I Love Bicis

¿Por qué voy en bici?

Por: Pablo León

28 oct 2010

Bici2
"Las bicicletas son para el verano", parafrasea a Fernando Fernán Gómez el portero de mi casa cuando me ve entrar con mi Kastel azul. Y, en un país como España, donde el uso de los pedales estaba relegado a los paseos, el deporte o el ocio, tiene algo de razón. Sin duda, las costumbres son difíciles de cambiar pero si Häagen Dazs consiguió vender sus helados en noviembre significa que no es imposible. Además, en Alemania, donde en invierno llegan a los menos 20 grados, se usan bicis todo el año. En Amsterdam, donde llueve un día sí y otro no, hay 1,1 bicicletas por habitante (algo menos que el ratio de líneas de móvil por persona en España, por cierto) y en China, donde en algunas ciudades la polución enturbia la visión, la bicicleta es estratégica (compartida y necesaria, de acuerdo, pero ahí está).

"Pero estás loco, cómo vienes en bicicleta al trabajo", me dijo mi jefe cuando descubrió que cada mañana aparcaba la bici en el parking del periódico. Es una pregunta recurrente. Lo cierto es que tardo menos, es más agradable que el metro y, en cada cuesta, los glúteos lo agradecen. En España, la hostilidad de las ciudades a las dos ruedas se manifiesta en la forma del archienemigo peligro acompañado de sus ayudantes, pero no por ello menos mencionadas, cuestas. La seguridad preocupa pero de todos los accidentes ocurridos en España en 2008, el 3% implicaban a bicicletas, según el observatorio de la DGT. En Nueva York, una ciudad con casi 9 millones de personas y un 11% de biciclistas, entre 1996 y 2005 las bicis se vieron implicadas en 3.700 incidentes con heridos. Las cuestas son otra cosa más difícil de rebatir. Sólo decir que una vez que te pones, pensar en el verano y en las horas de gym que se ahorran, ayuda.

"Yo iría con la bici a trabajar pero por la acera voy muy despacio y la carretera me da un poco de miedito", dice Sandra, una habitante de Madrid. Muchas asociaciones se quejan de la  falta de carriles bici. Es cierto. Pero lo que falta son ganas y costumbre. Hace unos meses, el Centro de Investigación del Transporte, con expertos de tres universidades españolas (la UPM, la de Universidad de Burgos y la de Cantabria), presentó las conclusiones del proyecto Probici. Se podrían resumir en una frase: el ciclista se siente más cómodo con un espacio dedicado a él pero para montar en bici lo que hay que hacer es empezar a pedalear. “Las infraestructuras son esenciales para la propagación de las dos ruedas en las urbes. Sin embargo, las políticas de fomento de la bicicleta en España se reducen prácticamente a la construcción de vías ciclistas segregadas del tráfico y que, a menudo, se traduce en tramos inconexos o con muchos rodeos. El resultado son carriles que no permiten un uso eficiente y que, cuando ocupan las aceras, aumentan el riesgo de accidentes y los conflictos con los peatones”, aseguraba Clemente Álvarez en el post ¿Qué va antes: el ciclista o el carril bici? desde su blog Eco-Lab.

No le falta razón. Madrid, uno de los peores ejemplos de ciudad que fomenta el uso de la bicicleta de España, presentaba con orgullo sus primeros kilómetros de carril bici en 2005. Luego se lanzó una M-30 para ciclistas de fin de semana que no conectaba con el centro urbano. Actualmente de los 106 kilómetros de carril que hay en la capital, no llegan a 10 los que están en la almendra central y, encima, aparecen desconectados. En otras ciudades, como Sevilla y Barcelona, se han construido carriles bici y se ha implantado un sistema de bici pública que, en el caso de la capital andaluza, ha sacado del armario a cientos de ciclistas. El sistema público funciona, siempre que haya suficientes puestos de préstamo y que las bicis se mantengan en buen estado. Su éxito se basa en varias razones: no tienes que buscar grilletes para evitar el robo del velocípedo; ver ciclistas desde el atasco provoca una cierta envidia y hace sentir al ciclista parte del ambiente urbano y no el último mono que ha llegado a la jungla.

Bici1_picnik "Vengo a la Bici Crítica desde hace un par de años. Aquí está la gente que quiere cambiar un poco el mundo". Gabi es un convencido. Usa la bici en la ciudad porque cree que ayuda al medio ambiente y a la convivencia y por eso la divulga el último jueves de cada mes en Madrid. El transporte generó en España en 2009 un 23,4% de las emisiones de efecto invernadero. Obviando los renombrados gases de las vacas, la movilidad sigue siendo uno de los principales causantes del calentamiento global por eso muchos activistas de las masas críticas relacionan bici con medio ambiente. Además del efecto positivo que provoca una marcha por la ciudad con biciclistas expertos en esquivar coches para los neófitos. Un par de clases con guías urbanos ilustraría -desde el sillín- a los no iniciados que moverse por una capital en bici no es tan complicado.

Ya no vale el frío, la contaminación o las cuestas. En España las bicis son para todo el año y si no es por economizar tiempo y disfrutar del paisaje urbano; si no es por el medio ambiente y ahorrar dinero y gasolina; si no es por la salud y no invertir tiempo ni euros en gimnasios, sólo queda una razón que pueda convencer a los escépticos: el culo. Con cada pedaleo, será capaz de aguantar más tiempo el desafío de la gravedad. Al final, el mundo global y tus fans particulares te lo agradecerán.

Hay 173 Comentarios

Haaa!!! que bien!!!!! Me encanta abrir un periodico de tirada nacional y ver que se ha elaborado una seccion solo dedicado a la bicicleta y cultura de bicicleta!!!... ya sea porque sus redactores son igual que yo ciclistas urbanos en Madrid, o tambien por que realmente conseguimos entre todos (pedaleando a diario en nuestros desplazamientos) ser vistos y eso causa reacción.... una de ellas es esta.... impensable hace años creo que algo similiar pasara... (hablo y perdón referente a madrid...)a no ser que fuera por asociaciones y/o conjunto de ciudadanos anomimos como varios blogs que seguimos ya a diario... MUCHA MUCHA suerte, y espero que sigáis contribyuendo para nuestro "Bike Culture" en esta ciudad que bien falta hace!

Este es un blog que hacia falta! Lo que hace falta en España, es que a las comunidades de propietarios les incentiven para hacer un parking para las bicis. Eso es obligatorio en mucho países. Aquí en Dinamarca, vamos en bici con -10 grados y nieve!

¡¡Buena idea la del blog!!
Suerte con él. Yo pedaleo en Sevilla y escribo principalmente para denunciar el tema de los robos.
La semana pasada me robaron mi bici (una Bianchi gris con neumáticos Kenda, por si alguien la ve, jeje). A estas alturas supongo que los chorizos la habrán pintado de verde chillón y estarán intentando venderla.
Por desgracia no la di de alta en el censo de bicis de la capital andaluza, así que cuando denuncie su robo (que aún no lo he hecho porque sé que será para nada), ya habrá pasado a otras manos.
Por favor, no compréis bicis robadas!!! (Flaco favor nos hacemos)
Por cierto, no se venden Bianchi en Sevilla, así que si alguien ve una, pues eso, que son bastante particulares...

Me convenciste de empezar a utilizar la bici para venir a trabajar con la única razón que todo mundo agradece: el CULO!
Desde este finde, me pongo a medir tiempos del carril bici de Canillejas a Las Tablas, a ver si sigooooo.
Seguiré este blog, para ver si se publican carriles bicis que muchos agradecermos.

¡Bienvenido al mundo bloguero-ciclista! Ya somos unos cuantos haciendo apología de esto, a ver si terminar por cuajar en la gente.

Muy bien por el blog y la creciente cultura ciclista en España que sera cede el proximo año del velo conference sobre la planeacion de Ciudades amigables a la bicicleta
Actualmente vivo en Copenhagen pero soy de Mexico y hay mucha informacion del proceso de desarrollo en ciudades amigables al uso de la bicicleta como medio de transporte

Hola soy de Madrid

Aunque soy asiduo usuaro de bici de montaña y no me meto en asfalto ni loco, muchas veces en el pasado y pocas veces en el presente soy usuario y reivindico su uso, claro que si, pero cuando ves a los conductores mirarte con cara de incredulidad y locura, reclamando la propiedad del asfalto, uffff, da un poco de miedo. Ahí está el problema hay que cambiar mentalidades, la ciudad es de todos y para todos
Pero aupa!!!!!vamos a por ello!!!!
Mucha suerte con el blog

Me parece muy bien que la gente use la bici para desplazarse y hacer ejercicio, lo apoyo, pero también quiero advertir de aquellos que están practicando el ciclismo con los mismos errores que denuncian de los conductores. A mí me encanta correr y últimamente sufro el acoso de algunos ciclistas que, al igual que algunos conductores, se piensan que la calle sólo es para ellos y que no respetan a peatones ni corredores. Por favor, no seamos incoherentes con lo que antes hemos denunciado.

Bravo por la iniciativa y por contribuir a la Bicicultura en España. Ya dicen que el principal enemigo de la bici son los prejuicios contra su uso. Desde Barcelona estamos convencidos que es el gran redescubrimiento. Desde ConBici, la coordinadora que agrupa 51 asociaciones de ciclistas, estamos trabajando en una campaña para conseguir un millón de ciclistas más para el 2.015 www.1millondeciclistasmas.com. Dala a conocer, para que tu tienda de bicis nos apoye. Llevamos muchos años batallando y estamos convencidos que un cambio en la movilidad es posible. Un abrazo, Diana www.bacc.info

Por cierto, aquí en Suecia eso del carril bici segregado no se lleva. Las bicis circulan (por lo menos en la ciudad en la que yo vivo) por las aceras junto con los peatones. Eso sí, las aceras son anchas y la ciudad no es muy densa en cuanto a población. Pero las bici y los transeúntes comparten espacio.

Felicidades por el artículo. Yo soy de un pueblo cercano a Bilbao y uso la bici casi a diario para ir a la biblioteca a estudiar, cuando quedo con los amigos para echar una caña... Ahora estoy en Suecia estudiando, y aquí se usa la bici hasta en invierno con -20ºC. Buena txamarra, guantes, bufanda y listo!

Felicidades por el artículo. Yo soy de un pueblo cercano a Bilbao y uso la bici casi a diario para ir a la biblioteca a estudiar, cuando quedo con los amigos para echar una caña... Ahora estoy en Suecia estudiando, y aquí se usa la bici hasta en invierno con -20ºC. Buena txamarra, guantes, bufanda y listo!

Enhorabuena!
Vivo en Oslo y voy a trabajar en bici todo el año y se lo recomiendo a todo el mundo.
Admiro todos los esfuerzos que se estan haciendo en España para promover el ciclismo urbano pero creo que antes de exigir carriles bici etc tiene que haber una conciencia social sobre el tema, es cierto que en los paises del Norte de Europa es mas facil por que la infraestructura es, en muchos casos, mejor que la de España pero no hay que olvidar que primeron surgieron los ciclistas y luego los carriles-bici etc, no al reves.
Mucha suerte

A mi tambien me gustaria poder moverme en biciclewta por la ciudad, pero Toledo es un asco es ese aspecto. Desde mi casa al trabajo es todo hacia abajo, obras, tengo que salir a una carretera nacional casi sin arcenes, no hay aceras, y al llegar al trabajo, en obras, el pavimento no es apto casi ni para coches. la vuelta seria horrible, todo hacia arriba, y en verano aqui tenemos 38-40 grados muchos dias. Hay que convencer a los politicastros que nos malgobiernan que cuando se hacen obras hay que pensar no solo en los coches,m y concienciar a los conductores de que las calles no son exclusivamente suyas.

Suerte con el blog. Soy un ciclista urbano convencido y todos los medios para concienciar a la gente son de alabar. En este sentido (estando de acuerdo con lo dicho en el blog), me encantaria que se planteara el tema de la concienciacion de la gente. Yo soy original de Valencia y durante varios años utilice mi bici para ir al trabajo, mi mayor problema no era que faltase carril bici en mi recorrido, era que los peatones lo usaban como si fuera un trozo mas de la acera! y encima me miraban mal cuando hacia sonar el timbre para que se apartaran. Ahora estoy en Grenoble (Francia) y la diferencia es abismal, no solo los peatones miran al cruzar un carril bici (igual que se hace al cruzar la calle) si no que los coches respetan absolutamente al ciclista: si la calle es demasiado estrecha se quedan detras de la bici (sin presionar ni pitar... impensable en España) hasta que hay espacio suficiente. Cuando regrese seguire usando la bici pero creo que notare mucho el incremento de la inseguridad.
(siento la ausencia de acentos pero el teclado frances no esta hecho para los acentos españoles)

Enhorabuena por el blog, A mi me encanta moverme en bicicleta. Soy de Sevilla y allí se han hecho muchos esfuerzos y se ha invertido mucho dinero por poner un sistema de transportes adecuado al ciclista. Yo en particular vi sus frutos y lo disfruté mucho. Eso si, el servicio de alquiler de bicicletas (el Sevici) aunque empezó muy bien tuvo una temporada muy aciaga.

Ahora que vivo en Alcalá de henares y trabajo en Torrejón de Ardoz echo de menos esas infraestructuras para ciclistas. Para ir al trabajo en bicicleta me las veo y me las deseo todas las mañanas porque tengo que hacerme unos kilometros en tren. Y aunque trato de ser lo mas respetuoso posible con los demás Renfe se empeña en no dejarme llevar mi bicicleta. Con lo fácil que sería poner un espacio para bicicletas en un vagón como en Alemania o en Dinamarca...

Sycamore, también me refería a BiciCrítica

Yo vivo en Lovaina (Bélgica) y aquí lo normal para moverte por la ciudad es tomar la bici. Las bicis pueden entrar en todas las calles, también en las numerosas calles de sentido único. De esta manera se obtienen dos cosas: a los automovilistas les resulta difícil moverse por la ciudad y a los ciclistas se les facilita la tarea.

Suerte con el blog desde Salamanca, aquí estamos en el paleolítico en lo que a ciclismo urbano se refiere.

Desde hace un año y medio voy a diario a mi trabajo en bici y la cojo para moverme por el centro de la ciudad de Málaga.
Mi experiencia es increiblemente positiva. Aparte de sentirte en forma, ahorras mucho tiempo en transporte público y sobre todo, privado (no echo nada de menos tener un coche), y además se descongestiona más el tráfico.

La verdad, solo veo ventajas en este medio de transporte tan fantástico:)))

Me parece muy buena iniciativa. Sólo espero que no se manche al igual que el movimiento de madrid capital, donde hacen manifas ilegales, cortan calles a su antojo, insultan a transeúntes y violentan el ambiente.

Siempre he tenido simpatía tanto por la bici como transporte ecológico y sano como por los movimientos pro-bici, pero las 2 veces que me he cruzado con una marcha de la BiciCrítica he visto lo mismo: intolerancia y totalitarismo. No respetan los semáforos, increpan a los conductores que simplemente pasan por ahí, no respetan a los peatones cruzando la calle, impiden el uso del transporte público y además se ríen de los que estamos esperando en la parada del bus. No se puede pedir tolerancia con esta actitud, por mí que Madrid se quede como está por muchas BicisCríticas que haya.

Muchísima suerte con este blog. Soy de Zaragoza, y desde que el servicio público Bizi se estrenó en esta ciudad, he sustituido muchos de mis traslados en coche o bus por el transporte en la Bizi pública. Mi experiencia no puede ser más positiva, pues cada día, yo y mucha más gente, usamos este medio de transporte en Zaragoza para trayectos cortos (Zaragoza no es muy grande y además es muy llana).

¡Por un futuro pedaleando!

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Sobre el blog

I love bicis se acerca a la realidad de la bici urbana, sinónimo de modernidad, responsabilidad ambiental y otro tipo de movilidad. Carriles bicis, políticas de desarrollo, alforjas para ir a la última o las luces más cool. Todo con ganas de reivindicar los pedales.

Sobre el autor

Paco Nadal

Pablo León es reportero y ciclista urbano. Escribe en El País desde 2009 y comenzó con la bici por las calles de Berlín, donde vivió varios años. Desde entonces, pedalea en cada ciudad por la que pasa. En 2010 arrancó este blog dedicado no solo a las bicicletas sino también a la movilidad y a los retos a los que se enfrentan las ciudades del futuro.

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal