Lluis Bassets

Como en la guerra fría

Por: | 07 de enero de 2016

Irán y Arabia Saudí repiten un esquema que ya conocemos. Solo guerrean por delegación, es decir, mediante fuerzas interpuestas. Utilizan a las minorías internas del adversario para sembrar la discordia y dividirlo. Cada uno levanta su propia bandera ideológica o religiosa, que sirve para esconder sus intereses y ambiciones de hegemonía. Tejen alianzas que obligan a tomar partido a los vecinos, encrespan las relaciones internacionales y terminan organizando un mundo o una región bipolar.

Con frecuencia, los contendientes acuden a la provocación para comprobar la resistencia del enemigo. Una patrullera iraní lanzó hace una semana un mísil a poco más de mil metros del portaviones Harry Truman a su paso por el estrecho de Ormuz. El pasado octubre, Irán probó un nuevo cohete balístico con capacidad para alcanzar a Israel, aunque lo tenía expresamente prohibido por Naciones Unidas. Arabia Saudí acaba de ejecutar a un destacado clérigo chií, encendiendo las iras de los chiitas en Irán y en todo el mundo islámico. Y, como respuesta, las autoridades iraníes han permitido el asalto de la embajada saudí en Teherán y con ello provocado la ruptura de relaciones diplomáticas.

También con frecuencia, estos encontronazos conducen a una escalada en las represalias mutuas y al riesgo de convertir el enfrentamiento frío en caliente con efectos desestabilizadores para todo el entorno regional. Por fortuna, en el caso que nos ocupa ninguna de las dos potencias tiene el arma nuclear, aunque es pavorosa la perspectiva de que una de ellas la tuviera a su alcance sin que antes hubiera amainado la tensión en la región.

El objetivo exhibido en la propaganda es la destrucción del rival: los iraníes quieren ver el final de los Saud y los saudíes el derrocamiento de los ayatolas. Pero es un enfrentamiento táctico, en el que cada una de las potencias procura avanzar peones en la competencia por la hegemonía regional y el liderazgo político islámico. Todos los medios sirven para ello: servicios secretos, acciones encubiertas, terrorismo; o guerra económica, que en el caso saudí juega con el precio del petróleo.

La actual escalada tiene raíces profundas, pero el desencadenante es el pacto nuclear del pasado 14 de julio que permitirá a Irán desarrollar una industria nuclear civil. Nada de lo pactado puede complacer a la monarquía saudí. El levantamiento progresivo de las sanciones dará a Teherán márgenes presupuestarios para mejorar las condiciones de vida de los iraníes y contar con mayores palancas de acción, de forma que un Irán reintegrado en la comunidad internacional disputará a los saudíes el lugar privilegiado que estos han ocupado hasta ahora, de la mano de su pacto histórico por el que Washington le daba seguridad y protección a cambio de petróleo.

Irán y Arabia Saudí no tan solo libran una buena guerra fría regional sino que pugnan por convertirla en global, cada uno con una de las dos grandes potencias de la auténtica guerra fría de su lado. De momento, es decir, mientras dure y avance esta contienda fría islámica, ya hay un vencedor temible, sobre todo para los europeos, como es el califato terrorista que se ha instalado en Siria e Irak.

Hay 17 Comentarios

Resulta curioso que usted se olvide de comentar que detrá s de Arabia Saudi están EEUU y Reino Unido ¿acaso no sabe que en la carnicería de Yemen participan ambos paises?

Sucede lo mismo en Siria donde el apoyo saudita a Al-Qaeda es seguido por intensas quejas de EEUU y UE porque se bombardee a quienes ahora llaman rebeldes.
Efectivamente se da una guerra fria donde se utilizan proxys, pero no nos confunda a la hora de señalar los bandos, se trata del bloque de la OTAN contra China, Rusia e Irán

Pronto va a haber elecciones regionales en Alemania. Será interesante ver si los alemanes están de acuerdo con la política de inmigración de la candidata al nobel de la paz o si lo ven de otra manera.
Eso es lo bueno de la democracia.... permite ver en qué dirección se mueven los ciudadanos a la hora de defender sus intereses, derechos y libertades.

Antoni de Sallas | 08/01/2016 1:18:16
Si se atiborran de armas... por algo será.
Además este año podrán decidir entre Hillary y Trump... Veremos cuál es su opinión... aunque como haya otro San Bernardino...

El nivel de vida agradable de España es producto de la poca libertad que nos permite el régimen opresor socialista, porque no hay socialismo sin opresión. ¿Quién en su sano juicio permitiría que le robasen alma, vida, y tesoro para regalarlo a quienes no les da la gana trabajar? Pues a oprimir se ha dicho. En comparación a otros países, España es opresiva y ridículamente desempleada, y sin las ayudas europeas estuviera a niveles tercermundistas. Hasta el triunfo fascista, la medicina socializada, está por irse a la quiebra. Aquello de que lo "regalado" no se aprecia, sino se abusa cumple. Y ahora con toda África demandando servicios y medicamentos es el último clavo en el ataúd.

Comparando España con Usa, quedamos en un hoyo profundo en libertad y en todo. Hay que predicarles a los Americanos que es injusto que ellos tengan tanto, y nosotros tan poco. Los Americanos tienen obligación de compartir con nosotros, pobres y hambrientos, su riqueza que tanto sudor y sangre les ha costado. Además. ellos no tienen trenes, como en España, que los quiebren. Ni tienen el 50% de la población sin hacer nada más que quejarse de que no tienen nada que hacer. España no tiene a Obama, pero tiene a Zapatero que vale por cuatro, y tiene a Rajoy que hunde hasta un globo en el mar sin desinflarlo.

Ahora hagamos caso y echemos retroceso, abandonemos las ciudades y el trabajo, abandonemos la electricidad y la gasolina, olvidemos los autos, nada más rápido que un caballo. Dejemos la medicina moderna, lleguemos hasta los desangramientos, olvidemos los antibióticos y volvamos a los serruchos y hachas para "curar". Los españoles somos duros y fuertes. No necesitamos nada del progreso. Volvamos a los años cuando España valía mucho: El Año de Nuestro Señor de un mil cuatrocientos noventa y dos, y olvidemos al genovés con sus ideas locas de ir a las Molucas viajando al oeste. Bien sabemos que el mar termina después del horizonte, que hay monstruos marinos, y que se caerán al vació.

Eso del progreso es una quimera inútil. ¿Para qué perder el tiempo? Ojalá Tomasito de Torquemada llegue pronto y ponga orden.

….ah…., la guerra fría o las innumerables guerras frías….matar y no matar, hacer el amor, dicen algunos, preferiblemente, y otros escriben sus memorias….! (Casla debiera leer el libro.)


“Matar a alguien está en la capacidad de todos nosotros, sea en guerras o no lo sea. En algunos, no les tiembla la mano para hacerlo, lo hacen sin asco, sobre todo si es ya costumbre o hábito; o como sea el caso, matar al enemigo ideológico, en defensa propia o por meros celos de amor es y ha sido siempre, a final de cuentas un acto de descarga mental contaminada por represión, odio, pasión, venganza. Es como un ritual donde se prepara mentalmente ese momento que se ha de vivir. Para esto, no hay cura, ni la paz, la riqueza o la paz espiritual calma la inmediatez de ese momento en particular. Matar es adictivo, como la misma carga sexual de la especia humana. La experiencia de matar dice que: el estampido del arma mata primero antes de que la bala toque al sujeto, el estampido es lo único que el sujeto escucha para luego la nada… Matar, es rápido, no tiene dolor cuando el tiro es bien dado en un punto vital y la víctima no sufre. En esto, el corazón del matador se ensancha, la respiración se eleva a palpitaciones inmensurables, el estómago se llena de mariposas y el pensamiento vuela en estado de éxtasis y, por alguna razón, la sensación sexual reaparece en el imaginario mental cuando vez a la víctima inerte y que has dado en el blanco.” (Extracto de: Después de Afganistán, Memorias de un Soldado, 2006)

Que estamos en el camino equivocado es un hecho insoslayable, solo que aún no hemos llegado el punto de no retorno y por tanto se entiende que, en las actuales circunstancias aún queda cierto margen para cambiar. Cambiar a otro modelo de producción donde el crecimiento no sea la medida de todas las cosas, no es sencillo. Construir esta maquinaria (capitalista), ha llevado décadas, y ahora no resulta fácil cambiar el paso, hacia modelos desconocidos o, no suficientemente explorados.


La autosuficiencia energética (de EEUU o de cualquier otro país/es), es una quimera. La cantidad de energía que se produce, es mínima comparada con la cantidad de energía que se necesita para mantenerla. Entender esto es entender que nuestro actual modelo de vida debe cambiar hacia posiciones más realistas, donde prime la conservación de "lo que hay" frente a un crecimiento imposible de mantener a medio plazo, digamos a 100 años vista. Los modestos progresos tecnológicos son insuficientes para cambiar el modelo de dependencia de los recursos fósiles, ahora baratos y abundantes, a los que los países industrializados están enganchados y de los que son dependientes. Esto no quita para que la fórmula antes descrita; cantidad de energía necesaria para mantener la producida sea, un suicidio colectivo.

El que Estado Unidos tenga petróleo suficiente para autoabastecerse y que incluso se haya abierto la posibilidad de exportar, está cambiando el mundo.
Estados Unidos no necesita ya de la paz o de la guerra para para garantizar sus suministros de hidrocarburos.
Ahora la tensión se la ha pasado a los productores, el precio del petróleo se hunde y las economías dependientes de él entran en perdidas.
Arabia Saudita se asusta ante la nueva situación de Irán en el mundo, que le va permitir poner más barriles .
Parecia claro que los productores (países y corporaciones) no se iban a quedar quietos, como subir el precio del petróleo, ese es el asunto.
Y creo que nada como una guerra religiosa para encubrir este asunto, sobre todo pensando que Estados Unido no lo necesita y todo lo que pase va a reforzar su posición mundial y debilitar a sus amigos y enemigos.
Putin tiene necesidad que el precio del petróleo suba y estas guerras le van bien sobre todo si al final se destruyan los pozos de los otros con lo que sus hidrocarburos se convertirán en la correa con la que imponer sus necesidades geopolíticas.
Mientras los europeos se empobrecen con un conflicto religioso que le obliga a pelear en un frente exterior y un frente interior y hacerse cargo de los dramas humanitarios que nunca serán reconocidos como ayudas, siéndoles exigidos como una obligación para mantener el nivel de vida que cada vez será peor.
Los musulmanes son el arma empleada como palanca para que el precio del petróleo suba obteniendo a cambio la destrucción de sus países.
Muchos pierden y pocos ganan, la desigualdad aumenta.

¿Será porque los Americanos no se acobardan?

Huy que miedo, me acobardo mientras me asesinan...

@Malaga. Dicen que la etología estudia el comportamiento, también humano, de los individuos expuestos a un medio y unas circunstancias. Entonces el hombre no es guerrero o pacifista por naturaleza sino por las circunstancias. Las que hoy nos rodean son cada vez mas difíciles por una sencilla razón fácil de entender. La perspectiva de un mundo finito determinan nuestro comportamiento en un ámbito biológico determinado. Este es en la actualidad un entorno hostil de crecimiento falsamente llamado sostenible. Es decir, tarde o temprano no habrá para todos. Ya podemos afirmar que no hay para todos, por ejemplo; al nivel de consumo de unidades energéticas del primer mundo frente al nivel de consumo energético que demandan los demás mundos, que por otra parte estos tienen el legítimo derecho a alcanzar la misma demanda que los del primer mundo. Ante esta perspectiva el “contrato social” puede romperse calculadamente y es fácil equivocarse al hacerlo. Si lo que nos preocupa es el porvenir y este depende de la energía que podamos almacenar o controlar, resulta comprensible que sean los lugares en el mundo que almacenan la energía los más conflictivos. Por lo tanto Venezuela, Oriente Próximo o Rusia, están siempre en el disparadero del primer mundo que, por un lado necesita ingentes cantidades de energía para sostener el tejido industrial y la actividad capitalista a la que está entregado y por otro no le vasta aún con mantener esta actividad, sin que por su propia naturaleza necesita crecer. El crecimiento es por tanto el combustible que alimenta este monstruo que hemos dado en llamar progreso. Hay muchas alarmas encendidas como la del cambio climático, pero aún no son suficientes para darnos por aludidos, no por estupidez sino porque no parece que haya llegado el momento aún de abandonar el crecimiento económico como estándar para medir el progreso. Igual que las aves migratorias varían su comportamiento, retrasas y adelantan sus viajas o simplemente los suspenden por la información que reciben sus sensores biólogos, que los humanos aún no hayamos decidido cambiar nuestro comportamiento no es una frivolidad sino un síntoma inequívoco de que aún, mantener la estrategia es, de momento, biologicamente viable.

Pero que manía de enfrentarse por una interpretación distinta de la misma religión, más bien creo que son todos los intereses económicos y por el petróleo lo que mueve toda esta batalla, pero ¿qué es lo que pretende el EI, qué es lo que busca? ¿sólo reconquistar y trasladar la religión sunni a los territorios ocupados? Es toda una locura lo que está sucediendo en esos países y, lo peor, es que llegará un momento que ni ellos mismos sabrán como pararlo o resolverlo. El mundo de Occidente y Oriente no sóo deben tener relaciones económicas basadas en el crudo, las diferencias culturales y sociales son muy dispares y distantes y eso hay que intentar resolverlo, hay que buscar, entiendo yo, un espacio común entre ambos mundos.

Sherazade | 07/01/2016 17:45:44
Creo que en EEUU los vendedores de armas están vendiendo más que nunca... por algo será... Huy que miedo...

casla, ay, que miedo de viajar para Europa!

"El nostre estat no té amics, només té interessos." Sembla ser que va ser dit per un ministre d'exteriors de la Gran Bretanya.
Doncs, bé, si per aconseguir aquests interessos s'ha de ser amic del dimoni, a llarg termini el teu destí és l'infern.

Guerras!! Por más tiempo que pasa no me explico porque el ser humano es tan guerrero. Como es algo que está tan lejos de mi personalidad creo que nunca lo entenderé. Con lo felices que sería todo el mundo si dijera eso de "haz el amor y no la guerra" Aunque entiendo que estará en los genes, muy bien metido. Si siempre ha habido guerras, supongo que siempre las habrá

Me causa pesar que entre todo lo dicho no se haga mención a las 47 decapitaciones de chiitas en Arabia Saudita, más propias del Estado Islámico (sic), según Robert Fisk periodista habitual en The Independent (http://www.independent.co.uk/voices/comment/saudi-arabias-executions-were-worthy-of-isis-so-will-david-cameron-and-the-west-now-stop-their-a6794046.html), que han sido el detonante de este nuevo enfrentamiento entre los dos países. Igual pesar me causa que se eluda entrar en el análisis de la situación de los decapitados, gente que protestaban como muchos otros lo hicieron en otros países y que entonces recibieron gran cobertura mediática de occidente. Si estas decapitaciones las hubiese ordenado Maduro en Venezuela, me puedo imaginar los ríos de tinta que se hubieran derramado por los diarios occidentales en favor de las víctimas. Pero como estas decapitaciones han sido ordenadas por el rey sunita Al Saud, que no se le acusa como a otros (Al Assad), de sanguinario y despiadado por la sencilla razón de que es "nuestro amigo" (sic), o como dice el dicho, es "nuestro hijo de puta". Me causa pesar, digo, que no se entre en el meollo de la cuestión, en un diario que supuestamente defiende la libertad de expresión. El nuevo año nos trae más de lo mismo.

A mi me preocupa bastante más lo que los sauditas y sus fuerzas interpuestas están provocando en Europa.
Opinar distinto y criticar al islam... te puede costar la vida, en Europa.
Hacer chistes sobre el islam, te puede costar la vida, en Europa.
Ir a un concierto, tomarte algo en una terraza o en un bar, te puede costar la vida, también en Europa.
Hacer un viaje en tren... te puede costar la vida en Europa.
Desde hace una semana... pasar un fin de año en una plaza europea (da igual en Colonia que en otros sotios) te puede costar.... como poco, una violación...
Las plazas europeas convertidas en Tahrir...
¿Qué tienen en común todas estas cosas... y otras ocurridas en San Bernardino o en Australia....?. ¿Quién es la mano que mueve la cuna?

Nada de "Guerra Fria".
El dia que deje de pensar y escribir como "Occidental" a lo mejor comenzara a entender al "Mundo Musulman"...
Aqui Ud. "molesta" a alguien en la ruta...y ese alguien saca un cuchillo y lo convierte a Ud. en un "colador".
La sangre en esta zona es muy "caliente..." y si les dan la oportunidad los numeros de Sirios muertos sera algo minusculo...

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Sobre el autor

es periodista. Director adjunto y columnista de EL PAÍS. Tiene a su cargo la edición de Cataluña.

Eskup

Archivo

diciembre 2016

Lun. Mar. Mie. Jue. Vie. Sáb. Dom.
      1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31  

Mis libros

Cinc minuts abans de decidir

Cinc minuts abans de decidir

Enmig del vendaval independentista

Un llibre que explica, qüestiona i contextualitza com s’ha esdevingut, setmana a setmana, el canvi radical que els darrers quatre anys ha sotragat Catalunya. Des d’abans de la sentència del Tribunal Constitucional, fins avui, quan l’independentisme és en primer pla del debat polític i social.

L'any de la revolució

L'any de la revolució

Com els àrabs estan enderrocant els seus tirans

Crònica, anàlisi i atlas de les revoltes de la dignitat, que van conmocionar al món àrab durant 2011, amb referències i comentaris a tots els països on els joves van aixecar-se en protesta contra l'autoritarisme i les dictadures. Amb un nou epíleg per l'edició catalana.

El último que apague la luz

El último que apague la luz

Sobre la extinción del periodismo

Una reflexión sobre los últimos años de la industria de la prensa escrita, las dificultades para seguir haciendo periodismo de calidad y la indisoluble relación entre periodismo y democracia.

El año de la Revolución

El año de la Revolución

Cómo los árabes están derrocando a sus tiranos

Balance, atlas político y análisis de las causas de las revueltas de 2011, que han derrocado a cuatro dictadores, encendido enfrentamientos civiles y provocado reformas y convulsiones políticas en la entera geografía árabe.

¿AUN PODEMOS ENTENDERNOS?

¿Aun podemos entendernos?

Conversaciones sobre Cataluña, España y Europa
REIVINDICACION DE LA POLÍTICA

Reivindicación de la política

Veinte años de relaciones internacionales
La oca del señor Bush

La oca del señor Bush

Como la Casa Blanca ha destruido el orden internacional

Nube de tags

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal