus tiranos

Balance, atlas político y análisis de las causas de las revueltas de 2011, que han derrocado a cuatro dictadores, encendido enfrentamientos civiles y provocado reformas y convulsiones políticas en la entera geografía árabe.

¿AUN PODEMOS ENTENDERNOS?

¿Aun podemos entendernos?

Conversaciones sobre Cataluña, España y Europa
REIVINDICACION DE LA POLÍTICA

Reivindicación de la política

Veinte años de relaciones internacionales
La oca del señor Bush

La oca del señor Bush

Como la Casa Blanca ha destruido el orden internacional

Nube de tags

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal