I Love Bicis

¿Por qué voy en bici?

Por: Pablo León

28 oct 2010

Bici2
"Las bicicletas son para el verano", parafrasea a Fernando Fernán Gómez el portero de mi casa cuando me ve entrar con mi Kastel azul. Y, en un país como España, donde el uso de los pedales estaba relegado a los paseos, el deporte o el ocio, tiene algo de razón. Sin duda, las costumbres son difíciles de cambiar pero si Häagen Dazs consiguió vender sus helados en noviembre significa que no es imposible. Además, en Alemania, donde en invierno llegan a los menos 20 grados, se usan bicis todo el año. En Amsterdam, donde llueve un día sí y otro no, hay 1,1 bicicletas por habitante (algo menos que el ratio de líneas de móvil por persona en España, por cierto) y en China, donde en algunas ciudades la polución enturbia la visión, la bicicleta es estratégica (compartida y necesaria, de acuerdo, pero ahí está).

"Pero estás loco, cómo vienes en bicicleta al trabajo", me dijo mi jefe cuando descubrió que cada mañana aparcaba la bici en el parking del periódico. Es una pregunta recurrente. Lo cierto es que tardo menos, es más agradable que el metro y, en cada cuesta, los glúteos lo agradecen. En España, la hostilidad de las ciudades a las dos ruedas se manifiesta en la forma del archienemigo peligro acompañado de sus ayudantes, pero no por ello menos mencionadas, cuestas. La seguridad preocupa pero de todos los accidentes ocurridos en España en 2008, el 3% implicaban a bicicletas, según el observatorio de la DGT. En Nueva York, una ciudad con casi 9 millones de personas y un 11% de biciclistas, entre 1996 y 2005 las bicis se vieron implicadas en 3.700 incidentes con heridos. Las cuestas son otra cosa más difícil de rebatir. Sólo decir que una vez que te pones, pensar en el verano y en las horas de gym que se ahorran, ayuda.

"Yo iría con la bici a trabajar pero por la acera voy muy despacio y la carretera me da un poco de miedito", dice Sandra, una habitante de Madrid. Muchas asociaciones se quejan de la  falta de carriles bici. Es cierto. Pero lo que falta son ganas y costumbre. Hace unos meses, el Centro de Investigación del Transporte, con expertos de tres universidades españolas (la UPM, la de Universidad de Burgos y la de Cantabria), presentó las conclusiones del proyecto Probici. Se podrían resumir en una frase: el ciclista se siente más cómodo con un espacio dedicado a él pero para montar en bici lo que hay que hacer es empezar a pedalear. “Las infraestructuras son esenciales para la propagación de las dos ruedas en las urbes. Sin embargo, las políticas de fomento de la bicicleta en España se reducen prácticamente a la construcción de vías ciclistas segregadas del tráfico y que, a menudo, se traduce en tramos inconexos o con muchos rodeos. El resultado son carriles que no permiten un uso eficiente y que, cuando ocupan las aceras, aumentan el riesgo de accidentes y los conflictos con los peatones”, aseguraba Clemente Álvarez en el post ¿Qué va antes: el ciclista o el carril bici? desde su blog Eco-Lab.

No le falta razón. Madrid, uno de los peores ejemplos de ciudad que fomenta el uso de la bicicleta de España, presentaba con orgullo sus primeros kilómetros de carril bici en 2005. Luego se lanzó una M-30 para ciclistas de fin de semana que no conectaba con el centro urbano. Actualmente de los 106 kilómetros de carril que hay en la capital, no llegan a 10 los que están en la almendra central y, encima, aparecen desconectados. En otras ciudades, como Sevilla y Barcelona, se han construido carriles bici y se ha implantado un sistema de bici pública que, en el caso de la capital andaluza, ha sacado del armario a cientos de ciclistas. El sistema público funciona, siempre que haya suficientes puestos de préstamo y que las bicis se mantengan en buen estado. Su éxito se basa en varias razones: no tienes que buscar grilletes para evitar el robo del velocípedo; ver ciclistas desde el atasco provoca una cierta envidia y hace sentir al ciclista parte del ambiente urbano y no el último mono que ha llegado a la jungla.

Bici1_picnik "Vengo a la Bici Crítica desde hace un par de años. Aquí está la gente que quiere cambiar un poco el mundo". Gabi es un convencido. Usa la bici en la ciudad porque cree que ayuda al medio ambiente y a la convivencia y por eso la divulga el último jueves de cada mes en Madrid. El transporte generó en España en 2009 un 23,4% de las emisiones de efecto invernadero. Obviando los renombrados gases de las vacas, la movilidad sigue siendo uno de los principales causantes del calentamiento global por eso muchos activistas de las masas críticas relacionan bici con medio ambiente. Además del efecto positivo que provoca una marcha por la ciudad con biciclistas expertos en esquivar coches para los neófitos. Un par de clases con guías urbanos ilustraría -desde el sillín- a los no iniciados que moverse por una capital en bici no es tan complicado.

Ya no vale el frío, la contaminación o las cuestas. En España las bicis son para todo el año y si no es por economizar tiempo y disfrutar del paisaje urbano; si no es por el medio ambiente y ahorrar dinero y gasolina; si no es por la salud y no invertir tiempo ni euros en gimnasios, sólo queda una razón que pueda convencer a los escépticos: el culo. Con cada pedaleo, será capaz de aguantar más tiempo el desafío de la gravedad. Al final, el mundo global y tus fans particulares te lo agradecerán.

Hay 173 Comentarios

Me gusta una y otra vez, lo entiendo, lo comparto, y además lo difundo...

-Un ciclista urbano en barcelona.

No he leído los comentarios porque por lo general son bastante extensos, por ello no sé si lo habrá dicho alguien ya. Sevilla y Barcelona no son las únicas ciudades que han puesto bicicletas públicas al servicio de los ciudadanos, Santander, donde habito, también lo ha hecho y son muchísimas las personas que se ven a día de hoy en la bici. Como ciclista urbano, me encanta que así sea.

Me alegra saber que hay alguien en España promocionando la bicicleta como medio de movilidad urbana.

Felicidades chicos!

Ah, y cómo iría sino??

Llevo 5 años sin sacarme la bici del culo ;) Todos mis desplazamientos por Valencia son en bicicleta y no veo otra manera de hacerlos. Con cesta y alforjas mi vida va en bici... al trabajo, al mercado, de copas, a cenar, de compras, de paseo a la Albufera, de baño a la playa, de recados por el centro.... donde sea!!

En Barcelona uso el Bicing; he vivido en Lleida, Inglaterra y Amsterdam y nada me ha parado... siempre con bici!!

No toco las aceras, la bicicleta es tráfico... somos una alternativa al coche y no al peatón.

Por lo que veo el día del estreno está siendo concurrido en este blog.... yo también: I love BICIS!!

Para los de Valencia: próximo viernes 5 de Noviembre MASA CRÍTICA.... 10 años de Masa Crítica en Valencia!! Qué placer rodar por la ciudad sin ruidos, atrayendo miradas curiosas y cómplices: no nos mires, únete!!

Pablo y Pilar, os sigo leyendo ;)

Enhorabuena por el blog, creo además que se está demostrando su magnífica acogida

Voy en bici,porque me ha" enganchado".Recién jubilado hace 1 1/2 me monté medio en broma y para pasar el tiempo en un "hierro" llamado bici.Ahora soy incapaz de dejarlo por las muchas ventajas adquiridas tales como tener un fondo aceptable y una forma superior a la de antes de jubilarme
Tengo 60 años y vivo en Cangas-Pontevedra,actualmente otro compañero y yo,nos hacemos una media de 60 kms. de lunes a sábado con bici de carretera,domingo en bici de mountabike por la Peninsula do Morrazo en contacto con la naturaleza,experiencia única de 30-40 kms. con un grupo de +-20 integrantes del club Bike ou non vai.Con éstos también hicimos el camino francés desde Roncesvalles por el camino de los peregrinos en 8 dias.
Este comentario viene para todos aquellos iniciados animarles a experimentar una actividad muy placentera y satisfactoria. Saludos

Ya era hora que algún periódico de gran público dedicara un blog a la bicicleta. Enhorabuena por el espacio que iréis haciendo a la bici.
Yo me muevo por Madrid, habitualmente con bicicleta reclinada y cargobike, lo que incrementa el nivel de "rareza" al que suele estar acostumbrado un ciclista. Con el tiempo, por mi barrio, ya se hacen a la idea y un "si es posible" empieza a instalarse de a poco en sus cabezas. Da para muchas anécdotas el tema de los ciclistas en Madrid.

un abrazo.

Carlos.

El problema es que en una isla como Tenerife, ir en bicicleta es poco menos que imposible. Con unas pendientes como las que hay, nada más llegar al trabajo lo primero que necesitarías es una buena ducha, y luego, descansar al menos 30 minutitos. Pero si yo pudiera... también lo haría.

Quisiera hablar de la bicicrita de Madrid. Se puede estar de acuerdo o no sobre esta concentracion de bicis en el centro de Madrid, pero lo que me indigna es la mentira de algunos comentarios.

La bicicritica es una fiesta de la bicicleta, los ciclistas somos felices al vernos pedalear por la Gran via, o por las calles mas importantes de la capital sin peligro alguno y demostrar la presencia de la bici en Madrid. Si miras por encima de tu hombro solo ves sonrisas y gente feliz.

Aqui no se insulta a los peatones y por supuesto que se les respeta....EL CICLISTA TIENE LA RAZON.....grito aclamado constantemente para dejar pasar a peatones en pasos de cebra a parte de aplausos hacia el peaton.

Nadie se rie de los peatones que esperan el autobus, e incluso se ve a peatones en la acera aplaudir la iniciativa y preguntando cuando es la siguiente concentracion.

Por otra parte siempre se quiere mantener este espacio libre de agresividad recordando en flyers y en foros, que cito textualmente "....es un paseo ludico y tranquilo, contagia tu alegria....."

Existen conflictos porque el conductor no es capaz de esperar 5 minutos al paso de unas bicicletas una vez al mes. Considera que este espacio esta reservado para los coches y piensa que este atasco es una agresion, sin pararse a pensar que dia si ,dia tambien se encuentra zambullido en un atasco, pero esta vez de coches.

Es paradigmatico que aquellos conductores que se han gastado mas dinero en sus vehiculos son aquellos que no entienden la situacion y su paciencia y educacion es infima.

Tan bien queria recalcar que cada vez que he visto una actutud impropia o violencia verbal de un ciclista he intentado frenarla. En un evento de estas caracteristicas se concentran alrededor de 3000 personas y siempre hay algun idiota al que tener que educar.

Me gustaria que conocieseis esta alternativa y poder juzgar por vosotros mismos de una forma ludica y evitando el conflicto con el condutor, potencial ciclista.

Informar al conductor de porque estamos ahi y cual es el cometido de la bicritica es un factor crucial.

THE REVOLUTION WILL NOT BE MONOTORISED

(no tengo acentos en este teclado, sorry)

Hola Pablo y Pilar: les escribo desde Cali Colombia y aprovecho para comentarles mi experiencia como ciclista urbano aquí en esta ciudad latinoamericana. Cali es una ciudad tropical y como todo lo relacionado con lo tropical, obviamente el tránsito es igual. Entonces, andar en bicicleta aquí es toda una aventura. Hay que luchar contra los principales enemigos: Los taxis y los autobuses que siempre te cierran el paso; taxistas que abren sus puertas para subir al cliente sin importarle quien viene por la derecha y atras; no hay carriles destinados para el ciclismo y los pocos que hay, no están conectados, los viandantes y motociclistas no los respetan; además, la ciudad está llena de huecos en las calles, algunos de ellos verdaderas cavernas que si caes allí, sales muy mal librado, pero ante todo, la falta de respeto hacia el ciclista: para los conductores de autos, el ciclista no es un ser humano al que deba respetársele, al menos la vida. Sin embargo, por el trópico que nos arropa, es delicioso salir a hacer gestiones en bicicleta. No hay atasco que valga, el tiempo rinde muchísimo y siempre se reciben muchos comentarios agradables de personas que admiran el desplazamiento en bici por la ciudad. Quiero hacer énfasis que siempre salgo con mi pareja, Martha Lucía, otra avezada ciclista. Ya le perdimos el miedo a la ciudad....... A veces sudamos la camiseta y otras veces el clima nos suda, a la brava, hasta el tuétano regresando a casa bañados y a la vez refrescados con la tibia lluvia o un fuerte aguacero.... Bueno, estas son algunas de las experiencias agradables que la bici nos regala. Claro que también las disfrutamos haciendo ciclomontañismo, principal motivo por el cual, usamos la bici. Invito a todos los lectores para que alguna vez visiten Colombia con sus bicicletas y participen en las hermosas aventuras de ciclomontañismo que este país ofrece. Saludos a todos y gracias por leerme....

Hola Pablo y Pilar: les escribo desde Cali Colombia y aprovecho para comentarles mi experiencia como ciclista urbano aquí en esta ciudad latinoamericana. Cali es una ciudad tropical y como todo lo relacionado con lo tropical, obviamente el tránsito es igual. Entonces, andar en bicicleta aquí es toda una aventura. Hay que luchar contra los principales enemigos: Los taxis y los autobuses que siempre te cierran el paso; taxistas que abren sus puertas para subir al cliente sin importarle quien viene por la derecha y atras; no hay carriles destinados para el ciclismo y los pocos que hay, no están conectados, los viandantes y motociclistas no los respetan; además, la ciudad está llena de huecos en las calles, algunos de ellos verdaderas cavernas que si caes allí, sales muy mal librado, pero ante todo, la falta de respeto hacia el ciclista: para los conductores de autos, el ciclista no es un ser humano al que deba respetársele, al menos la vida. Sin embargo, por el trópico que nos arropa, es delicioso salir a hacer gestiones en bicicleta. No hay atasco que valga, el tiempo rinde muchísimo y siempre se reciben muchos comentarios agradables de personas que admiran el desplazamiento en bici por la ciudad. Quiero hacer énfasis que siempre salgo con mi pareja, Martha Lucía, otra avezada ciclista. Ya le perdimos el miedo a la ciudad....... A veces sudamos la camiseta y otras veces el clima nos suda, a la brava, hasta el tuétano regresando a casa bañados y a la vez refrescados con la tibia lluvia o un fuerte aguacero.... Bueno, estas son algunas de las experiencias agradables que la bici nos regala. Claro que también las disfrutamos haciendo ciclomontañismo, principal motivo por el cual, usamos la bici. Invito a todos los lectores para que alguna vez visiten Colombia con sus bicicletas y participen en las hermosas aventuras de ciclomontañismo que este país ofrece. Saludos a todos y gracias por leerme....

Hola Pablo y Pilar: les escribo desde Cali Colombia y aprovecho para comentarles mi experiencia como ciclista urbano aquí en esta ciudad latinoamericana. Cali es una ciudad tropical y como todo lo relacionado con lo tropical, obviamente el tránsito es igual. Entonces, andar en bicicleta aquí es toda una aventura. Hay que luchar contra los principales enemigos: Los taxis y los autobuses que siempre te cierran el paso; taxistas que abren sus puertas para subir al cliente sin importarle quien viene por la derecha y atras; no hay carriles destinados para el ciclismo y los pocos que hay, no están conectados, los viandantes y motociclistas no los respetan; además, la ciudad está llena de huecos en las calles, algunos de ellos verdaderas cavernas que si caes allí, sales muy mal librado, pero ante todo, la falta de respeto hacia el ciclista: para los conductores de autos, el ciclista no es un ser humano al que deba respetársele, al menos la vida. Sin embargo, por el trópico que nos arropa, es delicioso salir a hacer gestiones en bicicleta. No hay atasco que valga, el tiempo rinde muchísimo y siempre se reciben muchos comentarios agradables de personas que admiran el desplazamiento en bici por la ciudad. Quiero hacer énfasis que siempre salgo con mi pareja, Martha Lucía, otra avezada ciclista. Ya le perdimos el miedo a la ciudad....... A veces sudamos la camiseta y otras veces el clima nos suda, a la brava, hasta el tuétano regresando a casa bañados y a la vez refrescados con la tibia lluvia o un fuerte aguacero.... Bueno, estas son algunas de las experiencias agradables que la bici nos regala. Claro que también las disfrutamos haciendo ciclomontañismo, principal motivo por el cual, usamos la bici. Invito a todos los lectores para que alguna vez visiten Colombia con sus bicicletas y participen en las hermosas aventuras de ciclomontañismo que este país ofrece. Saludos a todos y gracias por leerme....

Hola,
Yo soy de los que van al trabajo en bicicleta. Hago al año unos 5.000 km
Aquí en Ginebra hace bastante frio en invierno, pero yo estoy más calentito pedaleando que esperando al bus en la parada. Además llego más tranquilo a casa que si me hubiera pasada una hora en un atasco.

Voy en bici por todas las ciudades y países que he vivido: España, Bélgica, USA, Alemania. El último cambio de Barcelona (paraíso ciclista peninsular) a Madrid me parecía insalvable.

Cuál fue mi sorpresa al descubrir que es posible moverse en bici por Madrid y, cómo no, es rápido, sencillo e inigualable a ningún otro medio!!!

Haced piña madrileños, Barcelona lo consiquió en 5 años!

Qué buena idea y qué bien planteado. Mucha suerte en este pedaleo!! Abrazos

Gestos, Gestos, a ver si los famosos, políticos y gente de bien..., dá ejemplo y utiliza la bici, no como reclamo y si como realidad social, a ver si vemos uno o cientos, y se contagia la gente, este es un país de envidiosos no de innovadores por lo que si el famoso/a va en bici "yo también". Esta es la fórmula para los que no entienden a la bici, lo vean por la tele. Ejemplo: ver a la "Esteban" llegar al plató y atar su bici a la farola, junto al de seguridad. Éxito asegurado.

Me ha hecho ilusión encontrarme con este blog gestionado por un periódico. Que los medios de comunicación nos presten más atención es una buena señal que redundará en un mayor uso y una mayor concienciación de la bicicleta.
Muchas gracias. Seguiré vuestra rueda.

Un ciclista urbano.

Es un placer encontrar un blog dedicado a la bici en un periódico como El País, os seguiré como a Clemente Alvarez y su Eco-Lab.
Vivo en Vitoria-Gasteiz y procuro ir todos los días a trabajar en bici, y a pesar del frío es una maravilla hacer un poquito de deporte y despejarte en la bici. La verdad es que nuestra ciudad, aunque con carencias, tiene un buen sistema de carriles bici. por cierto seremos "European Green Capital" en 2012, hemos echado de menos un poquito mas de publicidad por el preimio en las secciones nacionales.
Un saludo,

Genial, claro que sí. En Barcelona es realmente insoportable. Los ciclistas con mentalidad de peatón, que se suben a las aceras, aunque tengan el carril bici a unos metros, y nos pitan para que nos apartemos a los peatones. En aceras mínimas, se meten y pretenden que te apartes. Pues claro. Hay que ser guais y ecológicos. A los peatones que nos den. No le han robado usuarios a los conductores, sino a los transportes públicos, plagando las calles aún más de vehículos privados. A ver para cuándo una buena campaña de educación vial.

No creo en las campañas de sensibilización y educación.

1. Llevar el precio de la gasolina a niveles europeos. España es el país que más energía consume por unidad de PIB del mundo (yes, more than USA).

2. Mas impuestos sobre los coches. Al fin y al cabo España importa la mayoría de los coches que consume. Así que el bajo niveles de impuestos sólo sirve para que Alemania exporte más.

3. Ticket de ingreso de entre 5 y 10 euros en las grandes ciudades para los coches de no residentes. España tiene un trasporte público excelente y unas costumbres malas. Hay que poner incentivos.

4. Con el coste de un aparcamiento y de un km de autospista se pueden construir decenas de km de carril de bici.

5. Incentivos en el salario para quines vayan en bici a trabajar ( se hace en California y funciona ).

6. Se puede ir en bici en Madrid. Lo ideal es tener una bici plegable y combinarla con trasporte público (metro y cercanías). En los recorridos cortos no hay lucha (gana la bici por goleada). Para los largos os sugiero un juego: buscad un amigo en coche y a ver quien llega antes a donde sea: de puerta a puerta en horario laboral y aparcando. Váis a flipar.


Yo vivo en Pamplona y llevo un par de años movíendome con la bica, para ir a trabajar y para subir al centro a hacer gestiones. Todavía hay que educar a peatones y automovilistas a respetar a las bicis. Hace muy poco falleció atropellada una chica bulgara de 25 años por un conductor borrachisimo que la desplazo al menos 20 metros. Estuve de vacaciones en Belgica este verano y cuando llegué a Brujas quedé maravillado por el respeto que hay entre biciclistas y el resto de la gente. Envidiable y espero que asumido por todas las ciudades

Hola, soy de Gualeguaychu un pequeña localidad de 70.000 habitantes al norte de Buenos Aires (Argentina) y como ciudadano he presentado un proyecto de ordenanza para que se fomente el uso de la bicicleta urbana. En ella propongo la creación de aparcamientos custodiados y otras medidas indispensable para la profusión del uso de la bici urbana. Saludos desde Argentina y felicitaciones por el blog.

Buenas!! Yo voy en bici a casi todos los sitios por Madrid. Lo que tiene que cambiar es la mentalidad de los conductores, como si la ciudad no fuera el sitio de un ciclista, ellos no tienen prioridad sobre nadie. Opino que no debemos asumir que tenemos que ir por la acera,sobre todo cuando los carriles bici son un cachondeo ( motos aparcando, kioskos, inconexión de carriles....)

Enhorabuena por el blog. A ver si así conseguimos que Madrid no solo sea una ciudad para los coches. Ánimo.

Firmado: Un ciclista diario de Madrid con mucha paciencia.

jolines¡ como la echo de menos, me la robaron hace dos años, y recuerdo los trayectos matutinos, con el solecillo desperezandose y esa brisa marina (cabanyal-valencia), ¡todo un placer para los sentidos y el espíritu¡¡ nada que ver con estar asido con fuerza a volante. animo a dejar el coche siempre que se pueda, tengo nostalgia de mi bici calabaza

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Sobre el blog

I love bicis se acerca a la realidad de la bici urbana, sinónimo de modernidad, responsabilidad ambiental y otro tipo de movilidad. Carriles bicis, políticas de desarrollo, alforjas para ir a la última o las luces más cool. Todo con ganas de reivindicar los pedales.

Sobre el autor

Paco Nadal

Pablo León es reportero y ciclista urbano. Escribe en El País desde 2009 y comenzó con la bici por las calles de Berlín, donde vivió varios años. Desde entonces, pedalea en cada ciudad por la que pasa. En 2010 arrancó este blog dedicado no solo a las bicicletas sino también a la movilidad y a los retos a los que se enfrentan las ciudades del futuro.

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal