Lluis Bassets

China se asoma al vacío geopolítico generado por Trump

Por: | 28 de noviembre de 2016

No hace falta esperar a los primeros cien días de Donald Trump para ponderar razonablemente las cartas con que cuenta China para salir como la gran vencedora de las elecciones presidenciales en Estados Unidos. No es la única potencia con posibilidades, pero sí la que tiene mejores expectativas. Rusia puede obtener ventajas regionales en Europa oriental y Oriente Próximo, en Ucrania principalmente, como resultado del debilitamiento del lazo transatlántico y del desinterés de Washington por el futuro de Siria. También puede sacar tajada la República Islámica de Irán, que ya aprovechó la guerra de Bush para extender su esfera de influencia en Irak, regresó a la escena internacional gracias al acuerdo nuclear con Obama y ahora puede sacar partido de la nueva estrategia de Trump para consolidar al régimen aliado de Bachar el Asad.

En el caso de China, las ventajas no son solo regionales. El proteccionismo comercial de Trump, con la denuncia del TTP (Tratado Comercial con el Pacífico) y la vía muerta para el TTIP (Tratado Trasatlántico de Comercio e Inversiones), entrega a Pekín la bandera del multilateralismo y del libre comercio, y no tan solo en Asia, donde China promueve una alternativa regional que incluye a 16 países en el denominado RCPE (Regional Comprehensive Economic Partenership), sino en la entera región del Pacífico, con la inclusión de los latinoamericanos (México, Perú y Chile). La oportunidad para Pekín a partir de ahora es liderar y apropiarse de la globalización, que Washington promovió e impulsó y ahora parece dispuesto a abandonar.

Idéntico movimiento cabe respecto a los acuerdos sobre cambio climático alcanzados en París y Marraquech en caso de confirmarse la línea negacionista de Trump y sus propósitos de inhibición en su financiación y aplicación en EEUU. Pekín tiene la oportunidad de quedarse con el liderazgo global de la reducción de emisiones, después de haberse asociado a Washington en Copenhague ya en 2009 hasta compartir la dirección del proceso en la última tanda negociadora.


Las palabras producen efectos, aunque se hayan pronunciado en campaña electoral, sobre todo cuando han salido de la boca del vencedor, por más que luego siga un expectante silencio. Los propósitos aislacionistas y unilaterales crean un vacío geopolítico solo con su enunciado. Los dos tratados de defensa denunciados por Trump antes de las elecciones, la Alianza Atlántica y el Tratado Japón-Estados Unidos, son piezas angulares del sistema de seguridad internacional y probablemente los tratados de defensa más eficaces de la historia. Es difícil que un gobernante responsable de los países afectados se inhiba ante la eventualidad de encontrarse al descubierto por la retirada en un próximo futuro del paraguas defensivo estadounidense. De ahí que objetivamente, antes incluso de que tome posesión, Trump sea en el capítulo de defensa un estímulo para la carrera armamentística y para la proliferación nuclear, así como en el comercial su victoria es un estímulo a los reflejos proteccionistas, la escalada arancelaria y las guerras comerciales.

La realidad mundial de hoy es que hay un presidente electo en Estados Unidos que ha manifestado su desinterés por la marcha del planeta y por su gobernanza multilateral y otro presidente, el de China, Xi Jinping, que tiene planes de inversión en infraestructuras y de conectividad para todo el complejo tricontinental de Asia, Europa y Africa –bajo el nombre de Nueva Ruta de la Seda, de antiguas resonancias imperiales para China-- e iniciativas de construcción de nuevas instituciones globales a partir de su visión asiática del mundo y no de la visión de EEUU y de las antiguas potencias europeas.

Trump atacó duramente a China en la campaña electoral, acusándola de depreciación competitiva de su moneda y de inventarse la idea del cambio climático para debilitar la economía estadounidense. La debilidad de estos argumentos, propios para debates de barra de bar, acrecientan la inyección moral que significa para el Partido Comunista de China el contraste entre la eficacia de su oscurantista y lento sistema de selección de sus líderes y la escandalosa e incomprensible elección de un personaje salido de los ‘reality shows’ como es Trump, sin idea estratégica alguna, y además con menos votos populares que su contendiente demócrata. Es también una victoria ideológica frente a la democracia occidental, que regocija a todos los regímenes autoritarios, especialmente los más competitivos respecto a Washington, como son los de Teherán y Moscú.

Además de la ventaja estratégica global, China también se asoma a una ventaja regional, muy concretamente en su zona de expansión natural que son los mares circundantes, donde disputa la soberanía sobre islas e islotes con Japón y está utilizando arrecifes y peñascos para construir numerosos aeropuertos, puertos e instalaciones militares hasta reivindicar una extensa zona marítima en forma de
Cow
que penetra en el Mar de la China Meridional hasta las costas de Filipinas, Malaysia, Indonesia y Vietnam. Pekín está aplicando allí una versión asiática de la Doctrina Monroe –América para los americanos— que le sirve para enfrentarse al paraguas defensivo de EEUU y para soslayar incluso la vigencia del derecho internacional del mar y la jurisdicción de los tribunales internacionales.

Los planes de inversión militar de Trump, y especialmente la prevista construcción de 78 nuevos buques y submarinos, afectan directamente a la competencia militar con China en esta zona, aunque el debilitamiento de la política de alianzas y el unilateralismo de la nueva administración republicana aflojarán todavía más los lazos con los países de la región y desdibujarán el llamado pivote asiático o desplazamiento del centro geoestratégico de EE UU del Mediterráneo al Pacífico, anunciado por Hillary Clinton y Obama.

El nombramiento del secretario de Estado puede matizar algunas de estas políticas trumpistas. En caso de que el designado sea el ex gobernador de Massachussets y ex candidato republicano Mitt Romney, quedaría compensada la fuerte inclinación hacia Putin manifestada por el magnate inmobiliario. Romney considera a Rusia como la principal amenaza estratégica para Estados Unidos, algo que sin duda alguna está pesando más que los enfrentamientos con Trump en la campaña de las primarias republicanas como baza en su contra en las discusiones sobre la nominación. La incertidumbre respecto al gabinete presidencial es parte de la niebla estratégica que se ha cernido sobre el mundo desde el 9 de noviembre y bajo cuyo manto una vieja superpotencia como Rusia o una aspirante a la hegemonía mundial como China avanzan sus peones con sigilo y determinación.

Hay 2 Comentarios

Me parece un análisis totalmente equivocado. Es en la actual coyuntura internacional en la que muchos países occidentales sufren un proceso de decadencia, mientras otros, China, el resto de países del bloque BRICS, Méjico, etc., incrementan su poder e influencia en la esfera internacional y sus economías crecen, bueno algunas ya no, por ejemplo, Brasil.


¿Carrera armamentística? Llega echar un vistazo a la evolución de los presupuestos militares para constatar que hace tiempo que se está produciendo un nuevo rearme mundial, rearme que algunos países han tenido que frenar con la crisis del 2008. En concreto China a mas que doblado su presupuesto militar desde el 2006, algo que es lógico, pues el poder económico y militar de las naciones suele ir de la mano, con alguna excepción, como la de Corea del Norte, cuyo Gobierno no ha cesado de incrementar su poder militar a pesar de que su economía lleva estancada décadas. También han incrementado de forma importante sus presupuestos Rusia y Arabia Saudí. En las democracias occidentales, o sea, países miembros de NATO, hay transparencia en cuanto a los gastos militares, no ocurre lo mismo con otros países, como por ejemplo con China, muy probablemente su gasto militar sea todavía superior al que dan a conocer.


Es cierto que China ha depreciado su moneda en diferentes ocasiones para incrementar su competitividad exterior y poder así incrementar las exportaciones. Tan bien es cierto que los tratados sobre cambio climático son negativos para los intereses de los países desarrollados, se exige que aporten dinero y que adopten medidas que harán que su industria sea menos competitiva que la de países no tan desarrollados como por ejemplo China.


No sabemos todavía cómo va a gobernar el futuro presidente Trump, ni con qué resultados, lo seguro es que sus políticas van a agitar las relaciones internaciones, en mi opinión de forma positiva.

Propaganda, propaganda y pura propaganda... y de baja calidad para rematar. El señor Bassets no solo no entiende América (por más que vacaciona en Miami Beach y cena en Smith & Wallenski,) sino que se corona dando cátedra sobre lo que Trump hará en el futuro.

Que los Americanos detestan Europa es un HECHO. La más detestada es Francia con España pocos pasos atrás. Alemania es detestada por todo quienen han servido en las bases Americanas. Los alemanes maltratan a los Americanos de tal manera que los soldados no usan uniforme fuera de las bases. Gran Bretaña es caso diferente ya que los consideran PRIMOS.

Bueno, señor odia - América, se van, y se van cantando. No más fondos para un continente de desagradecidos y socialistas hundidos en su propia bazofia. Los Americanos no se sienten obligados a mantener a los europeos. En sus ojos, mantenerlos durante más de 60 años ha sido un error. Dicen adiós felices, y si no vuelven a ver un europeo en sus vidas, aun mejor.

Los Americanos no temen a Rusia ni a la China. Si hay una disputa comercial gana América siempre. ¿O cree usted que la industria China sobrevive sin el mercado y tecnología Americanas? Es que leer derrapes intelectuales sobre la debilidad Americana sin siquiera entender que quién ha CREADO la economía china es Estados Unidos, es verdaderamente irrisorio.

Por favor, señor Bassets, diganos qué productos industriales chinos no son Americanos en origen y que no se pueden producir en América? Hasta Apple hace ruidos de retornar la producción de iphones y macs a EEUU. La campaña de Trump los puso en evidencia de ser complices en la esclavitud de las mujeres chinas.

En fin, si no está insultando a Trump, está insultando a los Americanos y a América. América, como siempre, ignora a los europeos por pequeños, marxistas y quebrados. Sus insultos caen en oídos sordos.

América con Trump hará lo mejor para America. Que el resto haga lo que pueda. Fuera de Canadá, Mexico y Centro America, poco interés tiene. En España no tiene alguno, como prueba que ni recibieron a Zapatero en los 8 años de Bush, Obama invitó a Zapatero a REZAR y leer la biblia en un DESAYUNO, y no lo invitó a la Casa Blanca. A Rajoy, nada. Hasta el Rey tuvo que pedir invitación y ni así. Solo le concedió 5 minutos en una visita a la ONU.

Ahora preparece para más de lo mismo. Trump ignorara España y a la UE por tarados y bocones. No ha llegado a su primer día de trabajo, y se deshacen en insultos. Buena les espera.

Para mientras invita a europeos inteligentes como Farage y Orban. Más claro, ni el agua. No por mucho censurar se borra la realidad.

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Sobre el autor

es periodista. Director adjunto y columnista de EL PAÍS. Tiene a su cargo la edición de Cataluña.

Eskup

Archivo

diciembre 2016

Lun. Mar. Mie. Jue. Vie. Sáb. Dom.
      1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31  

Mis libros

Cinc minuts abans de decidir

Cinc minuts abans de decidir

Enmig del vendaval independentista

Un llibre que explica, qüestiona i contextualitza com s’ha esdevingut, setmana a setmana, el canvi radical que els darrers quatre anys ha sotragat Catalunya. Des d’abans de la sentència del Tribunal Constitucional, fins avui, quan l’independentisme és en primer pla del debat polític i social.

L'any de la revolució

L'any de la revolució

Com els àrabs estan enderrocant els seus tirans

Crònica, anàlisi i atlas de les revoltes de la dignitat, que van conmocionar al món àrab durant 2011, amb referències i comentaris a tots els països on els joves van aixecar-se en protesta contra l'autoritarisme i les dictadures. Amb un nou epíleg per l'edició catalana.

El último que apague la luz

El último que apague la luz

Sobre la extinción del periodismo

Una reflexión sobre los últimos años de la industria de la prensa escrita, las dificultades para seguir haciendo periodismo de calidad y la indisoluble relación entre periodismo y democracia.

El año de la Revolución

El año de la Revolución

Cómo los árabes están derrocando a sus tiranos

Balance, atlas político y análisis de las causas de las revueltas de 2011, que han derrocado a cuatro dictadores, encendido enfrentamientos civiles y provocado reformas y convulsiones políticas en la entera geografía árabe.

¿AUN PODEMOS ENTENDERNOS?

¿Aun podemos entendernos?

Conversaciones sobre Cataluña, España y Europa
REIVINDICACION DE LA POLÍTICA

Reivindicación de la política

Veinte años de relaciones internacionales
La oca del señor Bush

La oca del señor Bush

Como la Casa Blanca ha destruido el orden internacional

Nube de tags

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal