Una agresión controlada

Por: | 08 de noviembre de 2013

Adaptación
Hoy toca sesión de teoría básica del entrenamiento deportivo.

¿Te has preguntado alguna vez por qué razón mejoramos si entrenamos?

La respuesta es muy sencilla: mejoras entrenando porque manejas la maquina más alucinante y perfecta que se haya creado jamás, tu cuerpo. Quizás a ti lo que te guste sean los ferraris o los ordenadores o los cohetes… unos cacharros si los comparamos con la maquina en la que tú estás metido. Y es que mientras esas otras maquinas envejecen y se desgastan desde el momento de su estreno, nosotros tenemos la capacidad de hacernos más fuertes y mejores si le damos a nuestro cuerpo los estimulos correctos. Imagina un ordenador que aumentase su memoria y su velocidad conforme fuéramos trabajando con él o un coche cuyas piezas fueran rejuveneciendo con el uso. Eso es lo que podemos conseguir (hasta cierto punto) con un buen entrenamiento.

Desde un punto de vista fisiológico, el entrenamiento deportivo se rige por lo que el gran fisiólogo austro-húngaro Hans Selye  denominó allá por el año 1950 “Síndrome General de Adaptación”. Sin embargo, los estudios de Selye no tenían nada que ver con el deporte sino con el estrés, palabra por cierto de la que parece ser el accidental creador.

Selye encontró que respondemos al estrés a través de 3 etapas:

1.-alarma ante el agente estresante,

2.- adaptación al agente estresante como medida defensiva,

3.- agotamiento. Ocurre cuando el agente estresante es excesivo (por su intensidad y/o por su duración) y no permite una adaptación correcta.

Pues bien, el entrenamiento deportivo no es otra cosa que una agresión a nuestro cuerpo, una agresión que supone un factor de estrés al que esperamos que nuestro cuerpo se adapte haciéndose, según haya sido el tipo de estímulo estresante, más fuerte, más resistente, más veloz, más hábil, etc.

Pero hay una pega, no basta con agredir nuestro cuerpo de cualquier manera sino que esa agresión debe estar muy controlada con el fin de que no sea excesiva para nuestra capacidad actual. Por eso, de no controlarse la magnitud del entrenamiento, corremos el riesgo de entrar en una situación de sobreentrenamiento que puede desencadenar a medio plazo desde el abandono de la actividad por hastío y frustración ante el sufrimiento y la falta de progresión hasta importantes problemas de salud.

Otro factor fundamental para que el entrenamiento sea efectivo y se produzca la esperada adaptación es el descanso. Si es bueno entrenar, es fundamental descansar porque es mientras descansamos cuando se concretan las mejoras en nuestro organismo derivadas de la adaptación al entrenamiento.

Y ahora viene la segunda pega: igual que nos adaptamos, nos desadaptamos. Es decir, si descansamos en exceso, podemos perder los beneficios generados por el entrenamiento.

Por tanto, el entrenamiento no es otra cosa que la gestión de la relación entre los estímulos estresantes y los descansos que aplicamos a nuestro cuerpo.

En los atletas que entrenan en un entorno de alto rendimiento (que, por cierto, no es necesariamente lo mismo que de alto nivel), el entrenamiento suele estar supervisado por expertos que planifican concienzudamente estas variables (el entrenamiento y el descanso) con el fin de optimizar su relación pero a nivel popular abundan peligrosamente los “machacas” autodidactas, tan fanáticos del entrenamiento como temerosos del descanso.

El órgano que comanda nuestra maravillosa maquina es el cerebro, por favor, utilicémoslo para actuar con sentido común y hacer un entrenamiento saludable.

Hay 11 Comentarios

Muy buen artículo, sé que algunos esperan recetas concretas, pero no las hay. Cada uno de nosotros somos diferentes, tenemos una constitución, un nivel de resistencia y un corazón distinto... La idea es: ojo con emocionarse y salir todos los días, porque no das tiempo al cuerpo a que se recupere. Come bien, duerme bien y entrena con moderación, que las mejoras llegaran y las lesiones se esfumarán...

Me parece muy buen artículo, creo que para el que lo tache de simplista le podría aconsejar bibliografía básica para leer si busca métodos de entrenamiento o técnicas que le dirijan el entrenamiento más especificamente.
Y también creo que el deporte es sano , el problema es que no todo el mundo sabe como practicarlo. Por eso el problema de las lesiones.
Saludos, espero que sigan las publicaciones.

Me parece un buen comentario , las criticas no me parecen acertadas .Soy Deportista de toda la vida ,creo que a medida que transcurre la vida es verdad que nos sentimos mejor ,pero cuidado ,al deporte ademas del entrenamiento descanso hay que sumarle el buen combustible premium que necesitamos para movernos ,definitivamente no hay mejoras ,hay que aprender muchisimo a combinar alimentos fundamental para no lesionarnos .Mi consejo si queres empezar a entrenar enserio primero fijate que comes y como .
Gabriel Tigre Buenos Aires .

Para Diancecht:
Ante todo, gracias por el comentario, a favor o crítico, agradezco cualquier comentario que pretenda ser constructivo.
Dicho esto, comentarte que tengo la impresión de que lo que estás buscando en este blog es una "receta mágica" que solucione tus problemas particulares y eso mucho me temo que desde el otro lado del ordenador no te lo puedo proporcionar. ¿Qué consejo pretendes que te dé si ni te conozco ni conozco nada de tus circunstancias?
Me tachas de simplista al comentar que vengo a decir que no hay que entrenar ni demasiado ni demasiado poco. Me alegra que tengas el sentido común suficiente para verlo tan claro, no todos lo tienen, de ahí mis comentarios simplistas. En cualquier caso, ya que te sabes bien la teoría, sólo espero que seas capaz de ponerla en práctica de forma correcta.
Hablando de sentido común, dices que a menudo el tuyo te pide pararte cuando estás corriendo. En este caso, creo que confundes tu sentido común (el angelito de los dibujos animados que te susurra en un oído) con la pereza (el diablillo que te susurra en el otro), un contravalor que sólo podemos superar con el tiempo, la constancia y el esfuerzo.
Mira, como me estoy extendiendo en exceso y este tema me parece suficientemente importante para dedicarle una entrada, te sugiero que leas la próxima. Un cordial saludo.

Siento hacer este comentario, pero no me puedo callar. Me parece un tema muy acertado, super interesante, pero está mal enfocado, mal escrito, parece hecho a correprisas, una especie de copia y pega. Frases sueltas, parrafos de 2 líneas lanzando ideas sin orden! No se entiende qué quiere transmitir. A grosso modo, sí, pero flojea. Para ser un tema que me apasiona, 'correr', el 'running', o como cada uno lo llame, este blog me parece decepcionante. Le falta calidad.
Y lo dicho, lo siento.

Diancecht, el artículo solo pretende avisar a los que empiezan a correr pensando que lo mejor para mejorar el rendimiento es entrenar mucho y aumentar las cargas ilimitadamente.
El descanso es fundamental y cada uno tenemos que encontrar el equilibrio entrenamiento/descanso que mejor nos viene, que no tiene porqué ser la misma que la de los demás. Con el mismo entrenamiento hay gente que asimila muy bien y gente que sólo acumula cansancio. Cada cuerpo es un mundo, tenemos que experimentar para conocernos.

Un poco de ejercicio viene bien, pero poco.... no nos vayamos a cansar más de la cuenta NOMBRE http://www.lafoliemadrid.com

Yo prefiero otro tipo de ejercicio físico, no sé si me explico bien jeje http://xurl.es/w3jsn

Como corredor mediocre e inexperto, se me vienen los ojos a este blog en busca de guía o consejo, y me vuelvo a encontrar igual de vacío que antes. La entrada viene a decir: "entrenando se mejora, pero no hay que entrenar ni demasiado ni demasiado poco".

Bien, gracias, eso ya me lo había imaginado. Ahora, ¿me a va dar algún consejo de verdad? Porque si por mi sentido común fuera pararía en cuanto sintiese esa maldita sensación de que han quitado el oxígeno del aire y me han atado piedras invisibles a las piernas ...

Estupendo artículo con un final que parece el comienzo de otro: "... el cerebro... utilicémoslo con sentido común.", y aquí está el nudo gordiano, porque para los deportistas saber cuándo bajar el ritmo o cuándo parar se convierte casi en un imposible. Muchas veces ni las lesiones las interpretamos como avisos de que estás sobrepasando el límite.

Gran artículo, como siempre, pero yo no estoy de acuerdo con aquello de que el deporte es salud, porque yo voy de lesión en lesión y creo que no me falta nada por romperme. Si estoy de acuerdo en que somos la máquina más perfecta que existe, pero ojo a estas otras preciosas máquinas que no tienen nada que envidiarnos: http://xurl.es/9ik46

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Los pies de Bikila

Sobre el blog

Correr no solo consiste en ponerse unas zapatillas y moverse. La realidad es que casi nadie corre correctamente de forma natural. En este blog queremos que los aficionados a la carrera aprendan a correr correctamente, a entrenar de la mejor manera posible y a prevenir las siempre inoportunas lesiones, para optimizar los beneficios del ejercicio.

Sobre el autor

Carlos Alberto Cordente. Doctor en Ciencias de la Actividad Física y del Deporte, exdecatleta internacional y actualmente profesor del INEF (Universidad Politécnica de Madrid), el autor es experto en atletismo y en actividad física para la salud. Aspira a aportar su granito de arena para que España se convierta en un país con una verdadera cultura deportiva (no solo del resultado deportivo) y, en este sentido, se declara enamorado de la ciudad en la que creció, Gijón, por ser, en su opinión, la ciudad más deportiva de nuestro país.

Archivo

mayo 2014

Lun. Mar. Mie. Jue. Vie. Sáb. Dom.
      1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31  

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal